Ago
24
2017

El Grand Prix del verano

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

El Grand Prix - Cabecera

Hace unas semanas, o quizá algunos meses, un rumor empezó a inundar las redes sociales. Las gentes, ilusionadas, se posicionaron a favor de lo que parecía imposible: que TVE recuperase un programa veraniego consistente en ver a compatriotas de pueblos lejanos darse castañazos, caer al agua, ponerse disfraces absurdos… Finalmente, el ente público decidió no recuperar el Humor Amarillo español; por ello, me parece de justicia hacerle un homenaje al programa que marcó los veranos de mi niñez: “El Grand Prix del Verano”.

Un programa para toda la familia

El Grand Prix - Presentadores

Nótese la diferente indumentaria de los presentadores. ¿Sexismo? ¿Dónde?

En los años noventa, los veranos eran cálidos (como ahora) y largos (para los niños, claro). Por aquel entonces, aún se estilaba eso de reunir a la familia frente al televisor para ver programas de diversa índole, más o menos blancos y con cierto toque humorístico. Así pues, algún directivo de la cadena pensó: “¿y si mezclamos ‘verano’ y ‘familia frente al televisor’?” La idea resultaba prometedora, pero demasiado simple. “¿Y si añadimos unos bolos, troncos giratorios, disfraces de sumo y bailarinas?” Mmm… aún faltaba algo. “¿Y si metemos vaquillas de por medio?” Perfecto. “Si encima lo presenta Ramón García acompañado de alguna chica de buen ver con falda corta, el éxito está asegurado”, pensaron los creativos. Y así fue: un exitazo.

Efectivamente, y como recordaréis, el “Grand Prix del verano” era todo eso y mucho más. Sin embargo, por si alguien no lo ha visto nunca, explicaré que el programa consistía en enfrentar a dos pueblos de menos de 50000 habitantes en una competición, la cual se dividía en una serie de pruebas (físicas, en su mayoría). Dichos pueblos eran debidamente uniformados de color azul y amarillo respectivamente, y eran representados por su alcalde/alcaldesa y por un padrino o madrina, papel éste desempeñado por algún famosete de la época tipo Jacqueline de la Vega o el gran Chiquito de la Calzada.

Algunas pruebas

Las pruebas eran de lo más diverso, aunque algunas alcanzaron la categoría de hito generacional. Aunque fueron cambiando a lo largo de las temporadas en pequeños detalles, fundamentalmente podían dividirse en dos clases: con vaquilla y sin vaquilla. En todos los casos, la prueba venía precedida de un bailecito por parte de las bailarinas del programa, a modo de presentación. Los noventa en estado puro.

Entre las pruebas más famosas que tenían lugar sin que hubiera vaquillas de por medio, encontramos (y esto es sólo una selección, podéis recordar más en los comentarios):

La rampa. Aquí intervenía el cachas de cada pueblo, pues era necesaria una fuerza importante. La prueba consistía en coger una barra de madera y subir una rampa de 15 metros a base de ir encajando el palo (a pulso) en una suerte de soportes, mientras el cuerpo iba arrastrándose por la rampa. En caso de fallar en el anclaje de la barra, el concursante caía y tenía que volver a comenzar. Ganaba el que, tras acabarse el tiempo, hubiera llegado más arriba; si alguno conseguía llegar hasta el final de la rampa, recibía puntos adicionales. Como es más fácilmostrarlo que explicarlo, os dejo un vídeo ilustrativo:

La patata caliente. Una prueba que valoraba los conocimientos (es una forma de hablar) de los padrinos y alcaldes. Ramón García lanzaba una pregunta cuya respuesta fuese un número y los participantes debían tratar de adivinarla, indicándoseles si se habían quedado cortos o se habían pasado. La gracia estaba, claro, en la patata caliente, un globo que se iba inflando con el paso de los segundos. Si conseguían acertar la respuesta, los participantes pasaban la patata (que seguía inflándose) al otro equipo, que tenía que repetir la mecánica. Cuando a algún padrino o alcalde le explotaba la patata quedaba eliminado, ganando la partida el equipo con el último “superviviente”.

El Grand Prix - Troncos

Un buen ejemplo de la peligrosidad de “Los troncos locos”

Los troncos locos. Quizá la prueba más recordada. Los concursantes tenían que atravesar una serie de troncos giratorios ubicados encima de una piscina, intentando no caerse. Cada uno adoptaba una estrategia: mientras algunos optaban por la velocidad y la inercia, otros preferían ir poco a poco, manteniendo el equilibrio. No hace falta que os diga que esta prueba propiciaba al espectador alguno de los leñazos más impactantes del programa, ya que la disposición y la cercanía entre troncos facilitaba las volteretas aéreas y las contorsiones corporales extremas.

Los bolos. Una prueba entrañable, en la que el trabajo en equipo se hacía fundamental. Cada pueblo participaba en ella con un lanzador y con el padrino. El primero, con los ojos vendados, tenía que lanzar una bola atada al techo contra unos “bolos” (concursantes del otro equipo disfrazados) siguiendo las indicaciones del padrino (“¡a la derecha! ¡a TU derecha!”). Cabe decir que los bolos podían moverse lateralmente sobre una pequeña superficie, lo que hacía más difícil el lanzamiento. Ganaba el equipo que más bolos rivales tirase (valía tirarlos de frente o bien con el retorno de la bola por el efecto péndulo). En este vídeo se ve claramente el funcionamiento:

Sin embargo, las vaquillas eran las grandes protagonistas del programa (eran otros tiempos), y por tanto las pruebas en las que aparecían eran muy apreciadas. No puedo olvidar, antes de detallar algunas de las pruebas en las que aparecían, que eran presentadas antes de salir al ruedo de una forma peculiar: Ramón García nos deleitaba con rimas que afectaban a su nombre, mientras en pantalla se nos daban algunos datos referentes a su edad, peso y “aficiones” (de la vaca, claro; de Ramón García nunca supimos cuánto pesaba). Ejemplo real: “Paola, la vaquilla que más mola”.

Normalmente, las pruebas que atañían a las vaquillas solían ir precedidas de alguna parte fuera del ruedo. Me explico: a veces, los concursantes tenían que realizar previamente algunas fases tipo gymkhana (atravesar una cinta transportadora con obstáculos, cruzar una serie de gomas entrelazadas a modo de red, etc.) y, una vez en la plaza, tenían que coger algún objeto (frecuentemente colgando del techo en el centro del recinto), dando tiempo al animal a embestirlos. Por lo general, los contendientes iban disfrazados de manera que su recorrido se dificultase. Los disfraces merecen capítulo aparte: a veces iban de lobos feroces, otras de sumo, a veces de bebés gordos… Sea como fuere, con los disfraces se conseguían dos cosas: amortiguar las caídas y las cogidas de las vaquillas y, por qué no decirlo, dar un toque humorístico a las mismas, complicando que se levantasen del suelo y favoreciendo rebotes de toda índole.

La parte final era, a mi modo de ver, la menos entretenida, pues consistía en algo “serio”: el alcalde, los padrinos y los “cerebritos” de cada pueblo se enfrentaban a tres preguntas de “sí” o “no”. Para darle emoción a la cosa (a veces en las pruebas generales había mucho desnivel entre equipos), el acierto se premiaba con dos puntos, mientras que el fallo restaba los mismos. Es decir, si el equipo A fallaba las tres preguntas y el B las acertaba, el B recortaba nada menos que 12 puntos, todo un mundo.

Así las cosas, al acabar cada temporada tenía lugar la Gran Final, que enfrentaba a los dos pueblos que más puntos hubieran obtenido en el programa en que participaron. El ganador, claro está, sería el vencedor de la edición.

Épocas y la versión infantil: “El Peque Prix”

La época dorada del programa, presentada por Ramón García y una acompañante femenina que variaba prácticamente cada temporada, tuvo lugar entre 1995 y 2005 en TVE. Más tarde, las autonómicas (FORTA) se hicieron con el espacio, dándole las riendas del mismo nada menos que a Bertín Osborne, nuevamente acompañado por una presentadora femenina (Cristina Urgel en 2007 y la triunfita Natalia en 2008-2009).

Ahora bien, hubo una versión paralela al original, “El Peque Prix”. Este programa se emitió los sábados por la mañana en TVE entre 1998 y 2000 (más tarde tendría su versión autonómica, también con Bertín Osborne). La diferencia fundamental es que los protagonistas no eran pueblos, sino colegios, representados por sus alumnos para las gymkhanas y las pruebas de conocimientos, y por los profesores en las pruebas con vaquillas (alguno fantaseó con sus maestros pasándolas canutas…).

Esta versión, mucho menos popular, tiene cierto encanto para mí porque en una ocasión fui de público, junto a mis hermanas. Es lo más cerca que estuvimos del Grand Prix original, que no es poca cosa, aunque descubrimos que la televisión no es lo que parece: estábamos obligados a animar al equipo amarillo, un colegio de Avilés que nada tenía que ver con nosotros (que somos de Madrid). El show business, ya sabéis.

La inolvidable cabecera

Afortunadamente (o no), todos los programas del Grand Prix del verano están disponibles en el archivo de RTVE, aunque yo he evitado detenerme mucho para no desmitificar mis recuerdos. Sin embargo, no me resisto a dejaros la sintonía con la que se abría el programa, en la que muchos reconoceréis el toque del maestro Leiva (sí, el mismo que llevaba el tema musical en “¿Qué apostamos?”). Que lo disfrutéis:

Fuentes

“El Grand Prix del verano” en Wikipedia
Grand Prix del verano.es
“Grand Prix del Verano” en RTVE.es

Etiquetas: , , , , ,

Categorías: Cine-TV, Concursos, Humor

23 comentarios

  • laura
    24/08/2017 | 8:27

    Programa infumable… y tuvo más que éxito, sin duda un hito generacional

    Responder a laura
    • mastercaba
      24/08/2017 | 13:28

      Visto hoy, parece poca cosa, pero en los noventa fue un exitazo. Éramos diferentes

  • Vero
    24/08/2017 | 9:57

    A mí me encantaba el Grand Prix….hasta que fue mi pueblo y nos hicieron trampas. Que el resultado debía ser un empate, no es que fuéramos a ganar ni nada. Y en la clasificación general quedábamos muy lejos de los primeros puestos. Pero hicieron trampas. Y se vio claramente. Llegaron al otro lado más paisanos con un pescado de los que dijo Ramón García. Y ese programa no lo repitieron el domingo como hacían siempre. Y en la web tampoco está. La explicación que dieron fue que el otro equipo era gallego y pobrecitos, habían pasado 8 horas en un autobús. Un timo, vamos.

    Responder a Vero
    • mastercaba
      24/08/2017 | 13:29

      Pero no noa puedes dejar así. ¿Cuál es tu pueblo? Seguro que fue q256, que es gallego y tiene poder para manipularlo todo…

    • Vero
      24/08/2017 | 13:36

      JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Va a ser eso, fue su culpa xD

      Grand Prix del 3 de septiembre de 2001
      Villarejo de Salvanés vs. As Neves

      Tengo el VHS con la grabación que demuestra que se hicieron trampas. Pero claro, mi vídeo murió hace años, así que como si no lo tuviera.

  • mastercaba
    24/08/2017 | 14:03

    ¿Eres villarejera? ¡Entonces somos de sitios muy cercanos!
    Seguro que es VHS puede insertarse en otro reproductor, de ahí se pasa a DVD y directa a TVE a denunciar. Ionlitio, dando voz a los damnificados por el Grand Prix desde 2017 (si q256 lo permite, claro está)

    Responder a mastercaba
    • q256
      25/08/2017 | 9:20

      @mastercaba, no puedo permitir que el secreto salga a la luz. En unas horas recibirás una llamada, te aconsejo seguir las instrucciones al pie de la letra.

      Ahora en serio, @Vero, ¡digitaliza ese VHS y ponlo en YouTube! ¡Hazlo antes de que el paso del tiempo deje la cinta inservible!

  • Vero
    24/08/2017 | 14:13

    Jajajajajajajajajajaja, hombre, lo de denunciar a estas alturas me parece ya un poco absurdo. Compré un cacharrito para pasar VHS a DVD, pero me limité a los vídeos caseros, no se me ocurrió hacerlo con el Grand Prix… en parte porque me cabreé bastante con el timo, de hecho, en la cinta puse una etiqueta con el texto “Grand Estafa Prix 3/9/2001”.

    Soy villarejera a medias. Vivo aquí desde el 98. ¿De dónde eres tú?

    Responder a Vero
    • mastercaba
      24/08/2017 | 14:18

      Nunca se sabe, lo mismo os indemnizan o algo. Esa etiqueta dice bien a las claras que hay un resentimiento que debes hacer pagar al emte público xD

      Yo soy de Valdemoro (cerca de Villarejo en línea recta), lugar frecuentado por otros integrantes del staff de esta página…

  • Vero
    24/08/2017 | 14:22

    Sí, en línea recta está cerca, por carretera no xD.

    Claro que sí, demando a Ramón García por causar daños morales a todos los habitantes del municipio. Que se ocupe el alcalde y así hace algo útil, que mucho subirse el sueldo pero no hace ni el huevo. Cosas de la mayoría absoluta. (Ves? más resentimiento y sin necesidad de etiqueta xD)

    Responder a Vero
    • mastercaba
      24/08/2017 | 14:23

      Pues vente a Valdemoro, donde los alcaldes no se suben el sueldo porque no les hace falta (¿he oído Granados y la Púnica?) 😛

  • Vero
    24/08/2017 | 14:27

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Sí, ahí tb vais bien servidos xD

    En el instituto tenía una profesora de música que me caía fatal y no paraba de decir que tenía un familiar famoso pero que no nos iba a decir quién era. Años después descubrí quién es porque eran hermanos y lógicamente llevan los mismos apellidos. Era político en Madrid. Ahora está en la cárcel por la Gürtel xD

    Responder a Vero
  • Javi
    25/08/2017 | 17:34

    El programa estaba bastante bien al principio, pero luego se hizo cansino y repetitivo. Me encantaba Mar Regueras, solo era un mocoso pero ya tenía claro que las prefiero rubias.

    Responder a Javi
  • DGrumpy
    26/08/2017 | 14:49

    Madre mía al final todo va quedar en familia de una manera u otra en ion litio. Resulta que mis raíces están en Villarejo de Salvanés. Allí mi apellido que normalmente suena “raro”, es muy muy común.
    Gran artículo. No sabía nada de las versiones autónomicas ni la de los niños.
    Eran otros tiempos. Hoy en día tendríamos en la puerta de los estudios de TVE a cientos de personas, intentando boicotear programa alegando maltrato a las vaquillas…
    Por cierto si no recuerdo mal, la primera edición de este programa se llamaba “cuando calienta el sol” y enfrenteba a cuatro equipos en lugar de dos

    Responder a DGrumpy
    • Vero
      26/08/2017 | 19:31

      ¿Qué me dices? Pues estamos en fiestas patronales ahora, si vienes me avisas xD

    • mastercaba
      26/08/2017 | 19:58

      Ionlitio, controlando el mundo desde el sur madrileño desde 2006. Que sepáis que en Valdemoro (que nunca fue al Grand Prix) las fiestas son en septiembre… Aunque suelen ser una pena. Por cierto, el facebook ha traicionado a alguna villarejera… ejem, ejem… 😛

  • Vero
    26/08/2017 | 23:13

    Aquí es fiesta cada dos por tres. Cada año hay más.

    Que Facebook ha hecho qué? O_o

    Responder a Vero
    • mastercaba
      26/08/2017 | 23:35

      Sí, Vero: ya te tenemos localizada y fichada. Lo que pasa es que no vamos a hacer nada porque somos súper enrollados, pero me sales como sugerencia de amistad. ¿Por qué? Ni idea 😛

  • Vero
    26/08/2017 | 23:53

    Pues como no sea porque sigo a ionlitio en Facebook *iconopensativo*

    Responder a Vero
    • mastercaba
      27/08/2017 | 0:22

      O que Mark Zuckerberg así lo haya querido, ¡no descartes nada!

  • Vero
    27/08/2017 | 0:27

    Y cómo sabes que soy yo? Si supuestamente por mi configuración no sale absolutamente ninguna información personal :-/ hay más Veros en el mundo! Fíjate, ahora han sacado una película de una y todo 😛

    Responder a Vero
    • mastercaba
      27/08/2017 | 9:24

      Pues yo pienso verla, ¿no eres tú la prota? 😛

  • Vero
    27/08/2017 | 9:30

    Claro que sí, yo sufro posesiones demoniacas todo el rato, es un hobby que tengo.

    Responder a Vero

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.