Feb
3
2011

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Super Star Wars - PortadaHay franquicias que están condenadas a no tener un solo videojuego decente. Otras, en cambio, los tienen a puñados. Fijaos, si no, en La Guerra de las Galaxias. Incluso el “Empire Strikes Back” para Atari 2600 y el “Star Wars Arcade” tenían su encanto.

Aparte del “Dark Forces”, que supuso la primera incursión de la saga en los FPS, y del “Yoda Stories”, una pequeña joya, otro de los juegos que siempre me ha fascinado es el “Super Star Wars” de Super Nintendo.

El juego salió en 1992, solo un año después del “Star Wars” de NES, y pese a su dificultad, era todo lo que un jugador, fuera o no fan de la trilogía galáctica, podía desear. Aparte de ser divertido y adictivo, tenía unos gráficos alucinantes y una banda sonora literalmente de película. Sin duda hacía justicia al “Super” de su nombre.

El juego sigue el argumento del Episodio IV desde el propio opening crawl; pero se toma bastantes libertades para adaptar la historia al formato plataformero. Por ejemplo: todo lo que matamos explota.

La primera escena nos es familiar: un destructor estelar dispara contra una nave rebelde, que lanza una cápsula de salvamento al planeta más cercano: Tatooine.

Y de golpe y porrazo, somos Luke Skywalker, bláster en mano y con toda una pantalla plagada de enemigos por delante.

Super Star Wars - Opening crawl

La primera fase es el Mar de Dunas. En la película, el desierto de Tatooine es un paraje vasto y desolador formado por kilómetros y kilómetros de arena. Pero eso debía de ser en otra parte del planeta, porque aquí no podemos dar un paso sin que se nos eche encima una bandada de vampiros mutantes, nos persiga una horda de roedores saltarines o nos caigamos en un pozo de arenas movedizas.

La única criatura medianamente reconocible son los escorpiones, aunque estos en concreto lanzan granadas explosivas por el aguijón, tienen pinzas retráctiles y cuando los freímos con el bláster, se dividen en dos escorpiones más pequeños. La naturaleza es fascinante.

Ante este panorama, me surgen varias preguntas. Para empezar, ¿qué hace Luke en medio de esta fauna infernal? ¿Acaso va de camino al supermercado a comprar la leche azul que tanto le gusta a la tía Beru? ¿O es que está ayudando a su tío con los condensadores de la parte sur? ¿Y por qué George Lucas no incluyó estas escenas en su película? ¡No sabía que la vida de un granjero espacial fuera tan emocionante!

Super Star Wars - Mar de Dunas

El jefe de la fase es el monstruo del Pozo de Sarlacc, al que Jabba pretendía ofrecer un tentempié en “El retorno del Jedi”. Por suerte, en el juego no somos Luke Skywalker, sino el maldito Luke Skywalker, un tío duro con el gatillo fácil.

La mejor estrategia para derrotar a Sarlacc es quedarse en cuclillas delante de las arenas movedizas y disparar a lo loco mientras el bicho nos lanza rocas a la cabeza y nos restriega sus tentáculos por la cara. Sí, no es la mejor estrategia para mantener el conducto rectal de Luke intacto; pero desde luego es la más cómoda. Solo se trata de ver quién aguanta más, y su barra de vida bajará mucho más rápido que la nuestra y el monstruo acabará reventando como si fuera una base enemiga del “U.N. Squadron”.

Super Star Wars - Sarlacc

Después de matar al Sarlacc (esperad… ¿el Sarlacc es el nombre del pozo o del monstruo?), encontramos a C-3PO, que ha extraviado al pequeño R2-D2.

No me imagino las dioptrías que tendrá Luke si necesita prismáticos para ver un androide homosexual dorado a esa distancia.

Super Star Wars - C-3PO

Ahora controlamos el landspeeder de Luke, o su “vehículo terrestre de alta velocidad”, según la novelización española. Nuestra misión consiste en alcanzar el Sandcrawler de los jawas, donde tienen a Erredós.

Misteriosamente, la distancia respecto del Sandcrawler se reduce a medida que matamos jawas. Uchini debe de significar “hijo de la gran p…”, porque es lo último que gritan los pobres antes de desaparecer en una bola de fuego.

Lo interesante es que esta es la primera fase que hace uso del famoso Modo 7 de la Super Nintendo, que Amorin Uzuki definió como un sistema de procesamiento gráfico que “permitía que una textura plana fuese rotada o escalada para conseguir un efecto de profundidad en una perspectiva bidimensional”. Si lo leo otra vez, necesitaré un analgésico.

Super Star Wars - Landspeeder 1

La tercera fase es el exterior del Sandcrawler. Empezamos a ras de suelo y tenemos que llegar hasta el techo del vehículo para colarnos dentro.

Una vez le hayamos cogido el tranquillo a las cabriolas de Luke, las plataformas no serán un desafío, aunque es una putada caerse por eso de tener que repetir todo el camino. El mayor problema es que los jawas han convertido el Sandcrawler en un mortífero vehículo de batalla armado con lanzallamas, androides lanzamisiles y torretas láser. Nadie jode a los jawas.

Super Star Wars - Exterior del Sandcrawler

Aunque nos precipitamos al interior del Sandcrawler desde una altura de unos veinte metros, Luke cae de pie y sin un solo rasguño. Esos midiclorianos son la leche.

La primera parte del nivel está chupada, especialmente si no tenéis reparo en exterminar a los pacíficos jawas después de asaltar su vehículo a punta de bláster con la intención de robarles su androide. La patada deslizante puede ser muy útil para sortear los pasillos repletos de trampas, como las barreras láser o la Prensa IndustrialTM, instaladas únicamente para dificultarnos la vida.

Pasada la mitad del nivel, nos toparemos con una oruga verde gigante que tiene el cerebro al descubierto. No hay otro enemigo igual en todo el juego, pero no es el big boss. De hecho, seguramente sea la criatura de la que menos se sabe de todo el Universo Expandido. El bicho es tan raro que en la a Wookieepedia figura simplemente como “unidentified alien mini-boss”.

Así pues, voy a aportar mi granito de arena a la saga diciendo que se llamaba Fred, que pertenecía a la especie twwrr’ll, y que, hasta que lo matamos, era el encargado de mantenimiento del Sandcrawler. Estaba casado y tenía 250 horribles boquitas que alimentar.

El último tramo se complica un poco, porque hay que saltar sobre plataformas que se desmoronan a medida que las pisamos y luego de plataforma en plataforma evitando caer a un río de lava (¿dentro del Sandcrawler?) al mismo tiempo que esquivamos bolas de fuego. ¿Cuándo se ha convertido esto en el “Super Mario Bros.”?

Super Star Wars - Interior del Sandcrawler

Al final nos enfrentamos a la bestia de lava Jawenko, la cosa más grande y repugnante a este lado de la galaxia.

La táctica a seguir es la misma que con el monstruo del Pozo de Sarlacc, procurando esta vez que los ataques de la bestia no nos tiren a la lava, porque nos estropearía ese fenomenal peinado setentero.

Super Star Wars - Jawenko

Erredós nos muestra imágenes de la chica de las ensaimadas, que busca a Obi-Wan Kenobi, su última esperanza. Casualmente, nosotros conocemos a un tal Ben Kenobi. A lo mejor son familia.

Super Star Wars - Holograma de Leia

Entramos en la tierra de los moradores de las arenas, donde empieza a notarse un ligero aumento de la dificultad. En la película, Luke solo tuvo que dejarse noquear por un tusken y Obi-Wan acudió en su ayuda; pero aquí la cosa es un pelín más emocionante.

Tras eliminar a dos sapos gigantes, nos abrimos paso a través de la montaña, sorteando desprendimientos y eliminado tuskens, jawas, más sapos y otros enemigos lo suficientemente imbéciles como para ponerse a tiro. La parte más complicada son los saltos entre minúsculas plataformas de piedra flotantes; otro de los fenómenos naturales de Tatooine.

Al final del nivel, encontramos al viejo Ben.

Super Star Wars - Tierra de los Moradores de las Arenas

En casa del Jedi ermitaño, vemos la grabación que le ha dejado la princesa Leia, pidiéndole que lleve los planos a Yavin.

El viejo chocho no se debe de enterar de nada, porque en lugar de hacer lo que le pide, decide ir a rescatar a la princesa, quizá con la esperanza de echar un casquete tras toda una vida de celibato. Luke se presta voluntario para la misión. La de rescate.

Super Star Wars - Obi-Wan Kenobi

La siguiente fase es la tierra de los banthas, que es muy, muy corta. Según empezamos, la voz sintetizada de Ben dice “Use the Force, Luke”, lo que significa que ¡por fin tenemos usar la espada de luz! Algunos piensan que la filosofía Jedi se basa en la comunión con el Universo y el abandono de las emociones; pero no hay nada como amputar manos con una espada de luz para demostrar que eres uno con la Fuerza. Lamentablemente, el arma Jedi no es ni la mitad de útil que el bláster, y solo recomiendo usarla por diversión.

Después de cargarnos a cuatro banthas (los mamuts del desierto), enseguida llegamos al jefe, una rata womp mutante, que es como todos sus congéneres, pero seis veces más grande y con peor aliento. Luke presumía de acertar a ratas womp con su T-16; pero, viendo a esta, no es para tanto.

Para matar a la rata mutante basta con quedarse a la izquierda y no parar de disparar.

Super Star Wars - Tierra de los Banthas

A continuación viene la segunda y última fase de landspeeder. Ahora conducimos rumbo al puerto espacial de Mos Eisley con Ben como copiloto, pero ahí acaban las diferencias entre las dos fases. Nos cargamos veinte jawas y pisamos el acelerador.

Super Star Wars - Landspeeder 2

Mos Eisley. Como decía el viejo Ben, “no encontraréis nunca otro lugar como este, tan lleno de maldad y vileza”. También es el uno de los pocos lugares de la galaxia en los que caen soldados imperiales del cielo. Y sin paracaídas. It’s raining stormtroopers! Hallelujah!

En este nivel, nos limitamos a avanzar hacia la derecha disparando contra las tropas imperiales. Supongo que Ben no se molestó en hacer su truco mental Jedi para ahorrarnos el esfuerzo. También hay que tener cuidado con lo que parecen simples arbustos, porque pinchan y te provocan un sarpullido horrible en el culo.

Chewbacca nos espera a la entrada de la cantina.

Super Star Wars - Mos Eisley

Para la pelea en la cantina, podemos elegir entre Luke y Chewbacca. El wookie tiene una barra de vida más larga (y no es lo único que tiene más largo, no sé si me entendéis…); pero, personalmente, prefiero pedirme a Luke, porque es más rápido y no te llena la bebida de pelos.

Si os pedís a Chewie, recordad pulsar Select de vez en cuando para que mire a la pantalla y gruña. No, no sirve de nada, pero es muy chulo.

La cantina es un genuino “yo contra el barrio”. Hay enemigos atacándonos constantemente y una flecha nos indica que podemos continuar cuando los hayamos eliminado a todos. La música de Figrin D’an y su banda le da ambiente a la fase.

El último rival es el jefe monstruo Kalhar, un reptil cuellilargo con brazos como troncos que tiene muy mal beber y que puede aligerarnos la barra de vida en un instante. Aunque no siempre funciona, mi estrategia es la habitual: disparar hasta que caiga. ¡Pero cuidado!, hay que ir a por él para que no te arrincone.

Super Star Wars - Pela en la cantina

El wookie nos conduce hasta Han Solo, al que contratamos para que nos lleve a Alderaan en su nave, el Halcón Milenario. A la vista de lo contento que está Chewie, preferiría que Han tuviera las manos sobre la mesa.

Ahora ya podemos elegir entre Luke, Han y Chewbaca, y, ¿quién puede resistirse al encanto de un pirata espacial?

Super Star Wars - Han Solo y Chewbacca

Resulta que al final el genocidio y la destrucción indiscriminada de mobiliario urbano traen consecuencias, y escapar de Mos Eisley de rositas no va a ser fácil. La pregunta es por qué Han y Chewie tienen este problema. Es Luke el que se ha dedicado al exterminio sistemático de jawas, tusken y otras especies locales.

La primera parte de la fase es parecida a la de nuestra llegada al puerto, solo que con más alturas y unos tipos azules disparándonos desde las ventanas. Pero eso es solo el principio. Después de destruir al androide de mantenimiento que hace las veces de mini-jefe, entramos en una extensa zona industrial con grúas, robots, torretas y barreras láser. No creo que sea el camino más corto y seguro al hangar, pero no hay otro.

El jefe es un Transporte Aéreo de Combate controlado por varios soldados imperiales. Una buena idea es quedarse agachado en un sitio y machacar el botón de disparo cuando el vehículo nos sobrevuele, deslizándose aquí y allá cuando dispare contra nosotros. Una vez le hayamos destrozado los bajos, podremos ocuparnos fácilmente del resto. Ese ya no pasa la ITV.

Super Star Wars - Escapar de Mos Eisley

El Halcón Milenario despega de Mos Eisley mientras Luke les enseña el dedo a los soldados imperiales desde la cabina.

Eventualmente, el rayo tractor de la Estrella de la Muerte atrapa al Halcón.

Super Star Wars - Llegada a la Estrella de la Muerte

El hangar de la Estrella de la Muerte es una fase muy sencilla si conseguimos mantenernos en alto y no nos caemos por los agujeros que hay en el suelo. Desde luego, como pasase por aquí un inspector de trabajo, les iba a caer un paquete por incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales de cuidado.

Al final del camino, nos aguarda el Androide de Defensa Imperial. O eso pone sobre su barra de vida. Yo creo que es el ED-209 de “RoboCop”. “Por favor, tire su arma. Tiene veinte segundos para obedecer”.

La mala noticia es que este enemigo es bastante complicado. La buena, que el resto del juego es más fácil. Podemos probar en hacer lo mismo que intentamos cada fin de semana con las mujeres, esto es, meternos entre sus piernas y ver cómo nos apañamos.

Super Star Wars - Hangar de la Estrella de la Muerte

¡Es hora de rescatar a la princesa! Esperemos que no esté en otro castillo. La zona de celdas es simple. Está llena de androides homicidas, pero no suponen ningún reto. Lo único que debe preocuparnos es que el techo no caiga sobre nuestras cabezas. En serio, ¿quién construyó este sitio?

El jefe es el Guardia de Detención, que parece un platillo volante y dispara rayos y… soldados imperiales. Si hay algo que he aprendido de los videojuegos, es que siempre hay que disparar a la cosa roja que brilla, y este caso no es la excepción. Pero no os durmáis en los laureles después de que la nave explote por primera vez, porque aún quedará una parte para daros por culo.

Super Star Wars - Rescatar a la princesa

Abrimos la celda y encontramos a Leia recostada en una pose sexy. Sí, se nota lo mucho que la han torturado. Solo le falta una bebida con sombrillita en la mano.

Super Star Wars - Princesa Leia

La siguiente fase es el núcleo del rayo tractor. Por desgracia, para apagar el rayo y así liberar al Halcón Milenario, no basta con hacer como Obi-Wan en la película, es decir, acercarse sigilosamente y darle a la palanca, sino que tenemos que volarlo en pedazos. Aquí, lo que no explota, sobrevive.

Lo que menos me gusta de esta pantalla es que el scroll es siempre vertical, lo que supone subir saltando sobre plataformas móviles y que si nos caemos, más nos vale rezar para dar pronto con algo sólido para no repetirlo todo desde el comienzo.

Nuestro ascenso termina en el propio núcleo del rayo tractor, al que podemos disparar tranquilamente desde abajo hasta que reviente.

Super Star Wars - Núcleo del rayo tractor

Cerca del hángar, Obi-Wan se enfrenta a Darth Vader. En las imágenes, los duelistas se mueven con tanta soltura como en la película, pero alguien se olvidó de colorear sus espadas de luz.

Mientras Vader examina extrañado una túnica raída y unos pañales para adultos, el Halcón Milenario vuela hacia Yavin con la princesa y los planos de la Estrella de la Muerte. El ataque a la estación de combate es inminente.

Super Star Wars - Yavin

¡Enhorabuena! Hemos llegado a la decimosexta y última fase: la misión espacial. Pilotamos un Ala-X sobre la Estrella de la Muerte y tenemos que destruir veinte torretas y veinte cazas TIE. Esta primera parte es pan comido, pero luego descendemos a la trinchera y la cosa se complica. Pasamos a una visión en primera persona y tenemos que evitar que las naves enemigas, incluido el TIE de Vader, nos hagan fosfatina antes de alcanzar la apertura por la que debemos colar los torpedos. Y como la caguemos lanzando los torpedos, nos tocará empezar de nuevo.

Con un poco de suerte, haremos hoyo en uno y la Estrella de la Muerte será confeti espacial.

Super Star Wars - Misión espacial

Guirnaldas de flores para los honrados trabajadores imperiales que murieron en la explosión, cartas de condolencia para las viudas y medallas para los rebeldes. ¡Todos contentos!

Super Star Wars - Final

Fin.

Etiquetas: , ,

Categorías: Videojuegos

16 comentarios

  • Tomás
    3/02/2011 | 10:03

    Que grandes recuerdos me trae este juego, gran revisión. Sólo una puntualización, creo que en la primera fase sólo disponias de la pistola no? El sable de luz se consigue más adelante..

    Responder a Tomás
  • Kin Haro
    3/02/2011 | 10:49

    Juegazo… pedazo de ratos que me pegaba jugando con el emulador de la SNES… ( mi familia no podia comprar una SNES y un PC, asi que la opcion fue el PC).

    Un saludo

    Responder a Kin Haro
  • Neuromante
    3/02/2011 | 10:51

    Que pedazo de juego. Nunca fui capaz de terminarlo sin los -complicadísimos también- trucos xD

    Responder a Neuromante
  • Sereldotar
    3/02/2011 | 12:18

    La pregunta de si Sarlacc es el bicho o el pozo es retórica, no? porque viendo que sabes cómo le llaman al snowspeeder en la novela… (que por cierto es mala de narices, y encima está firmada por George Lucas y creo que no la escribió él…)… el pozo es la Fosa de Carkoon 🙂

    Y por cierto, lo de las 250 bocas para alimentar me ha recordado al taxista de Desafío Total… qué majo el Benny jeje

    Responder a Sereldotar
  • LacraESECEFE
    3/02/2011 | 14:57

    Y si matamos a San Sarlacc ¿quién es él que sale en la tercera parte de la saga? ¿El hermano gemelo? ¿Un hijo vengativo? ¿Doña Sarlacc?

    Responder a LacraESECEFE
  • gmassa
    3/02/2011 | 22:24

    Necesito jugar a este juego!!

    Sabéis si està en la Consola Virtual de la Wii??

    Responder a gmassa
  • gatoloco11
    4/02/2011 | 2:50

    hace mucho jugue este juego, y si que es dificil, solo llegue a la parte de la cantina

    Responder a gatoloco11
  • Meitantei@Holmes
    4/02/2011 | 19:08

    Que juegazo, pero no solo éste si no los otros dos que le seguian!!!! Analisis en cuanto puedas!!!!!!!!

    Responder a Meitantei@Holmes
  • terminento
    4/02/2011 | 21:02

    Sólo pude acabarlo UNA vez.
    La fuerza es fuerte en este juego…

    Responder a terminento
  • Dsanzi
    4/02/2011 | 21:34

    @terminento:
    “La fuerza es fuerte en este juego…” extraído de:
    “Los hombres que miraban fijamente a las cabras”. Que gran película XD

    Responder a Dsanzi
  • Dsanzi
    4/02/2011 | 21:50

    Por cierto, ¿alguien recuerda la conversión de este juego a PC?
    No recuerdo si la dificultad era tan endiabladamente elevada, pero había pequeñas diferencias, como por ejemplo que en la segunda fase en lugar he haber sólo un Sandcrawler, había tres. tenías que poner dirección a uno (creo que el bueno era el de la izquierda…) y ese era con el que se reducía la distancia con nosotros. De lo que no m’acuerdo es de si había que disparar a alguien…

    Responder a Dsanzi
  • peta
    5/02/2011 | 1:25

    en la tierra de los moradores de las arenas habia un truco para llegar a tener el maximo de vidas asi que si, al final me lo pase jeje
    al llegar a la zona de plataformas flotante tenias que tirarte al fondo del precipicio pegado a la pared, es increible que odavia me acuerde de estas cosas xd

    Responder a peta
  • magus
    5/02/2011 | 5:05

    Recuerdo haber jugado un par de veces este juego de pequeño y la dificultad era elevadísima… un gran juego de todas formas.

    Responder a magus
  • Dark Knight
    5/02/2011 | 13:30

    Ala Tie?, ALA TIE?!?!? Tie Fighter o Caza Tie y Tie Avanzado X1(el de vader) Pero nunca Ala Tie!!!

    Responder a Dark Knight
  • El Tipo de la Brocha
    5/02/2011 | 18:07

    @Dark Knight: Razón no te falta. Digamos que fue un lapsus. Ya está corregido.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Anonimatus
    9/02/2011 | 14:01

    Cierto, hubo una versión para PC de este juego completamente pero nunca se lanzó comercialmente ya que por aquella época habían sacado el legendario “X Wing” y no querían saturar el mercado de juegos de Star Wars (nada que ver con las políticas actuales). Una pena.

    Responder a Anonimatus

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.