Abr
11
2013

El Beeper de Coca-Cola

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Beeper sin funda

Las modas, pese a ser atractivas, normalmente son pasajeras y caprichosas. Muchas surgen prácticamente de la nada y de manera casual, pero otras tienen a sus espaldas concienzudas campañas de marketing que nos hacen creer que su producto, aparte de ser novedoso, es el no va más, y nos crean la necesidad de tener aquello que anuncian. Este es el caso de muchos productos tecnológicos de nuestra generación, como las agendas Casio o los Beeper de Coca-Cola que vamos a analizar en este artículo.

Corría el año 1996 y de repente y sin previo aviso, la compañía norteamericana de refrescos, lanzó una de sus agresivas campañas de publicidad a las que nos tiene acostumbrados. En esta ocasión nos sorprendieron con una promoción en la que, reuniendo 15 o 20 tapones (este punto no lo recuerdo del todo bien) de las botellas de litro y medio de cualquiera de sus bebidas (Coca–Cola, Fanta o Sprite) te “regalaban” un Beeper de lo más molón. Lo de regalar lo pongo este comillas porque había que pagar unas 1.500 pesetas para que te lo dieran. Además había que darse prisa porque “solo” había 300.000 unidades.

Pero, ¿que era el Beeper? Y sobre todo ¿para que servía? El Beeper no era otra cosa que el clásico buscapersonas, capaz de recibir mensajes de texto, que años atrás había triunfado en Estados Unidos, y que por aquella época estaba desfasado y en total decadencia. Eso sí, tenía un diseño más atractivo y juvenil y su precio era bastante asequible. Además, para muchos era una auténtica novedad, ya que por alguna razón este invento nunca fue muy popular en nuestro país hasta ese momento.

Es decir, cogieron el busca de toda la vida, le hicieron un lavado de cara y le pusieron un nombre más chulo para que fuera más atractivo para los jóvenes, hicieron una magnífica campaña publicitaria, e inmediatamente todos los chavales de la época queríamos uno.

Características

Beeper - MensatelEn cuanto a su forma, era rectangular, del tamaño de una cinta de cassette, pero bastante más gordo. Contaba con una especie de “carcasa hueca” donde se podía insertar el busca, que servía para poder llevarlo enganchado en el cinturón a la vez que cubría su pantalla de cristal líquido. Tan solo tenía tres botones y emitía un sonido para avisarte cada vez que te llegaba un mensaje. Asímismo, tenía otras funciones adicionales como hora y despertador y todo esto únicamente con una pila AAA.

El funcionamiento era bastante sencillo. El Beeper estaba fabricado por Motorola y usaba la red de Moviline y el servicio Mensatel. Para enviar un mensaje tenías que llamar a un número de teléfono, decías el número de busca y el texto que querías enviar, después el operador te confirmaba todos los datos y mandaba el mensaje que llegaba a su destinatario en menos de un minuto.

Las limitaciones del aparato eran bastante obvias: solo recibía mensajes, y si querías ponerte en contacto con alguien estabas obligado a llamar a una centralita. Esto suponía tener que trasmitirle tu mensaje al operador, lo que dejaba totalmente de lado la intimidad, y daba bastante corte enviar ciertos mensajes. Además, el coste de la llamada era bastante alto, unas 100 pesetas de la época.

Breve historia

El mensáfono fue inventado por Multitone Electronics en 1956 para el Hospital St. Thomas de Londres, con la función de alertar a los doctores de los servicios de urgencia. Por tanto su tecnología es muy anterior a la de los teléfonos móviles, y alcanzaron su máxima popularidad durante los años ochenta y noventa, sobre todo en Estados Unidos.

Los buscapersonas utilizan señales de radio para enlazar un centro de control de llamadas con el destinatario, lo que les hace más seguros que las redes de telefonía móvil, sobre todo a la hora de enviar mensajes a zonas sin cobertura, ya sea a causa de interferencias, por las sombras producidas por la geografía, o por hallarse en el interior de edificios, sótanos o túneles.

Beeper buscapersonas

Conclusión

El mérito de Coca – Cola fue colocar miles de estos apartos cuando esta tecnología estaba en pleno declive, mientras que los móviles se estaban imponiendo cada vez más y se veía claramente que eran el futuro.

Estoy seguro que más de uno de vosotros tendrá el famoso cacharrito en algún cajón perdido de vuestra casa, y muchos más, entre los que yo me incluyo, se quedaron con las ganas de tenerlo en su día. Recuerdo que varios de mis amigos lo tenían y eran la envidia de todos los demás. Yo lo quería, aunque por aquel entonces no tenía muy claro para qué servía exactamente. El problema es que en mi casa no se bebían tantos refrescos, y aunque hubiese conseguido los tapones, mis padres no querían dame el dinero para pagar el busca (decisión muy acertada por su parte).

A día de hoy y echando la vista atrás, me alegro de no haber tenido un Beeper. Al fin y al cabo no valía para nada a un niño de 12 años, era solo un trasto más donde de vez en cuando te llegaban mensajes de publicidad de Coca–Cola y poco más.

Para finalizar, debo decir que con esto se demostró que si en su momento alguna empresa hubiese lanzado una buena campaña de marketing, este producto podría haber triunfado antes en nuestro país tal y como lo hizo años atrás en Estados Unidos.

Fuentes

Buscapersonas (Wikipedia en español)

Etiquetas: , , ,

Categorías: Marketing-Publicidad, Tecnología

17 comentarios

  • Manu
    11/04/2013 | 8:24

    Buenas

    Muy interesante! La verdad, es que muy acertado por parte de cocacola. La verdad, que yo siempre que lo veia en las peliculas (cuando era pequeño) me parecia que molaba mucho, y me preguntaba como funcionaba?¿ jeje La verdad, que yo no recuerdo que se hiciese esa promo, no se contando que en el 1996 yo tenia 9 años.. buah! como pasan los años 🙁

    Responder a Manu
  • El Chachi
    11/04/2013 | 10:43

    http://youtu.be/9zl4sFUO43Q

    Si es que eran otros tiempos. Del Beeper no recuerdo el anuncio en sí pero lo echaban cada dos por tres. Por aquí no sé si es que éramos más listos o más pobres pero no conozco a nadie que lo tuviese.

    Responder a El Chachi
    • Suricato
      21/04/2013 | 16:42

      El anuncio del beeper, si no recuerdo mal, era un hombre en una tienda de tatuajes. Se estaba tatuando el nombre de su novia cuando recibia el mensaje de que lo habian dejado y lo tachaba o algo así…

      ¿alguien lo confirma?

  • luis
    12/04/2013 | 11:16

    Altisimo nivel del articulo esto si que fue una joya olvidada de los 90. Me acuerdo de mandar mensajes cada gol de los madrid barça de la epoca.

    Muy buen trabajo

    Responder a luis
  • mastercaba
    13/04/2013 | 14:39

    Magnífico artículo!!! Quizá esta etapa de mediados de los noventa sea mi favorita para recordar. Era la época (más o menos) de las “maquinitas” tipo el busca, el tamagotchi, los relojes con calculadora, etc. Respecto al busca en particular, siempre me intrigó en su momento que fuera un cacharro con el que poder recibir información… sin poder contestarla XD Claro, que en mi inocencia nunca lo vi como algo que usaran los médicos y demás. Un saludo a todos!

    Responder a mastercaba
  • DGrumpy
    14/04/2013 | 13:03

    @Manu: En las pelis americanas de la época era común ver a la gente “guay” usar los buscas. En su momento tuvo que ser el cacharro estrella

    @El Chachi: Mira que echaban el anuncio del Beeper a todas horas, pero sin embargo no lo he podido encontrar para ponerlo en el artículo. En mi barrio hubo unos cuantos amigos que lo tuvieron. No veas como se hacían los chulitos…

    @Luis: Desde luego que fue una joya, con la que muchos soñábamos. Me ha encantado lo de usarlo para mandar mensajes con los goles de la liga.

    @Mastercaba: Fue una época en la que había un aparato electróinico para cada cosa, y que pese a su simpleza nos impresionaban. Me alegro de volverte a ver por aquí. Saludos 🙂

    Responder a DGrumpy
  • El Chachi
    14/04/2013 | 13:39

    Me acaba de venir. El busca no era exclusivo de los médicos, los narcos también lo solían usar. Había un episodio del Príncipe de Bel Air en el que Will se hace con uno y al tío Phil no le gustó un pelo por eso mismo y le obliga a deshacerse de él.

    Hay que ver las tonterías de las que se acuerda uno.

    Responder a El Chachi
    • mastercaba
      14/04/2013 | 21:37

      Sin esas tonterías, Ionlitio no sería nada de lo que es XD

  • trancast
    15/04/2013 | 17:22

    ¡¡¡Yo lo tuve y aun lo conservo!!!

    No valía para nada, entre mis amigos y yo apenas nos mandaríamos 5 o 6 mensajes en todo el uso que le dimos.

    Lo que si recuerdo es que al cabo de unos meses de la campaña promocional comenzaron a mandar mensajes con noticias de interés general. No eran gran cosa, y sirvió para alargar la agonía de este cacharro, pero bueno, al menos recibías algo.

    Responder a trancast
  • Jesu
    17/04/2013 | 14:23

    Diosss… lo tuve, me lo pillé junto a un colega y no parábamos de mandarnos mensajitos… lo que me podía reir con las gilipolleces que le decíamos a la operadora para que escribiera…

    Responder a Jesu
  • DGrumpy
    17/04/2013 | 17:25

    @El Chachi: Chachi paga la coca, primer aviso.

    @Mastercaba: Para ser editor en Ionlitio, el jefe te pide como poco un año de ingreso en un centro psiquiátrico.

    @Trancast: Recuerdo uno de los mensajitos de publicidad de los que
    hablas. Un amigo tenía el Beeper y no hacía más que repetirnos constantemente el texto. Lo tengo grabado a fuego, en concreto decía: “¿sabes que la cuarta parte de Alien, Alien Resurección se la ofrecieron a Alex de la Iglesia que la dirigiera y dijo que no?”

    @Jesu: pobres operadores, entre todos seguro que tienen para escribir un libro.

    Responder a DGrumpy
  • Adri
    20/04/2013 | 19:14

    Lo recuerdo y la verdad que no sabía que era tan caro poner un mensaje en el aparatejo. Sin duda en su momento fue el no va más.

    Responder a Adri
  • José Ángel
    23/04/2013 | 12:18

    Eran 15 tapones. Qué recuerdos…

    Responder a José Ángel
  • pato
    3/05/2013 | 9:30

    Si lo mejor era mandar mensajes guarros para decirselo a las operadoras y que te lo repitiesen!!

    Responder a pato
  • Prehistoria Móvil
    2/05/2014 | 8:39

    Dieron en el clavo, justo antes de que llegara el teléfono móvil y mandara al beeper a la extinción junto con los dinosaurios.

    Responder a Prehistoria Móvil

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.