Ene
13
2010

Tales of Monkey Island (V)

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Tales of Monkey Island (V) - Portada

Después de cinco meses de expectación e interrupciones abruptas, el 8 de diciembre del año pasado (ese viejo despreciable con sus sueldos congelados y sus dos ceros; cómo lo odio), Telltale Games puso el broche de oro a su aventura más laureada con «Tales of Monkey Island: Rise of the Pirate God».

Como ya ha pasado bastante tiempo desde que salió el juego (hubiera publicado este artículo antes, pero estaba salvando la Navidad), supongo que incluso los que no queríais comprároslo hasta que estuviera completo habréis tenido tiempo de sobra para pasároslo, así que no tendré piedad en destriparos la trama. En cualquier caso, advertidos quedáis.

Rise of the Pirate God

Guybrush Threepwood, atravesado como una vulgar aceituna por el sable del traicionero LeChuck en el capítulo anterior, se «despierta» en la otra vida tan dicharachero y optimista como de costumbre, pero algo más translúcido de lo que lo recordábamos. Ahora, para regresar al mundo de los vivos, rescatar a su esposa y salvar una vez más el Caribe, Guybrush debe encontrar el hechizo vudú que permitió a LeChuck volver a la «no vida» para intentar conquistar el corazón de Elaine en «The Secret of Monkey Island».

Tales of Monkey Island (V) - Máquina de grog

Habida cuenta de que nuestro pirata favorito nunca ha estado muerto, el punto de partida difícilmente podría ser más interesante. Sin embargo, y para mi sorpresa, el capítulo resulta un pelín decepcionante. Y la culpa no es del argumento ni de los diálogos, ambos increíbles, sino de ese otro pequeño detalle que hace que las aventuras gráficas sean lo que son: los puzzles, que en este episodio son escasos y saben a poco.

Con un ejemplo lo veréis muy claro. En «Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge», para conseguir uno de los ingredientes que necesitamos para fabricar el muñeco vudú de Largo LaGrande, tenemos que convencer a un hombre-de-baja-fibra-moral (pirata) para que nos deje llevarnos un cubo, llenar el cubo de barro en el pantano de la isla, colarnos en la cocina del bar de Woodtick a través de una ventana para robar un cuchillo, ir a la posada local y usar el cuchillo para cortar la cuerda que retiene al caimán-mascota del dueño del local y así abrirnos paso hasta el camarote de Largo, cerrar la puerta del camarote desde dentro, colocar el cubo lleno de barro encima de la puerta y escondernos detrás de un biombo a la espera de que Largo entre y se le caiga el cubo encima, seguir a Largo hasta la lavandería, regresar a su camarote y cerrar de nuevo la puerta para encontrar el ticket de la lavandería, y, por último, entregar el ticket al lavandero para que nos dé el sostén de Largo. En cambio, en «Rise of the Pirate God», para conseguir algunos de los ingredientes de la receta vudú que tenemos que preparar para encoger la Esponja Grande, únicamente tenemos que cogerlos.

Es cierto que he elegido un supuesto exagerado aposta (al fin y al cabo, la peluca de Largo también está en su camarote y el hueso de su abuelo solo hay que desenterrarlo); pero, aun así, en «Rise of the Pirate God» el ochenta por ciento de los puzzles son tanto o más breves que los dos que acabo de mencionar.

Tales of Monkey Island (V) - Búsqueda de tesoros

A mi parecer, el problema es que Telltale ha prestado tanta atención a la historia y al desarrollo de los personajes que, al final, ha acabado dejando un poco de lado los puzzles. Quizá por ser perfectamente consciente de ello, el juego nos obliga a pasearnos de un lado para otro a fin de prolongar la aventura algunas horas más; pero lo único que consigue con esto es generar una dificultad artificiosa e insatisfactoria. En las aventuras gráficas, el valor de la recompensa jamás debería exceder del esfuerzo realizado para alcanzarla. En otro caso, sería como si en la primera tienda de un juego de rol nos vendieran la Ultima Big Fucking Blade of Chaos ++ por un precio irrisorio. No tendría sentido.

Ahora bien, a pesar del chasco que puede suponer esta irregularidad para los aventureros más veteranos, «Rise of the Pirate God» es un episodio tremendamente entretenido y cargado de aciertos. El hecho de poder controlar a Guybrush en su forma fantasma y, más tarde, como zombi es tan inesperado como resultón, y la sensación de familiaridad que desprenden elementos como la máquina de grog o los lugares que rodean la Encrucijada del mundo de los muertos resulta tan cálida como la nostalgia misma (no esa que venden en sobres, sino la de verdad, la que solo encontraréis en ion litio; ¡no aceptéis imitaciones!).

Tales of Monkey Island (V) - Guybrush fantasma y perro

Los chistes, una vez más, rayan la genialidad de los mejores tiempos de LucasArts, a lo que ayuda el excelente doblaje. Asimismo, parece que Telltale hubiera estado detrás de cada análisis y comentario acerca del juego para cazar todas las referencias posibles e incluirlas en este último episodio, y eso sin sacrificar ni una pizca de originalidad (la observación de Elaine acerca de la correcta pronunciación de cierta expresión española me hizo reír de buena gana).

El apartado artístico también es excelente y, a mi juicio, supera, por su creatividad, todo cuanto habíamos visto hasta ahora. Los modelos utilizados para el trío protagonista se han renovado, la escenografía es lúgubre y ominosa, y las composiciones de Michael Land deberían ser de obligado conocimiento para los estudiantes de música.

Tales of Monkey Island (V) - Guybrush zombi y LeChuck

Incluso el tramo final del juego, con el que suele ser difícil dar en el clavo, es totalmente apropiado, destacando el hecho de que Telltale haya sabido dotar de épica a un combate a muerte que se debate entre el humor y el drama y en el que, en realidad, no podemos perder. Una parte de mí lamenta, no obstante, que los guionistas no le hayan echado más valor al asunto y cerrado el juego con nuestro héroe aún prisionero en plena Encrucijada, porque el efecto habría sido muy parecido al que causó en su momento el polémico final de «Monkey Island 2». Supongo que los finales felices venden más.

‘Tales of Monkey Island’: Conclusiones

Analizando todos los episodios de «Tales of Monkey Island» en su conjunto, y habiéndolos jugado nuevamente de una sola sentada el pasado fin de semana, puedo afirmar con toda franqueza que Telltale Games ha hecho un gran trabajo devolviendo a la portada de blogs y revistas una de las aventuras gráficas más apreciadas de todos los tiempos.

Tales of Monkey Island (V) - Póster de Steve PurcellSinceramente, jamás pensé que a estas alturas pudiera dárseles tanta profundidad a unos protagonistas que, hasta la fecha, venían funcionando más o menos como meros clichés (el joven e inexperto héroe, la falsa damisela en apuros y el pirata malvado), ni tampoco que pudieran aparecer caras nuevas que me hicieran sentir un interés similar al que ya sentía por otros personajes más asentados.

Además, en cuanto a su narrativa y comicidad, «Tales of Monkey Island» está, como poco, a la altura de «LeChuck’s Revenge» e incluso le lleva ventaja en el viejo negocio de contar historias. De hecho, creo que ha sido la primera vez que, jugando a una aventura gráfica, estaba más ansioso por saber qué pasaría a continuación que por resolver el siguiente rompecabezas.

Sin embargo, con todo lo bueno que tiene el juego, para mí está claro que Telltale no ha terminado de cogerle el truco a esto de las aventuras gráficas. Hay algunos puzzles muy originales y, por ello, difíciles de olvidar (a destacar: los de «Lair of the Leviathan»); pero a veces la originalidad puede no ser tan importante como el número o la complejidad y en «Tales of Monkey Island » hay mucho «bla, bla, bla» y poco acertijo de la vieja escuela, aquella que probablemente tuvo sus mejores exponentes, no ya en los Monkey Island (que también), sino en «Indiana Jones and the Fate of Atlantis» y «Day of the Tentacle».

Si en una segunda temporada, Telltale consigue pulir esos pequeños defectos sin cargarse todo lo que ya ha conseguido, me atrevo a decir que estaríamos ante el mejor juego de toda la saga. De momento, eso sí, habrá que esperar.

Etiquetas:

Categorías: Videojuegos

11 comentarios

  • bofifa
    13/01/2010 | 15:05

    Hola, muchas gracias por tus comentarios de los capítulos de Monkey Island. Precisamente, yo me acabé el quinto capítulo ayer, y estaba muy viciado.
    Respecto a la escasa dificultad, la verdad que yo lo agradezco. Yo creo que quizá la compañía es consciente que los jugadores mayoritarios van a ser treintañeros nostálgicos que jugaron a los antiguos, y que ya no tienen ni la paciencia ni el tiempo para enzarzarse horas y horas jugando. Sería interesante pensar en si las aventuras gráficas hoy día tienen un nicho de mercado como hace 15 años, y por qué.
    Yo recuerdo que cuando me pasé los dos primeros, así como los de Indiana Jones, para mí era cuestión de orgullo el hecho de pasármelos sin consultar ninguna guía, la Micromanía o algún amigo. Sin embargo, ahora ya no quiero desesperarme ni que se me haga muy pesado, porque no quiero estar durante días con el tema, cosa que antes disfrutaba sin nigún pudor. Quizá también es que ahora es demasiado fácil conseguir una guía del juego, cosa que antes era francamente difícil.
    Por cierto, qué te parecen los recientes Sam and Max, y el que está aún por salir? Yo sólo jugué a 1, el primero, los demás no sé cómo estarán. Luego miro si tienes algún post.
    Por cierto, me hizo particularmente mucha gracia la referencia a Cadena Perpétua de la cárcel. Sólo le faltó tirar una piedra.

    Responder a bofifa
  • Lacoñandriza
    13/01/2010 | 15:47

    Estoy esperando que las «Tales of Monkey Island» salgan todas juntas en formato fisico, ya que este sistema me parece una put…..una incomodidad. La verdad es que por lo que leo en vuestras reviews me intriga por saber como sigue la historia despues de «La fuga de Monkey Island» (el peor sin duda). Pero por otro lado, si siempre comentais la fala de profundidad de cada parte me echa un poco para atrás, con miedo a que se me derrumbe la saga.

    De todas formas creo que el espiritu (y nunca mejor dicho) de Guybrush, LeChuck, Elaine, Murray (el mejor personaje para mí),… es inmortal y mucho deberán cagarla para que no sea de un resultado aceptable.

    Espero no haber herido susceptibilidades. Un saludo.

    Responder a Lacoñandriza
  • kofmaster
    13/01/2010 | 19:15

    Yo me jugue todos los caps de tirón.
    Puedo decir que este juego les ha cerrado la boca a muchos que no esperaban gran cosa, es una aventura realmente brillante. Guybrush volvia a ser torpe y sarcastico y no idiota como en el 4.
    La historia tiene unos giros que nunca se esperarían en un Monkey. Esperando la próxima temporada con ansias.

    Responder a kofmaster
  • El Tipo de la Brocha
    13/01/2010 | 20:27

    @ bofifa: De nada. Se agradecen los, eh, agradecimientos. Te doy la razón en el tema de la dificultad porque sí que es verdad que, a ciertas edades, es complicado sacar tiempo para estas cosas (no te digo ya para escribir sobre ellas); pero, tratando de ser objetivo, no creo que sean un buen punto de partida para enfocar una aventura gráfica.

    Los «Sam & Max» los he probado, pero no a fondo. Realmente no me he formado una opinión sólida sobre ellos.

    @ Lacoñandriza: Aunque depende de cada uno, este juego ensalza la saga. De hecho, es de lo mejor que ésta ha dado.

    @ kofmaster: Con las ventas que han conseguido, es casi seguro que habrá otra temporada. Solo espero que no traten de sacarla deprisa y corriendo.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • bofifa
    14/01/2010 | 1:19

    Hola Tipo de la Brocha,
    quizá tengas razón en que no sea un buen punto de partida, pero creo que eso, insisto, está condicionado por el jugador target al que está enfocado. Quiero decir, de pequeño, no sé si por disponer de más tiempo o porque tenía más capacidad de abstracción, cuando me bloqueaba, no me importaba en absouto (incluso, disfrutaba de forma un tanto masoca) en identificar todos los objetos distinguibles de cada escenario, probar cada una de las acciones y cada objeto con ellos. Incluso, probar objeto con objeto en cada escenario, puesto que, si no recuerdo mal, a veces, eso no funcionaba a no ser que estuvieras en el escenario preciso. Es decir, agotaba todas las posibilidades hasta que acertaba, incluso cuando no me parecía que tuvieran mucho sentido.
    Ahora, no sé si por los años o que me quedan menos neuronas y capacidad de concentración, a la que intento eso durante dos minutos me resulta, simplemente, muy aburrido.
    En los videojuegos, quizá como en el resto de ocio, noto una evolución muy parecida a la que ha seguido el cine. El género de aventura gráfica está casi extinto porque molan más unos gráficos acojonantes, y suelen ser juegos estáticos, donde el peso recae en la historia y no en la acción. De hecho, no me parece una casualidad que se resuciten antiguas sagas de éxito, en vez de crear juegos de aventura nuevos, como pasa mucho en el cine. Tendría curiosidad, por eso, si sacaran una nueva saga de Indiana Jones.
    He revisionado, de hecho, un post que tenéis aquí sobre el Indiana Jones and the Fate of Atlantis, y el posteador decía «os dejo que voy a echar unas partidas», que es una expresión de las máquinas de recreativo, pero que no tiene sentido en una aventura gráfica. A ese nivel, yo normalmente – salvo excepciones – prefiero esa inmediatez de un juego típicamente arcade.
    Por cierto, uno de los juegos nuevos que más me ha sorprendido últimamente es uno llamado «World of Goo», lo conocéis? Me pareció una idea muy sencilla pero super viciante, genialmente ambientado, además, tanto por la música como por la estética de gráficos.
    – Perdón por alargarme -…
    PD: Sobre Sam & Max, si no tienes una opinión formada, es porque no te gustó demasiado como aventura? Es más de lo mismo, o crees que está mal hecho? Yo el que jugué me pareció bastante divertido…
    En definitiva, como crítica constructiva, tengo que decir que me gusta mucho este blog porque se transpira muy bien la pasión que tenéis hacia las cosas sobre las que escribís, y eso, te sientas más identificado o menos, pero ayuda mucho a que se te contagie parte de ese entusiasmo.
    Gracias de nuevo!

    Responder a bofifa
  • La Lengua del Calamar
    14/01/2010 | 11:08

    Por fin! Estaba deseando que escribieras este post desde que me terminé el último episodio!

    Mi resolución final con respecto a los Tales of Monkey Island es la siguiente:

    Capitulo 1: Mola!
    Capitulo 2: Mola, pero menos 🙁
    Capitulo 3: Mola de nuevo!
    Capitulo 4: Vuelve a molar un poco menos :((
    Capitulo 5: Pffffff… mola a ratos…

    Del último capítulo me gustó mucho la idea de imitar a Lechuck en su manera de regresar al mundo de los vivos, pero me pareció bastante mal construida, y con algunas incoherencias obvias, como el hecho de que Lechuck sí podía afectar físicamente a las cosas en su forma fantasmal del Secret of Monkey Island (seguro que a Guybrush todavía le duelen los puntos de la barbilla por ello). Los puzzles son en su mayoría de ir de un lado a otro y de muy poca chicha, y, aunque por supuesto el rollo de Guybrush Zombie mola mucho, me parece metido con calzador. Ya puestos, por qué no se nos prende la perilla de fuego? O nos convertimos en piedra? (maldita Fuga de Monkey Island, ojalá nunca hubiera existido).

    Y DeSinge? Apenas se menciona en todo el capítulo! Qué hay de la máquina de vida eterna que estaba inventando? Yo cuando terminé el cuarto capítulo estaba convencidísimo de que podríamos manejar a Elaine para hacer que la máquina devolviera la vida a Guybrush. Sin duda lo que hay a cambio mola, y más teniendo en cuenta que me sorprendió muchísimo, pero olvidarse de un trozo tan importante del argumento me parece un desliz gordo. Por no decir que la mano vuelve a nosotros sin pena ni gloria, nos levantamos y ahí está. Pos vaya.

    Por otro lado los puzzles de más al final y la batalla están muy chulos, así como todo el dramatismo y toda la épica que han conseguido sacar de un videojuego de género satírico y mayormente bonachón. Me ponía triste y todo oír la voz de Guybrush al final, hecho polvo por la paliza que se estaba llevando ó_ò

    En fin, que no me ha parecido un éxito tan rotundo. Empezó muy bien, pero no me ha convencido para nada el desenlace (ya desde el cuarto capítulo, la forma en que Lechuck simplemente nos estaba mintiendo me pareció un remiendo de guión muy torpe). Spoiler.

    Y ya me callo. Gracias por seguir escribiendo.

    Responder a La Lengua del Calamar
  • El Tipo de la Brocha
    14/01/2010 | 20:32

    @ bofifa: No te quepa duda de que a mí también me resulta tedioso estar dando vueltas sin saber qué hacer. Y, aunque, en mi opinión, la escasa dificultad del juego traiciona en cierto sentido el «espíritu» de las aventuras gráficas, quizá tengas razón al decir que depende del público al que vayan dirigidas. No sé, puede que esa sea precisamente la vuelta de tuerca que el género necesitaba.

    De los nuevos «Sam & Max» no me he formado una opinión, porque los he jugado de pasada, aunque lo que vi me pareció bueno. No conozco «World of Goo».

    @ La Lengua del Calamar: Para mí el episodio más completo fue sin duda el tercero. Y sí, habría estado genial jugar con Elaine para variar. De hecho, me esperaba que esa fuera la «introducción» del episodio (como el primer duelo de espadas con Morgan).

    Umm… Tal vez el fantasma de LeChuck podía interactuar con el mundo físico porque aprendió a hacerlo. Como Patrick Swayze en «Ghost».

    Me alegra ver que, aunque pocos, los comentarios son de calidad. ¡Gracias, lectores!

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • kofmaster
    14/01/2010 | 21:07

    LeChuck tiene una ventaja, conoce el Vudú.
    Guybrush es diferente, solo conoce el Vudú que la Voodoo Lady le enseñe, y los que jugaron habrán notado que…

    @spoiler
    La Voodoo Lady no es tan inocente como se veia.

    Responder a kofmaster
  • bofifa
    15/01/2010 | 14:50

    Por cierto, me hizo también mucha gracia dos adaptaciones de los juegos antiguos: cuando usa las frases como en la lucha de espadas para mediar de caravina, y cuando debes emplear una frase en el 5º cap que cuadre, tanto con Morgan, como con el pirata decapitado. Sí es cierto que es mucho más fácil en ese sentido que conseguir las frases adecuadas en los primeros MI.
    Lo del duelo de caras raras también es muy bueno.

    Responder a bofifa
  • kofmaster
    15/01/2010 | 21:29

    A mi me hizo gracia que cuando examinas el mono electrico en el inventario canta la clasica:

    «Teeeengo un mono en mi bolsillo y me esta robando el cambio su mirada cristralina sospecho que esta chiflado!!!!»

    Responder a kofmaster
  • Mr.A
    17/01/2010 | 18:59

    No he leido nada malandrines porque voy por el final del capitulo 4 , intentando darle el festín a la esponja y no quiero que me destripes el capitulo 5 , pero el trabajo de Telltale Studios es sobresaliente , tecnicamente no estan muy alla pero se nota que le ponen cariño a sus juegos , la primera temporada de Sam y Max abusaba de los mismos fondos una y otra vez pero por lo menos en este van variando los escenarios . Junto con los de Wallace y Gromitt las mejores aventuras de los ultimos años (vale , tampoco hay mucho con que competir …).

    Responder a Mr.A

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.