Mar
2
2009

La recreativa de ‘Double Dragon’: mi momento de fama

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

double_dragon_video_liderPensando en cómo podía comenzar mi andadura en ion litio me vinieron muchas ideas a la cabeza. Pero después de planteármelo mucho pensé que la mejor forma de entrar a una familia era mostrarme tal y como soy. Para ello he elegido uno de los relatos de mi infancia que más me marcó. Espero que más de uno se sienta identificado y os haga recordar grandes momentos que ya hemos dejado todos un poco atrás.

Nunca saldré en la revistas del corazón por haberme acostado con una famosa, ni ganaré millones en algún programa de televisión. Tampoco escribiré un best-seller ni creo que sea el primero en encontrar vida fuera del planeta Tierra, pero sí puedo afirmar, ¡Yo he tenido mi momento de fama! Os lo voy a contar…

Para situarnos debemos hacer un esfuerzo para retroceder al pasado, a nuestros años mozos, en los que la decisión más importante que debíamos tomar era si tomábamos la leche con Cola Cao o con Nesquick.

Os voy a poner en situación… típica tarde de verano… mucho calor por las calles del pueblo… Andando tranquilamente con tus bermudas, camiseta de Phoskitos y zapatillas Victoria… cuando de repente, te encuentras con tu amigo Juan.

– ¿Sabes lo que han puesto en el bar?
– No… acabo de salir de casa…
– ¡¡Han puesto una máquina recreativa!!, «Double Dragon» se llama.

Aun no lo sabías, pero ese nuevo invento iba a ser el causante de la pérdida parcial y en algunos casos límite, de la pérdida total de tu paga semanal, que por aquella época estaría en torno a las 100 pesetas. La cantidad de cosas que podías hacer con 100 pesetas…

Si lo comparamos con algún juego actual, evidentemente saldría perdiendo, en cuanto a gráficos, historia… etc, pero a lo que no le ganaba nadie era a vicio… y os lo dice un profesional de las recreativas. El juego en si no era nada llamativo. Dos tíos andando por una calle, yendo de arriba abajo y cascando mamporros a todos los malotes que iban apareciendo.

Después de unas semanas de entrenamiento serio, y por tanto de derroche monetario, llegaba el gran día, el día en el que te preparabas para batir a la máquina, el día esperado por todos los grandes jugadores de recreativas de bares, el día que subías al Olimpo.

Double Dragon - Pantalla de títuloAsí que te plantabas delante del dichoso aparato, normalmente con un compañero de partida, ya que de todos es sabido que entre dos los juegos son más fáciles. El bolsillo lleno de monedas, a ser posible de veinte duros. Si el dueño del bar no era muy rata, puede ser que por 100 pesetas te diese 5 partidas, una de regalo. Agarrabas fuertemente el mando… colocabas las manos sobre los botones… Insert coin… Push 2P y ¡¡ A jugar!!

Como el vicio ya era tan grande, las primeras pantallas te las hacías con los ojos cerrados y sin gastar demasiados créditos, pero la cosa se iba poniendo cada vez más difícil… A medida que las pantallas pasaban por delante de tus ojos la expectación iba en aumento, a tu alrededor se iba formando un círculo de público juvenil ansioso por conocer las imágenes finales del videojuego.

La voz, sobre la hazaña que estaba a punto de llevarse a cabo, se corría por todo el pueblo y numerosas personas se aproximaban a verlo, lo que beneficiaba también en parte al dueño del bar… al final salíamos todos ganando. Incluso siempre estaba el típico niño solidario que te prestaba su dinero para poder continuar con el logro… En ese momento te sentías en la cima del mundo…

Pero llegaba el gran momento… y os teníais que enfrentar al jefe final… Willy, el jefe de la banda de los malotes, que con sólo una de las balas de su metralleta te quitaba una vida. Una vez llegados a ese punto, ya no se podía parar, si te dejabas la paga de 1 mes en la máquina daba igual, tu público esperaba que lo dieses todo.

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. He visto lágrimas delante de una recreativa mirando como descendía la cuenta atrás del Insert Coin por no tener dinero para continuar… He llegado a ver como la gente mendigaba cinco duros a los asistentes para poder conseguir la victoria… He visto grandes sueños tirados por la borda por 25 míseras pesetas…

Double Dragon - Pelea callejera

La afición estallaba en gritos y abrazos cuando conseguíais derrotar al líder final. El bar era una auténtica fiesta y todo el mundo se disponía a observar los créditos finales, algo verdaderamente insulso, ya que consistía en ver pasar una lista interminable de nombres chinos por la pantalla, cuando de repente saltaba el típico listo:

– ¡Qué todavía no habéis terminado el juego!, ahora os tenéis que pegar entre vosotros.

¿Tantas horas juntos colaborando para pasarnos millones de pantallas, matando matones de todos los estilos para ahora terminar dándonos guantazos entre nosotros? No es justo… ¿Pero a quién le importa la justicia? Lo importante era ser el vencedor supremo, así que nos enzarzábamos en un duelo a muerte, en el que, si mal no recuerdo, las apuestas corrieron como la pólvora entre los asistentes a tan magno evento…

Sí, ya se que lo estáis pensando… ¿Ganaste?… No, fui el perdedor… En un ataque de nervios por la pelea fratricida que se avecinaba tiré del mando para abajo y caí en los pinchos, quedando ensartado cual pinchito moruno. Mi compañero se llevó toda la gloria, todos los agasajos, el beso de la chica, salió a hombros del bar… Me había robado mi momento de fama… A partir de ese día no volvimos a dirigirnos la palabra… y yo, ahora, 15 años después de aquello, todavía voy vagando cada noche por los bares buscando una máquina recreativa donde esté el maldito ‘Double Dragon’ para poder machacar a Willy y recibir el beso de la chica que tanto merezco…

También en ion litio…

Mis videojuegos favoritos
Street Fighter
Pac-Man

Etiquetas: ,

Categorías: Videojuegos

31 comentarios

  • aik
    2/03/2009 | 7:18

    Bienvenido Pincho moruno. Reconocer tus defectos y asumir las derrotas te hace más merecedor del beso de aquella chica sin duda. Estoy seguro que esa máquina te enseñó mucho más que algunos profesores y sólo por 25 pesetas 😉

    Buen comienzo.

    1bst

    AIK

    Responder a aik
  • Capuleto
    2/03/2009 | 9:06

    Gran juego y gran banda sonora, pero me quedo con la versión en 8bits de la Master System II.

    Responder a Capuleto
  • Álvarez del Vayo
    2/03/2009 | 10:01

    Todo un relato épico con final trágico incluido je je je

    Ansioso espero el siguiente artículo 😀

    Responder a Álvarez del Vayo
  • Leon
    2/03/2009 | 11:03

    Y yo que nunca conoci recreativa del Double Dragon … por donde yo vivía eran todas del Final Fight.

    Buen estreno en el blog por cierto, suerte en el futuro.

    Responder a Leon
  • kofmaster
    2/03/2009 | 12:49

    Que buena historia xD, dirigele la palabra al pobre no tiene la culpa D: , ya me imagino los gritos en el bar cuando terminaron la partida xD.

    Responder a kofmaster
  • Huinen
    2/03/2009 | 12:51

    Algo parecido he escuchado yo en cierto programa de videojuegos llamado Game Over…

    Responder a Huinen
  • Exclamation
    2/03/2009 | 14:07

    Gran articulo jovenzuelo. Lo único malo es que has puesto una imagen del Double Dragon de Neo Geo. Feliz y dades por el articulo.

    Responder a Exclamation
  • Blargg
    2/03/2009 | 15:24

    que final tan….dramatico XD

    Responder a Blargg
  • Ignacio
    2/03/2009 | 15:24

    Joder…la historia de mi vida…….

    Responder a Ignacio
  • Retroyonki
    2/03/2009 | 15:49

    jar, que regresión acabo de tener tío. Yo era un auténtico ludópata de esa máquina. Que tiempos! Felicidades, muy buen comienzo.

    Responder a Retroyonki
  • Jarkendia
    2/03/2009 | 15:57

    «a tu alrededor se iba formando un círculo de público juvenil ansioso por conocer las imágenes finales del videojuego»

    Y tan cierto. Eran otros tiempos, sin duda 😀

    Gran debut, mariog. Me ha encantado tu entrada 😉

    Responder a Jarkendia
  • Manchitas
    2/03/2009 | 16:16

    Pues ahora lo de la época era termianr el jhuego y poder observar imágenes fuera de la monotonía del transcurso del juego, así como un personaje distinto a los enemigos. Era emocionante ver una pantalla tipo comic…aunque pasados los años y con emuladores de primera mano logras terminar con la incognita de los finales de los juegos que no te dejaban dormir para descubrir un final cutre e incoherente, pero la emoción de las «maquinitas» como les decíamos en México no tiene comparación.

    Responder a Manchitas
  • Kristo
    2/03/2009 | 16:42

    Que buena la historia! Ya no se viven esos momentos de tensión en las recre, que lo dabas todo por no defraudar a ese chaval (normalmente más pequeño) que se quedaba mirando cómo jugabas. Los jugadores nos debemos a nuestro público! No los defraudes! xD

    Responder a Kristo
  • Dani
    2/03/2009 | 17:57

    Mi momento de gloria fue con la recreativa del Knights of the Round… la de dinero que me gasté en ella.

    Responder a Dani
  • Dani
    2/03/2009 | 17:58

    Ah, por cierto, muy buen post para empezar por aquí (¿por que es el primero no?).

    Responder a Dani
  • Alfonso
    2/03/2009 | 19:32

    Los tiempos y los videojuegos han cambiado demasiado… Pero se agradece leer una buena prosa como la tuya para recordarlos y recordarnos que nos hacemos irremediablemente viejos. Y es que ni los cambios ni los años tienen remedio. Felicidades por el artículo ante todo. Demuestra que mereciste el beso de la chica.

    Responder a Alfonso
  • Makata-kun
    2/03/2009 | 19:39

    Como olvidar al amiguito que te da ficha para que sigas jugando… si lo recuerdo… incluso yo hice eso…
    Lo que más pena y bronca me daba es que luego, cuando ya ponías tu nombre de 3 siglas, al día siguiente desaparecía, como si nunca hubiera pasado… porque obviamente apagaban las máquinas y eso costaba asimilar.

    SaludoS

    Responder a Makata-kun
  • El Tipo de la Brocha
    2/03/2009 | 20:21

    Un artículo encomiable. Y excelente carta de presentación también.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Templario
    2/03/2009 | 20:22

    Jaja, pues mi momento de gloria ocurrió hace 3 o 4 años, me encontraba jugando Metal Slug 3 en maquinita y extrañamente se formo un circulo de personas a mi alrededor, total que pase las 4 primeras misiones con una sola moneda y me «mato» el jefe de la misión 5.

    Se sintió bien raro ser el centro de atención, XD.

    Buen post, y creeme que me identifique mucho. Saludos y espero leer más articulos tuyos. Hasta pronto.

    Responder a Templario
  • Clavito
    2/03/2009 | 22:25

    ¡¡Bienvenido Mariog!!

    Tu primer artículo me ha despertado más de una carcajada y más de un buen recuerdo.

    Enhorabuena y que tus andanzas por ionlitio te enriquezcan y nos enriquezcan también a los lectores.

    Responder a Clavito
  • Manuel
    2/03/2009 | 22:57

    Joé… como te comprendo, muchos tuvimos uno de esos momentos de fama en algún salón recreativo… el Robocop, una de guerrilleros…

    Daba igual cuántas consiguieras terminarte, siempre había más y más máquinas por las que seguir derrochando la paga semanal…

    Por cierto, entre cola-cao y nesquik, me decanto por el primero. 🙂

    Responder a Manuel
  • zordor
    3/03/2009 | 1:44

    Muy interesante el artículo, pero lo siento y tengo que decirlo seguramente esos «chinos» de los que hablas fueran japoneses 🙂 El boss no hubiera tenido este fallo 😉

    Responder a zordor
  • riku
    3/03/2009 | 4:04

    epico, simplemente epico….se me hace dificil de creer eso de que se juntaban montones de personas en el bar por solo ver jugar a dos tipos double dragon pero ¿quien soy yo para decir lo contrario? soy solo un crio (como dicen ustedes los españoles)

    aun asi buena historia, realmente me emociono

    bye

    Responder a riku
  • Manchitas
    3/03/2009 | 17:36

    Lo nostálgico es recordar la formación de monedas en la pantalla, una tras otra de cien $ con V. Carranza, recordar que en general todos los que iban a las maquinitas era proque se desviaban de la compra de tortillas y luego se gastaban ese dinero ahí, nostalgico recordar al abuson que te jalaba la melena y se hacía el tonto, o te echaba humo de cigarrillo en el cabello quedando una bola de humo; también recordar como te robaban las monedas que estaban formadas en la pantalla y a los padres que iban por sus críos a punta de riatazos o chanclazos porque ya se habían tardado con las tortillas. Realmente me cuadran las reseñas, aunque soy de México creo que la generación ochentera(aunque yo haya nacido a finales de los setentes)tenemos mucho en común …

    Responder a Manchitas
  • La Chanza
    4/03/2009 | 21:01

    Welcome mariog

    Las viciadas que me he hechado con mi primo a este juego en la mega drive.

    Responder a La Chanza
  • Zinobi
    5/03/2009 | 11:08

    La verdad es que yo tambien tengo nostalgia de aquella epoca donde en cada pueblo tenia como minimo un salon recreatico y nos juntabamos unos cuantos amigos para gastarnos las pagas que nos daban nuestros padres.

    Que tiempos.

    Responder a Zinobi
  • verserker
    10/03/2009 | 18:11

    muy bueno ajjajaj

    Responder a verserker
  • Marlon
    17/03/2009 | 0:37

    bien exelente si tienes msn pasamelo seria de buena onda hablar de los viejos juegos. siempre he querido saber y recordar aquel juego de peleas callejeras que tu le dabas paliza y paliza y segun la pelea el jugador se hiba poniendo rojo y al final el golpe acertado y llegaba una ambulancia a recogerlo y pasabas al siguiente pueblo a pelear con otro. si alguien sabe me puede mandar un mp a mi correo chicosexi87@hotmail.com

    Responder a Marlon
  • Ktana
    3/08/2009 | 10:43

    Yo iba andando hasta los recreativos SIN CORRER, pensaba que si iba sin correr estaría libre cuando yo llegara, pues habían unas colas para jugar impresionantes.

    Como ya han comentado LA HISTORIA DE MI VIDA 😉

    Responder a Ktana
  • miguel
    21/09/2009 | 22:33

    double dragon, uno de tantos juegos de bares y salas recreativas, yo me pegaba unas sesiones, muy buena historia la de mariog me identifico completamente con él menos con lo de la pelea y pincho moruno, con 25 pts y a dobles me la pase una vez.

    Responder a miguel
  • jauma80
    24/05/2011 | 15:30

    En una heladeria que habia junto a mi colegio se formaban aglomeraciones para jugar al TOKI, recuerdo que una vez consegui pasarmelo con 50 pts, ese fue mi momento de gloria.
    Tambien recuerdo que la maestra fue una tarde a la heladeria diciendo que entraramos a clase porque siempre se nos hacia super tarde alli con el vicio, jiji.

    Responder a jauma80

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.