Oct
28
2008

Pesadilla en Elm Street: Dreams Warriors

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Pesadilla en Elm Street 3 - PósterCitando a Murray, la todopoderosa calavera demoníaca: ¡BWAHAHAHAHAHA! Bienvenidos a bordo, mortales. Espero que vengáis preparados para leer la primera y más terrorífica entrada del especial de Halloween de ion litio, un navío condenado a surcar eternamente las aguas del pasado entre películas en VHS, videoconsolas de 8 bits y cereales peligrosamente azucarados.

Hoy repasaremos la tercera película de Freddy Krueger: «Pesadilla en Elm Street 3: Dreams Warriors», escrita por el genio del horror Wes Craven y protagonizada por Robert Englund, siempre espeluznante en su papel del asesino onírico favorito de los niños.

Los que no estéis ciegos habréis reparado en que la cinta lleva el subtítulo «Dreams Warriors» o, lo que es lo mismo, los Guerreros de los Sueños. Y la frontera entre los sueños y las pesadillas puede ser imperceptible, ¿verdad? ¡BWAHAHAHAHAHA! Y tal vez, solo tal vez, el hecho de que la «s» de la palabra «dreams» no figure en el título de la versión original forme parte de un plan diabólico de la distribuidora en España para… ¡ABRIR LAS PUERTAS DEL INFIERNO!

O quizá fue un descuido. Cualquiera sabe.

Es una noche oscura y aterradora. Kristen (una jovencísima Patricia Arquette) está construyendo con palos de helado, papel de periódico y pegamento una réplica del número 1428 de la calle Elm, ignorante de que las siguientes escenas formarán parte de ¡un videoclip de Dokken! Algo realmente espantoso. Y pegadizo.

Kristen tiene horribles pesadillas, y para evitar quedarse dormida pone música a todo trapo y toma café instantáneo mezclado con refresco de cola. Este método, por desgracia, no vale un clavo, y, al rato, Kristen se queda dormida.

Si quería mantenerse despierta, lo que debería haber hecho es probar el café de la máquina de mi oficina. No te deja pegar ojo hasta el miércoles. Es difícil saber exactamente qué miércoles, pero nunca es el próximo.

Pesadilla en Elm Street 3 - Kristen haciendo manualidades

En su sueño, Kristen se levanta delante de la infame casa de la calle Elm, que está un poco más desvencijada de como la recordaba de «Pesadilla en Elm Street 2». Frente al caserón, unos niños juegan inocentemente mientras entonan una canción infantil:

Uno, dos, Freddy viene por ti. Tres, cuatro, cierra la puerta. Cinco, seis, coge un crucifijo…

No sé a vosotros, pero a mí estos críos siempre me han dado más repelús que Freddy Krueger, que, a fin de cuentas, parece Eduardo Manostijeras con una dermatitis del carajo.

Pesadilla en Elm Street 3 - La casa de Freddy

Kristen sigue a una niña hasta el interior de la casa, y Freddy Krueger surge de entre las sombras para perseguirlas. En mi opinión, habría sido más inteligente reservarse a Freddy para el último tercio de la película y no mostrarlo pasados solo cinco minutos; pero, claro, siendo la tercera entrega de la serie, podéis apostar a que la gente que fue al cine quería volver a ver al asesino del sombrero y el jersey a rayas, no a un montón de actores sin caché. Salvo los gays, que a lo mejor querían ver otra oda a la homosexualidad al estilo de «Pesadilla en Elm Street 2».

Tras mucho correr por pasillos largos y enlodados (es lo que tienen las moquetas, que al final se estropean), Kristen y la niña llegan a un cuarto donde varios cadáveres cuelgan del techo como salchichones. La chiquilla se transforma en un esqueleto (¡aaaaaah!) y Kristen despierta de su pesadilla con un grito. Bah, tampoco es para tanto, ¿no? Yo desde luego he tenido sueños mucho peores, como aquel en el que el gigante de «Mickey y las judías mágicas» me acorralaba en un ascensor. No preguntéis por los detalles.

Kristen va al baño para lavarse la cara, prometiéndose a sí misma no volver a dormirse en una habitación donde apesta a pegamento, cuando, sin que nadie se lo espere, el mando del grifo se cierra como un cepo sobre su mano. La imagen de Freddy aparece en el espejo y se ríe de la chica. ¡Aún no estás despierta, boba! El otro mando se convierte en una garra y…

La chica despierta al fin. En su mano sostiene una cuchilla de afeitar con la que se ha cortado las venas. Esto jamás le hubiera pasado con Gillette Mach3 Turbo. Con menos irritación incluso afeitándote a contrapelo.

Pesadilla en Elm Street 3 - Grifo peligroso

En la escena siguiente, Kristen está ingresada en un hospital psiquiátrico, donde Nancy, la protagonista de la primera película (Heather Langenkamp), trabaja como psiquiatra especialista en terapia del sueño.

Para mostrar la evolución del personaje, Nancy luce ahora un mechón blanco, lo que bien puede significar que se ha llevado varios sustos de muerte, o que es la vocalista de un grupo de rock gótico.

Pesadilla en Elm Street 3 - Nancy ha vuelto

En su primera noche en el hospital, Kristen se queda tranquilamente dormida en la cama y vuelve a soñar con el número 1428 de la calle Elm. Probablemente pensaréis que para ser una persona preocupada por morir en sus sueños, no es que haga muchos esfuerzos por permanecer despierta; pero es que los protagonistas de las pelis de Elm Street son… ¿Cómo decirlo educadamente? Gilipollas. Si no, fijaos en Nancy, que en su día se metió en la bañera con un reposacabezas a sabiendas de que Freddy podía matarla si se dormía.

En esta nueva pesadilla, Freddy aparece convertido en una enorme serpiente, y trata de engullir a la chica de un bocado (al principio, el «Freddy serpiente» era de color carne, así que los chicos de efectos especiales le aplicaron una capa de pintura verde para que no pareciera un *cof* pene.) Lo que ni Freddy ni el espectador se imaginan es que Kristen tiene el don de traer a la gente a sus sueños, así que la chica llama a Nancy para que le eche una mano.

Muy socorrido, sí; pero menuda putada para la pobre Nancy. Vosotros imaginaos que estáis soñando con el país del chocolate y que, de repente, os topáis con un enorme falo que verde que intenta devoraros. Eso no lo arreglan ni tres vidas yendo al psicólogo.

Pesadilla en Elm Street 3 - Freddy serpiente

Sea como fuere, el caso es que las chicas se salvan, lo que, desde el punto de vista del espectador, es una lástima, porque, si estuvierais siguiendo la película conmigo, a estas alturas veríais que llevamos aproximadamente media hora de metraje y que aún no ha muerto nadie. Sin embargo, podéis estar tranquilos, porque la primera muerte está al caer y es una de mis favoritas.

La víctima es otro paciente del centro, un chico del que no soy capaz de recordar el nombre, aunque sonaba a caballo. Algo así como Rocinante o Tornado, no lo sé. Freddy le desgarra las arterias de brazos y piernas y las utiliza para manejarlo como si fuera una marioneta y defenestrarlo delante de sus amigos. La muerte es grotesca, dolorosa e imaginativa, realmente difícil de superar.

Pesadilla en Elm Street 3 - Master of Puppets

Aún no han terminado de limpiar los sesos del chico del pavimento, cuando Freddy decide cobrarse otra víctima; en esta ocasión, una interna que quiere ser una estrella de la tele y a la que Freddy empotra contra la pantalla del televisor, demostrando un macabro sentido del humor que se volvería más estúpido con cada nueva secuela.

Pesadilla en Elm Street 3 - Muerte televisiva

A la vista de cómo van las cosas, Nancy decide tomar cartas en el asunto, y explica a los chicos (a los cinco que quedan; ya se podía haber espabilado antes la tía petarda) quién es Freddy Krueger y por qué les ataca en sueños. Resulta que los internos son los últimos niños de Elm Street, es decir, los hijos de los padres que quemaron vivo a Krueger porque descuidaba el césped y no iba a misa los domingos.

Nancy también les explica que cada uno de ellos tiene un poder que se manifiesta en los sueños felices. Me pregunto si esto lo ha leído en un libro o si se lo ha inventado sobre la marcha. Apuesto por lo segundo.

Pesadilla en Elm Street 3 - Terapia de grupo

El doctor Neil, a quien no he mencionado hasta ahora pero que es otro de los protagonistas de la peli, asume ese cuento chino e hipnotiza a Nancy y al resto del grupo con un péndulo, para que luego Kristen los atraiga a todos a su sueño y puedan luchar juntos contra Freddy.

El caso es que, aunque todos se quedan rápidamente dormidos, ninguno se da cuenta de que está soñando porque siguen en la misma sala y no ven koalas con bombín ni a Freud en calzoncillos. Para cuando se den cuenta, será tarde. Muy tarde. Tardísimo. Alguien va a morir.

Pesadilla en Elm Street 3 - Doctor Neil

El futuro interfecto, al que llamaré Mudito, porque nunca habla, abandona la sala donde están todos, para seguir a una enfermera que está de toma pan y moja.

La enfermera se encierra con Mudito en un dormitorio y le dice que está coladita por él. Sospechoso, pero verosímil. A mí me pasó una vez. Solo que la enfermera tenía las piernas peludas y no era una enfermera, sino un gorila. Luego la enfermera se despelota para que tengamos nuestra imprescindible ración de domingas y… ¡Oh, no! ¡La enferma es Freddy! ¡Mudito está soñando!

Después de un beso con mucha lengua, el maníaco deja al chaval en coma. ¿Quién lo sacará de ahí?

Pesadilla en Elm Street 3 - Enfermera Freddy

Los demás chicos, que por fin se han dado cuenta de que estaban soñando, hacen una demostración de sus «poderes». Haré un paréntesis para presentaros a los mentecatos que todavía no conocéis. Hay un parapléjico entusiasta del juego de tablero «Dragones y Mazmorras»; un negro con muy mala leche que bien podría ser el hijo bastardo de Mr. T; y una ex drogadicta a la que llaman Taryn, probablemente porque ese es su nombre.

En sueños, el paralítico puede caminar y es un gran mago; el negro tiene la fuerza de un elefante… pigmeo con osteoporosis; Taryn es sexy y mala (prepárate, Supergirl, aquí llega la competencia); y nuestra Kristen tiene la agilidad de una acróbata olímpica. Ojalá se lo pusieran un poco más difícil a Freddy.

Pesadilla en Elm Street 3 - Los héroes

De vuelta al mundo real, el doctor Neil mantiene una charla sobre el pasado de Freddy con una monja misteriosa. ¿Recordáis aquel insulto que Tuco espetaba a Clint Eastwood en «El bueno, el feo, y el malo», ese de «hijo de mil padres»? Pues sustituid «mil» por «cien» y «padres» por «dementes», y ya sabréis un poco más sobre el origen de Freddy.

La monja explica al doctor que el único modo de salvar a los chicos es bendecir los restos de Freddy.

Sí, ¿por qué no?

Pesadilla en Elm Street 3 - La monja

Así pues, mientras Nancy y los chavales se introducen en el mundo de las pesadillas para rescatar a Mudito, el doctor se reúne con el padre de Nancy para buscar los restos de Krueger, porque cualquier excusa es buena para salir de copas y exhumar un cadáver.

¿Y qué pinta aquí el padre de Nancy? Ni lo sé ni me importa. ¡Es John Saxon, de «Falcon Crest»! Y no me digáis que no os acordáis de esta serie, porque entonces me sentiré muy viejo.

Pesadilla en Elm Street 3 - John Saxon

En el sueño, Taryn vuelve a disfrazarse de una de esas zorras punk a las que pateábamos el trasero en los beat ‘em up de los salones recreativos, y se enfrenta a Freddy.

Tristemente, ser sexy y mala no es suficiente para derrotar al elegido de los Demonios del Sueño, y Freddy asesina a la chica enchufándole una sobredosis de heroína a través de unos dedos-jeringuillas. Al menos le queda el consuelo de haber muerto como lo hacen los dioses del rock.

Pesadilla en Elm Street 3 - Un buen chute

Poco después, el chico parapléjico es atacado por una silla de ruedas diabólica, que tiene más sierras y filos que el departamento de ferretería de El Corte Inglés. El chaval se salva por los pelos utilizando sus poderes mágicos y se abalanza sobre Freddy con la confianza de una buena tirada de dados.

Desgraciadamente, el viejo cara de pizza no cree en los cuentos de hadas, y el chico muere acuchillado.

Pesadilla en Elm Street 3 - La magia no hace nada

Por fin, los tres supervivientes (a saber: Nancy, Kristen y Mr. T Junior) encuentran a Mudito suspendido sobre un foso de lava. Freddy les da la bienvenida y, sinceramente, las cosas no pintan nada bien para nuestros héroes.

Afortunadamente, justo cuando Freddy está a punto de abrir a Mr. T Junior en canal, el asesino pone cara de haber olido un pedo y se desvanece. ¿Por qué? Enseguida lo veremos.

Pesadilla en Elm Street 3 - Freddy se huele el peligro

Después de proveerse de agua bendita en una iglesia de guardia, el doctor Neil y el padre de Nancy han localizado los huesos de Freddy en un cementerio de coches. Y yo sumo 3 puntos por utilizar la palabra cementerio en nuestro especial de Halloween.

Por desgracia, antes de que puedan bendecir nada, el esqueleto de Freddy cobra vida gracias la magia de la animación stop-motion y mata al padre de Nancy, ensartándolo en un trozo de metal convenientemente afilado. Luego golpea al doctor con una pala, dejándolo inconsciente.

Pesadilla en Elm Street 3 - El esqueleto de Freddy

De vuelta en el mundo de los sueños, y tras un número con espejos bastante flojito, Mudito rompe su voto de silencio y suelta un grito que hace desaparecer a Freddy; momento en que todos se abrazan y celebran haber derrotado al monstruo.

Y digo yo, ¿cómo se puede ser tan estúpido como para creer que la película acaba ahí? ¿No ven que Mudito sólo es un secundario? Si él acaba con Freddy, me amputo una pierna ahora mismo y me golpeo con ella hasta la muerte.

Pesadilla en Elm Street 3 - Espejos

Uniéndose a la algarabía, el fantasma de John Saxon aparece en un haz de luz para despedirse de Nancy. Padre e hija se abrazan y… ¡No, idiota, es Freddy! El psicópata empala a Nancy con sus cuchillas, arroja el cuerpo inerte al suelo, y luego se abalanza sobre Kristen.

Pero Nancy aún está viva y, con su último aliento, apuñala a Freddy con su propia garra. Al mismo tiempo, el doctor Neil recobra el conocimiento y arroja el agua bendita sobre los restos de Freddy. El demonio se convierte en una bola de discoteca que gira y gira sin parar hasta que, finalmente, desaparece.

Pesadilla en Elm Street 3 - Freddy disco

Y ahora sí que está muerto de verdad. En serio. Al menos hasta «Pesadilla en Elm Street 4».

Ah, y la monja era en realidad el espíritu de la madre de Freddy. Sorpresa.

Valoración

Una película entretenida, con efectos especiales de la vieja escuela, quizá un poco ingenua, pero todavía alejada de la necedad de las sucesivas secuelas. A mi juicio, lo mejor de la saga junto a «Pesadilla en Elm Street» y «Pesadilla final: La muerte de Freddy»; una excelente elección para pasar una divertida noche de Halloween, sobre todo si es en compañía de amigos, gusanitos y birras.

Puntuación: 4 guantes con cuchillas sobre 5.

Pesadilla en Elm Street 3 - Puntuación

Etiquetas: , ,

Categorías: Cine-TV

15 comentarios

  • abundisx
    28/10/2008 | 7:32

    Buenisima!!!!
    BRAVO!!! BRAVO!!!!!

    Excelente nota y mejor peli!!!

    Responder a abundisx
  • IPA
    28/10/2008 | 10:23

    El caso es que Hallowen es una fiesta de origen celta, si es cierto que muchos la conocemos por los americanos ya que los emigrantes Irlandeses se la llevaron en la mochila cuando fueron para alla, pero tambien lo es que aqui en España tambien se celebra. Aqui en Galicia la conocemos como Samain y segun las zonas se sigue con el tallado de las calabazas y otras tradiciones.

    Responder a IPA
  • Lordvader
    28/10/2008 | 10:58

    Ese sonido de las cuchillas chirriando… Que buenos recuerdos me trae. 🙂

    Responder a Lordvader
  • rafa
    28/10/2008 | 11:42

    Lo de dream warriors no es ningún error inexplicable, es sólo que así se forman ese tipo de palabras. Es como cazafantasmas, que es ghost busters y no ghosts busters, o cazadores de ciervos, que sería deer hunters. En fin, que los ingleses dicen «cazafantasma» y «cazadores de ciervo» porque así es como le parece bien. Qué vamos a hacer si son así esta gente.

    Responder a rafa
  • Edgar
    28/10/2008 | 13:12

    «esto es, los hijos de los padres que quemaron vivo a Krueger porque descuidaba el césped y no iba a misa los domingos.»

    Si la gente en realidad quemara viva a otra gente solo por eso a mi ya me hubieran cremado hace mucho xD

    jaja gran articulo, ya quiero ver los otros 😀

    Responder a Edgar
  • Vladek
    28/10/2008 | 20:32

    Tranquilo yo si recuerdo Falcon Crest XD.

    Y respecto a la película yo creía que estaba viendo los power rangers conocen a freddy cunado la vi.

    Saludos

    Responder a Vladek
  • Fernando
    28/10/2008 | 23:07

    A mi estas películas me siguen dando miedo.
    No he visto ni una sola de las películas de «Pesadilla» (ni la serie que echaban en el Telecinco de las mamachicho y el telecupón) y de pequeño soñaba con Freddy.
    El genero «slash» o como se escriba no es para mí.

    Responder a Fernando
  • Retroyonki
    28/10/2008 | 23:55

    «El demonio se convierte en una bola de discoteca que gira y gira sin parar hasta que, finalmente, desaparece.»

    jejeje, maldito Freddy, es mas pesao que un barco de vacas.

    Ya no se hacen películas como las de antes, donde salían monstruos de plastilina, platillos volantes hechos con 2 tapacubos, malos pesaos que no morían aunque les sacaran las tripas por la boca y se las metiesen por el culo…

    Responder a Retroyonki
  • nus
    29/10/2008 | 14:07

    Puede que me equivoque, pero juraría que a Nancy ya se le pone el mechón blancuzo en la primera parte. Es el estrés, que no perdona.

    Responder a nus
  • El Tipo de la Brocha
    29/10/2008 | 21:18

    Puede que me haya equivocado yo, nus. Desde luego, tiene sentido que el mechón blanco lo tenga desde la primera parte, con tanto sobresaltó que sufrió la pobre.

    Por cierto, ahora me viene a la cabeza que, con ese pelo, Nancy se da un aire a Pícara, de los X-Men.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Nayland Smith
    30/10/2008 | 22:03

    Aun tengo esta película grabada en BETA de cuando la hecharon en la 2.
    P.D. impagable el capitulo de Halloween de los simpsons que parodia las pelis de Freddy:
    LISA: eso significa que la proxima vez que nos quedemos dormidos puede ser la última
    ABUELO: ¡¡¡¡bienvenidos a mi mundo!!!!!

    Responder a Nayland Smith
  • Ignacio
    3/11/2008 | 17:46

    ¿Porque este tipo nunca se muere?

    Responder a Ignacio
  • Stereofranky
    4/11/2008 | 3:05

    De pequeño las vi y pase muchas noches de desvelo,,, creo qeu fue literalmente mi «mounstro del closet».
    Aun recuerdo… «Uno, Dos, Suenan las campanas, Tres, Cuatro cierra bien la puerta….»
    Ayyyyyyyyyyyy

    Responder a Stereofranky
  • nosoytu
    12/12/2008 | 5:36

    La mejor de todas estas peliculas fue la primera, alli debio haber parado todo, incluso esta, la tercera parte es mas de lo mismo, con algun agregado, pero al fin y al cabo la misma historia

    Responder a nosoytu

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.