Mar
27
2013

Go West: un corto con monos, cabras y un perro

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Go West - Cabecera 2

Sí. Es un mono vestido de vaquero y montado en una cabra. Al final el universo mandó una señal y yo la escuché.

Hay gente que piensa que el fenómeno friki surgió en los noventa, cuando Leticia Sabater sorprendió al mundo con su “Letirap”. Pero no. “Go West” se trata de un corto de 1923 protagonizado por muchos monos, varias cabras y un perro. Es la prueba videográfica que demuestra que hace casi un siglo ya había frikis dispuestos a gastar dinero en cosas tan bizarras.

Y después de verlo (dura unos once minutos), os aseguro que yo mismo pagaría por ver el “making of” porque para conseguir que hicieran las cosas que hacen los monos, tuvieron que echar horas y una paciencia casi infinita. Además del olor a heces, porque tanto mono junto seguro que no era agradable para el olfato.

Antes de entrar al trapo con el corto en cuestión os tengo que contar otra de las paradojas de mi vida. No me gustan que hagan pelis con animales. Me parece una perversión utilizar animales para el disfrute personal. Y ya si los disfrazas de “humanos” y les haces hacer cosas que hacen las personas me resulta una aberración.

Lo curioso es que si me ponéis el vídeo de un mono se me olvidan todos mis principios y si encima está vestido de persona lo más seguro es que me quede embobado mientras el animal hace sus “monerías”. Por algún motivo los monos (sobre todo los chimpancés) ejercen sobre mi un extraño efecto.

Go West - Escena Familiar

La historia comienza con una bonita estampa familiar en la que Papá y Mamá Mono están desayunando tranquilamente bajo el típico cartelito de “Hogar, dulce hogar” que tantas veces hemos visto en las películas americanas. Todo parece normal hasta que el malhumorado padre pregunta dónde está el bala perdida del hijo y si volvió a llegar borracho a casa.

La madre le responde que el pobre de Jeff (el hijo se llama Jefferson) está todavía en la cama y que no quiere ni desayunar. Vamos, que tiene un resacón espectacular. Ante esto el padre entra en cólera y se dirige a la habitación del hijo dispuesto a levantarlo a la fuerza si fuera necesario.

Primero aporrea la puerta y Jeff se descojona y hace gestos para que le deje en paz. El padre mira por la cerradura de la puerta y observa a su hijo riéndose de él.

Go West -  Cerradura

Esto ya es el colmo, así que el padre entra en la habitación y le dice que en su casa no quiere borrachos ni vagos. Ante esto Jeff se quita el pijama y se viste con otra ropa, aunque antes se pone un sombrero que nos hará pensar cómo diablos pudo meterse luego la camiseta llevándolo puesto. Mientras tanto el padre le prepara la maleta.

Go West - Maleta

La compungida madre suplica al padre que no sea tan duro con el niño. En una escena dramática que bien podría ganar uno o varios Óscar, la madre coge un pañuelo y se seca las lágrimas. También chupa el pañuelo e incluso se cambia el plano cuando parece que se lo va a comer, pero la interpretación es tan buena que por un momento no veía un mono con peluca sino a una madre sufriendo por la pérdida de un hijo.

Una vez vestido Jeff y con una sonrisa tan inquietante que le produciría pesadillas al bueno de Freddy Krueger, el padre le deja bien claro que no quiere volver a verlo. Jeff coge la maleta y vivimos otra emotiva escena cuando él y su madre se despiden fundiéndose en un eterno abrazo.

Go West - Despedida

De Óscar, en serio. Y para que apreciéis mejor la escena os pongo el otro ángulo.

Go West - Despedida 2

El hijo trata de calmar a la madre dándole palmaditas en la espalda pero el padre vuelve a entrar en escena exigiendo que se marche de una vez.

Una vez fuera de casa tiene claro que tiene que encontrar un lugar donde refugiarse y, de una forma muy oportuna, aparece una locomotora que se detiene en medio de ninguna parte. Supongo que una locomotora operada por monos no tiene claro cómo va el tema de las estaciones. Nuestro protagonista aprovecha para colarse en un vagón de polizonte.

En una corta escena vemos a la madre despidiéndose desde la ventana mientras agita un pañuelo. El revisor le indica al maquinista que ya se pueden marchar y la locomotora se pone en marcha.

Go West - Locomotora

En la siguiente escena vemos a Jeff tirado en el suelo y disfrutando del viaje mientras fuma un cigarro (¡MAL! ¡CIGARRO MAL!). El revisor se da cuenta que llevan un polizón cuando lo ve desde un ángulo imposible teniendo en cuenta que van en el mismo tren, pero como son monos da igual.

El tren se para y cuando el revisor se dispone a echar a patadas al pillo, éste nos sorprende a todos cuando se saca una moneda y soborna al trabajador. Aunque reprobable, la escena tiene su encanto porque intenta meterle el dólar por la boca. Como fumar y sobornar no está bien y estamos en horario infantil os pongo una imagen del feliz maquinista poniendo en marcha el tren de nuevo.

Go West - Maquinista

Después de una corta secuencia del viaje, vuelve a entrar en escena la madre. Ya os podéis imaginar que viviremos otro dramático momento de manos de este genial monstruo de la interpretación. La madre contempla la fotografía de graduación de Jeff entre suspiros y nos deja con la boca abierta cuando se arrodilla y… ¡se pone a rezar!

No sé si rezará a algún dios humano o a King Kong pero es impresionante. Y más impresionante es lo que pide en sus plegarias, que proteja a su hijo de las prostitutas.

Go West - Rezando

El tren se detiene en una estación (ahora sí) y nuestro intrépido vividor se baja y se dirige al poblado cercano. El poblado es el típico de las pelis de vaqueros. El medio más habitual de locomoción que usan sus habitantes es la cabra. Esto queda patente cuando vemos a varios monos cabalgando a lomos de sus cabras.

Jeff decide ir al Saloon a echar un trago. Allí tiene un encontronazo con unos malhechores que están jugando al póker y le amenazan con matarlo porque sí.

Go West - Póker

El tabernero sirve la bebida y defiende a su cliente porque tiene dinero. Ante las amenazas, nuestro valiente amigo sale escopeteado del Saloon y cuando camina por la calle se encuentra con un pobre ciego que toca el violín y que parece no tener piernas. Aquí nos muestra su mejor cara dándole una moneda al mendigo.

Go West - Ciego

Pero las apariencias engañan. En cuanto Jeff se aleja, el pordiosero tira el violín, se quita las gafas de madera y sale del agujero (lo de las piernas era un efecto óptico) y va directo a la taberna a gastarse la moneda en alcohol.

Mientras camina por la calle, Jeff se encuentra una tienda donde venden ropa, armas y caramelos (buena combinación) y decide que necesita ropa de vaquero. Después de una desternillante secuencia donde nos muestra cuanto le gustan los sombreros de cowboy le pide al dueño de la tienda el equipo completo de vaquero.

Una vez ataviado de cowboy, y en una clara muestra de bipolaridad, Jeff amenaza al dueño con la pistola recién adquirida y le “invita” a poner pies en polvorosa.

Go West - Atraco

El dueño de la tienda se dirige derechito a ver al Sheriff. Jeff, que ya le está viendo las orejas al lobo (o al perro), roba una cabra y, después de una espectacular escena en la que se monta de un salto, se marcha haciendo el caballito… um, er… haciendo la cabritilla.

Go West - Caballito

En la huida podemos ver también un pato caminando por la calle como Pedro por su casa. Debe ser el típico artista invitado. El caso es que el dueño de la tienda cuenta al Sheriff como le han atracado y robado y le pide ayuda para capturar al forajido.

Go West - Sheriff

El Sheriff lo tranquiliza diciéndole que él se encargará y sale corriendo tras el bandido cuatrero. Qué queréis que os diga, es mirarle la cara a este agente de la ley y me siento más seguro. Ahora sucede el momento más trepidante del metraje. Vivimos una de las mejores y más intensas persecuciones del celuloide.

“Terminator 2”, “Matrix Reloaded”, “Mentiras arriesgadas”, “Granujas a todo ritmo”… todas sus míticas persecuciones se quedan en una anécdota si la comparamos con ésta porque ver a un mono huyendo de un perro mientras cabalga sobre una cabra tiene que ser bueno a la fuerza y no tiene precio.

Jeff lleva la delantera y durante unos tres segundos todo marcha a pedir de boca, pero entonces cambia su estrategia de huida y toma una decisión desconcertante: se sube a una valla. Para el que no lo sepa, las cabras tienen un gran equilibrio por lo que no es problema caminar sobre la valla.

Go West - Persecución

El problema es que camina, que no corre, por lo que el sheriff no tarda en alcanzarlos y la persecución continúa lentamente sobre la valla. Cuando el sheriff se cansa de olerle el culillo a la cabra, se baja y aprovecha un descuido para agarrar las riendas (una cuerda larga que cuelga oportunamente por el lado correcto de la valla).

Me gusta ver esta secuencia pensando en que es una representación de la eterna lucha entre el bien y el mal que vive la especie humana desde tiempos inmemoriales, aunque muchos lo que verán es un perro tirando de una cuerda atada a una cabra.

Go West - Captura

Una vez atrapado lo lleva otra vez al pueblo y le dice a Jeff que si no abandona el pueblo inmediatamente van a lincharlo. Esto da que pensar. ¿Para qué lo ha perseguido y traído de vuelta si tenía pensado echarlo? Ahí lo dejo. También es curioso como le deja marchar sin tener que devolver la ropa que ha robado. Parece que el sheriff es un hombre de acción y lo de pensar no es lo suyo.

Una diligencia aparece casualmente de la nada y se detiene frente al grupo. Jeff se baja de su montura y se mete en la diligencia, que toma rumbo hacia lo desconocido.

Go West - Diligencia

El dueño de la tienda quiere recuperar su dinero, así que busca un compinche y persiguen a Jeff a lomos de una malvada cabra. ¿Por qué sé que es malvada? Pues porque es negra, ¿hacen falta más explicaciones? En la siguiente secuencia podemos ver cómo se hace uso del antepasado del croma y de una cabra falsa. Esto es artesanía en estado puro.

Los perseguidores suben un monte y desde la cima lanzan una cuerda que atrapa a Jeff (que fortuitamente tiene medio cuerpo sacado por la ventanilla) y lo suben con una facilidad pasmosa gracias a la ayuda de la cabra demoníaca. Podemos ver como al principio lo que suben es un muñecajo parecido a un trapo pero al cambiar de plano es un mono de carne y hueso. Amigos, es la magia del cine.

Ahora vivimos un angustioso momento al ver como el pobre Jeff es forzado correr a ritmo de cabra para no morir asfixiado mientras el dueño de la tienda le agarra el rabo.

Go West - Atrapado

Esto tiene muy mala pinta. Parece que lo más seguro es que el destino de Jeff sea pasar por la soga, pero en un inesperado y asombroso giro de los acontecimientos descubrimos que…

Go West - Sueño

¡¡¡Todo ha sido un sueño!!! ¡Un realista y delirante sueño inducido por la ingesta abusiva de alcohol! Y, aunque Jeff se despide con una especie de divertido e inquietante baile, no me sentía tan estafado desde que probé por primera vez el Tang.

Debo reconocer que, a pesar del pésimo final, me ha encantado. Es un producto muy superior a obras actuales tales como Cisne negro y El discurso del rey que mucho “blablablá rollo rollo” y a la hora de la verdad sólo consiguen decepcionar al espectador. En cambio, los monos nunca decepcionan. No es cosa mía, está demostrado científicamente.

Voy a aprovechar para presentaros a Pankun. Pankun es un simpático chimpancé japonés que vive infinidad de aventuras junto a su mejor amigo, un perro llamado James. En el siguiente vídeo podréis disfrutar de un día que visitó un parque de bomberos.

Esto demuestra que no soy el único que se queda absorto cuando ve un mono y me hace pensar que en noventa años no hemos cambiado tanto. Nos siguen chiflando los monos y cualquier excusa es buena para vestirlos con ropa y ver como hacen cosas típicas de humanos con su limitada mente animal.

Etiquetas: , , ,

Categorías: Cine-TV, Cortos

13 comentarios

  • DGrumpy
    28/03/2013 | 0:53

    Si hay una algo que me guste más que los monos, eso son las cabras, así que de la unión de ambos animales solo podía salir algo bueno. Es increíble la dedicación que habrán tenido que tener para dar a luz este corto.

    Estoy de acuerdo en que seguramente olía a heces, y solo a heces de mono…

    Un genial corto del abuelo del guionista de los Serrano.

    Responder a DGrumpy
  • rafa2000
    28/03/2013 | 4:29

    Al leer sobre este corto, no he podido evitar descojonarme. Y no por lo absurdo de la situación, sino porque esta es el tipo de cosa que hace que me imagine al típico ayudante de producción mal pagado de las peliculas (con la perillita y todo) haciendo el imbecil fuera de cámara, moviendo los brazos y las piernas con el objetivo de que el mono le haga caso.

    Responder a rafa2000
  • El Tipo de la Brocha
    28/03/2013 | 10:58

    Qué lástima. Teniendo en cuenta cómo trataban a los animales en el cine en aquella época, no puedo evitar pensar en lo mal que debieron de pasarlo estos pobres monitos.

    Eso sí, hay que ver lo guapetes que van con sus disfraces.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • El Chachi
    2/04/2013 | 22:25

    Por el número de comentarios creo que este artículo es el más exitoso que he parido.

    DGrumpy: realmente olía a una sutil combinación de heces de mono, de cabra y de perro. Aquí nació la expresión “Um, huele que alimenta”.

    rafa2000: pues imáginate al mismo de la perilla de fotógrafo de monos modelos.

    El Tipo de la Brocha: por lo menos en aquella época trataban mejor a los monos que a los negros. Más que guapetes iban muy “monos”.

    Responder a El Chachi
  • Dampierre
    6/04/2013 | 12:30

    Macho, actualizar de vez en cuando…..

    Responder a Dampierre
    • DGrumpy
      6/04/2013 | 13:07

      Os pedimos disculpas por no haber actualizado durante esta última semana, el motivo ha sido simplemente que nos hemos tomado unas cortas vacaciones durante la semana santa.

      En cualquier caso, en breve volveremos a actualizar con la frecuencia habitual. 🙂

  • Jim
    7/04/2013 | 10:27

    Aquí tenéis el enlace al corto en youtube.

    http://www.youtube.com/watch?v=Pa6hfwMXD3Y

    Responder a Jim
  • Dampierre
    7/04/2013 | 14:58

    Gracias Dgrumpy :3

    Responder a Dampierre
  • Anonimatus
    19/04/2013 | 1:14

    Una maravilla de corto, el favorito de Homer Simpson.

    Responder a Anonimatus
  • ElHombre
    1/05/2013 | 23:37

    El artículo que mas risa me ha dado en la historia de internet. Felicitaciones.

    Responder a ElHombre
  • Token
    20/09/2013 | 1:17

    Sin duda os habeis ganado un lector más gracias a este post y a algún que otro que mirado 😀

    Responder a Token
  • Freddie
    7/11/2013 | 18:33

    ¿Alguien tiene posesión de tal corto o sabe donde encontrarlo?

    Responder a Freddie
  • Diego
    30/01/2014 | 20:32

    Ok! son las 4 de la tarde y ya siento que ha sido ¡Mucho internet por hoy¡

    Responder a Diego

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.