Jun
27
2006

Gold Farmers

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Aunque llevan años entre nosotros, los llamados MMORPG (Massive(ly) Multiplayer Online Role-Playing Games) se han popularizado en todo el mundo gracias fundamentalmente a World Of Warcraft, el juego desarrollado por Blizzard Entertainment basado en el mundo de Warcraft.

El auge de este género de videojuegos ha dado origen a un nuevo tipo de profesión: los “Gold Farmers” (Granjeros del Oro). Jugar a un juego online para vender despues los personajes conseguidos supone, sobre todo para los jóvenes de países en vías desarrollo, un trabajo mucho más agradable y productivo que los que normalmente podrían desempeñar en su país. De este modo existen jóvenes cuyo trabajo consiste en jugar ocho horas al día a RPG multijugadores masivos, para conseguir personajes avanzados que puedan vender a ciudadanos del primer mundo a cambio de dinero contante y sonante.

El primer estudio real sobre la potencia económica de estos mundos virtuales fue enunciado por Edward Castronova. Fruto del estudio de este economista es la famosa “Teoría de juego”, que describe como las transacciones efectuadas en estos mundos virtuales tienen un efecto económico tangible en el mundo real. La investigación que llevó a cabo Castronova es descrita al detalle por Clive Thompson, en un artículo publicado en The Walrus Magazine. Veamos un extracto del mismo:

Edward CastronovaEdward Castronova había tocado fondo. Hace tres años este economista de treinta y ocho años era, en sus propias palabras, un fracaso académico. Había escogido un campo poco popular, la investigación de los servicios sociales, y solamente había publicado unos pocos papeles que, por lo que sabía, “nunca había influido a nadie”. Había conseguido arañar un profesorado en el campus Fullerton de la Universidad Estatal de California, una escuela que ni siquiera impartía doctorados. Vivía en un suburbio lunar y vacío. En tiempos había soñado con ser un importante pensador económico, pero ahora se enfrentaba a la melancólica sensación de que había tocado techo. “Soy un pelma en una escuela estatal”, pensaba. Y como su mujer trabajaba en otra ciudad estaba, encima, solo.

Para llenar sus tardes Castronova hacía lo de siempre: jugaba a video-juegos. En Abril de 2001 pagaba una tarifa de $10 mensuales a un juego multijugador online llamado EverQuest. Más de 450,000 jugadores de todo el mundo se conectan al “mundo virtual” de EverQuest. Cada uno escoge un personaje medieval para jugar, como un guerrero o un herrero, o un “sanador”, y entonces se reúnen en bandas en aventuras errantes para matar bestias mágicas; sus avatares aparecen como pequeños personajes de una pulgada de altos moviéndose por una tierra Tolkienesca. Pronto Castronova se encontró jugando a EverQuest varias horas cada noche.

Entonces se dio cuenta de algo curioso: EverQuest tenía su propia economía, un activo comercio de bienes virtuales. Los jugadores generan bienes a medida que juegan, frecuentemente matando criaturas para arrebatarles sus tesoros y venderlos. Cuanto más juegan, más poderosos se vuelven pero todo el mundo empieza en el Nivel 1, apenas bastante fuerte para matar ratas o conejos y comerciar con sus pieles. Castronova vendía sus pieles a otros personajes que le pagaban con “monedas de platino”, la divisa artificial dentro del juego. Era un trabajo duro, así que siempre le chocaba la opulencia de los jugadores más ricos. EverQuest se había lanzado en 1999, y algunos jugadores veteranos poseían ahora castillos enteros llenos de tesoros procedentes de sus aventuras.

Las cosas se pusieron aun más interesantes cuando Castronova se enteró de las “subastas de jugadores”. Los jugadores de EverQuest se cansaban a veces del juego, y decidían vender sus personajes o posesiones virtuales en algún sitio de subasta online como eBay. Cuando Castronova examinó los sitios de subastas, vio que un Cinturón de la Gran Tortuga o un Manto de las Aguas Primordiales podía alcanzar los cuarenta dólares; los personajes poderosos alcanzaban varios cientos de dólares o más. Y algunas veces la gente vendía bolsas de 500,000 piezas de platino hasta por $1000.

A medida que Castronova observaba los listados de subastas, reconoció con sorpresa lo que estaba mirando. Era una forma de mercado de divisas. Cada objeto tenía un valor en “piezas de platino” virtuales; cuando se vendía en eBay, alguien pagaba fría y dura moneda americana por ella. Eso significaba que la pieza de platino valía algo en divisa real. La economía de EverQuest tenía verdaderamente un valor en el mundo real.

EverQuest - Maga de nivel 70 a la venta en eBayEmpezó a calcular frenéticamente. Reunió datos de 616 subastas, observando por cuanto se vendía cada mercancía en dólares americanos. Cuando promedió los resultados, le asombró descubrir que la pieza de platino de EverQuest valía aproximadamente un centavo en moneda americana más alto que el yen japonés o la lira italiana. Con esa información podía calcular a qué ritmo crecía la economía de EverQuest. Puesto que los jugadores estaban matando monstruos o desollando conejos todos los días estaban, efectivamente, creando riqueza. Haciendo más números, Castronova encontró que el jugador medio generaba 319 piezas de platino cada hora que él o ella pasaba jugando, el equivalente a 3.42 dólares americanos por hora. “Eso es más que el salario mínimo de la mayoría de los países”, se maravilló.

Entonces realizó un último análisis: el Producto Nacional Bruto de EverQuest, midiendo cuanta riqueza creaban todos los jugadores juntos en un solo año, dentro del juego. Resultaron $2,266 dólares per capita. De acuerdo con las clasificaciones del Banco Mundial, eso hacía a EverQuest más rica que India, Bulgaria o China, y casi tan rica como Rusia.

Era el septuagésimo séptimo país más rico del mundo. Y ni siquiera existía.

Castronova se recostó en su silla en el atestado despacho de su casa, y la extraña enormidad de sus descubrimientos se abrió ante él. Muchos economistas construyen sus carreras con el estudio de un país. Él había descubierto uno.

Artículo completo en “The Walrus Magazine”.

El próximo día nos adentraremos en la actividad de un Gold Farmer y la enorme importancia que han llegado a cobrar estas posesiones virtuales, llevando a algunas personas a matar por ellas.

Continuará…

Fuentes

Estudios de Edward Castronova
MMORPG (Wikipedia en español)
EverQuest (Wikipedia en español)
Gold farming (Wikipedia en inglés)
World of Warcraft (Wikipedia en español)
“El pan gracias al circo: la economía del juego en línea” en elpais.es
“Los juegos online tienen su propia economía y sociedad” en laflecha.net

Categorías: Economía, Videojuegos

12 comentarios

  • Naru
    27/06/2006 | 10:27

    Y yo que pensaba que lo había visto todo con la venta de invitaciones de Gmail…
    Interesante blog e interesante artículo 🙂

    Responder a Naru
  • Javato
    27/06/2006 | 11:29

    Una vez más, un interesantísimo artículo, espero con ilusión el siguiente post sobre los “gold farmer” 😀
    Un saludo

    Responder a Javato
  • Lagarto Juancho
    27/06/2006 | 12:45

    Jajajajajaajaj yo lo flipo menudo estudio. lo mejor es q hay gente q paga por eso jajajajaja quiero desde aqui decir q vendo mi equipo de Hattrick (otro juego online estilo pcfutbol, pero sin el simulador) se aceptan ofertas

    Responder a Lagarto Juancho
  • estela
    27/06/2006 | 13:07

    no tenia ni idea de que habia esa práctica, alucinada me quedo.

    Responder a estela
  • El Tipo de la Brocha
    27/06/2006 | 15:31

    Pasmoso el artículo, sí señor. Sin embargo, bien pensado, no resulta tan difícil de creer que algunas personas estuviesen, o estén, dispuestas a pagar dinero real por mercancías virtuales. Después de todo, el tiempo es oro, ¿no? Y el tiempo ganado puede dedicarse a otras actividades que tal vez sean más fructíferas.

    Ahora bien, yo, personalmente, antes amaestraría a un mono y le pondría delante de la pantalla nueve horas día que gastarme dinero por un producto intangible.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Gosku
    27/06/2006 | 16:26

    Grandioso artículo. También dije yo algo referente a los Gold Farmers en su día.

    Dejo un enlace a un pequeño documental sobre ellos:
    *EDITADO, podréis verlo en el próximo artículo*

    Responder a Gosku
  • Wimer figueroa
    27/06/2006 | 16:36

    ¡Que barbaro! Ese Edward si que es un cerebro. ¡Miren a lo que puede llegar una persona cuando se propone algo! Esos son los potenciales lìdeeres que no han surgido todavia. Amigos, imaginense lo que sería de este mundo si dejaran el control en manos de la generación nintendo….

    Responder a Wimer figueroa
  • q256
    27/06/2006 | 16:39

    Gosku, ese vídeo lo tenía preparado para la segunda parte del artículo. Me he tomado la libertad de editar tu comentario para no desvelar la sorpresa ;).

    Responder a q256
  • Wimer figueroa
    27/06/2006 | 16:51

    Oigan, quiero contarles algo sucedido hace poco. Me jugaron una broma que me paró los pelos de punta. Llegué a mi lugar de trabajo y el portero no me dejaba entrar, decía que yo no era personal de allí. Hice llamar al jefe y este respondió que nunca me había visto y que yo estaba loco. Ante mi impaciencia y desespero llamaron a la policia, la cual me llevo preso y me metieron en un calabozo. Hice llamar a mi familia y cuando llegaron dijeron que nunca me habian visto. Pensando en que había enloquecido me puse a llorar de la desesperación. Cuando de repente estando en la celda, llegaron todos y dijeron: ¡Feliz Cumpleaños! No sabía si reir o llorar. Fue planificado por un amigo de la infancia al cual una vez le jugué una broma y me dijo que algún día se la iba a cobrar. ¡Coño…25 años después!…El Crack

    Responder a Wimer figueroa
  • Wimer figueroa
    27/06/2006 | 16:53

    Perdón:¡Stela siempre bella!….El Crack

    Responder a Wimer figueroa
  • q256
    27/06/2006 | 17:01

    Wilmer, si aplicara mi propio criterio que dice que: “Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad”, tendría que quitar tu comentario.

    Pero tu anécdota es tan buena que tengo que dejarla :). Un saludo crack! 😉

    Responder a q256
  • Gosku
    27/06/2006 | 18:24

    Ok. Lo puse para ampliar información, pero ya veo que vienes con los deberes hechos 🙂

    Saludos virtuales.

    Responder a Gosku

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.