Oct
29
2010

Star Wars: Las tropas de la muerte

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Star Wars - Las tropas de la muerte - PortadaNo sé cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que compré una novela de Star Wars. Aunque, claro, podría mirarlo. Y, ¿sabéis que?, voy a hacerlo.

Cinco años. Pensaba que sería más tiempo, quizá porque los últimos libros que añadí a la colección los compré más por inercia que por interés. La invasión yuuzhan vong me aburrió enormemente, y cargarse a Chewbacca fue la gota que colmó el vaso. No es que me importarse lo que le pasase a esa gigantesca bola de pelo, pero daba la sensación de que, después de haber explotado durante más de veinte años a los mismos personajes y obligarles a enfrentarse a más peligros de los que tolera el sentido común, la editorial quisiera hacernos creer que no todo podía darse por sentado y que incluso los protagonistas de la trilogía cinematográfica podían morir. “Comprad más libros, por favor. Aún puede haber sorpresas”. No cuela.

Sin embargo, debo de estar sufriendo algún tipo de regresión a mi adolescencia, porque últimamente me he comprado varios productos relacionados con esta mastodóntica franquicia, incluida la primera temporada de la serie “Clone Wars” en Blu-ray y una novela de Joe Schreiber titulada “Star Wars: Las tropas de la muerte”. Aún no he empezado a ver “Clone Wars”, así que adivinad de qué voy a hablaros hoy.

¿Más zombis?

En una entrada de mayo de este año, y bajo la pregunta “¿Han saltado el tiburón los zombies?”, el señor Viruete hablaba de la hartura que ha desencadenado la zombiexplotation, mencionando de pasada “Las tropas de la muerte”.

¿Puede existir algo más quemado que la unión de estos [los zombis] con la dichosa Guerra de las galaxias o es consecuencia inevitable de los tiempos que vivimos?

Es cierto que hoy día uno se encuentra zombis hasta en la sopa; pero es precisamente en esa sopa donde debemos demostrar un poco de criterio. Si estoy harto de comer arroz, no me voy a una arrocería. Si soy de los que piensan que Iron Maiden perdió su toque a finales de los ochenta, no me compro “The Final Frontier” para ponerlos a parir.

En mi opinión, los géneros difícilmente se queman; somos nosotros los que nos quemamos. Fijaos que todavía se publican tiras de Garfield y los chistes llevan repitiéndose desde el año 82. ¿No será porque hay gente que aún las lee? ¡Ja, ja, ja! Hay que ver cuánto le gusta a ese gato la lasaña.

Aunque no dudo que la novela de Schreiber tiene detrás motivaciones más comerciales que artísticas y pretende aprovecharse del tirón de los muertos vivientes, no por ello deja de ser un hito en la historia de la saga galáctica: su primera incursión literaria en el género del horror. Y si las palabras Star Wars y zombis no os entusiasman ni un poquito, puede que estéis muertos por dentro. ¡Muertos!

Sinopsis

La novela tiene lugar un año antes de “Star Wars: Una nueva esperanza” y se desarrolla casi enteramente en una barcaza prisión imperial. Pensad en el centro comercial de “Zombi”, pero con celdas en lugar de tiendas. Y alienígenas. Y mucho espacio alrededor. Lo que quería decir es que es un lugar cerrado. Esto se me da fatal.

La nave va de camino a una luna presidio cuando sus motores se escacharran y abandona el hiperespacio en mitad de ninguna parte. Esto es malo porque su seguro no cubre los gastos de la grúa y porque puede pasar un buen rato hasta que alguien pase a recogerlos. Por suerte, cerca hay un destructor estelar varado en el que quizá encuentren ayuda. O una infección zombi. U ositos de gominola. ¿Quién sabe?

Star Wars - Las tropas de la muerte - Destructor estelar

Pese al mal rollo que da la nave fantasma, el alcaide manda a un equipo de reconocimiento en busca de piezas para reparar la prisión flotante. Pero únicamente la mitad del equipo regresa y no lo hace solo. ¿Les acompañan strippers espaciales? Ya más quisieran. Sin saberlo, traen consigo un virus que se extiende rápidamente entre los tripulantes y prisioneros. Cientos de ellos mueren y media docena de supervivientes se enfrenta a un horror gimiente y renqueante. Uuuuh…

Reseña

La primera mitad de la novela introduce a los personajes, establece el escenario y construye el suspense. A partir de ahí, viene el “corre que te pillo… y me como tus sesos”.

Algunos pensarán que el comienzo es demasiado lento y que cuando por fin empieza la acción, todo termina demasiado rápido; pero yo no lo querría de otra manera. Para mí, lo más importante en una historia de terror, ya se trate de una película o de un libro, es el principio. Hay que ser capaz de generar desasosiego antes de empezar a arrojar tripas y sangre a la cara del lector. De lo contrario, estaremos ante otro festín gore de chichinabo.

Star Wars - Las tropas de la muerte - Tropas de asalto zombis

Además, cuando por fin se desencadena el ataque zombi y pasamos al survival horror en estado puro, con los protagonistas colaborando en plan “Left 4 Dead” para sobrevivir, Schreiber también demuestra estar a la altura en el apartado de descripciones grotescas y viscerales. Como botón de muestra valgan las siguientes líneas:

En la pantorrilla le faltaba un trozo de carne del tamaño de un puño y la tibia se veía perfectamente a través de una red de venas y músculos desgarrados. La carne arrugada que rodeaba la herida había adquirido el color morado y gris propio de la gangrena.

Sí, es un libro y hay que tener imaginación, así que no espero que a todo el mundo le entusiasme por igual. Pero si os puedo servir de referencia, yo empecé a leerlo el domingo pasado al anochecer y me enganchó de tal forma que no cené hasta haberlo acabado. Y no retraso ninguna de mis comidas si no es por un buen motivo. Los avisos de bomba no lo son.

Una circunstancia que quizá no acabe de convenceros es que entre los supervivientes se encuentran Han Solo y Chewbacca, con los que todos estamos más o menos familiarizados. Y que conste que ambos aparecen en el dramatis personae al principio de la novela, así que, para una vez que me callo los spoilers, no os quejéis.

La razón por la que la presencia de estos dos personajes puede ser problemática es que sabemos desde el principio que van a sobrevivir. ¿Quién si no iba a salvar el culo de Luke en la batalla de Yavin? Pero si ese es el precio por leer cómo Han y Chewie vuelan cabezas en pedazos, estoy dispuesto a pagarlo.

Así pues, la única pregunta importante que nos queda por hacernos es si el género zombi consigue congraciarse con los cánones de Lucasfilm, o la mezcla resulta tan antinatural como echar M&M’s en una pizza.

Afortunadamente, la respuesta es positiva. Había dos formas de traer la amenaza zombi a esta galaxia tan lejana y hacerla creíble: un virus, que es el recurso más frecuente en el cine y la televisión, o algún ritual del Reverso Tenebroso de la Fuerza, que, a estos efectos, sería equiparable a la magia vudú que suele asociarse a los primeros relatos sobre muertos vivientes.

Aquí se ha optado por el peligro biológico, que posiblemente sea lo más adecuado para una novela de ciencia ficción; pero la segunda opción tampoco hubiera sido descabellada. ¿No decía Palpatine en “La venganza de los Sith” que el Lado Oscuro podía crear vida e incluso salvar a una persona de la muerte? Quizá no lo recordéis porque en ese momento estabais sobrecogidos por la aberrante interpretación de Hayden Christensen, pero lo dijo.

En definitiva, disfrutar de una novela de terror de Star Wars en Halloween me parece una idea excelente. Si, además, la leéis de noche y ponéis de fondo una buena selección de la música de las películas, con temas como “The Trash Compactor” o “Emperor’s Throne Room”, os garantizo una lectura de espanto.

Etiquetas: ,

Categorías: Libros

4 comentarios

  • Siegfried
    29/10/2010 | 7:47

    Hummmmmmmmmmm no se no se, estaba buscando una lectura semirapida para este puente, quizá lo lea, a ver si casa tan bien como dices o será como guybrush Treewood en el poder de la fuerza 2……

    Responder a Siegfried
  • Lobacho
    30/10/2010 | 20:46

    Mmm no me termina a mi de convencer…me hare un ciclo de pelis de serie B con los amigos y las novias jejeje

    Responder a Lobacho
  • El Tipo de la Brocha
    1/11/2010 | 16:42

    @Lobacho: Es lo mejor que puedes hacer. Nosotros empezamos con “Posesión infernal”, seguimos con “Zombis nazis” y terminamos con una selección de escenas de “El día de los muertos” y “El regreso de los muertos vivientes”.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Anonimatus
    2/11/2010 | 18:45

    Lo de los Zombis siendo creados por el poder del Lado Oscuro sería mucho mejor que el típico virus. Los virus por su propia naturaleza estarían limitados a unas cuantas especies similares por lo que muchos de los alienígenas que viven en el universo de Star Wars tendrían que ser por fuerza inmunes a este. Por otra parte no se tardaría mucho en desarrollar una vacuna o medicamentos específicos contra la plaga con la ciencia médica de Star Wars.

    En cambio si la plaga Zombi es algo creado por el Lado Oscuro entonces cualquier especie podría ser infectada, la ciencia no tendría una cura y haría al Lado Oscuro muchísimo más aterrador.

    Responder a Anonimatus

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.