jun
9
2009

Muñecos que me avergüenza haber tenido

por

Muñecos que me avergüenzan - Raphael vs. Barbie

He de confesar que el título del artículo es algo impreciso. Para ser del todo correctos, debería haber escrito: “Muñecos que me avergonzaría haber tenido, si a estas alturas pudiera avergonzarme de algo”. En cualquier caso, es fácil saber por dónde van los tiros.

Todos hemos tenido algún muñeco con el que nos hemos sentido incómodos. O, al menos, eso espero; de lo contrario, yo sí que me sentiré algo incómodo cuando terminéis de leer el artículo. Podía ocurrir, por ejemplo, cuando en la caja aparecía una franja de edad que ya habías superado. El juguete podía gustarte, pero tú no ibas a reconocerlo ni aunque te metieran astillas debajo de las uñas. Cuando comenzabas a superar en altura las rodillas de los adultos, ya tenías tu pequeña reserva de orgullo, así que, al ver el juguete, ocultabas tu cara de ilusión y hacías una mueca extraña, parecida a la que ponías cuando tu madre te servía un plato que no te gustaba.

Sin embargo, había algo mucho peor que recibir un juguete para niños pequeños. A veces, podían regalarte un juguete para niñas.

Si os ha pasado alguna vez, recordaréis lo humillante que puede llegar a ser recibir un juguete para chicas. Por supuesto, nunca sucedía con algo tan evidente como una Barbie. Qué va. El problema estaba en aquellas zonas que eran grises para los adultos, pero claramente blancas o negras para los niños. Nosotros siempre sabíamos con exactitud qué juguetes y series de dibujos animados eran de niños y cuáles de niñas. Y si te equivocabas alguna vez y tus amigos se enteraban, pronto serías el último en ser elegido cuando tocase hacer equipos en el patio del colegio.

He de señalar que las víctimas, generalmente, éramos los varones. Una niña podía llevar al colegio una Tortuga Ninja, y lo más que le podía pasar es que se la rompiesen. En cambio, un niño que llevase un Pin & Pon era carne de cañón a la hora del recreo. Aquí la ley de igualdad de género no tenía cabida.

El único interés que un chico podía mostrar por una muñeca era de tipo médico-científico. Levantar la falda a la Barbie era uno de los pocos modos de satisfacer nuestra curiosidad varonil sin que nos curtiesen a pellizcos y patadas. Incluso “seccionar” a la susodicha muñeca y dejarla por ahí tirada a lo Jack el Destripador estaba bien visto. En el resto de casos, lo mejor era ni acercarse.

Para bien o para mal, yo tuve varios muñecos con los que únicamente podía jugar en casa (por lo general, con la puerta cerrada y una silla debajo del tirador). Si queréis verlos, seguid leyendo.

She-Ra: La Princesa del Poder

Muñecos que me avergüenzan - She-RaShe-Ra, la hermana gemela de He-Man y defensora del Castillo de Cristal. Junto a sus fieles amigos, luchaba por liberar Etheria de las fuerzas malignas de Hordak. Os suena esta cantinela, ¿verdad? Bueno, quizá sea porque es prácticamente un calco de la introducción de “He-Man y los Amos del Universo”.

“She-Ra: La Princesa del Poder” fue el medio que empleó Mattel para dirigirse al público femenino, ya que nuestra corta edad hacía que los chicos prefiriésemos ver a un tipo musculoso y bronceado en taparrabos, y las chicas, a una rubia voluptuosa en minifalda. Era el mundo al revés.

En aquella época, ver “She-Ra” tampoco constituía el mayor de los pecados. Siempre y cuando uno no lo proclamase a los cuatro vientos, estaba a salvo de pullas y burlas. Después de todo, Hordak era el malo de la serie, y Hordak era el maestro de Skeletor, el archienemigo de He-Man. Y no solo es que Hordak estuviera un escalón por encima de Skeletor, sino que, además, podía transformarse en cohete y tenía la base de operaciones más chula de toda la mitología de los Masters del Universo.

Lo que no tiene perdón de Dios es la muñeca. Entre su vestido, los brillitos y que va maquillada como una prostituta, no hay forma de mantener la cabeza alta si a uno le compran esto. Os lo aseguro.

Si leísteis mi artículo sobre la Cueva del Terror, ya sabéis cuál fue el destino de la pobre She-Ra. Requiescat in pace.

Mi pequeño pony: Enredos

Muñecos que me avergüenzan - Mi pequeño pony¿Os acordáis de la serie de dibujos animados “Mi pequeño pony”? Yo voy a decir que no, y no conseguiréis que afirme lo contrario. La serie, según la ficha de la IMDb, relataba las aventuras de una niña llamada Megan en un mundo de ponis mágicos. Su opening os puede dar una idea del tono de los episodios. Quizá deberíamos repasar alguno para el próximo Halloween.

Pues bien, allá a mediados de los 80, mis tíos tuvieron la feliz idea de regalarme uno de los juguetes de la dichosa serie. Sabiendo que también fueron ellos quienes me compraron a She-Ra, comienzo a pensar que o bien querían tener una sobrina, o bien estaban gestando el guión de una película basada en hechos reales para vendérsela a Almodóvar.

El animalito en cuestión es todo lo que una niña podría desear: pequeño, mono, suave, de colores pastel… Ahora bien, no sé qué es peor, si haber tenido un muñeco de “Mi Pequeño Pony”, o haberme tirado media hora en Internet buscando a mi pony. Porque, en efecto, lo he hecho.

En mi defensa diré que tampoco fue muy difícil dar con él. Sabía que la hermosa y sedosa cola de cuatro colores de mi pequeño corcel podía cambiar de extensión (lo recuerdo a la perfección porque tiré de ella hasta arrancarla del todo), y con este dato fue fácil identificar la línea a la que pertenecía el juguete. Lo siguiente fue examinar una foto tras otra hasta que me topé con una imagen familiar. De hecho, la única diferencia entre el muñeco de la imagen que acompaña estos párrafos y el que yo tuve, es que el primero tiene cabeza. Y esta es la historia de mi reencuentro con Enredos. Qué nombre más bonito, ¿verdad?

Estoy casi convencido de que mi muñeco de He-Man cabalgó sobre Enredos en varias aventuras, luchando codo con… rodilla supongo, contra Skeletor y sus guerreros diabólicos. Luego, en tiempos de paz, He-Man cepillaba las crines de Enredos a la orilla de un lindo arroyo y… Ejem.

Rainbow Brite

Muñecos que me avergüenzan - Rainbow Brite

Y llegamos al tercer y último juguete del artículo. Solo que no fue uno, sino dos.

Está bien. Tres.

Digamos que cuatro y dejémoslo correr. Además, venían en parejas.

Eran Rainbow Brite y Twink, y Red Butler y Romeo. He tardado bastante en acordarme de que tenía estos muñecos. De hecho, si no hubiera visto por casualidad el opening de la serie de televisión, que abrió las puertas a una avalancha de productos de manera parecida a sucedió con los Masters del Universo, jamás me hubiera acordado.

La serie animada trataba sobre una niña que tenía que proteger un mundo multicolor de un bribón que se parecía al ex presidente José María Aznar y de su sicario narigón y lanudo. Esa niña se llamaba Rainbow Brite y contaba con la ayuda de otros siete críos que representaban los colores del arcoíris, un caballo parlante y un montón de peluches pigmeos. Es más o menos lo que dice la Wikipedia.

Sinceramente no recuerdo nada de la serie aparte del aspecto de algunos personajes. En cuanto a los muñecos, sólo sé que los tuve y que debieron de comprármelos cuando era muy, muy pequeño. Si mi cabeza fuera la caja de un puzzle de Rainbow Brite, dentro solo encontraríais 5 piezas de 1.500. Y dos de esas piezas serían de un puzzle distinto.

Recuerdo, por ejemplo, haber jugado con el peluche blanco, que era diminuto, y haber pensado en lo asqueroso que estaba. Ese blanco solo se veía en los anuncios de la tele; en manos de un crío, acababa gris en el mejor de los casos. También recuerdo haberle levantado la falda a Rainbow Brite en más de una ocasión, supongo que porque con las niñas de verdad era más complicado aquello de satisfacer mi curiosidad y corría el riesgo de que me corrieran a gorrazos. Y… realmente eso es todo.

¿Y vosotros?, ¿tuvisteis algún juguete del que poder avergonzaros?

Fuentes:

Comunidad de Mi Pequeño Pony
Ponyland Press
Rainbow Brite (Wikipedia en inglés)

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

31 comentarios

  1. Manu Rincón

    A mi siempre me ha parecido preocupante que los muñecos para niños sean tan musculosos y que estén medio desnudos (p.e. He-Man). En realidad todavía me pregunto si realmente son para niños :D

    Responder
  2. Millus

    es q los niños nescecitan reforzar su virilidad identificandose con esos tordos desnudos, musculosos y depilados.

    me dieron risa las fuentes……. xD ¿en serio existe una comunidad de mi pequeño poni?

    Responder
    • Viky (pequeño pony adicta)

      Si, si que existen…de hecho, en ellas es donde yo me he enterado de que parecen existir una serie de mohos y ongos que frecuentan los pony antiguos y amenazan con comerselos desde el interior….reste decir que llevo tres dias rebolviendo hasta el último rincón de mi casa en busca de mis amiguitos de la infancia y pasando por lejia todos los que encuentro U.U
      PD: yo jugaba con tortugas ninja y más de una vez me las llevé al cole y no, no me las rompió nadie…no había chaval en mi clase que tuviera huevos de atreverse a romperme uno de mis juguetes. Menuda era XD

  3. Shingo

    Yo tuve un pequeño pony tb! era Azul! que majo! jajaja

    Responder
  4. Yo tuve una she-ra que me regalo una amiga que le sobraba.
    Evidentemente ella no apreciaba tanto los complementos y me llego sin ninguno

    Responder
  5. To tuve un guziluz :-P

    Responder
  6. Jamás me avergocé de ningún juguete, y mira que pedía mierdas “para niños” y mierdas “para niñas”…. en eso tuve suerte, :P

    Mi gran orgullo: cuando logré que me comprasen una plancha (que tenía la base metálica) así que el juguete pesaba lo suyo…

    :)

    Responder
  7. Yo recuerdo que a un amigo le regalaron el Ferrari de Barbie. Venía sin muñeca, solo el coche, pero aún así…..en el fondo sabías que era de Barbie, así que daba cosica.

    Responder
  8. Tito

    Una vez a mi hermano le regaaron un Pequeño Pony también, creo que era morado. Recuerdo que venía con cepillo para el pelo,un cepillo de dientes pequeñito y un tubo de pasta de dientes pequeñito también. El tubo este de pasta lo utilicé como amuleto de la suerte por años, siempre lo tenía en un bolsillo o en un estuche.
    Un juguete que todo el mundo odiaba pero que yo sigo super orgulloso de tener es un Furby, de hecho tengo la parejita. Me encanta ponerles el montón de pilas para que secomuniquen XD

    Responder
  9. Sí… una cocinita pequeña (que era de chicas pero realmente me gustaba muchísmo) :oops:

    Responder
  10. Monglomorolo

    Pues ahora que me acuerdo, yo de peque también tomé las riendas de pequeños ponies, no uno, ni dos, una pequeña familia completa, con un padre azul, una madre rosa, y pequeños de imitación amarillo y morado.

    Aunque ahora que lo comento a mi madre, dice que no eran míos, sino de mi hermana, que yo tenía los “Alganboys” (No sé si se refería a los Action-Man o los playmobil) Pues seguro que yo los traté mejor…

    Responder
  11. Monglomorolo

    Am, y ahora que caigo, tenía el caballo blanco de Barbie, que me agencié cuando mi hermana se olvidó de ellas, al que creo que se le partió una apta, y hubo que sacrificar. Y un todoterreno verde de muñecas también, con el parabrisas rosa, un poco jippie para Action-Man, pero a falta de Bala roja, bueno era el todoterreno… xD

    Responder
  12. Pues a mi lo mas gayer que me regalaron fué una botilde amarrada a un aro, que servia para enroscartela en el tobillo e ir saltando mientras la hacias girar. Era equiparable al juego de “las gomas” que jugaban “las chicas” en el recreo… xD
    Saltar por que si… no le veo la gracia si no hay una cabeza humana debajo.. xDDDDD

    Responder
  13. Fei Wong

    A mi me regalo mi tia un gusiluz, un bicho que desprendia luz para dormir a los bebes de 2 años, cuando yo ya tenia 7 o asi…solo ver la cara de panfilo del bicharraco me acordare toda la vida que me dije a mi mismo: esta noche vas a dormir, pero en la basura.
    Recuerdo que le arranque la cabeza y el cuerpo lo moli a puñetazos hasta destruir lo que hacia la luz.
    Ah y tuve tambien (nose si contara esto) un bicho de esos que eran como duendes con el pelo tope de largo y cara de jilipollas, y iban en taparrabos, era el tipìco muñeco que era de uso punching ball en las guerras que hacia XD

    Responder
  14. Anonimatus

    La imagen de He-man montado a lomos de un pequeño pony mientras skeletor y sus esbirros le miran con cara de WTF se me ha quedado grabada en la mente.

    Responder
  15. Bert

    PARA MONGLOMOROLO ->

    Creo que tu madre se referia a los ‘airgamboys':

    http://www.airgamboys.net/

    Responder
  16. Monglomorolo

    Esos son los abuelos de los Playmobil, ¿No? Tambien conocidos como “Clic” Ains, que recuerdos, tardaba más en montar las escenas que después jugando… xD

    Responder
    • Viky (pequeño pony adicta)

      Más que los abuelos, los archienemigos…esos los sacaron para intentar hacerles la competencia a los playmobil.

  17. Hahajejeje

    Yo tenia la casa de pin y pon,y creo que el parque pin y pon XD!!
    dios!! que genial eran..cuando tenia 6 años claro esta ….ejem…..ejem…..
    y tambien tuve un he-man..asique supongo que estuve bien equilibrado en mi infancia

    Responder
  18. Mi tio, una vez, me regalo un tracor amarillo de juguete, hasta aqui todo bien, sin embargo, que me lo regale cuando tenia 12 años…

    Responder
  19. Hahajejeje

    ACABO DE RECUPERAR MI PIN Y PON DE MI CAJA DE JUGETES!!!podre jugar todo el dia otra ve…ejem ejem….digo llevarlos al incinerador por supuesto

    Responder
  20. ricardo

    Pues yo tuve de las tortugas ninjas y de los motorratones de marte

    Responder
  21. RUSSO

    Yo solo tengo muy buenos recuerdos para con mis muñecos….
    Recuerdo haber tenido una amplia esquina en mi habitación donde utilizando cajas y cartones de las camisas nuevas de mi papá armaba ciudades enteras en donde cuidaban el orden dos Caballeros del Zodiaco Fenix y Andromeda con armadura dorada (obvio no era original ni BanDai ni a penas), y por otra esquina un muñeco de Batman (para aquellas epocas un material super duro y resistente, nada de lo que hay ahora) y capa de franela para limpiar el tablero del auto, y junto a él un “auto fantástico” del tamaño de un mouse de computador, que se le daba hacia atras, cargaba energia y salia disparado hacia adelante.
    Por ahi al medio construcciones con cubos tipo lego pero de procedencia nacional, y algunas cosas creativas hechas con plastilina (nada de play-doh en esas epocas).
    Recuerdo haber tenido a Donatello de las tortugas ninja, me encantaba ese personaje sobretodo porque el palo kendo me parecia la mejor de las armas, y un muñeco de “La Mascara” con un disparados de cohetes….
    Ah claro! y mi transformer que iba de auto a robot y luego a aguila….

    Genial!!

    Responder
  22. Yirazk

    Dios, yo siempre heche en falta una femina para que mis heroes de accion y villanos pelearan por ella.
    Siempre pense en conseguir una damisela en apuros… pero al final acababa pidiendo otro Caballero del Zodiaco, Superheroe o villano.

    Con los playmovil era con los unicos que podia permitirme eso…

    Responder
  23. Alvin

    se acuerdan de los ositos cariñosos??
    por suerte nunca tuve ningun muñeco del cual me arrepienta.

    Lo que si puedo decir es que el ultimo parrafo de este articulo esta demas, no me convence en lo mas minimo eso de que el relator le arranco la cabeza al pony, etc, etc, eso no te hace mas varonil, y obviamente jamas nunca en la vida va a borrar de tu mente, que tuviste un PONY!!.

    Salute!!

    Responder
    • jesus

      la verdad mi hermano, de lo que me arrepiento es de no haber cuidado a mi optimus prime original, con todo y caja que traia un carrito que se lanzaba con un mecanismo, o los otros 3 transformers que tuve, he-man piratita con su battle-cat en fin….tantos juguetes que unodesea volver a ver.

  24. Cuando he visto la imágen de She-Ra algo se ha retorcido en mi corazón! Yo he tenido esa muñeca pero no lo recordaba, supongo porque de eso hace milenios XD

    Primero ha sido por la mascara, y luego por el pedrusco que lleva entre las costillas y la falda.

    Saludos!

    Responder
  25. [...] machotes. Si queremos que nuestros niños crezcan como Dios manda, no podemos ponerles a jugar con muñecas y ponis. Los chicos necesitan figuras de acción atléticas y masculinas. Borrad al príncipe Adam del [...]

    Responder
  26. leila

    mm yo la verdad es que jugaba sin pudor alguno con juguetes tanto de niña como de niño… aunque siempre alguien soltaba el tipico comentario de turno. Me encantaba jugar a ser guerrera, policia, vaquera… oh y a los power rangers :$ pero tambien disfrutaba jugando con nenucos y cocinitas xD

    realmente no me avergüenzo de ninguno de los juguetes que he tenido… pero hay un recuerdo que jamas borrare de mi memoria, y es cuando en mi 4º cumpleños unos de mis tios de los que ya nada sé, me trajeron un regalo y otro a uno de mis primos (que le llevaban con retraso), aparentemente eran el mismo regalo, una simpatica bolsa de deporte con mickey estampado, pero en su interior otro gallo cantaba… cual fue mi sorpresa al descubrir que en la mia se hallaba un triste chandall y en la suya un flamante juguete con aspecto de parking y unos muñecos policia con la estructura fisica de una de esas muñecas rusas, matrioskas creo… que desilusion xD

    bueno xD quiza me avergonzase un poco del creepy crowler… mas que nada por los comentarios de la gente jurjur

    Responder
  27. Alex Fernando

    el mejor juguete que tuve en los 80s fue el KITT con Michael Knight era sensacional ese coche.

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.