oct
3
2008

He-Man: Figuras de acción

por

He-Man - Figuras de acción - Portada

No engaño a nadie si digo que llevo mucho tiempo queriendo escribir este artículo. Hablar de la Cueva del Terror fue sólo el principio. Lo que realmente necesitaba era hacer un repaso de todos y cada uno de los productos de Masters del Universo que tuve de niño. ¿Por qué? No lo sé. Puede que los fines de semana se me hagan largos, o quizá es que necesite escribir sobre temas de los que seguramente nadie hablará dentro de algunos años.

Lo importante es que los Masters del Universo me hicieron pasar muy buenos ratos cuando era un crío. Y probablemente mi hermano no hubiera crecido tan fuerte y sano si no le hubiera dejado chupetear la cabeza de goma de Man-At-Arms cuando era un bebé. Sí, ambos les debemos mucho.

El jefe no sabía qué clase de mal estaba desatando cuando escribió su artículo sobre He-Man y los Amos del Universo.

La búsqueda

En mi casa, hay un trastero de 0,60 x 1,40 metros. El cuarto es tan pequeño y está tan lleno de mierda que apenas sobra espacio para un tipo con sombrero, o para cuatro cadáveres descuartizados y metidos en bolsas de basura. Aquí es donde guardo mis viejos juguetes y donde mi madre esconde la ropa que sin duda me pondré si algún día tengo ocasión de viajar veinte años atrás en el tiempo.

Cuando entré en el trastero a buscar los Masters del Universo para escribir este artículo, me encontré con el siguiente panorama: encima de la caja donde estaban guardados los muñecos, había unas 400 toneladas de merchandising de finales de los 80 y principios de los 90, incluyendo Tortugas Ninja, Transformers y superhéroes penosamente articulados.

En ese momento, pensé que no me hubiera venido mal la ayuda del asombroso Spider-Man para mover algunos trastos, pero tuve que conformarme con mi hermano, que colaboró silbando la melodía del “Tetris” mientras yo me dejaba los codos contra las paredes para sacar la dichosa caja del trastero.

MOTU - Mi colección de Masters

El esfuerzo no mereció la pena. Cuando te acercas a los veinticinco tacos y tienes un trabajo serio en el que llevas camisas planchadas y corbata a diario, quedarte en casa un sábado por la tarde con un montón de muñecos tirados a tu alrededor te parece el peor plan de la historia. Pero aquel día yo estaba tan aburrido que incluso hice una lista de todos mis Masters. Contando mancos y decapitados, había 47 figuras.

Como es evidente que tanto juguete daría para muchos más artículos de los que la humanidad podría soportar, me limitaré a comentar aquellos que más curiosos me parezcan. Esto no me llevará más de dos o tres artículos, y a lo mejor para cuando escriba el siguiente algunos ya tendréis hijos.

He-Man Puño de Trueno

MOTU -  He-Man Pueño de TruenoHe-Man, el hombre más poderoso del Universo. En la serie le vimos demoler montañas a puñetazos, derribar a sus enemigos de un soplido y montar a lomos de un tigre verde sin pantalón.

Aunque es muy probable que He-Man también fuera el hombre más escocido del Universo, nosotros sabemos que los muros de Grayskull hubieran caído de no ser por él. Pero incluso el héroe más grande de Eternia se cansaba de repartir estopa un episodio tras otro, y He-Man Puño de Trueno vino a solucionar este problema.

Además de una espada color miel y un escudo que refulgía como la carrocería de un Pontiac Solstice recién lavado, He-Man Puño de Trueno estaba equipado con una mochila que reproducía el sonido de un fuerte golpe cada vez que el campeón de Eternia sacudía el brazo. Como sus adversarios tenían el cociente intelectual de un apio silvestre, a He-Man le bastaba con dar un guantazo al aire y activar el mecanismo de su mochila para convencer a sus enemigos de que les había propinado un palo tremendo.

He-Man: ¡Tú te lo has buscado, Skeletor!
¡THUD!
Skeletor: ¿Qué ha sido eso?
He-Man:
Un puñetazo.
Skeletor: Yo no he notado nada.
He-Man:
Pero lo has oído, ¿no?
Skeletor:
Pensé que era cosa de las alubias que preparó Tri-Klops anoche.
He-Man: No. Ha sido un puñetazo. Y ha sonado a varias costillas rotas.

Vedlo con vuestros propios ojos:

Drakon Skeletor

MOTU - Drakon SkeletorUn buen día en el Castillo de la Serpiente, Skeletor estaba sentado en su trono de huesos viendo la escena de “El Imperio contraataca” en la que Yoda entrena a Luke en los pantanos de Dagobah, cuando se le ocurrió que debería llevar un dragón a la espalda. Así no sólo intimidaría a sus enemigos (en un mundo habitado por tipos con manos descomunales y abejas de dos metros, la gente acaba acostumbrándose a una calavera parlante), sino que, además, se ahorraría el sueldo de sus esbirros, a los que He-Man arrojaba al barro con una facilidad desquiciante.

Todos estamos de acuerdo en que nadie con dos dedos frente querría tener la boca de un dragón a cinco centímetros de la nuca; pero debéis recordar que los Masters del Universo jamás destacaron por su inteligencia. Y la serie era francamente estúpida, en cualquier caso.

No obstante, como los abogados de Mattel sabían que vender mecheros a los niños hubiera sido aun peor que sazonar los diminutos accesorios que venían con los muñecos, el dragón de Skeletor no escupía fuego, sino agua. De este modo, lo que se hubiera convertido en el mejor regalo de Navidad de todos los tiempos se quedó en una simple e inofensiva pistola de agua que se disparaba al presionar la cabeza del dragón, algo que ya hacía Kobra Khan sin necesidad de encaramarse a la chepa de su jefe.

Al menos, a Skeletor le quedaba el consuelo de saber que sus enemigos tendrían que poner a secar sus taparrabos en cuanto regresaran a casa. Eso ningunearía sus constantes victorias.

Mekaneck

MOTU - MekaneckAdemás de tener un gusto horrible para vestirse, el bueno de Mekaneck podía estirar el cuello como un periscopio; habilidad que le ayudó a conseguir un trabajo de espía en el palacio de Eternos.

Cuando tu mayor habilidad consiste en poder asomarte por encima de un muro no demasiado alto, reponer el papel higiénico del castillo Grayskull es una tarea que puede venirte grande; pero se ve que ganarte el pan espiando a Skeletor y a su pandilla de desarropados no es para tanto. O eso, o bien cuando Mekaneck llegó al palacio real el puesto de bufón ya estaba ocupado.

Partiendo de que He-Man y los Masters se servían de Mekaneck para espiar a las fuerzas del mal, podemos llegar al menos a dos conclusiones: (1) que Mekaneck estaba convencido de que, con una cabeza acabada en pirámide y unas gafas que avergonzarían al mismísimo Steve Urkel, pasaría desapercibido cuando asomase la cocorota por encima de algún montículo; y (2) que He-Man y los demás Masters eran unos cabrones por dejar que se lo creyera.

Lo más increíble de todo es que, según el canon de la serie de dibujos de los 80, Mekaneck tuvo un hijo. Las mujeres de Eternia debían de cogerse unas borracheras tremendas cuando salían de fiesta.

Stinkor

MOTU - StinkorA simple vista, Stinkor no tenía nada de especial. Por no tener, no tuvo ni su propio diseño, ya que Mattel utilizó el molde de Mer-Man, cambiando el color a la figura y poniéndole la armadura de Mekaneck, que ya hay que ser cutre.

Sin embargo, a mediados de los 80, Stinkor era uno de los juguetes más solicitados por los críos. ¿El motivo? Stinkor olía a caja de arena para gatos. No es broma. El muñeco se vendía como el “maestro diabólico de los olores”. Y a los niños nos gustaba por el mismo motivo que nos gustaba el blandiblub: porque era asqueroso. No es que Stinkor tuviera un olor nauseabundo, como aquellos cromos de “Los Simpsons” que sacó Panini en 1999; pero desde luego tampoco era la clase de juguete que uno abrazaba al irse a dormir.

Antes de que la serie de dibujos de 2002 desvelara el origen de Stinkor, siempre pensé que su entrevista de trabajo debió de ser algo así:

Evil-Lyn: Señor Stinkor, seré sincera con usted: los resultados de sus pruebas son lamentables. Sólo la langosta gigante lo ha hecho peor que usted, y eso es porque ni siquiera podía sostener el bolígrafo. No obstante, le vamos a dar otra oportunidad. Si tiene alguna clase de poder que pueda sernos útil en nuestra lucha contra He-Man, el puesto será suyo.
Stinkor: Pues, ahora que lo menciona, apesto a maldad.
Evil-Lyn: ¿Qué?
Stinkor: Que huelo muy mal.
Skeletor: ¡Por los fuegos eternos de Sumason! ¿Era eso? ¡Creía que habían vuelto a reventar las cañerías del Castillo de la Serpiente!
Stinkor: Me temo que es cosa mía, señor. No puedo evitarlo cuando estoy nervioso.
Skeletor: ¡Maldición! ¿Y por qué íbamos a necesitar a alguien que huele peor que la cesta de la ropa sucia de Beast Man?
Stinkor: Bueno, supongo que en el, ejem, hipotético caso de tuviéramos que huir de He-Man, si corriéramos en dirección contraria al viento, dudo que él o sus heroicos aliados se atrevieran a perseguirnos.
Evil-Lyn:
Skeletor: Contratado.

¿Continuará…?

También en ion litio…

La Cueva del Terror de He-Man
He-Man y los Amos del Universo

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

34 comentarios

  1. drugo

    Ostia, yo tenia un monton de figuritas de estas tambien. Las mezclaba con los playmobil y era la caña.

    Responder
  2. Que de recuerdos me ha traído el tema del artículo… y que forma tan curiosa de escribir tienes, no se sabe bien si pareces un loco o tienes los papeles de “Estar como una cabra”

    ja ja ja ja ja

    Responder
  3. Espectacular, sencillamente, espectacular.
    Espero que sigas repasando todos. ^_^
    Mi madre encontró los míos en el chalet hace unas semanas, dentro del castillo de Greyskull, y al lado de la cueva del terror.

    Responder
  4. Oscar

    “Todos estamos de acuerdo en que nadie con dos dedos frente querría tener la boca de un dragón a cinco centímetros de la nuca; pero debéis recordar que los Masters del Universo jamás destacaron por su inteligencia. Y la serie era francamente estúpida, en cualquier caso.”

    Dios me parti de la risa con ese parrafo XD

    Casi 25 tacos y ya te atrapo el aire oficinista tipo de la brocha? sera que yo me porto como un crio entonces

    Responder
  5. Que triste lo del pobre Stinkor, hecho a base de restos… :-)

    Responder
  6. Mekaneck era sin duda el más triste, siempre que jugabamos en mi casa él era el primero en morir, aun recuerdo la postura con la que siempre terminaba, tirado en el suelo, retorcido sobre su “poderoso” giro de cintura y con el cuello estirado. Un cuadro vamos. ¡Salud!

    Responder
  7. Qué grandes.
    Yo tenía ese que sale en la foto que estaba cubierto de pelo… ahora y ano lo tiene. No sé qué le haría, pero le depilé definitivamente, jejeje.
    Por cierto, ¿qué es eso que he leído de que Skeletor es el tío de He-man? Muy surrealista.. Creo que nunca lo había sabido.

    Responder
  8. Teucrum

    Tengo por casa uno que era medio mago de los buenos, en la serie era un cobardica. Otro que se estiraba todo y se hacia gigante, y recuerdo otro Jefe Malo a parte de Esqueletor que lanzaba unos discs por el pecho… Que tiempos.

    pd: Kase Jones lo tengo en perfecto estado, el chulo de los chulos de las tortugas ninja.

    Responder
  9. Dani: Concretamente la curiosidad de Skeletor la leí en este blog. Pongo al final del mismo un enlace a la fuente: http://www.ionlitio.com/he-man-y-los-amos-del-universo/

    Responder
  10. Ignacio

    muy buena onda el articulo.yo vengo con ion litio hace un monton y mi primer articulo en leer fue el de la coca cola cuando buscaba hacer bombas caseras con pepsi y hielo seco(funciona en serio!!!!)de todas formas,genial la pagina, los articulos y los colaboradores.
    PD:aun conservo el muñeco de los pitufos(eran de ese plastico gomoso)y tambien tengo el he-man normal con la espada…aunque es una lastima que lo tire por que era raro ver a un chico de 12 con un he-man.

    Saludos!!!!

    Responder
  11. paw

    Que grande recordar los mejores juguetes que tuve de pequeño.

    Responder
  12. Hay muchos más estrafalarios aparte de los mentados en este artículo, no olvides del bicho verde que tenía ventosas por manos y otra mayor por boca, o el que esta recubierto de moqueta verde aromatizada de pino, o el giliputo que se le salían los ojos de las cuencas con la palanca de la espalda…

    Anímate y pega un buen repaso, que había cada bicho de flipar en la colección de los hombres de taparrabos de colores… xD

    Responder
  13. “Y la serie era francamente estúpida, en cualquier caso.”

    jajajaja me parece nunca haber visto serie mas estúpida que los amos del universo (como yo los conoci)

    “pero tuve que conformarme con mi hermano, que colaboró silbando la melodía del “Tetris” ”

    Jajaja esa parte me recordo a cierta escena de los simpsons cuando homero acomoda las cosas en su auto.

    saludos!

    Responder
  14. No apto para nostálgicos: He-Man, figuras de acción…

    C&P: "…los Masters del Universo me hicieron pasar muy buenos ratos cuando era un crío. Y probablemente mi hermano no hubiera crecido tan fuerte y sano si no le hubiera dejado chupetear la cabeza de goma de Man-At-Arms cuando era un bebé. S…

    Responder
  15. Desiderio

    Muy buen articulo XD XD

    Me he reido muchisimo recordando viejos tiempos

    Muy buenos dialogos XD XD

    Seguire de cerca la nueva serie , la puedes titular el
    “making off de He-Man”

    Responder
  16. Todos los que menciona Calintz yo los tenía y era de lo más raro xD
    Y uno que tenía forma de mosquito que en el pecho tenía un líquido que representaba la sangre , que bueno era este.

    Responder
  17. Oye, pues sí que tenías muñecos! Yo tenía a He-Man, Skeletor, y cuatro más, pero tu colección era francamente impresionante…

    Responder
  18. Es impresionante. Muchos valientes guerreros fueron despiezados en combate, pero sus gestas aún se cantan en las plazas de villas y ciudades.

    Responder
  19. Darz Mol

    Precisamente yo tengo el He-Man Puño de Trueno (eso sí, el interior de la mochila está algo chamuscado) y Stinkor (aunque ya no huele como hace 20 años).

    Responder
  20. oscar

    Mira amigo tube una infancia traumada,por kerer tener esas figuras y ahora me he propuesto conseguir las figuras,kien podria venderme figuras de Heman

    Responder
  21. LUIS JOSE

    me encanto tu forma de escribir, que va de lo real a lo gracioso, tu escrito es muy entretenido, y me recordaste mi infancia y mi adiccion a los master del universo, hoy en dia de esa coleccion solo tengo a skeletor y a he-man.

    Responder
  22. jota

    No se me ha ocurrido otra cosa que buscar en Goggle…”el maestro de los olores” y he encontrado esto…yo tuve a Stinkor (y lo sigo teniendo, pero despiezado) y es uno de los juguetes de mi infancia que recuerdo con mas cariño…desde que lo tengo con unos 8 años me dediqué a lavarlo con jabón, mistol, etc…¡Y sigue apestando hoy dia! Gracias por crear esta pagina y por recordarme el nombre del “maestro de los olores”, ya que yo lo llamaba simplemente “el Zorrillo”.

    Responder
  23. Deberian de hacer un anime de he man

    Responder
  24. joel

    Hola “el tipo de la rocha” y demás comentaristas. Primero darle la enhorabuena a “el tipo de la rocha” por su articulo, inmejorable. Y segundo a todos los que leais este comentario y que en cierto modo os querais deshacer de vuestras figuras de acción (ya sean master del universo como otros cualquiera), contactar conmigo en joelfrancisco_13_logan@hotmail.com. Estoy interesado en adquirir cualquier tipo de figura de acción, por muy antigua o simple que sea.
    Un saludo a todos.

    Responder
  25. Por cierto no era en estas figuras de He-man donde habia una que le dabas en la espalda a un botón y le salian culebras por los ojos y la boca, lo recuerdo vagamente de cuando era pequeño.

    Responder
  26. Stinkor…!!! ese me marcó…. porque mi madre me lo hacía meter en un cajón porque olía mal… ¬¬’

    Responder
  27. Jose Chenoll

    Tengo 26 años y aún recuerdo y recordare siempre el dia que cumplí 6 años porque mi padre me regalo el He-man puños de trueno y lo que tenia en la espalda era una ruletita de aquellas que tenian antes las pistolas de juguete que le ponias un cargador pequeñin de forma redonda con cargas pequeñas carguitas de polvora y cuando lo cargabas y daba puñetazos estas caragas estallaban y hacian ruido era chulisimo fue un regalo que me marco y como todo a esa edad desaparece un buen dia y no vuelves a saber de el…

    Responder
  28. (Ahem…) Pues para mi el Dragon Blaster Skeletor se convirtió en el mejor regalo de todos los tiempos:

    Lo rellenaba con colonia, le ponía un mecherito delante… y a disfrutar de las peleas con el Kobra Khan de mi hermano (también relleno con colonia fresquita).

    Hoy tanto mi hermano como yo estamos bien. Gracias.

    Responder
  29. pablo

    no entiendo nada todo es en una onda post futurista o que
    por que paresen mediebales pero re avansados en la tecnologia

    Responder
  30. JosephPorta

    Uff de esos muñecos tenia yo tb, maravillosos dias. De personajes tenia a Skeletor, Merman, Beastman, Zodac, Stonedar, Jitsu, ranman, y luego el tigre, el attack track, el tiburón de ataque, y la nave esa voladora verde y no se si alguno mas

    Responder
  31. [...] soldados, en mis escaramuzas participaba todo el mundo: clicks de Playmobil, muñecos de goma, He-man e incluso el paracaidista de plástico como recluta especial en misión de rescate en el último [...]

    Responder
  32. [...] puede volar, por lo que, aparte de cumplir la misma función que Mekaneck en “He-Man y los Amos del Universo”, también sirve como medio de transporte ocasional [...]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.