Jun
30
2009

Prototype

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Prototype - CarátulaEl planteamiento de «Prototype» nos traslada a la piel de Alex Mercer. Un civil que se despierta en la ciudad de Nueva York, infectada por un virus, solo para descubrir que goza de extraños poderes sobrenaturales que le permiten transformar su cuerpo a su merced y actuar como una auténtica máquina de matar.

Por supuesto, el ejército intenta darle caza dado que le considera una amenaza. A esto se suma el entorno caótico de una ciudad devorada por una extraña pandemia y una serie de infectados especiales que también nos traerán de cabeza. A priori, la receta parece lo bastante interesante pero ¿funcionará la combinación de sus ingredientes?

New York, New York

Escenario de cientos de películas y decenas de videojuegos, la ciudad de Nueva York siempre es un marco recurrente. Aquí, para variar, nos encontraremos con una visión apocalíptica de la misma.

La ciudad ha sido infectada por un virus desconocido al que el ejército trata de poner freno por todos los medios posibles. Y para ello no duda en matar a los propios civiles que puedan estar infectados. En medio de este caótico escenario, Alex Mercer, el que parece ser un ciudadano anónimo que sufre de amnesia, se despierta en una mesa de autopsias en los laboratorios GENTEK.

Prototype - Cinemáticas

En cuanto sale a la calle, se encuentra con que el ejército y, en particular, la subcontrata Blackwatch lo han convertido en su objetivo principal. Por suerte para Alex, se ha despertado con algunas habilidades fuera de lo común, como una fuerza sobrehumana, la posibilidad de transformar cualquier parte de su cuerpo en un arma o la de «absorber» a sus enemigos para recuperar energía y poder mimetizar su apariencia para camuflarse. Al principio apenas tendremos un par de movimientos, pero con el paso del tiempo nos daremos cuenta de que se ha trabajado a fondo en la variedad.

Así las cosas, este argumento recuerda a la trama del simbionte de los comics «Spider-man», ya que las habilidades desplegadas por Mercer guardan similitudes con las de Veneno en los cómics de Marvel. Tenemos bajo nuestro control a un personaje prácticamente omnipotente, capaz de escalar un edificio en cuatro saltos o de caer desde decenas de metros de altura sin sufrir ningún daño, y además con un «traje» (que en este caso es el propio cuerpo de Mercer) capaz de adoptar múltiples formas. Incluso el color y la viscosidad de la materia negra en las transformaciones recuerdan al simbionte.

Una ciudad a nuestros pies

Al igual que ocurría en «Assassin’s Creed», iremos ganando habilidades a lo largo de la partida. Tras un episodio inicial introductorio situado en el presente, en el que gozamos de poderes completos, el juego retrocede unos días atrás en el tiempo hasta el momento en que despertamos en la mesa de autopsias. Es entonces cuando comenzará nuestro periplo en pos de la verdad.

Mercer es un personaje que solo busca una cosa: venganza. Quiere acabar con los que le han convertido en el monstruo que es actualmente, y para ello no dudará en utilizar todos los medios a su alcance, que gracias a sus habilidades especiales son muy variados. Su hermana será uno de los elementos clave que le ayudará en su búsqueda de responsables, pero no profundizaré más en el tema para no desvelar detalles de la trama.

Prototype - Azoteas

La historia se nos irá narrando a través de Flashbacks, a medida que nuestro personaje entre en contacto con personajes u objetos que le ayuden a recuperar parte de su memoria perdida, o bien recupere fragmentos de la memoria de los implicados. Y la manera de recuperar dichos fragmentos es de lo más ortodoxa: nada de inútiles interrogatorios, aquí tendremos que absorber el cuerpo de los personajes objetivo, de forma que además de recuperar energía, incorporaremos sus recuerdos a nuestro cerebro, obteniendo una conexión neuronal directa con dichos recuerdos y reconstruyendo poco a poco los acontecimientos que nos han llevado a nuestro estado actual.

El área de Manhattan, completamente infectada por el virus y aislada en cuarentena, será nuestro campo de juego. Y a medida que avance la partida veremos como a partir de la calma inicial, la infección se va extendiendo, poniendo a toda la zona en cuarentena, mientras los habitantes de la ciudad afectados por el virus se transforman cada vez en criaturas más peligrosas. Así pues, vamos a tener trabajo para rato, aparte de la presión constante del ejército, claro está.

En busca de la verdad

Poco a poco, mientras la infección avanza, Mercer comenzará a reconstruir la historia detrás del origen de sus extrañas habilidades. Y en este sentido, la progresión del personaje está bien conseguida, ya que a medida que nos enfrentemos a enemigos más poderosos iremos asimilando sus «habilidades», y por ende terminarán convirtiendo a Mercer en una máquina de matar aún más poderosa y versátil.

El título tiene cierto toque rolero, ya que con cada enemigo eliminado u objetivo alcanzado recibiremos los llamados «puntos de evolución» que a la larga nos permitirán mejorar nuestro árbol de habilidades y potenciar en mayor medida unas u otras. Básicamente, y por hacer un resumen rápido, podremos hacer prácticamente de todo: desde volar por lo aires a transformar nuestras extremidades en todo tipo de armas, lanzar objetos por los aires o, pos supuesto, utilizar las armas de fuego de nuestros enemigo. En este sentido, es el juego con más posibilidades a nivel destructivo vistas hasta la fecha.

Prototype - Taxis

No obstante, aunque la historia principal dura un número de horas bastante aceptable, es inevitable la sensación de que podía haberse sacado más chica a este argumento de la conspiración genética, interesante en su planteamiento inicial. Al final las razones para avanzar en la historia son simplemente las de obtener nuevos poderes (ya que, como hemos dicho, hay un buen puñado de ellos) y enfrentarse a enemigos más poderosos, y en nuestra carrera de destrucción perdemos un poco de vista el hilo argumental.

De paseo por Manhattan

A primera vista controlar a alguien tan versátil suena la mar de bien. La posibilidad de escalar un edificio corriendo por la pared para, a continuación, saltar desde lo alto del mismo y derribar a un helicóptero de una patada es algo impagable. Lo malo es que lo haremos una y otra vez y terminará por perder parte del atractivo inicial. Aquí, simplemente, parece que no hay limitaciones. Y el vencer las limitaciones es uno de los retos más importantes en cualquier videojuego. Pero si ya de entrada saltamos decenas de metros de altura, derribamos tanques a puñetazos (verídico) y lanzamos coches por los aires ¿qué nos queda?

El problema de un personaje con habilidades sobrehumanas es que la sensación de reto, clave en cualquier videojuego, se diluye por completo. Y no me entendáis mal, no es que no existan enemigos a la altura de Mercer, pero de una forma o de otra, siempre terminaremos por superarlos sin demasiados problemas. Podemos saltar grandes alturas, lanzar cualquier objeto por los aires, reventar helicópteros en pleno vuelo y caer al suelo sin hacernos daño… y si bien una de las bondades de «Prototype» es precisamente esta, la posibilidad de controlar a alguien enormemente poderoso, también es lo que termina por hacer que el juego parezca carecer de un objetivo real, limitándonos al final simplemente a destruir todo a nuestro paso.

Prototype - Armas

El sistema de misiones del juego nos lleva prácticamente de la mano, indicándonos siempre nuestro siguiente destino con una flecha claramente visible. Y aquí no tendremos que complicarnos la vida buscando la mejor ruta hacia nuestro destino. Si un edificio se interpone en nuestro camino, simplemente lo escalamos. Mercer es una auténtica máquina para la que no existen los obstáculos. Por lo demás, los combos de ataque son sencillos de ejecutar y, aunque pulsemos los botones más o menos al azar, terminaremos por conseguir resultados satisfactorios. Los movimientos más complejos y espectaculares requieren algo más de práctica en su ejecución, pero la verdad es que no es necesario dominarlos todos para superar a nuestros enemigos.

Conclusiones

«Prototype» no es un mal juego. La historia es lo bastante interesante para mantenernos enganchados y, en general, a pesar de algunos fallos menores, su jugabilidad es más que aceptable. El problema es que hay demasiado títulos del estilo. Desde el paso de la saga GTA a las tres dimensiones son muchos los juegos que han replicado el llamado estilo sandbox, que consiste en contar con un entorno de mayor o menor tamaño que podemos explorar libremente mientras cumplimos una serie de misiones. Una fórmula sencilla en su descripción pero que es tremendamente difícil de hacer realmente atractiva.

El problema radica en «rellenar» la ciudad. Y no se trata de llenarla de coches, edificios o transeúntes. De eso hay de sobra. Se trata de que cada calle tenga interés por si misma, cosas que hacer al margen de la historia principal. En este juego, a todos los efectos, es como si recorriéramos una maraña de calles idénticas, ya que la cacareada libertad de acción no puede ni compararse a otros títulos como «GTA IV» que nos permiten desde conducir por la ciudad escuchando la radio hasta darnos un tranquilo paseo por Times Square o quedarnos en casa viendo la televisión. En «Prototype», todo se reduce a destruir lo que encontremos a nuestro paso, de formas más o menos imaginativas y espectaculares.

Prototype - Púas

No obstante, al cabo de unas horas de juego, cuando empezamos a pillarle el truco, esta característica resulta bastante satisfactoria. Y aunque aquí no tengamos la profundad del ya mencionado «GTA IV», lo cierto es que en cuanto a posibilidades destructivas (que es de lo que presume) el juego es más que completo. Podremos arrasar con todo lo que se ponga a nuestro paso y eso, como terapia desestresante, es enormemente divertido. Quizá debería haberse limitado un poco la fuerza de Mercer en las fases iniciales para que el sistema de recompensa fuera más «marcado», pero aun así es una gozada coger el mando durante 10 minutos y hacer polvo la Gran Manzana. La sensación es parecida a cuando, por ejemplo, echábamos una partida rápida de «Dead Rising» tan sólo para machacar unos cuantos zombies, sin objetivo concreto.

Los enfrentamientos con los enemigos son divertidos, y recuerdan en cierto modo a los clásicos beat’em up machaca-botones como «Double Dragon» en los que tenemos que acabar con todo lo que se interponga a nuestro paso. Pero más allá de esto, lo cierto es que hay muchos títulos parecidos a este juego, lo que hace que sus cualidades queden en parte diluidas en un mar de clónicos.

El principal handicap del juego es que necesita un último empujón para auparlo a unaa categoría superior. Carece de ese «algo más» que podría destacarlo de la masa y convertirlo en un título realmente imprescindible. Eso sí, hoy por hoy y a falta de probar «InFAMOUS», lo cierto es que es de lo mejorcito en el subgénero de los sandbox de destrucción.

Me despido con un vídeo del juego en movimiento, para que podáis juzgarlo por vosotros mismos:

También en ion litio…

Indiana Jones y el Cetro de los Reyes
Ninja Blade
Street Fighter IV

Etiquetas:

Categorías: Análisis, Videojuegos

11 comentarios

  • Capuleto
    30/06/2009 | 10:08

    [Offtopic]

    Coño, Rafa, ¡sigues vivo!

    Responder a Capuleto
  • q256
    30/06/2009 | 12:18

    Efectivamente, sigo por aquí. Y es más, en breve podréis ver un par de artículos nuevos por mi parte.

    Responder a q256
  • patodegoma
    30/06/2009 | 12:57

    Lo del prototype es una evolucion del truco GODMODE de toda la vida solo que aqui ya viene implementado desde el primer momento. Y eso es precisamente lo que gusta del juego, que no necesitas pensar que te lo estas pasando con trucos.

    Responder a patodegoma
  • Shulato
    1/07/2009 | 4:11

    Yo he tenido el juego y me pareció un poco pobre. Especialmente los gráficos y la mecánica del juego.
    Los detalles de la ciudad, los coches y los viandantes, deja mucho que desear.
    Nada mas instalar el juego y comenzar a explorar los diferentes menús, el juego se bloqueo completamente en la pantalla del mapa. WTF.
    Alex Mercer es un super héroe que corre hasta la cima de un rascacielos para saltar desde lo alto solamente para darse cuenta que no puede volar. So sad…
    Odio tener que decirlo, pero imaginaros un juego frustrante de Spiderman, y tendreis una buena idea de lo que estoy hablando.
    Lo cambien por inFamous. Top Notch
    Cheerio!

    Responder a Shulato
  • ManuRincon
    1/07/2009 | 8:10

    Capuleto, me has leido la mente :). La verdad es que ya no sabía si la web era de Rafa o de Tipo De La Brocha. Sobre lo del juego, coincido en lo que dices, creo que ultimamente el mercado está saturado ya de juegos de este tipo, que por otra parte, ya me aburren. Realmente no me parece tan divertido eso de ir destrozandolo todo. Creo que deberían de darle un mayor aliciente a este tipo de juegos y no sacarlos como rosquillas.

    Responder a ManuRincon
  • RUSSO
    1/07/2009 | 21:43

    Pues en un inicio es bastante divertido, sobretodo en lo de ir probando todo lo que es capaz este tipo, y fuera de todo nadie puede negar que siempre se ha querido un juego asi donde podamos hacer de todo y que sea parte de la historia.
    Claro, ya una vez que todo se probó empieza el aburrimiento, y a buscar algun detalle que de un poco más de reto dentro del juego.

    En cuanto a gráficos recuerda mucho al Assassín’s Creed, y en trama son muy parecidos, ya que el Assassin’s también es un juego que se vale más por su gráfica innovativa y los detalles a realizar dentro del juego, más que del tipico «dispara y mata» o similares.

    Queda probar y ver que tal va este juego. Ya los que hemos probado es un juego como para jugarlo buen rato, probarlo, dejarlo descansar, y volver a él cuando tengamos nuevamente ganas de sacar toda nuestra furia contra algo.
    Es como quien va a jugar con los «whack-a-mole» o algun juego parecido para descargar furia y listo.

    Para juegos….Max Payne 3 en espera….
    O Cazafantasmas!!

    Responder a RUSSO
  • Dav
    1/07/2009 | 23:41

    ¿Soy yo o esa portada es muy parecida a la del assassins creed?

    Responder a Dav
  • Yirazk
    2/07/2009 | 12:49

    Tengo ganas de echarle el guante a este juego (infamous tendra que esperar porque no se puede importar de UK y mi politica de comprar juegos de mas de 30€ es muy firme).

    Eso si, si quereis probar un sandbox destructivo os recomiendo Red Faction Guerrilla. El protagonista no es un superheroe y si te pillan un buen puñado de soldados te «fostian», pero el poder cargarse cualquier edificio, a base de martillazos, minas explosvas, choques con camiones o cualquier cosa no tiene precio.

    Responder a Yirazk
  • KoHgA
    2/07/2009 | 16:18

    El GTA IV y juegos por el estilo me aburren a los 10 minutos. Éste me lo he pasado en un par de semanas, haciendo muchas misiones secundarias para conseguir puntos de evolución, y no es que me sobre el tiempo precisamente. Nuff said.

    Responder a KoHgA
  • Wii
    3/07/2009 | 10:47

    Q256, el colaborador de Ionlitio que de vez en cuando escribe 😛 me dejó probar este juego y la verdad, si tienes 12 años y careces de mucha experiencia en videojuegos es perfecto. Los gráficos no están mal la dificultad es insultatemente escasa. Hagas lo que hagas siempre consigues un combo lo suficientemente poderoso para acabar con todos los enemigos. Por cierto, otro más que lo ve inspirado en el Assasins Creed.

    Responder a Wii
  • Gosku
    8/07/2009 | 21:57

    Yo lo probé la semana pasada. Estuve jugando 30 minutos. Después empecé a verlo repetitivo. No sé, después de los trailers esperaba mucho más, pero se ha quedado en un gta4 con otros movimientos del protagonista y más hardcore.

    Nos alegra verte por aquí de nuevo, por cierto 🙂

    Responder a Gosku

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.