Nov
24
2010

‘V’, la miniserie

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

V, la miniserie - PortadaAh, lectores, ¿cómo pudisteis leer un artículo sobre «V» y no dejar tropecientos comentarios? Que hicierais eso con mi recapitulación de «Licencia para matar» tiene un pase, porque esta película la han visto tres personas: Clint Eastwood, uno de los comentaristas del blog y yo; pero con «V»… vergüenza debería daros.

Así que, como castigo, y aunque mucho más tarde de lo que debería, voy a recapitular las tres largas horas de «V», la miniserie. Y si os portáis mal, haré lo mismo con «V: La batalla final» y los 19 episodios que la siguieron. A lo mejor creéis que esto es bueno, pero eso es porque no habéis tenido en cuenta que yo moriría de puro aborrecimiento durante el proceso, ahogado en mi propio vómito. Y no querréis cometer ese crimen, ¿verdad que no?

Los lagartos del espacio son nuestros amigos

Esta es la segunda vez que voy a tragarme «V» estando en plena posesión de mis facultades mentales, y, sinceramente, me están entrando ganas de llorar. En serio, ¿tenéis idea de lo cutre que es? No mejoraría ni cambiándole toda la banda sonora por temas de British Steel. En fin, será mejor que eche otro trago de… ¿gel desincrustante? Jesús…

La serie empieza presentándonos al reportero y héroe en ciernes Mike Donovan (Marc Singer, cuya actuación en esta cinta canta tanto como su apellido; ¡badabum-bish!). Donovan se encuentra en un país sin identificar, cubriendo la típica guerrilla entre hombrecitos morenos (los mismos que se desayunaba Arnie en «Commando»), cuando, de repente, las pinturas mate de unos platillos volantes cruzan el cielo. ¡Los Visitantes han llegado, y traen efectos especiales de risión!

V, la miniserie - Donovan y llegada de las naves

Los Visitantes, que vienen con los deberes hechos, utilizan su amplio conocimiento lingüístico para pedir unas pizzas de Domino’s y citarse con el secretario general de la ONU. El primer extraterrestre al que vemos, sorprendentemente, es «clavaico» a nosotros. Incluso viste como Michael Jackson en el videoclip de «Thriller», para integrarse mejor entre la juventud. Eso sí, el Visitante también tiene sus peculiaridades, como una voz rasposa a lo Kurt Cobain y unos ojos fotosensibles, que debe proteger con gafas de sol para que no le pase como a los nazis al final de «En busca del Arca perdida».

El Visitante se hace llamar John (porque los nombres extraterrestres son demasiado complicados, dice) y es el Comandante Supremo de la flota alienígena. John explica que su mundo tiene serios problemas de polución (¡adelante, Planeta!) y necesitan nuestra ayuda para fabricar no sé qué compuestos químicos y salvar su civilización; a cambio, compartirán su gran conocimiento y avanzada tecnología con nosotros.

Así pues, sus intenciones son pacíficas. No son lagartos del espacio ni pretenden robarnos el agua y procesarnos como alimento ni nada. Qué va.

V, la miniserie - Lanzadera extraterrestre y John

El secretario general y algunos periodistas, Donovan incluido, son invitados a la nave nodriza; una ocasión perfecta para familiarizarse con los Visitantes. Allí conocen a Diana (léase Daiana), la mala malísima de «V» y una de las pin-up más populares de los 80. Yo te quería, Jane Badler, aunque fueras una lagarta y luego salieras en «Flipper».

Diana es especial, y se nota porque es la única Visitante que lleva la cremallera de la chaqueta a media asta. Por otro lado, su mirada de arpía de telenovela venezolana nos advierte que no trama nada bueno. Cuidado, o se comerá a vuestro hámster.

Días después, se inaugura la primera refinería que trabajará en la fabricación de los compuestos que, presuntamente, salvarán el planeta de los Visitantes. Para demostrar nuestro buen gusto, recibimos a los técnicos alienígenas con la fanfarria de «La Guerra de las Galaxias», interpretada por la que, supongo, debe ser la banda del pueblo. Me gustaría haberme inventado esto, pero ocurre tal cual lo cuento. Y, por supuesto, nadie ve ningún problema en que un millar de tropas extraterrestres desciendan a nuestro planeta. No es nada sospechoso.

V, la miniserie - Diana y desembarco de tropas

A todo esto, y aunque no os lo he hecho notar hasta ahora, el ir y venir de personajes en esta cinta es inabarcable, y aunque nada me gustaría más que hablaros de todos ellos (salvo meter mis pelotas en un cajón y cerrarlo de golpe), os ahorraré ese sufrimiento.

De momento, lo que os interesa saber es que no todos los Visitantes son malos. Ahí tenemos, por ejemplo, a Willie, un currela que ni siquiera habla bien inglés y que está realmente convencido de que su raza de lagartos esclavistas y antropófagos ha viajado hasta la Tierra en misión de cooperación interplanetaria. Y si el rostro de Willie os resulta familiar, es porque se trata de Robert Englund, que aquí demuestra que sus registros como actor van más allá de deambular por Elm Street con unas cuchillas en la mano.

Y ya que he mencionado a Willie, no me resisto a hablar de la escena en la que rescata a un obrero de la refinería de una cámara que está a, atención, ¡300 grados bajo cero! Y aunque queramos creernos que la tecnología de los Visitantes se pasa las reglas de la física más elemental por el forro, ¿cómo demonios se supone que sobrevive una persona a esa temperatura? Es más, ¿por qué a Willie, que es un lagarto, no le afecta el fresquito en lo más mínimo? ¿No se supone que tiene sangre fría? Puñeteras lagartijas incosecuentes…

V, la miniserie - Willie al rescate

La gente se acostumbra rápidamente a los Visitantes, y nadie se preocupa mucho por su presencia… hasta que empieza el jaleo. Entre «El programa de Ana Rosa» y el «Sálvame diario», los medios revelan una conspiración cuyo objetivo es eliminar a los Visitantes y que implica a gran parte de la comunidad científica. Las primeras detenciones no se hacen esperar.

Donovan, que anda con la mosca detrás de la oreja, consigue infiltrarse en la nave nodriza de Diana. Y lo que descubre allí es aterrador. Primero, se entera de que la conspiración ha sido un montaje de los Visitantes, y luego, en una de las escenas más impactantes de la historia de la televisión, ¡ve un maniquí de Diana abriendo la boca enormemente para engullir una cobaya!, igual que si fuera una serpiente a la que estuvieran grabando para un documental (en la naturaleza, como todos sabéis, utilizan cubiertos).

Como colofón a este tour del horror, Donovan descubre que los Visitantes son en realidad lagartos del espacio con máscaras humanas. Y por ahí sí que no pasa. Una cosa es que cenen roedores, como los peruanos, y otra muy distinta que sean lagartijas travestidas. Si sus cadáveres pueden utilizarse para hacer zapatos y bolsos, deberían decirlo.

V, la miniserie - Diana comiendo y lagarto

Y por si las imágenes os saben a poco, aquí tenéis las escenas en vídeo: Diana cenando y el Visitante desenmascarado, cortesía de X-E.

Donovan, que ha grabado todo con su cámara tamaño minivan, lleva la cinta a la tele; pero ahora los Visitantes controlan todas las emisoras, y el vídeo de los lagartos gourmets no llega al público. ¡En su lugar solo ponen reposiciones de «El lagarto Juancho»! Nuestro héroe pasa a estar en busca y captura, y en el mundo entero se declara la ley marcial.

Mientras tanto, algunos individuos descontentos comienzan a reunirse en secreto para buscar una forma de detener a los Visitantes; es el germen de la Resistencia. En los Estados Unidos, que es el único lugar de la Tierra donde suceden cosas interesantes, la doctora Julie Parrish lleva la voz cantante. Más tarde también se incorpora Elias, un macarrilla al que todo le importa un bledo hasta que su hermano, que era el niño bueno de la familia, muere luchando contra los Visitantes. ¿Es que esta gente no sabe reconocer un trabajo para Superman cuando lo ve?

V, la miniserie - Ley marcial y Julie

En las calles, algunos niños se dedican a pintarrajear con spray los pósteres que los alienígenas han colgado por todas partes con el mensaje «Los Visitantes son tus amigos, no lagartos del espacio que vienen a comerse a tus padres. ¡En serio! Manteneos limpios y bien alimentados, por favor. Y comprad nuestras alucinantes figuras de acción».

Abraham, un viejo judío que sobrevivió al holocausto nazi y que no he mencionado hasta ahora por pereza, coge prestado un spray y pinta una V encima de uno de los pósteres. «V de victoria», dice el viejo. O de vasectomía. O de ventrílocuo. Con el boca a boca, al final quién sabe lo que dirá la gente.

V, la miniserie - Abraham y póster

A la vuelta de publicidad, Donovan recorre las calles en un descapotable, sin duda el medio de transporte más seguro cuando uno está en busca y captura. En su antiguo vecindario, un chico le dice que los Visitantes han capturado a todo el mundo, incluidos su hijo y su ex mujer (interpretada por la madre de «Los problemas crecen», ¡desfile de estrellas!). Ostensiblemente poco afectado por la noticia, Donovan entra en casa de su ex para recuperar una llave maestra alienígena, que había encontrado de chiripa en una caja de cereales o algo así y regalado a su hijo.

Acompañado de un amigo oriental (habilidades ninja no incluidas), Donovan se infiltra en una de las fábricas de los Visitantes con la intención de colarse en un caza y subir de nuevo a la nave nodriza de Diana.

Tras un fugaz intercambio de disparos láser, un lagarto ciega con un lapo tóxico al compañero chino de Donovan, y el propio Donovan, privado momentáneamente de su escudo de lucimiento por razones del guión, es alcanzado por otro lagarto que, casualmente, llevaba su rifle en posición de «no matar».

V, la miniserie - La llave maestra y Donovan y Tony

Donovan despierta en la nave nodriza recibiendo atención médica de una lagarta rubia y maciza con cara de querer flirtear con él. Puestos a llevar máscaras, al menos que sean de portada de «Elle», ¿no?

Sin embargo, antes de que pueda intimar con la desconocida, Donovan es conducido a presencia de Diana, que pretende lavarle el cerebro y convertirlo en un esclavo más para su raza. Pero nuestro héroe es afortunado y cuenta con la ayuda de un Visitante rebelde llamado Martin, que le explica que no todos los lagartos están de acuerdo con los métodos de su líder. La llamada Quinta Columna aboga por menos carne humana y más tortilla de patata y cerveza fría.

Siguiendo el plan de fuga de Martin, la lagarta rubia y maciza visita a Donovan en su celda y le ordena que se quite la ropa al tiempo que ella misma se desviste a toda prisa. Con tanta piel al descubierto, no estoy muy seguro de que Donovan se esté enterando de qué va el tema, pero ella le pide que se ponga su ropa (que, por supuesto, le queda como un guante, pese a la enorme diferencia de envergadura que hay entre ambos) y que la dispare para no levantar sospechas.

«Ni siquiera sé tu nombre», dice Donovan. «Es Bárbara», le contesta ella. Qué lástima que no vayamos a volver a verla. Probablemente no calentó la cama del productor adecuado. Adiós, Bárbara. Siempre te recordaré, al menos hasta que cambie de canal.

V, la miniserie - Martin y Bárbara

Donovan huye de la nave nodriza y, al poco de regresar a tierra, como va disfrazado de Visitante, es capturado por la Resistencia y conducido a su campamento. Como podéis observar, Donovan es un hombre de mundo y no para de ir de un lado para otro. ¿Ventajas? Pues como nunca pasa por casa, ahorra una barbaridad en luz, agua y calefacción.

En el campamento de la Resistencia, nuestro héroe conoce a Julie, que ahora camina con ayuda de un bastón, porque los Visitantes debieron herirla aprovechando el momento en el que bajé al supermercado a comprar lentejas. Malditos bastardos.

Aquí, casi contra mi voluntad, hago una pausa en la línea argumental principal, para presentaros a otra de nuestras protagonistas: Robin, la chica más boba e insufrible del planeta. ¿Sabéis esa clase de personaje que pone a todo el mundo de los nervios, como la fanática religiosa de «La niebla» o Jar Jar Binks? Pues esa es Robin, que, además está coladita por un Visitante llamado Brian, el Zac Efron de los lagartos.

Aprovechándose de esa repulsiva atracción, Diana decide someter a Robin a un experimento que atenta contra las leyes mismas de la naturaleza. ¿Recordáis aquel capítulo de «Los Simpson» en el que Bart intenta cruzar un hámster con un lagarto? Pues sustituid al hámster por Robin. Sí, es justo lo que estáis imaginando. Sin embargo, el resultado final de este fornicio intergaláctico no lo veremos en la miniserie, sino en «V: La batalla final», una epopeya de cuatro horas de duración que quizá me sienta con fuerzas de revisar en el año 2027.

V, la miniserie - Donovan y Julie, y Brian y Robin

Mientras Robin y Brian copulan como locos, la Resistencia comienza su guerra de guerrillas contra los Visitantes. ¿Y cómo hace frente una pandilla de homínidos desarrapados a las avanzadas armas alienígenas? Con semiautomáticas, cócteles molotov y… espejos. Ya sabéis, para dejarles deslumbrados.

Donovan, entre tanto, embarcado en su propia misión suicida, sube una vez más a la nave nodriza de Diana, cuyo sistema de seguridad debieron de instalar Pepe Gotera y Otilio. Allí, Martin le revela toda la verdad sobre la invasión: aparte de robar toda el agua de la Tierra, los lagartos están procesando como alimento a los humanos que capturan. Incluso han inventado una salsa que disimula el sabor a pollo reseco de los viejos.

El bueno de Donovan, que asume esta noticia con su tradicional estoicismo heroico, rescata a Robin, y luego huye en uno de los cazas de los Visitantes seguido de cerca por dos naves tripuladas por lagartos. Uf, menos mal que nuestro amigo estudió periodismo y tiene la asombrosa capacidad de aprender a pilotar naves alienígenas en el acto.

V, la miniserie - La Resistencia en acción y Donovan pilotando

Al tiempo que Donovan hace cabriolas increíbles para librarse de sus perseguidores, varias naves comandadas por Diana asaltan el campamento de la Resistencia. En medio de las explosiones y los tiros, Julie alcanza la catarsis del Nirvana, y todo comienza a moverse a cámara lenta mientras suena música coral de fondo. En este momento mágico y subnormal, Julie apunta con una pistola directamente a la nave de Diana, que, por suerte para Julie, tiene la peor puntería imaginable.

Antes de que la nave de Diana dé una segunda pasada y falle otros 347 disparos, Donovan llega al campamento a bordo de la nave robada, y descarga toda la fuerza de sus láseres contra el vehículo de Diana, que, en la segunda escena mítica de la miniserie, pierde parte de su máscara con el estallido.

Pese a su visible superioridad numérica y táctica (¿dónde habré visto yo eso?), los Visitantes huyen con el rabo entre las piernas.

V, la miniserie - Julie disparando y Diana al descubierto

La Resistencia ha ganado su primera batalla, pero la guerra acaba de comenzar. En cualquier caso, os doy la enhorabuena por haber llegado hasta aquí. Sois unos machotes.

Etiquetas: ,

Categorías: Cine-TV

27 comentarios

  • David
    24/11/2010 | 11:18

    Lo que si es triste y para ponerse a llorar es tu critica. Me ha costado horrores leerla entera, y lo digo de veras. Hoy en dia, es duro pero.. cualquiera puede ponerse a escribir en un blog y hacer una «critica» de una serie que, a dia de hoy nada tiene ya que demostrar pues tras 30 años y rompiendo los indicies de audiencia en su dia sigue conservando a sus seguidores con nostangia. Esa serie tiene seguidores, en todo el mundo, eso es evidente; tu.. seguro que no demasiados. Es mas, pondria la mano en el fuego que con mi comentario tendre mas seguidores que tu fijate.
    …Que tiempos aquellos en que para hacer un artículo habia que tener unos estudios y podias acabar trabajando en un prestigioso diario o en alguna revista. Ahora.. en lugar de lagartos que vienen a apoderarse de la tierra estamos siendo invadidos por incalificables, dejemoslo ahi, que se creen con derecho o con conocimiento periodistico y critico para escribir algo lo cual es simplemente basura hecha por gente que juegan a hacerse pasar como entendidos de la materia.
    Sinceramente lamentable

    Responder a David
  • gmassa
    24/11/2010 | 13:56

    No recuerdo que la serie fuese tan cutre! como nos traiciona la nostalgia.
    Incluso Diana comiéndose la cobaya me había llegado a asustar!

    Responder a gmassa
  • Lacra ESE C EFE
    24/11/2010 | 15:16

    ¡No muera Tipo de la Brocha! ¡Ud. es mi escrito favorito! La verdad solo veía esta serie y las películas por las chicas, que si eran lagartos y comían roedores no me importaba mucho.
    ¿Nunca hubo un momento de tetacas?

    Responder a Lacra ESE C EFE
  • periko76
    24/11/2010 | 17:48

    Pues macho, si tan cutre te parece esta serie y sus efectos, mejor que no veas el «remake» o actualizacion. Cambia las naves pintadas por CGI de los chinos, y el maquillaje cantoso por CGI de los chinos, y los decorados cutres por CGI de los chinos….y añadele unos actores anodinos y otro poco de CGI de los chinos.
    Con esto no quiero defender «V», ya en su dia pase de ella como de que me dieran por culo…solo decirte que pa cosas mierderas y mal hechas y que apestan a cutrez y a chichinabo, las que se hacen hoy dia con el puto CGI milagroso.
    Y lo mismo vale para el Coche Fantastico y las que vengan…

    Responder a periko76
  • humorojo
    24/11/2010 | 18:14

    Como se nota que se nos va la memoria. Entiendo que si ves la serie original ahora (la estan echando por ARagontv los miercoles a la madrugada y no me la pierdo) te de un poco de risa, han cambiado mucho las cosas y han avanzado de una forma vertiginosa, pero en la decada de los 80 nadie diria lo que tu estas diciendo. Era muy autentica y original, y la serie se hizo con las posibilidades de esa epoca. Supongo que dentro de 30 años te parecerá una cutrez cualquier peli de ciencia ficcion de ahora

    Responder a humorojo
  • Interesante
    24/11/2010 | 19:18

    Pues a riesgo de ser considerada frikie, a mi sí que me gustó esta serie, es más, es una de mis series preferidas. La escena de Diana comiéndose una rata mientras se le desencajaba la cara…es fascinante, es una pena que ya no se hagan series así.

    Responder a Interesante
  • ibaiondo
    24/11/2010 | 19:41

    Lo siento, o te gusta o no te gusta pero no admito lo de cutre, ni de lejos, Es muy facil escribir en Noviembre de 2010 sobre una serie de casi 30 años, llamarla cutre y quedarte tan ancho. Es patetico. Yo tengo mas de diez gazapos de perdidos, alguno de origen y podria seguir asi hasta cansarme. Esta bien que no te guste una serie, pero haberle buscado fallos cuando se emitia, no decadas despues, es rastrero. Para mi es una serie de culto, con todos sus fallos, COMO TODAS LAS SERIES DE CULTO

    Responder a ibaiondo
    • Seki
      12/11/2012 | 8:02

      «Esta bien que no te guste una serie, pero haberle buscado fallos cuando se emitia, no decadas despues, es rastrero.»

      Tenía un éxito internet por aquellos años 80 que no veas, me parece vergonzoso que el tipo de la brocha no escribiera su crítica por aquel entonces en esta web, rastrero!!!

      Aclaro, para las mentes más oxidadas: Estoy de broma, buen artículo!!!
      Ibailondo, tómatelo con humor hombre, que aunque nos gustase la serie en su momento, es cutre con ganas XD

  • Retroyonki
    24/11/2010 | 23:42

    ¿Está desapareciendo el sentido del humor del carácter humano? Viendo algunos comentarios está claro que si.

    Tipo de la Brocha, esta vez te has pasado de la raya, has traído la polémica a Ion Litio. Sólo espero que no lean lo que escribí yo sobre la serie…

    Por cierto, gran artículo, como siempre.

    Responder a Retroyonki
  • El Tipo de la Brocha
    25/11/2010 | 0:20

    @David: Te respondo por puntos, que será más fácil:

    1. La próxima vez que te esté costando leer un artículo, sigue este consejo: no continúes leyendo. Estarás perdiendo el tiempo y sufriendo por nada.

    2. No entiendo por qué comparas los seguidores de una serie de televisión estadounidense de los ochenta, que cosechó bastante éxito hasta que pasó al formato episódico, con los «seguidores» del colaborador de un blog español. Por comparar, ¿por qué no mi patrimonio con el de Bill Gates?

    3. ¿Seguidores de tu comentario? ¿Te refieres a gente que comparta tu opinión sobre la serie, que imagino que diferirá en mucho de la mía? ¿O a personas intransigentes que rechacen la opinión de los demás cuando no coincide con la suya?

    4. Tengo estudios y trabajo, a Dios gracias, y no preveo que me ponga a currar en «un prestigioso diario o en alguna revista», aunque a nivel profesional sí que he redactado varios artículos de mi ramo para algunos periódicos y revistas especializadas. Además, hasta donde me alcanza la razón, uno puede dar su opinión personal sobre una serie de televisión sin tener un extenso currículo de colaboraciones para medios escritos.

    5. ¿Incalificable? ¡Échale imaginación, hombre! Ponme un cero de nota o táchame de imbécil. Te quedarás más a gusto.

    6. No me creo con derecho a escribir, sino que lo tengo, como toda persona que viva en un país medianamente civilizado. El conocimiento crítico, entendido como el conocimiento para examinar y juzgar algo, lo tienen hasta los niños pequeños, ya que se puede criticar desde el mero gusto. Y el periodismo… no sé por qué lo mencionas. ¿Es que eres periodista o estudiante de periodismo y vagas frustrado por la vida porque nadie te da trabajo? Solo pregunto, porque evidentemente no lo sé. Pero si he acertado y resulta que no consigues curro, quizá deberías probar en incluir tildes en los textos que acompañen tus próximas solicitudes.

    7. ¿Basura? ¿Lamentable? Dime por qué, por favor. ¿Es basura porque no digo que la serie me parece una verdadera maravilla? ¿Por qué me burlo de ella? Me río igual de las series que me gustan. Los habituales del blog pueden confirmártelo.

    8. Esto es un blog en el que los redactores escribimos por gusto y porque no entretiene hacerlo. Nada más. Los incentivos fiscales aún están por llegar.

    @gmassa: A mí en su día esa escena no me llegó a asustar, pero me dejó muy impresionado. Lo suficiente como para que me acojonase la parte en la que Donovan desenmascara al lagarto.

    @Lacra ESE C EFE: Nunca hubo momento tetacas. Pero Julie llevó un traje muy ajustado y la hija de Robin se desarrolló muy bien.

    @periko76: Vi el primer capítulo y alguno más suelto. La nueva serie partió con ventaja y, en mi opinión, supo aprovecharla. Hasta donde yo vi, iba por buen camino.

    @humorojo: No niego que la serie fuera auténtica y original y que me gustase cuando era pequeño, pero siempre fue cutre. Que los efectos especiales no sean como los de ahora es lógico. Pero en aquella fecha ya se podían conseguir efectos más realistas usando pinturas mate y, desde luego, no había ninguna ley que te obligase a utilizar los mismos planos una y otra vez para reducir gastos. Eso era lo cutre y opino que en los años ochenta eran muy capaces de valorar ese tipo de defectos. Y luego estaba también la parte de los descalabros argumentales, de la que podríamos hablar largo y tendido.

    En cualquier caso, me conozco al dedillo varias series y películas de ciencia-ficción de hace más de treinta años, y muchas no me parecen cutres y otras me lo parecen y no por ello han dejado de gustarme.

    @ibaiondo: Te digo tres cuartas partes de lo mismo que a humorojo. Creo que el término «cutre», en cuanto descuidado y de poca calidad, se puede aplicar a gran parte de la serie. A lo mejor escribo un artículo con el título «¿Por qué ‘V’ era tan cutre?» e incluyo únicamente un listado de todas las veces que repitieron planos de los cazas de los visitantes.

    @Retroyonki: Ya ves, y mira que yo escribo siempre con intención de alegrar el día a la gente. Por si acaso, diré que… ¡Retroyonki me obligó! ¡Coméoslo a él!

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • aioras
    25/11/2010 | 2:08

    eres mi idolo tipo de la brocha, sigue en tu linea,muy divertido como siempre.

    Responder a aioras
  • anticutre
    25/11/2010 | 5:12

    Joder, amigo De La Brocha… te cargaste encima a todo el club de fans de V (esos son como la resistencia, atacan juntos y en guerrilla). Ni modo, los que siempre te leemos (aunque poco comentemos) sabemos de qué va tu estilo. Leer un artículo en Ionlitio siempre será mejor que ver diez segundos de esa serie cutre (y ya en 1985 era cutre, yo estuve alli).

    De acuerdo con Retroyonki, este fue uno de los mejores artículos. Que me he partido de risa con lo de que Donovan ve un maniquí de Diana abriendo la boca enormemente para engullir una cobaya. Clásico!

    Responder a anticutre
  • Siegfried
    25/11/2010 | 10:36

    «V» es cutre, no es revisionable, solo hay que remitirse a las cadenas, hay muchas series cutres pero que se ppueden volver a ver sin que te den convulsiones estomacales, El coche fantastico, El equipo A por ejemplo son series que se dejan ver porque ves capitulos sueltos y entretienen, pero «V» no se deja ver. Pero solo es mi opinion, la cual debe ser tomada como verdad unica y absoluta y los que difieran de ella deben ser apresados y torturados hasta morir.

    Responder a Siegfried
  • jagi
    25/11/2010 | 10:38

    coincido con Retroyonki ¿Donde esta la inteligencia y el sentido del humor actualmente?
    Tipo de la brocha dáles caña!!!

    Responder a jagi
  • Lacra ESE C EFE
    25/11/2010 | 14:23

    ¡Já! No me di cuenta del primer comentario hasta que leí la respuesta del Tipo de la Brocha. Así de trascendente fue. Y pensar que todo lo que dijo se le aplica.

    ¡Tipo de la Brocha, aplastalo!

    Responder a Lacra ESE C EFE
  • terminento
    25/11/2010 | 14:36

    Bueno buenoooooooo….

    Cómo se pone el personal por un artículo en clave de humor, en una página en clave de humor…

    Dentro de poco estos tíos se pondrán en plan Jay y Bob el silencioso e irán a sabotear el rodaje de la última de Leslie Nielsen tildándola de «insustancial y poco realista».
    Y los fans de Leslie Nielsen, al ver que le sacan defectos a su trabajo, saldrán a su encuentro en la batalla alegando que «quieren destrozar su nostalgia y el recuerdo de un clásico»…

    Ahora a mucha gente le ha dado porque todo tiene que ser serio y tal, en cuanto una serie de ahora no es la segunda venida de Cristo la corren a leches en internet. Lo mismo con los videojuegos, las películas y hasta los cómics (. Y si me apuran, hasta los artículos de blogs, léase el comentario del señor David, el cual desconozco si padece de un brote de hemorroides que justifique su furia descontrolada).

    Mecagüen la mar, que esas cosas de los 80 y 90 fueran algo cutres era parte del encanto y la inocencia que tenían, ¡y por eso molaban!

    Nadie criticaba que el coche fantástico va de un macarra que tiene un puto coche parlante, o que Contra va de dos macarras que disparan a todo lo que se mueve porque sí, ni le sacaban pegas a Robocop argumentando que es un robot macarra que se toma la justicia por su mano por encima de la ley, ni pretendían que en un cómic marvel hubiese un motivo por el cual un macarra fuese vestido de mamarracho de colorines zurrando a otros macarras.

    Lo que es a mí, estas cosas me gustan, y precísamente porque me gustan acepto que tienen defectos, y si alguien, como el cojonudo tío de la brocha, los sacase a colación en clave de cachondeo, me reiría y me lo tomaría bien, porque, qué coño, ¡lleva razón!

    Conclusiones:
    1) La gente no sabe divertirse, o vuelca sus frustraciones sobre estas cosas a causa de una forzosa falta de sexo.

    2) En los 80 y 90 había muchos macarras.

    Responder a terminento
  • q256
    25/11/2010 | 16:26

    Había visto discusiones de este calado sobre videojuegos, sector donde la gente es, digámoslo así, muy «apasionada» de una plataforma o compañía concreta, pero es la primera vez que veo un debate tan encendido sobre la calidad (o no) de una vieja serie televisiva. Está claro que has tocado un tema sensible, Tipo de la Brocha…

    Responder a q256
  • rakle89
    25/11/2010 | 16:43

    La que acabas de liar con un simple artículo, Tipo de la Brocha. Estarás contento XD
    Pues a mí el artículo me ha hecho gracia, como la mayoría que hay aquí en el blog (por eso lo sigo, mayormente, aunque no suelo comentar), y no entiendo la polémica que se acaba de montar… En fin, yo estoy de tu parte, aunque importe poco XD
    ¡Sigue así, a reconocer lo cutre como lo que es!

    Responder a rakle89
  • gmassa
    25/11/2010 | 21:07

    Solo quiero decir, que muchas veces disfruto viendo series cutres, mas o menos tal y como comenta nuestro compatriota Siegfried.

    Para mi la palabra cutre la mayoría de veces no es ningún insulto, colaboro en un programa de radio y mi sección trata sobre temas de nuestra infancia (y digo nuestra porque más o menos todos los de este blog somos de la misma quinta), y la de veces que he usado cutre para hablar sobre la ropa que llevábamos, personajes de la televisión, juguetes, anuncios y cómo no, series de televisión.

    «Cutre» es un adjetivo que uso junto con pasado de moda, guay, molón, friki, viejo, pixelado, etc. por decir algunos, y siempre hacen aflorar mi nostalgia.

    Y solamente hablo de esta palabra, ni tan siquiera entro en otros temas que también parece que ofenden.

    Cada vez que leo un artículo de este blog siento este sentimineto, me gusta, me hace sentir «viejo» y otra vez pequeño. Leo la OPINIÓN de sus colaboradores, nos reímos con sus artículos, descubrimos cosas nuevas…
    Para mí este es el espíritu de este blog, y el que no quiera leerlo o no le guste no hace falta que se torture con cada uno de sus artículos, porque que yo sepa, aquí jamás se ha ofendido a nadie ni a nada, ni se obliga a la gente a leerlo.

    He dicho!

    Responder a gmassa
  • Di_ego
    26/11/2010 | 4:05

    cualquiera puede ponerse a escribir en un blog

    Responder a Di_ego
  • Carnby
    26/11/2010 | 7:43
  • terminento
    29/11/2010 | 10:56

    Joooo…
    El otro día hice un comentario sobre Leslie Nielsen.
    Pues el pobrecico se ha muerto por complicaciones de una neumonía.
    Descanse en paz.

    Responder a terminento
  • meitantei holmes
    1/12/2010 | 18:13

    Tipo de la brocha muy bien respondido al trol de la primera fila. Si no tiene sentido del humor …para que narizes entra en este blog??? Aparte creo que es la unica persona de la que he oido defender esta serie con tanta rabia. Si te pajeas con V, no es nuestro problema compañero. Y si, V ya era cutre desde el dia que aterrizó. Me parecia mas original Alien Nación por ejemplo.

    Yo tambien discrepo en tus articulos….quiero que sean mas largooooos!!!!! Me entretienen cosa mala, aparte de ser de esas pajinas que abres todos los dias por necesidad, como cagar.

    Sigue asi tio.

    Pido un articulo del gran Leslie Nielsen, descanse en paz gran genio!!!

    Responder a meitantei holmes
  • Meitantei@Holmes
    3/12/2010 | 1:44

    Por cierto tipo de la brocha seguro que me ayudas a encontrar el titulo de una serie de animación que emitian en la 2, te explico lo qué recuerdo :

    Trataba sobre unas criaturas que se alimentaban de los sueños ( que se representaban en forma de burbuja) de los habitantes de un planeta, de los buenos por asi decirlo. Estos últimos eran de color verde, eso si lo recuerdo y creo recordar que los malos tenian una nariz bastante grande. No puedo recordar mucho más lo siento. Podras ayudarme??? Tu que eres el baul de los recuerdos??? Jajajajajajaj Gracias

    Responder a Meitantei@Holmes
  • Jonathan
    19/01/2011 | 7:10

    Lo que de verdad es lamentable es tu xenofobia (sobre los peruanos), no puedo creer que aún existan personas que critican la gastronomía de otro país solo por considerarla rara, me das lástima.
    Bueno, adiós.

    Responder a Jonathan
  • El Tipo de la Brocha
    19/01/2011 | 21:40

    @Jonathan: Me veo obligado a contestar aunque no obtenga respuesta. ¿Cuál es la crítica? ¿Qué xenofobia? Falta de comprensión lectora es lo que le achaco, caballero.

    Responder a El Tipo de la Brocha

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.