Jul
12
2018

The Last of Us

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

The Last of Us - Carátula

De entre todos los títulos del catálogo de PS3, y a pesar de no ser poseedor de la consola, hay uno que tenía en mi lista de pendientes desde hacía tiempo debido tanto a su temática como a su buena recepción a nivel de crítica. Hace unas semanas por fin pude quitarme esta espinita jugando de principio a fin tanto “The Last of Us” como su DLC, “Left Behind” y debo reconocer que los halagos que ha recibido el juego están perfectamente justificados.

La historia nos sitúa en unos Estados Unidos devastados tras 20 años de una pandemia que ha convertido a un parte importante de la población en zombies. Evidentemente no se trata de zombies al uso, ya que cada videojuego o película que trata el tema suele darle una vuelta de tuerca a las características de la infección. En esta ocasión, los “zombies” están producidos por una especia de hongo, y es posible infectarse de dos formas: respirando las esporas… o siendo mordido por un infectado.

Nada es especialmente original, pero todo encaja

Hasta ahora, el argumento no difiere mucho de cualquier obra del género. Después del prólogo, en el que nos muestran el inicio de la infección, avanzamos 20 años en el tiempo para ver como nuestro protagonista, Joel, todavía sobrevive en una de las zonas de cuarentena que quedan en el país, dedicándose al contrabando. Entonces se cruzará en su camino Ellie, una chica de 14 años que no ha conocido otro mundo que esta sociedad desmoronada. Joel recibe el encargo de sacar a Ellie de la zona de cuarentena y llevarla con los líderes de los “rebeldes”, encargo que aceptará a regañadientes y que es la justificación para nuestro viaje.

Así pues, ni el argumento ni el desarrollo son especialmente originales. Estamos ante un título más en tercera persona que hereda el sistema de combate en coberturas que popularizó “Gears of War” y que del juego que nos ocupa, Naughty Dog, replicó en “Uncharted”. No pretendo con esto criticarlo, ya que por aquel entonces un buen puñado de juegos se sumaron a esta moda, simplemente constatar el hecho de que “Last of Us” no destaca ni por su argumento ni por su jugabilidad.

The Last of Us - Zombies

Si no fuera por los zombies, sería hasta bonito

¿Qué es, entonces, lo que lo hace único? En mi opinión, son dos factores. El primero de ellos es el desarrollo de personajes. A medida que avanza el juego, además de conocer como han afectado 20 años de pandemia a la sociedad, diviendola en diferentes facciones (los militares, los “Luciérnagas” rebeldes, los grupos de saqueadores que van por libre) también iremos profundizando más en las circunstancias de Joel y Ellie que han moldeado su caracter.

Esto se narra de dos maneras: a través de las inevitables cinemáticas, y a través de pequeñas conversaciones que se desencadenan en momentos concretos del juego. Por ejemplo, si nos acercamos a un cartel publicitario deteriorado por el paso del tiempo, Ellie hará un comentario que nos hará entender como piensa alguien que solo ha conocido este mundo post apocalíptico. Es solo un ejemplo, pero supongo que os hacéis una idea de a qué me refiero.

La relación entre Joel y Ellie está muy bien construida, y el juego aprovecha sus alrededor de 20 horas de duración (si no sois especialmente hábiles, en cuyo caso sería menos) para hacer avanzar la historia poco a poco.

The Last of Us - Aliados

A lo largo de la historia, entablaremos alianzas con otros supervivientes

El segundo factor que creo que hace único a este juego es el manejo del tempo dramático. Frente a títulos como “Left 4 Dead” y “Left 4 Dead 2”, dos de los juegos de zombies a los que más horas he dedicado, aquí los zombies no son el centro de todo, y nos sorprenderá ver como el juego dosifica las secuencias de acción con partes más calmadas, de simple exploración y recogida de recursos.

Sobreviviendo en un mundo devastado

Porque este es otro factor fundamental: la escasez de recursos es la tónica general del juego, y contribuye perfectamente a amplificar la sensación de angustia y lucha por la supervivencia que es el viaje de nuestros dos protagonistas. El juego tiene un sistema de fabricación muy simplificado (nada que ver con títulos como “Dead Rising” y sus secuelas) pero eficaz. Con este sistema de fabricación se aseguran de que recorramos cada palmo de los escenarios buscando materiales que nos permitan fabricar botiquines, dagas, cócteles molotov y otros accesorios que incrementen nuestras posibilidades.

Asimismo, esta escasez de munición hace que nos pensemos el adoptar la estrategia de “mátalos a todos antes de continuar”, optando en muchas ocasiones por huir de las situaciones a través del sigilo. Y aunque los zombies sean una de las amenazas fundamentales a las que nos enfrentamos, lo cierto es que no son la única ni la más abundante. De hecho, serán más las situaciones en las que nos enfrentaremos a otros supervivientes, demostrando una vez más aquello de que “el hombre es un lobo para el hombre”.

Además de la fabricación de armas, podremos ir mejorando las habilidades del personaje (salud, capacidad de escucha, habilidad con la daga) así como sus armas (capacidad del cargador, potencia, etc.). Todo ello contribuye a mantenernos “enganchados” a esta búsqueda de recursos que harán ligeramente más fácil progresar en la historia.

The Last of Us - Carreteras

Vale que es el fin del mundo, pero podían haber aparcado mejor

Por último, los gráficos del juego, sin entrar en aspecto técnicos, son una delicia si os gustan los escenarios derruidos repletos de vegetación, al estilo del Nueva York que nos mostraban en la película “Soy Leyenda”. En mi caso es uno de los factores que más me atraían de las imágenes y vídeos promocionales, y debo decir que no decepcionan en directo. Además, habiendo jugado al juego en pleno 2018, cinco años después de su lanzamiento y en una consola (PlayStation 3) con 12 años de antigüedad, sorprende lo bien que lucen a día de hoy.

A pesar de que la mecánica del juego es algo repetitiva (escapar de una zona plagada de zombies / saqueadores, buscar recursos en otra zona, repetir) lo cierto es que consiguen variar las situaciones y escenarios lo bastante como para que nunca lleguemos a aburrirnos, aunque es inevitable que algunos combates se parezcan entre sí.

En definitiva, estamos ante uno de los mejores títulos de la pasada generación. Si os va la temática de apocalipsis zombie, “The Last of Us” es uno de los títulos imprescindibles de los últimos diez años.

‘The Last of Us’, versión YouTube

Al tratarse de un título alabado por su historia, “The Last of Us” es un título que se puede incluso disfrutar únicamente viendo jugar a otros. Así que si no queréis o no podéis jugarlo, podéis ver de lo que hablo en esta versión editada de la partida para eliminar gran parte del “relleno”, publicada en YouTube como una serie de 7 vídeos bajo el título “The Last of Us Cinematic Playthrough”:

Si lo preferís en español, este otro vídeo de 7 horas de duración es una buena opción:

Etiquetas: , ,

Categorías: Análisis, Videojuegos

1 comentario

  • Hardcore
    17/07/2018 | 17:54

    Al igual que tu q256, yo tambien tengo desde hace ya algunos años ganas de jugar este titulo -junto a muchos otros que tengo acumulados en mi corazoncito, estupida pobreza- aunque ya me han spoileado bastante su historia, me sigue pareciendo magnifica y muy atrapante. espero tener tu suerte y poder jugarlo algun dia. Como siempre, grandioso articulo.

    Responder a Hardcore

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.