Oct
21
2009

‘He-Man y la Espada de Poder’, el minicómic

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - PortadaUna vez más volvemos a la carga con He-Man, y, para variar, hoy no hablaremos de la serie de televisión ni de los juguetes, sino de los minicómics, aquellos tebeos de pequeño formato que venían con los muñecos. Concretamente, repasaremos el número uno: «He-Man y la Espada de Poder».

¿Y por qué he escogido este minicómic y no otro? No penséis que ha sido porque es el primero de la colección. Aquí, en ion litio, el orden no nos preocupa en exceso. Más bien lo he hecho porque su historia se separa bastante de la mitología que acabaría sentando la serie de dibujos animados y que, después de todo, es la que conocemos casi todos nosotros.

Así pues, sin más dilación, ion litio orgullosamente presenta…

‘He-Man y la Espada de Poder’ (ahora con menos Orko)

Soy Adam, príncipe de Eternia, defensor de los secretos del Castillo Grayskull. Este es Gringer, mi fiel amigo. Un fabuloso poder secreto se encuentra en mis manos cuando desenvaino mi espada mágica y…

¡Alto, alto! ¡Paren las rotativas! Nada de príncipes con panties y vestidos de color de rosa. Este es un cómic para machotes. Si queremos que nuestros niños crezcan como Dios manda, no podemos ponerles a jugar con muñecas y ponis. Los chicos necesitan figuras de acción atléticas y masculinas. Borrad al príncipe Adam del mapa.

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 2 y 4

Exacto. Solo existe He-Man, el súper hombre de anchas espaldas y rubia melena. Menudo hombretón está hecho. No hay más que ver cómo se despide de su tribu, sin una sola lágrima en los ojos y con un taparrabos de piel de nutria y una lanza como único equipaje. Ni siquiera su madre consiguió convencerle de que se llevara un par de calcetines gruesos. Pero es que eso y quizá un buen champú acondicionador es todo lo que el hombre más poderoso del Universo necesita para cumplir la misión que se ha propuesto: combatir a las fuerzas diabólicas que tratan de controlar los poderes del Castillo Grayskull y, si la cosa marcha bien, traer la paz a Eternia, ahorrar un dinerillo y abrir un gimnasio para formar futuros guerreros. He-Man Corpus Master Body Perfect Gym lo llamaría.

Ya lejos de su poblado, He-Man se encuentra con una pobre mujer a la que está atacando el antepasado prehistórico del Monstruo de las Galletas. Por los rayos que lanza por la mano, se deduce que la damisela en apuros es una hechicera; sin embargo, la magia afecta tanto a la criatura como a mí el Ramadán, y es He-Man quien tiene que salvar el día. El monstruo, por supuesto, no es rival para los bronceados músculos de nuestro campeón, que le realiza un examen de anginas a la bestia como para acordarse de él toda la vida.

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 5 y 6

Tras la portentosa demostración de fuerza, la Hechicera ve en He-Man al héroe legendario que protegerá el Castillo Grayskull del mal, o, lo que es lo mismo, a un pringado al que enmarronar fácilmente. También se da cuenta de que el tío va prácticamente en pelotas, así que, para evitar que las féminas de toda Eternia se lo coman vivo, le da un par de trapos que tenía por ahí guardados y algunas armas. La Hechicera dice que estos objetos fueron creados por los científicos de Eternia siglos atrás, durante las Grandes Guerras; pero seguro que los compró por cuatro perras en el chino de la esquina. Por cierto, como nota curiosa, observaréis que la Hechicera, aparte de chutarse clorofila en vena como Blanka, no va disfrazada de cacatúa, sino que lleva la armadura de serpiente que luego vestiría el muñeco de Teela. Los papeles aún estaban por definir.

Más feliz que una perdiz con sus nuevos accesorios, He-Man decide que ha llegado la hora de asentarse y construir una casa. ¿Cómo? Pues, a falta de herramientas, con la sola fuerza de sus puños. O eso, o bien se ha enfadado con la montaña. ¡Grrr! ¡He-Man furioso! ¡He-Man destruir montaña!

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 7 y 9

Lejos de allí, dos siniestros personajes espían desde las sombras a la diosa guerrera Tee-La mientras ésta abreva su unicornio. Aunque estén de espaldas, seguramente habréis reconocido a estos voyeurs al instante. No son otros que nuestro viejo amigo Skeletor y su peludo secuaz Beastman, que lejos de representar una amenaza real para Eternia, se dedican a esconderse detrás de los árboles para espiar a las jovencitas. Y no les culpo. Llevamos varias páginas y lo más cercano a la civilización que hemos visto ha sido una tribu de pordioseros arremolinados en torno a una fogata. No creo que haya muchos cines ni lugares de marcha por la zona.

Así están las cosas, cuando Skeletor, que ha desayunado Froot Loops con Red Bull esta mañana, dice que quiere convertir a Tee-La en su esposa. Y como parece que el acercamiento «cubata en mano» no es lo suficientemente bueno para él, el viejo cara de hueso declara su amor de la mejor manera que sabe hacerlo: noqueando a Tee-La con un rayo y llevándosela al Castillo Grayskull de luna de miel sin pasar por la vicaría.

Skeletor: Venimos aquí por la boda.
Espíritu de Grayskull: ¿Qué boda?
Skeletor: ¡La mía!
Espíritu de Grayskull: ¿Había hecho usted una reserva? Le advierto que tenemos todos los salones ocupados hasta octubre del año que viene. ¿Y qué es esa criatura que lleva a una mujer en brazos? ¿No será uno de los invitados?
Beastman: ¡Soy la banda!

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 10 y 14

Skeletor hace caso omiso al Espíritu del Castillo y, tras cruzar el umbral, aprovecha su magnífica pose en «Y» para hablarnos un poco de sí mismo: por qué está allí, cuál es su color favorito, qué le llevó a estudiar filología eslava… Así nos enteramos de que su espada es una de las dos mitades de la legendaria Espada de Poder y de que solo uniendo ambas partes podrá abrir un portal a la dimensión de la que fue expulsado durante las Grandes Guerras y traerse a su familia a Eternia para celebrar las Navidades con alguien que no ponga la cena de Nochebuena perdida de pelos. También pretende conquistar Eternia, pero lo que le hace más ilusión es lo primero.

Mientras Skeletor y Beastman recorren los ominosos pasillos de Grayskull en busca de un cuarto de baño, Man At Arms, que ha sido testigo de la intrusión, visita a He-Man para pedirle ayuda. He-Man, sin embargo, no quiere dejarse ver con un tipo que lleva una cazuela por sombrero, y se sube a su Carro de Asalto dispuesto a encargarse él solo del asunto. La descripción del vehículo dice que es capaz de transportar a su conductor a través del tiempo y del espacio, pero yo os aseguro que el juguete no molaba tanto. Ni siquiera cuando aún no se le habían caído las pegatinas.

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 15 y 17

En el Castillo Grayskull, Skeletor y Beastman encuentran una puerta oxidada al final de un pasadizo secreto. Cuando la tocan, el Espíritu del Castillo los maldice y libera algunos fantasmas demoníacos para detenerlos. Por algún extraño motivo, Beastman escoge ese preciso momento para ponerse a bailar flamenco, y Skeletor destroza con su espada un sobre de mostaza que alguien había pegado a la puerta.

Cuando finalmente los dos malvados consiguen superar la barrera, oyen un ruido en el exterior, y Skeletor envía a Beastman a investigar. El escándalo, como no podía ser de otra manera, lo está provocando He-Man, que se dirige a toda pastilla contra los muros del Castillo con la intención de usar el Carro de Asalto como ariete. No obstante, a la vista de cómo es el aparato, lo más probable es que se estampe contra el muro y deje un gracioso agujero con forma de persona o bien una masa informe de carne, vísceras y salpicaduras de sangre.

Aunque Beastman trata de detener al campeón de Eternia con un cañón-láser, los disparos (eso que parece un chorro de orina concentrada, por si no los habíais identificado) rebotan contra el chaleco reflector de He-Man. Imagino que apuntarle a cualquier otra parte del cuerpo, la que no está cubierta por los 20 cm2 de armadura, está descartado.

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 18 y 20

Saliéndose de su papel unos instantes, He-Man se burla de Beastman y le llama «gorila descerebrado»; curiosa elección de palabras para quien hace un momento estaba dispuesto a lanzarse a 250 km/h contra un muro de piedra. Beastman, además, no es tan tonto como lo pintan, y en lugar de disparar de nuevo contra He-Man, apunta directamente al Carro de Asalto, derribándolo. ¿Estará todo perdido?

No, porque ahí llega Man At Arms al rescate y da a probar a Beastman su propia medicina. ¡Meados a gogó! Mientras su aliado entretiene al Hombre Bestia, He-Man baja el puente levadizo a tirones para adentrarse en el Castillo. ¡Utiliza el timbre, gañán!

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 21 y 22

Una vez al otro lado del muro, He-Man descubre que Skeletor ya ha encontrado la otra mitad de la Espada de Poder y…

Skeletor: ¡Eh, tú!, ¿quién eres y dónde está tu ropa?
He-Man: Tenía calor y me la he quitado según venía para acá. Y mi nombre es He-Man. ¡He venido para detenerte!
Skeletor: Bien, en ese caso no te importará que use mi magia para arrojarte un montón de trastos que hay por aquí mientras señalo con el dedo la gotera que hay en el techo.

He-Man comprende que, mientras la Espada de Poder esté en manos de Skeletor, no podrá derrotarlo. Por fortuna, la Hechicera llega justo a tiempo y despoja a Skeletor del arma mística, imcrepándole por haber abusado de su poder y dividiéndola de nuevo en dos. Más tarde, Skeletor diría que solo estaban jugando.

Masters del Universo - Minicómic nº 1 - Páginas 23 y 27

Desprovisto de su arma, Skeletor huye hacia una de las torres del Castillo, y He-Man le sigue de cerca. En mitad del camino, nuestro héroe se topa con Tee-La, que exige al fornido Master que deje de dar el espectáculo y se ponga algo de ropa antes de continuar su persecución.

Ya en lo alto del Castillo Grayskull, los hombres guerreros combaten fieramente mientras Tee-La busca una de sus lentillas por el suelo. Al rato, Skeletor consulta su reloj y se da cuenta de que, como no terminen pronto, se va a perder el peliculón de Antena 3. Apresuradamente, se despide de sus nuevos «compis» y se marcha con Beastman.

Al término de la encarnizada batalla, el Espíritu de Grayskull felicita a nuestros amigos y les otorga un pequeño presente: un unicornio.

Tee-La: ¡Eh, espera! ¡Este es mi unicornio!
Espíritu de Grayskull: Sí, puede ser. Pero, ¿quién lo ha traído hasta aquí?
Man At Arms: Yo creo que ha venido solo.
Espíritu de Grayskull: ¡Tú a callar, impresentable! Que en cuanto viste llegar a Skeletor, cogiste la cubertería de plata y saliste corriendo.
He-Man: Oh, venga no te enfades.
Espíritu de Grayskull: No me enfado.
He-Man: ¿Y qué es ese humo con forma de calavera?
Espíritu de Grayskull: Es que hoy no me he duchado, ¿vale? Apesto. Ya lo he dicho. Espero que estéis contentos.

El minicómic termina aquí, sin moralina alguna. Pero para eso os tengo a vosotros. Decidme, ¿qué habéis aprendido hoy?

Etiquetas:

Categorías: Cómic

25 comentarios

  • millus
    21/10/2009 | 7:13

    vaya,… q manera de reirme

    ahora me ire a dormir muy feliz XD, gracias tipo de la brocha

    Responder a millus
  • Cloro
    21/10/2009 | 9:00

    Por mi parte he aprendido que he estado equivocado toda mi vida en lo que a la interpretación de las viñetas se refiere. Afortunadamente este post me ha abierto los ojos, así que corro raudo a releerme todos mis cómics, de los que es evidente que no he entendido nada.

    Genial lo del «baile flamenco»

    Responder a Cloro
  • Jac
    21/10/2009 | 9:26

    estos son comics y no lo del frank miller…

    Responder a Jac
  • brakaros
    21/10/2009 | 10:27

    Pues yo he aprendido el significado de la palabra increpar (http://www.wordreference.com/definicion/increpar), y de la palabra imprecar (http://www.wordreference.com/definicion/imprecar), jajajjajajajjajajjajaj.

    Perdona por ser tan malo, pero miro con lupa este tipo de cosas en cada artículo q leo, y hasta ahora no había tenido ocasión de llamaros la atención (mira q tenía ganas, jajajajjajajajjaja).

    Me ha encantado el artículo, sobre todo la parte en la q a He-man le da por hacer el mono, jajajjajaja, y la parte de la boda en la q Beastman dice «Soy la banda», ajajajjajajajajjaja

    Enhorabuena por tu trabajo Tipo, siempre me haces reir.

    Un saludo a todos.

    Responder a brakaros
  • brakaros
    21/10/2009 | 10:29

    Por cierto, deberíais permitir editar los post para corregir errores…

    http://www.wordreference.com/definicion/increpar

    http://www.wordreference.com/definicion/imprecar

    Un saludo a todos.

    Responder a brakaros
  • Max-Steel
    21/10/2009 | 10:53

    Yo he aprendido que los cientificos de Eternia eran muy irregulares. Te hacen una supermoto levitadora y las únicas armas que se les ocurren son… Un hacha y un escudo! ¿que pasa era el turno del becario?

    Responder a Max-Steel
  • Mauro Picotto
    21/10/2009 | 15:10

    que mi memoria es finita y ya no recordaba que leí este comic de canijo… qué recuerdos y menuda risera.

    Responder a Mauro Picotto
  • M@nchitas
    21/10/2009 | 16:20

    Recuerdo que lloré cuando me tocó uno repetido…a la fecha pienso que no debió ocurrir pero así es esto.

    Esos comics junto a los catálogos de playmobil y las minitiras de los luchadores(en México) eran la sensación cuando chavitos. Estupendo reportaje con ese humor enfermizo pero genial…

    Responder a M@nchitas
  • Ryo007
    21/10/2009 | 16:54

    A ver cuando te haces una review del super comic de He-Man vs Superman XD Ya sabes como me gustan esas bizarradas.

    Responder a Ryo007
  • q256
    21/10/2009 | 18:10

    Ryo007, aunque no es una review propiamente dicha, dicho cómic se menciona en el primer post que publicamos sobre los Masters del Universo:

    http://www.ionlitio.com/cine-tv/he-man-y-los-amos-del-universo/

    Responder a q256
  • kofmaster
    21/10/2009 | 18:20

    «El antepasado prehistorico del monstruo comegalletas» «He-Man destruir montaña» que manera de Reir xDDDD

    Responder a kofmaster
  • Siegfried
    21/10/2009 | 18:30

    Jojojojojojj

    Responder a Siegfried
  • Siegfried
    21/10/2009 | 18:32

    Jojojojojojj que hartera de reir, tienes suerte que en Eternia les hayan cortado Internet por falta pago que si no iban a venir a buscarte y te ibas a enterar jjojojjojojojojo

    «apuntarle a cualquier otra parte del cuerpo, la que no está cubierta por los 20 cm2 de armadura, está descartado.»

    Buenisimo tio me parto.

    Brakaros ya mismo te veo dando cursos de ETICA PERIODISTICA al estilo cqc jejejejejjejeje muy buenas observaciones.

    Responder a Siegfried
  • El Tipo de la Brocha
    21/10/2009 | 21:01

    brakaros: Gracias por el apunte. Ha sido dislexia y no error semántico, pero igualmente se agradece la llamada de atención. Corregido queda.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • La Lengua del Calamar
    21/10/2009 | 21:37

    El arma definitiva de los habitantes de Eternia es su orín, que tiene unas cualidades semejantes a las de la sangre de alien. Por eso no usan retrete, lo almacenan todo y sacan un buen pellizco vendiéndolo, al peso, a la secta de la cazuela.

    Muy bueno, Guybrush 🙂

    Responder a La Lengua del Calamar
  • Anonimatus
    22/10/2009 | 1:21

    La verdad es que me gustaba más el concepto de He-man siendo un bárbaro, usando otras armas a parte de la Espada del Poder (que era la única que usaba en la serie) y que su poder fuera integramente suyo en lugar de algo concedido por la espada. ¿Qué es ese liquido rojo que sale cuando He-man le examina las anginas al monstruo? Al principio pensé que era sangre pero eso es imposible en algo creado por Mattel ¿no?

    La interpretación de las viñetas ha sido fantástica y me ha aclarado muchas cosas, yo antes creía que lo que disparaban era pintura amarilla.

    Es una lástima que tampoco expliquen por qué Teela decidió teñirse el pelo a rojo.

    Responder a Anonimatus
  • Oscar
    22/10/2009 | 1:33

    eres un mamon tipo de la brocha XD!!

    Creeme que utilice toda mi fuerza de voluntar para no partirme la caja en plena oficina con tu vision particular del Comic de He-man! XD

    Responder a Oscar
  • Ryo007
    22/10/2009 | 2:30

    @q256
    Si recuerdo haber leido eso… quizas seria bueno hacer un repaso historico con algunos de los crossovers extraños de los comics (tipo de la brocha, conste que debes el de Star Trek y Wolverine)

    Responder a Ryo007
  • Julian
    22/10/2009 | 3:52

    Jajajajaja…que risa….muy buen post…

    Responder a Julian
  • El Tipo de la Brocha
    22/10/2009 | 7:48

    Ryo007, tengo ese cómic en la lista de artículos pendientes de escribir. Pero la lista es larga, así que tendrás que ser paciente.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • bitarin
    22/10/2009 | 14:58

    joder! no sabía que fueran tan buenos esos minicomics, ¡ni siquiera sabía de su exsistencia!
    jajajajaja.

    Un 10 para el tipo que nunca uso un lapiz!!!!!!

    Responder a bitarin
  • Crowler
    26/10/2009 | 14:59

    Pues yo tenia un diccionario Inglés-Español en el que ponia claramente:
    He-man: Machote
    Las risas que me pude echar… xDD

    Responder a Crowler
  • barondarko
    31/10/2009 | 10:26

    Dios que manera de reirme, seguid así!

    Responder a barondarko
  • Ryam
    16/11/2019 | 23:01

    O filme de 1987 apesar de criticado até hoje, no final das contas é fiel à versão original da história. Pois foi inspirado na versão original e não na série de tv.

    Responder a Ryam

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.