Ene
27
2016

‘Gente Menuda’, el suplemento infantil de ABC

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Gente Menuda - Portada del número 1El diario ABC, que empezó publicándose como semanario en 1903, es uno de los diarios más antiguos de España. Y junto al mismo, prácticamente desde sus orígenes, se publicó un suplemento llamado “Gente Menuda” y destinado a los más pequeños de la casa.

Dicho suplemento tuvo tres etapas diferenciadas: la primera, que no llegó al año de duración, se publicó en 1908, la segunda lo hizo entre 1976 y 1978, y su tercera época, de la que voy a hablar hoy aquí, y que fue la más longeva, publicándose entre 1989 y 1999.

Esta tercera etapa recopilaba historias de algunos de los cómics más destacados tanto del panorama español como del extranjero, en concreto, la selección inicial abarcaba los siguientes cómics:

La selección, por tanto, era de lo más completa ya que tenía historias para niños y algunas un poco más adultas, como las de Conan o Blueberry. Como dato curioso, las historias de Conan seleccionadas fueron coloreadas especialmente para su publicación en “Gente Menuda”, lo que dota a este suplemento de un valor añadido al ser una de las pocas oportunidades de leer las aventuras del cimmerio a todo color.

Otros suplementos infantiles de la época, como el “Pequeño País” que comenzó a publicarse con el diario “El País” desde 1981, eran más completos, ya que incluían cómics, fragmentos de libros infantiles o pasatiempos. Sin embargo, lo que hace especialmente bueno a “Gente Menuda” es que se centraba en una sola cosa y lo hacía bien: publicar varias historias de cómic por entregas, sin apenas publicidad ni páginas de relleno.

Gente Menuda - Página 1

Primera página del número 1 de Gente Menuda, que abría con una publicidad del Atari ST y la historia de Mortadelo y Filemón “La caja de los diez cerrojos”

Para mi este suplemento tiene un significado especial, ya que era mi abuelo, lector de ABC, el encargado de recopilarlo y guardarlo para mi, razón por la cual a día de hoy tengo en mi poder prácticamente la colección completa, desde el nº 1, de 1989, hasta aproximadamente 1997.

El formato del suplemento consistía en que, cada semana, se incluían dos páginas de la historia en curso de cada uno de los cómics mencionados. Este formato de serialización, usado habitualmente por las revistas infantiles de la época como “Pulgarcito” o “Mortadelo” suponía que, si cada historia se leía entrega a entrega, una historia larga como las de Mortadelo y Filemón , que rondaban las 48 páginas, se extendía a lo largo de 24 semanas (casi medio año).

Sin embargo, como yo recibía los cómics de mi abuelo por bloques, cuando íbamos a visitarle por Navidad u otras ocasiones, podía “empacharme” a gusto con las historias leídas del tirón. De hecho, la lectura de los “Gente Menuda” atrasados era en mi caso una tradición tan navideña como el turrón o la lotería de Navidad.

Gente Menuda - Superlópez

Gracias a “Gente Menuda”, en mi caso, he podido leer algunas de las sagas más importantes de la historia del cómic, ya que la selección de cómics era especialmente buena. Por ejemplo, en el caso de Spider-man, tanto la muerte de Gwen Stacy (lo siento si esto resulta un spoiler para alguien a día de hoy) como la etapa del traje negro, que son dos de las etapas más destacadas del trepamuros, fueron recopiladas entre la selección de “Gente Menuda”.

También fue gracias a “Gente Menuda” como descubrí a Superlópez, que es para mi el mejor cómic español, ya que el formato del famoso Mortadelo siempre me ha resultado demasiado repetitivo. Y también en las páginas de “Gente Menuda leí por primera vez las historias de “Anacleto, agente secreto” de Vázquez, que se añadieron a la selección del suplemento unos años después.

Gente Menuda - Números encuadernados

Números del suplemento Gente Menuda encuadernados

Dado el éxito del suplemento, el propio diario ABC también editó unas tapas en cartoné plastificado para encuadernar la colección, razón por la cual todavía la conservo en relativo buen estado a pesar de múltiples relecturas.

“Gente Menuda” desapareció a finales de la década de los 90, concretamente el 7 de febrero de 1999, después de 467 entregas y dejando las aventuras en curso sin finalizar. Por mi parte, yo abandoné la serie un poco antes, cuando mi abuelo dejó de comprar el periódico por problemas de salud, y tengo exactamente 372 números de “Gente Menuda”, en los que he leído todas las historias decenas de veces. Todas, excepto las aventuras del teniente Blueberry, que por alguna razón nunca me han atraído.

Fuentes:

Gente Menuda (Wikipedia en Español)
“Gente Menuda” en Tebeosfera

Etiquetas: ,

Categorías: Cómic

15 comentarios

  • Kisia
    27/01/2016 | 8:00

    Jolín, mentiría si no se me ha escurrido alguna lagrimilla al leer el post.

    Yo también los tengo, encuadernados de la misma forma. Y… También me los daba mi abuelo, lector empedernido del ABC, que nos guardaba a mi hermano y a mí los tomos para dárnoslos cuando les visitábamos en Navidad.

    Son una joya para recordar. Y molaban cantidubi ;P

    Responder a Kisia
    • q256
      27/01/2016 | 9:54

      Desde luego, parece que hemos compartido una experiencia muy parecida. Supongo que por eso ambos recordamos este suplemento con tanto cariño.

  • Krusher
    27/01/2016 | 8:20

    Oooh, me encantaba el Pequeño País. La sección de informática molaba mucho.

    Responder a Krusher
    • q256
      27/01/2016 | 10:17

      Sobre el Pequeño País no puedo opinar mucho, apenas lo he leído…

  • mastercaba
    27/01/2016 | 10:10

    ¡Menuda colección debes tener! En mi casa, como se compraba el periódico de forma intermitente (y cada día uno, como si fuera lo mismo leer ABC que El Mundo o El País), tenía un poco de cada. Recuerdo, sin embargo, que prefería el Pequeño País por los pasatiempos y por Calvin y Hobbes, que me parecía (y me parece) una tira genial. Qué nostalgia me está entrando…

    Responder a mastercaba
    • q256
      27/01/2016 | 10:17

      Pues aunque no lo parezca, no soy muy coleccionista, esta es una de las pocas colecciones que conservó físicamente. Y con un cariño especial, por los hechos descritos en el artículo.

  • Serge
    27/01/2016 | 10:54

    También lo intentó El Mundo a mediados de los 90 con su suplemento dominical ‘Mini Mundo’. Creo que no llegó ni a los 2 años de duración, pero yo los conservo con cierto cariño.

    Responder a Serge
  • DGrumpy
    27/01/2016 | 10:56

    Fue una época genial, en la que todos los periódicos tenían su suplemento para niños: Minimundo (los tengo todos. Puede que un día hable de ellos), el pequeño País o gente pequeña (de diario 16. El más flojo). Todos los niños de la época en algún momento hemos leído una historieta en uno de estos tebeos.
    Hace no demasiado, en un ataque de basurismo, compré la colección completa de gente menuda. Es una preciosidad de colección pero ocupa mucho espacio. De vez en cuando ojeo tanto esta de abc, como la del Minimundo y no puedo evitar esa sensación de nostalgia que tanto gusta aquí en ion litio

    Responder a DGrumpy
  • DerDoktor
    27/01/2016 | 11:13

    ¡”Gente menuda”! Sí, molaba, pero a mí me gustaba más el “Pequeño País”. Como bien dices, era más completo y los tebeos que publicaban ahí solían ser más autoconclusivos. Además de que tanto las series como esos tebeos autoconclusivos eran más “originales”, por decirlo de alguna manera. Gracias al “Pequeño País” conocí a Mot y a Goomer, por ejemplo. Además, yo tenía un cerro de tebeos de la colección Olé, de Mortadelo y Superlópez, y me chinchaba que la mitad de los álbumes que publicaban seriados en “Gente menuda”, los había leído ya.
    A mí también me los guardaba mi abuelo, en casa mi padre compraba “El País”. Y algo que con el paso de los años me deja perplejo es que precisamente mi abuelo comprara el “ABC”. Con lo rojazo que era, el hombre 🙂 Pena que se me fuera antes de tener edad para plantearme estas cosas, porque eso, me choca.

    Responder a DerDoktor
    • q256
      27/01/2016 | 11:51

      Es cierto! A mi me gustaba especialmente Goomer, y muchos de los cómics de Gente Menuda eran más “comunes” y se encontraban en la colección Olé, pero aunque sólo fuera por Spider-man y Conan (¡en color!) en mi caso siempre esperaba las nuevas entregas con ansia.

  • El Tipo de la Brocha
    27/01/2016 | 22:27

    Así conocí yo a Conan. Esa violencia, esas señoritas ligeras de ropa… demasiado para un crío. Una maravilla.

    Qué tiempos.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Kuri
    28/01/2016 | 8:54

    No acabo de entender ¿cómo es qué publicaban por páginas? Por como lo imagino, daban la página uno,dos, 23 y 24 ¿acaso es así? D:

    Responder a Kuri
    • q256
      28/01/2016 | 10:05

      Eso es, cada número del suplemento semanal publicaba una dos páginas de cada uno de los cómics en curso, y en el número siguiente se publicaban las páginas siguientes, por ejemplo:

      Número 1:
      – Páginas 1 y 2 de Mortadelo.
      – Páginas 1 y 2 de Conan

      Número 2:
      – Páginas 3 y 4 de Mortadelo
      – Páginas 3 y 4 de Conan

  • Álvaro de Fernández-Bermejo
    31/01/2016 | 16:17

    En mi caso era el maestro de la escuela del pueblo quien nos los llevaba. Cada pocos meses aparecía con unos cuantos debajo del brazo y nos dejaba coger uno a cada uno. Así fue como leí mis primeras páginas de Spiderman, conocí a SuperLópez e incluso hice mis primeros pinitos leyendo a Tintín en Inglés.

    Responder a Álvaro de Fernández-Bermejo
    • q256
      1/02/2016 | 15:24

      Pues casi-casi como me ocurrió a mi, en lo de leer las primeras páginas de Spider-man, conocer a SuperLópez y releer Tintín en inglés (en mi caso Tintín era un viejo conocido ya que tengo todos los tomos en español).

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.