abr
22
2009

Muñecos de goma

por

Muñecos de goma - DartacánTengo una buena noticia y una mala. La buena es que he recuperado algunas de mis cajas de juguetes del trastero de casa de mis padres. Sí, el mismo trastero del que hablé en el artículo sobre las figuras de acción de He-Man (pronto escribiré la segunda parte, palabra). La mala noticia es que en el proceso he sufrido una ligera metamorfosis. ¿Que cómo es eso? Pues veréis, en el trastero todo está cubierto de polvo. Incluso el polvo tiene varias capas de polvo encima. Y resulta que yo soy alérgico al polvo, así que cada vez que entro allí se me pone la cara como la superficie de Marte. Pero, claro, alguien tenía que entrar para sacar las dichosas cajas. Y ahora parezco el Hulk rojo.

Así pues, para que mi sacrificio no se olvide jamás, hoy voy a hablar de los juguetes más humildes de mi infancia: los muñecos de goma. Todos los habéis visto alguna vez. Son esas figuras pequeñas, de unos seis o siete centímetros de altura, fabricadas en goma o plástico blando, completamente inarticuladas, y coloreadas a mano. (Lo del plástico blando probablemente sea un eufemismo, porque si atinas a alguien en la cabeza con uno de estos muñecos, lo dejas tieso.)

El baúl de Karina

Recuerdo con mucho cariño que, cuando era pequeño, mi madre me compraba estos muñecos en una papelería que quedaba muy cerca de nuestra casa. La dueña los tenía expuestos en el escaparate. Una pequeña civilización de plástico que cualquiera podía observar desde el otro lado del cristal. Desde luego era una idea bien pensada. Para un niño, un ejército de pitufos es un reclamo infinitamente más irresistible que una caja de lapiceros HB y un paquete de folios Galgo.

Muñecos de goma - Una parte de mi colección

Recuerdo también aquellas fiestas de cumpleaños en las que nuestras madres ponían muñecos de goma encima de la tarta, desafiando el calor de las velas. Si no te dabas prisa en coger uno, te quedabas sin juguete o te llevabas el más feo de todos, igual que nos pasó años más tarde con las chicas en las discotecas o ahora con las máquinas de vending y los sándwiches de atún. Pero lo peor era que te tocase un muñeco mordisqueado y cubierto de saliva. Había críos muertos de hambre.

Ahora, tantos años después, cuando paso por delante de una de esas tiendas de juguetes que subsisten como pueden frente a colosos como El Corte Inglés, Toys ‘R’ Us o Imaginarium, y veo esas pequeñas figuras en el escaparate, perdiendo su color poco a poco, aún sonrío por dentro. Pero muy por dentro, que soy un machote.

Galería de muestras

Para rememorar los viejos tiempos, nada mejor que empezar con un clásico entre los clásicos: “Dragones y Mazmorras”, la serie de dibujos animados. ¿La recordáis? Nosotros también, y por eso algún día le dedicaremos un artículo muy completo. Hasta entonces, tendréis que conformaros con esto:

Muñecos de goma - Dragones y Mazmorras

En un primer plano está el Amo del Calabozo. Lo notaréis un poco cambiado, porque en alguna mudanza debió de perderse la figura original, y tuve que escoger entre un Yoda de plomo y el simpático gnomo de la foto, que, eso sí, afeitado y sin gorro, sería clavado al Amo del Calabozo.

Detrás de él, están nuestros héroes favoritos, todos menos el Arquero y la Ladrona, que eran como el quarterback y la jefa de animadoras del típico instituto norteamericano; una pareja tan guapísima y estupenda que daba asco. Y en la última fila, se yergue todopoderoso el malvado Venger, con el brazo en alto en señal de protesta por haber tenido que empeñar su único cuerno para pagar la hipoteca. (Los niños siempre deberían tener a mano un bocata de chorizo o unas galletas María cuando están jugando, por si les entra hambre.)

Muñecos de goma - Los Fruittis

Ajá, los abominables Fruittis. Traumatizaron nuestra infancia con la peor animación de la historia de España y los guiones más tontos y repetitivos que uno pueda imaginarse. En mi casa, aún conservamos estos muñecos y el álbum de cromos de Panini, del que ya he hablado en otra ocasión.

En la primera línea de fuego, reconoceréis al cuarteto protagonista, integrado por Mochilo, la niña cuyo nombre me cuesta horrores recordar, Pincho y Gazpacho. En general, todas las figuras están bastante logradas; incluso Pincho tiene sus espinas, como podéis ver. Desafortunadamente, Gazpacho es la excepción del grupo, con esa boca malformada y esos ojos que parecen dos huevos fritos con las yemas chamuscadas.

Por cierto, la elección de los restantes muñecos no fue caprichosa. Si veis el vídeo de apertura de la serie, descubriréis el porqué: había que completar el círculo. Llamadme maniático del orden, si queréis.

Muñecos de goma - Los Aurones

Pues sí, los muñecos de “Los Aurones” rivalizan en fealdad con las marionetas de la serie. Grog, colocado en la segunda fila a la derecha, me resulta especialmente desagradable; parece el resultado de que Sloth, de “Los Goonies”, y Kuato, de “Desafío Total”, hubieran fecundado el mismo óvulo. Y el muñeco de Yuca, con el laúd en las manos, es de lo más inoportuno. Por mucha imaginación que tenga un niño, ¿qué clase de aventuras puede inventar para él? “Y entonces Yuca salvó el día tocando una canción. Fin”. A mí, desde luego, no me convence.

Por lo demás, creo que si sigo mirando fijamente a Poti Poti, acabaré recogiendo mis retinas del suelo con una cucharilla. No hay nada en la naturaleza que produzca un verde tan intenso.

Muñecos de goma - El Capitán Trueno

Para cerrar la galería, una muestra de sangre patria: el Capitán Trueno y sus valientes aliados Crispín y Goliath.

Está bien, no voy a engañaros. El del centro no es el Capitán Trueno. Aunque sé de buena tinta que alguna vez tuve el correspondiente muñeco, visto lo visto, o bien lo perdí en una mudanza y ahora el Capitán pasa las tardes jugando al mus con el Amo del Calabozo, o bien me lo merendé y estuve sacándome trocitos de goma de entre los dientes durante días. No obstante, el Capitán América también sabe defender los valores más importantes de una nación y, hasta que Marvel lo metió en un cajón de pino, era mucho más comercial.

Y vosotros, ¿también coleccionabais muñecajos de estos?

También en ion litio…

Los Guerreros de la Basura
El barco pirata de Playmobil
He-Man: figuras de acción
Los muñecos de ‘Street Fighter II’

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

33 comentarios

  1. Joder, yo tenía (tengo guardados en alguna parte) un buen puñado de muñecos de estos, pero casi exclusivamente es un puñado compuesto de pitufos. Recuerdo que tenía un pitufo con escalera al hombro, al que se le perdió la escalera, y claro, el pitufo quedó agarrando la nada durante décadas.

    A ver que día me animo como tu y le tiro fotos al set.

    Responder
  2. Uller

    Todavía tengo grabado a fuego en la mente a un Iron Man y un Dr. Doom ke compré en una parada de autocar en un viaje. Pitufos, ke son de los ke más ha tenido todo el mundo, algún personaje de Asterix, un Calimero… pero con eso de ke no eran articulados como un He-Man o un G.I.Joe nunca me llamaron mucho. Yo ke he estado trabajando en una juguetería muchos años, os diré ke todavía hoy se venden y mucho, y os sorprenderíais de la cantidad de figuras reeditadas con los mismos moldes de los años 80. Así ke si os animais a buscar, encontraréis, seguro, a algún muñeco de vuestra infancia.

    Responder
  3. Claro que coleccionaba y creo que hay que seguir comprándolos en esas tiendas que dices, es un peaje para suscitar recuerdos futuros en sobrinos y demás

    Responder
  4. Yo me los comía tíos. Viendo tus muñecos me está entrando un hambre del 15.

    Responder
  5. Lo mío, más que figuras de dibujos animados, eran dinosaurios. Todavía guardo por ahí mis diplodocus de tres cabezas (triplodocus, por supuesto) comprados a 20 duros en el mercadillo de mi pueblo.

    Responder
  6. ¡Yo quiero esa Kumba de plasticoooooooo! ¡Hulk rojo, regalamela porfa!

    Responder
  7. G

    [Había críos muertos de hambre. Los llamábamos “zampabollos”.]

    Igual que nos pasó años más tarde con algunos chicos en las discotecas. Los llamábamos zampapollos.
    Perdón y tal.

    Responder
  8. Roll

    EH!!! yo todavía los colecciono xD… si a alguien le interesa vendermelos que se ponga en contacto conmigo.

    Responder
  9. M@nchitas

    Lo que teníamos acá eran muñexoc de E.T., los gremlisn y luchadores (generalmente con el molde de “el Santo” pero de diferentes colores). También abundaron monitos de Gardfield, Zigy(el peloncito), unicornios y bebés.
    Recuerdo que los más cursis siempre acababan en el boiler de mi abuela(es de leña).
    Mis favoritos eran los de unos deportistas con pinta de los dibukos de Charlie Brown…y por supuesto el snoopy con el pajarito encima era el favorito de mi primer novia(jajaja me costó mucho encontrarlo y costo una buena lana, tenía 12 añitos).

    Responder
  10. Yo una vez le corté un brazo a un muñeco de Espinete. Todavía me estremezco cuando lo recuerdo. Lo que hace la edad…

    PD: Mataría por el muñeco de Venger…

    Responder
  11. Dani, Exclamation. Lo siento, pero los muñecos no están en venta. Ahora forman parte de un legado.

    Responder
  12. Yo no tuve casi de estos muñecos de goma pero si recuerdo tener de Asterix y Obelix o de los Pitufos xD. Son míticos y a mi también me entran recuerdos cada vez que veo un escaparate LLENO de ellos, igual que hace muchos años ^^

    Responder
  13. Yo solo conservo uno de Mario Bro.s (curiosamente, es el mismo que sale en la foto del montón de muñecos a granel que publicas).

    Responder
  14. Juan

    que chulos los muñecos!!

    son todos tuyos?

    Responder
  15. navarro

    como m gustaban esos muñecos, yo tenia un monton de snorquels, que vete tu a saber donde estarán ya, lo que les mató a esos muñecos es que los playmovil molaban mas, por el rollo de ser articulados, y que podías pillar una caja con muchos mas accesorios.
    ahora, en jugueterías venden muñecos de goma, pero la mayor parte de ellos son animales

    Responder
  16. Muñecos de goma…

    "odos los habéis visto alguna vez. Son esas figuras pequeñas, de unos seis o siete centímetros de altura, fabricadas en goma o plástico blando, completamente inarticuladas, y coloreadas a mano. (Lo del plástico blando probablemente sea un euf…

    Responder
  17. Millus

    Lo mio tambien eran dinosaurios….. tenia miles miles y miles….. y todos enanitos….. no más de 4 cms……
    eran los soldados razos en mis guerras campales contra los vaqueritos/indios……

    Responder
  18. Ignacio

    oh dioss!!!…yo tenia los de snoopy y plaza sesamo!!!ahhhh noooooo donde los dejeeee!!!!!!

    Responder
  19. jajajajaja buenísimo el artículo, sobretodo lo del amo del calabozo y lo del capitán américa xD
    Yo si que tenía de estos, recuerdo uno de batman super molón que le hacía la competencia a un batman articulado que tenía jeje. Un saludo!

    Responder
  20. Bru-tal la entrada tengo todavía un pedazo de cubo enorme de estos, este verano que quiero hacer orden y limpieza debería sacarlos y hacer algunas fotos :) Seguro que tengo joyitas jeje

    Responder
  21. loopulo

    woooo! yo tenia el del capitan america!!y el q parece dracula d dragones y mazmorras!! que recuerdos!!! gracias por tan magnifica entrada!!

    Responder
  22. Yo tube varios, de Batman, Hulk y Dartañan. Que tiempos aquellos, la verdad es que con cualquier cosa e imaginación nos pasabamos horas de diversión.

    Responder
  23. En mi país Bolivia… los muñequitos más famosos de este tipo fueron los de la selección boliviana de fútbol… la única vez que fuimos a un mundial (el de USA1994), había todo de ellos, pero lo que más marcó a esa época fueron los “muñequitos de la selección”.

    Responder
  24. Natalia

    Yo quiero que me regale la caja entera jajaja

    Responder
  25. quisiera ponerme en contacto con usted para comprarle los muñecos LOS AURONES le dejo mi telefono 693716441gracias

    Responder
  26. Yo creo que la niña se llamaba Piña.

    Responder
  27. ¡¡Dios mío!!
    Yo aún conservo mis Fruittis, y mantengo a Pincho, Mochilo y Gazpacho en una estantería en mi cuarto (junto a Alfred J. Kwak, regalo reciente del baúl de los recuerdos de mi novio xD)

    Responder
  28. Vero

    Jajajajaja, yo tengo (o tenía…) un Gazpacho como ése xD

    Responder
  29. JosephPorta

    Qee recuerdos yo de esos tenia a Spiderman, de la serie Ulises-31 y de la serie los mosqueperros.

    Responder
  30. aroa

    por favor necesito muñecos de los fruitis por fi alguien me vende mi niño de 2 años le encantan no encuentro por ninguna parte

    Responder
  31. [...] y no solo entre soldados, en mis escaramuzas participaba todo el mundo: clicks de Playmobil, muñecos de goma, He-man e incluso el paracaidista de plástico como recluta especial en misión de rescate en el [...]

    Responder
  32. Hola! Estoy interesado en comprar muñecos de dragones y mazmorras o similares. Si alguien los tiene aun guardados que me contacte.

    Responder
  33. Tambien los He-man y cualquier muñeco de nuestra infancia de los 80

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.