Abr
30
2008

Donkey Kong Country

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

DKC CarátulaCuando se trata de videojuegos, la sensación de estar ante algo nuevo que me sorprenda y me haga pensar: “Ya está. Han utilizado la mano derecha del Terminator”, no es habitual. Y, sin embargo, “Donkey Kong Country” consiguió que me sintiera así. De esto harán ahora trece años, y desde entonces sólo otro juego ha conseguido lo mismo: “The Legend of Zelda: Ocarina of Time”. No soy fácil de impresionar.

“Donkey Kong Country” nos mete en los pelajes del simio más carismático de los videojuegos, Donkey Kong, y su sobrino y coleguilla Diddy Kong. Su misión: recuperar la reserva de plátanos robada por el codicioso rey K. Rool y su tripulación de reptiles piratas.

En palabras de Cranky Kong, antiguo rival de Mario en el clásico arcade de 1981:

Bueno, no es exactamente como rescatar a una princesa, pero puede valer.

Si algo nos dice una premisa tan simple, es que los guionistas no mordisquearon muchos lapiceros; pero también que el juego se va a centrar en el factor entretenimiento. Y como bien señalaba el jefe en este acertado artículo, a veces lo que más te apetece es una hamburguesa. Y “Donkey Kong Country” venía con patatas fritas y refresco de menú.

Welcome to the jungle

DKC JunglaLa aventura transcurre en la Isla Donkey Kong, un lugar paradisíaco divido en 6 mundos repletos de niveles que nos llevarán desde la casa del árbol de Donkey Kong en la jungla Kongo hasta el galeón del rey K. Rool, pasando por minas, bosques, glaciares, fábricas y cuevas.

Cada mundo cuenta con su propio mapa, desde el que podemos acceder a los niveles del juego y visitar al resto de miembros de la familia Kong. Así, para salvar nuestros progresos, acudiremos al puesto de la dulce Candy Kong; contrataremos los servicios aéreos de Funky Kong cuando queramos regresar a niveles que ya hayamos completado; y, más dudosamente, nos pasaremos por la cabina de Cranky Kong cuando tengamos muchas ganas de escuchar las batallitas del abuelo.

La posibilidad de repetir cualquier nivel que previamente hayamos superado es prácticamente indispensable, ya que para completar el juego al 101% hay que encontrar todos los niveles de bonificación ocultos en el juego; una tarea ardua para la que será necesario incluso que nos arrojemos por algún pretendido barranco.

Los niveles siguen la estructura de los tradicionales juegos de plataformas en 2D de desplazamiento lateral. Avanzaremos de un extremo a otro del escenario con los dos Kongs (uno de ellos nos seguirá automáticamente), pudiendo alternar entre uno y otro en cualquier momento. Mención aparte merecen los niveles subacuáticos, con una ambientación insuperable, y los niveles con vagonetas, en los que saltaremos de un raíl malogrado a otro cual Indiana Jones en “El Templo Maldito”.

DKC BosquePara eliminar a las hordas de enemigos que se interponen entre nosotros y nuestra sabrosa fuente de vitamina A, podemos saltarles en la cocorota, lanzarles barriles o rodar o palmear el suelo con Donkey y dar una voltereta lateral con Diddy.

Si el personaje que estamos controlando es alcanzado por un enemigo, saldrá corriendo hasta un barril con las siglas DK y tomaremos el control del otro. Si perdemos a ambos Kongs, tendremos una vida menos.

Otro elemento interesante del juego es que cada Kong tiene sus propias fortalezas y debilidades, por lo que, según la situación en la que nos encontremos, será más o menos ventajoso controlar a uno o a otro. Donkey es el más fuerte de los dos Kongs y, por lo tanto, puede eliminar fácilmente a los pesos pesados de la tripulación del rey K. Rool. Por su parte, Diddy Kong es más rápido y salta más alto y más lejos.

En la práctica, y a la mínima que se conozca un poco el juego, lo mejor es pedirse al menor de los Kongs. Yo, en cambio, solía depositar mi confianza en el buenazo de Donkey, porque un gorila con corbata es mucho más gracioso que un mono que va por ahí con una gorra y una camiseta como si fuera diciéndole a todo el mundo lo “guay” que es.

DKC EnguardeA lo largo de la aventura, encontraremos animales amistosos dispuestos a servirnos de montura o, en el caso del loro Squawks, a iluminarnos el camino cuando se nos olvidé pagar la factura de la luz. Rambi, el rinoceronte, es un todoterreno que embestirá con su cuerno a cualquier enemigo que se le ponga por delante. Enguarde, el pez espada, será nuestro aliado en los niveles submarinos. El avestruz Expresso es el animal más rápido de la isla y puede aletear en el aire para ayudarnos a cubrir largas distancias. Y Winky, la rana, nos ayudará a alcanzar las plataformas más elevadas gracias a sus poderosas ancas.

En cada nivel, recolectaremos montones de plátanos (cien nos darán una vida extra), letras que deletrean la palabra KONG (otra vida extra), globos de colores (más vidas) y fichas de animales. Si encontramos tres fichas del mismo animal, seremos transportados a un nivel de bonificación, donde tendremos oportunidad de controlar una de las cuatro monturas animales y hacernos con una buena reserva de ?adivinad? vidas.

También es importante destacar el papel de los barriles y toneles, que, además de servirnos como arma arrojadiza, punto de guardado o para descubrir niveles de bonificación, nos permitirán lanzarnos como si fuéramos monos-bala de un punto a otro del escenario, en un ejercicio que requerirá por nuestra parte mucha paciencia y algo de coordinación.

Al final de cada mundo, nos enfrentaremos al consabido jefe final. Por desgracia, a excepción del rey K. Rool y de un enorme barril de petróleo flotante (¿?), los demás jefazos son versiones gigantes de tres de los enemigos más comunes del juego: el castor, el buitre y la avispa. Y los dos primeros se repiten con distintos colores. Afortunadamente, esta pequeña lacra desaparecería en las secuelas.

Píxeles, música y otros

DKC GlaciarEl juego cuenta con un apartado visual impecable gracias a la utilización de gráficos 3D prerenderizados. Esto quiere decir que los personajes, objetos y escenarios fueron diseñados en tres dimensiones, y luego esas imágenes se tradujeron al lenguaje de la Super Nintendo. El resultado: un nivel de detalle que se hubiera creído imposible para esta videoconsola.

Y casi tan increíble como los gráficos es la banda sonora, una de mis preferidas de la era de los 16 bits. Las pistas son pegadizas y se ajustan como un guante a la atmósfera de cada escenario. Y si balancearte de liana en liana al ritmo de tambores y bajos no consigue que te metas en el juego, es probable que no tengas alma, así que yo de ti me lo haría mirar.

Los sonidos, aunque pasan más desapercibidos, tampoco se quedan mancos; y el aullido de Donkey Kong mientras se golpea el pecho con los puños sigue siendo espectacular pese al paso de los años.

En cuanto a la dificultad, acabarse el juego es bastante sencillo incluso para los estándares de los noventa, y no es habitual quedarse atascado en un mismo tramo más de diez minutos. En cambio, lograr el ansiado porcentaje del 101% nos llevará algo más de tiempo y esfuerzo; sobre todo porque no hay forma humana de saber en qué lugares nos hemos dejado niveles de bonificación. Corrijo lo dicho: Gracias a uno de vuestros comentarios, y catorce años después de que me regalaran este juego, ahora sé que cuando completas todos los niveles de bonificación de una pantalla aparece una “!” al lado de su nombre en el mapa general. A buenas horas me entero.

Y los que vinieron detrás

DKC Diddy's Kong QuestEl juego contó con dos secuelas para Super Nintendo, “Donkey Kong Country 2: Diddy’s Kong Quest” y “Donkey Kong Country 3: Dixie Kong’s Double Trouble!”; sus respectivas versiones para Game Boy y Game Boy Advance; y una tercera secuela para Nintendo 64 titulada, cómo no, “Donkey Kong 64”. A partir de aquí, la familia Kong abandonó las plataformas. Una verdadera lástima, en mi opinión.

Así se hizo ‘Donkey Kong Country’

Este artículo no estaría completo sin recordar aquel vídeo que incluyó la revista Hobby Consolas allá por el año 1994. Hoy en día estamos saturados de este tipo de información, pero en aquel entonces lo del melenas de la gorra entrevistando a los programadores y contando chistes cutres tenía su gracia:

Conclusión

“Donkey Kong Country” es el peso pesado de las videoconsolas de 16 bits. Y si alguien opina lo contrario, estaré esperándole esta tarde en el llano más soleado de Valencia con mi lanza y mi caballo para batirme con él en justa liza y debatir la cuestión ante los ojos del Señor. (Vestiré armadura época Carlos V en color negro y yelmo a juego adornado con plumas de pavo real. Si no me veis, es que os habéis perdido.)

Fuentes

Donkey Kong Country (Wikipedia en inglés)

También en ion litio…

Battletoads
Chip ‘n Dale: Rescue Rangers
La inspiración de Miyamoto

Etiquetas: ,

Categorías: Análisis, Videojuegos

32 comentarios

  • drugo
    30/04/2008 | 6:45

    Gran juego, si señor! Lo mejor, el rollo de los barriles que te impulsaban. Había puzzles muy currados.

    Responder a drugo
  • leox
    30/04/2008 | 8:14

    te olvidaste del “DK: Jungle Climbers” para Nintendo DS.
    lo tengo, es muy bueno.

    Responder a leox
  • Mrs. Knook
    30/04/2008 | 8:58

    Me encanta este juego!! Lo he jugado hará menos de un año, matándome por conseguir el ansiado 101%, y creo que al final lo conseguí. Pero lo disfruté un montón, eso sí, para algunas cosas, tirando de guía, que si no es imposible!!!

    Responder a Mrs. Knook
  • pepito
    30/04/2008 | 9:17

    Por Dios ese video es infumable, no me digas que le ves algo ‘gracioso’ a eso xD

    Responder a pepito
  • Pedja
    30/04/2008 | 10:37

    La banda sonora era para enmarcar, sobre todo su inmersión; y las fases acuáticas o cavernosas te dejaban con la boca abierta, tanto a tí como a tu colega acérrimo defensor de MegaDrive. Pobre!

    Responder a Pedja
  • Dani
    30/04/2008 | 10:44

    ¡Dios! ¡Ese vídeo le tengo yo! Un juego que, desde luego, marcó una época.

    Responder a Dani
  • Deckard
    30/04/2008 | 12:43

    Grandísimo! una joya y de las mejores obras de la historia del videojuego.
    Lo del tema de los bonus no se acuerdan que las fases si contenían una exclamación en su final es que estaban con todos los bonus desbloqueados?

    Responder a Deckard
  • dandel
    30/04/2008 | 13:02

    Joder, qué articulón y qué juegazo! Yo desgraciadamente nunca he tenido la Super Nintendo y lo tuve que jugar en emulador XD. Pero sí que era enorme, si

    Responder a dandel
  • MadX3000
    30/04/2008 | 14:51

    Uf, que juegazo…tienes razon…la banda sonora es de las mejores compuestas para SNES, junto con la de Super Metroid…

    Responder a MadX3000
  • Stereofranky
    30/04/2008 | 15:22

    Un espectaculo de Trilogia, en la era de Snes los tuve los 3 y junto a los Megaman X de Snes eran mi tesoro.
    La carisma que tiene DK es muy poderosa.
    Aun en este momento tengo las versiones de DKC1, 2 y 3 Para el Gameboy Advance y no lo niego, de vez en cuando me echo la trilogia seguida.
    Grande Nintendo que siempre tiene un unico proposito: DIVERTIR.

    Responder a Stereofranky
  • majin_antonio
    30/04/2008 | 19:27

    Pues para mi, como gran parte del catálogo de Rare para las consolas de nintendo, me pareció una copia de un título anterior de la compañía de Kyoto, en este caso de SMW, por estructura de fases y manera de descubrir los secretos.

    Es la sensación que siempre me ha dado Rare, la de copiar, mejorando, eso sí, los superventas de nintendo: SMW-DKC, SM64-Banjo, SMK64-Diddy Kong Racing, aunque es cierto que cuenta con algunas franquicias originales, como Jet Force Gemini o Golden Eye.

    Responder a majin_antonio
  • El Tipo de la Brocha
    30/04/2008 | 19:41

    Discrepo en un detalle majin_antonio: “Diddy Kong Racing” no supuso ninguna clase de mejora sobre “Mario Kart 64”.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Diego-Design
    30/04/2008 | 21:00

    El mejor juego de la historia despues de Super Mario World y Zelda a Link to the Past bajo mi parecer.

    RARE hizo historia a base de bien.

    Por cierto, que deberian explicar eso de que la Tecnica es ACM y que se hace con un super ordenador, por que me extraña bastante…quizas usaron Alias Wavefront Power Animator en estaciones de trabajo Silicon Graphics Octane, por aquel entonces ya daban guerra, junto con Lightwave.

    Power Animator es el precursor del Maya.

    Responder a Diego-Design
  • carlosjaen
    30/04/2008 | 21:34

    yo en su época, me regalaron en navidad el donkey kong country 3. las anteriores versiones no las había probado, perro si que puedo afirmar que nunca he experimentado la sensación de jugabilidad, gráficos y sonido de forma tan especial y tan impactante que con ese juego, el cual todavía conservo y funciona

    luego, hace 2 años, me pase el 1 y el 2, y tambien son una obra de arte

    Responder a carlosjaen
  • El Tipo de la Brocha
    1/05/2008 | 7:32

    Deckard tiene razón en lo de la exclamación. Ya he enmendado mi error.

    Ojalá lo hubiera sabido hace catorce años.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • morri
    1/05/2008 | 12:37

    Yo lo tuve, pero nunca fui demasiado habilidoso para pasarme enteros los juegos (o suficientemente paciente). Mi primo, el “pasajuegos”, se lo pasó por mí para poder ver el final XD Qué tiempos.

    El video de la Hobby lo tenía, era de la época en la que era capaz de ver el mismo video 70 veces y no cansarme. También es cierto que entonces no había tanta saturación de información y había que ver lo mismo para echar el rato xD Qué curioso recordarlo.

    Responder a morri
  • Capuleto
    1/05/2008 | 13:48

    Lo cierto, nunca jugué a este, pero sí a la tercera entrega y era, tanto gráficamente como en jugabilidad, de lo mejor que tuve en mi SNES. Ver escenarios 3D como las fases acuáticas en una consola así, y hace tantos años, era sorprendente.

    Responder a Capuleto
  • Sergo
    1/05/2008 | 14:59

    Me han sorprendido realmente los gráficos tan logrados.

    Responder a Sergo
  • Zark
    1/05/2008 | 23:21

    Vuelves a hacerlo TdlB 😉

    Yo también elegía al mono con corbata, pero no por el oro ni por la…, no porque me gustase más llevarle, sino porque Diddy me parecía mejor y si le llevaba a él primero, si le mataban sabía que con Donkey no tenía nada que hacer…

    Responder a Zark
  • Makata-kun
    2/05/2008 | 2:00

    Yo no dejo de jugarlo… y siempre hacia el 101%. Me alucina tanto que pienso deberías dedicarle un artículo más, y espero así sea, a este videojuego. Mi cartucho está forradito… aunque creo que poco a poco se me van algunos bonus… no veo la escena y me acuerdo… el 2 es el que me olvido algunos, en el 1 me los se de memoria.
    Que alucinante DONKEY!!!
    Este si es un artículo nostálgico.

    Responder a Makata-kun
  • Lordvader
    2/05/2008 | 9:00

    Debo estar haciendome mayor, cada vez me tiran más los juegos antiguos y menos los nuevos….

    Responder a Lordvader
  • Asur
    4/05/2008 | 19:10

    Muy bueno el articulo. Enhorabuena! Genial juego tb q desgraciadamente no pude jugar en snes, tb como dandel lo jugue en emuladores ylas versiones para Game Boy.

    Responder a Asur
  • Alfred
    4/05/2008 | 21:14

    Es la primera vez que veo esta web… me gustó de tal manera que he decidido hacerles un obsequio… desconozco si haya una sección especial apra esto o si ya lo tengan pero prometo que la intención es buena… me di a la tarea de buscar el soundtrack de Donkey Kong Country… y aquí se los dejo espero sea de su agrado…

    http://www.gigasize.com/get.php?d=fj26v2gkdtd

    Excelente reseña del videojuego creo que me hare visitante asiduo de esta pag gran pag!!!

    Responder a Alfred
  • Alfred
    4/05/2008 | 23:11

    He encontrado también el OST del Donkey Kong Country 3 espero sea de su agrado…

    http://www.gigasize.com/get.php?d=bktnlnkfdhf

    Responder a Alfred
  • Panwing
    5/05/2008 | 10:17

    Gran juego y gran consola. Lastima que RARE haya abandonado al DK que tanto nos gustaba para dedicarse a otras cosas.

    Por un DK como nos merecemos YA!!!!

    Saludos

    Responder a Panwing
  • BIRC
    6/05/2008 | 2:56

    Justo analice este juegazo en mi blog http://reviewsclasicos.blogspot.com
    La verdad es que es un juego excelente, pero tiene sus contras…

    Responder a BIRC
  • BlackMouth
    7/05/2008 | 1:10

    Yo tuve la buena/mala suerte de tener una Mega Drive en vez de la Super Nintendo, de hecho aún funciona.

    Despues de tantos años jugando a la PS2, coger el mando de la SEGA se hace hasta extraño.

    Supongo que a mi me gustan otro tipo de juegos, pero si he de quedarme con uno de plataformas, me quedo con Sonic y sus secuelas y el primer Crash Bandicoot, sobre todo.

    Aunque no sé si es justo compararlo al ser de otra generación, el sistema de juego de Crash de tener que conseguir las gemas para descubrir zonas nuevas en las fases y que seguía siendo un juego simple y fácil de jugar, a pesar de ser en 3D, hace que lo prefiera al DKC.

    Un saludo, y pasad por mi Blog!!

    http://blackmouth.blogspot.com

    Responder a BlackMouth
  • Col
    15/05/2008 | 5:26

    Bacanisimo lo jugue cuando tenia la snes ,empece por el 1 hasta terminar la serie. y jamas he podido olvidarlo. es para mi el mejor juego de todos los tiempos, no habra uno jamas del mismo nivel. cada capitulo del juego tenia algo unico aunque no puedo negarles que me impacto muchisimo la segunda parte. para nuestros dias ,es ya un juego de la vieja guardia por eso del los avances tecnologicos . pero a mi personalmente ningun otro juego a llamado tanto mi atencion como para todavia despues de tantos años seguir jugandolo como si fuera la primera vez . y eso gracias a los emuladores por que mi super lastimosamente por un impulso vendi.
    BRAVO POR LA RESEÑA ME RECORDO VIEJAS EPOCAS.

    Responder a Col
  • Chame
    11/06/2008 | 16:54

    de los mejores juegos del snes

    Responder a Chame

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.