Sep
13
2017

Los videoclubs

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

los-videoclubs-tienda

Hasta hace no demasiados años los negocios de alquiler de películas (videoclubs) estaban a la orden del día. Cada barrio tenía el suyo propio, donde las familias deambulaban en busca del último estreno, o simplemente en busca de una cinta con la que pasar la tarde.

Yo mismo, cuando era niño iba con mis padres los sábados al videoclub de la esquina, para elegir la película que veríamos por la noche. Recuerdo, que muchas veces estábamos indecisos, así que preguntábamos al dueño del local, que amablemente nos asesoraba.

Con el paso del tiempo (años 80 y 90) fueron surgiendo decenas de estos negocios, como si se tratara de la gallina de los huevos de oro. Hubo incluso quién llegó a vaticinar que los cines desaparecerían ante el imparable crecimiento de este tipo de locales.

Nada más lejos de la realidad, el cine coexistió tranquila y pacíficamente con ellos, al igual que lo hacía con la televisión. Fue con la llegada del nuevo siglo (y de Internet a los hogares), cuando los videoclubs sufrieron una rápida decadencia, dejándolos prácticamente extintos a día de hoy.

Los comienzos

los-videoclubs-george-atkinson

George Atkinson, creador del videoclub

El primer videoclub de la historia data de finales de 1977. La idea surgió de un humilde californiano afincado en Estados Unidos, llamado George Atkinson.

En aquella época la empresa Magnetic Video había llegado a un acuerdo con 20th Century Fox para sacar a la venta 50 de sus películas en formato Betamax y VHS. Cada cinta costaba 50 dólares, mientras que los vídeos rondaban los 1.000.

George se dio cuenta de que las cintas eran muy caras, y que la gente las veía tan solo un par de veces. Así que pensó que podría hacer negocio alquilándolas.

De este modo puso un anuncio de alquiler de películas en el periódico. Rápidamente recibió miles de solicitudes, así que decidió adquirir con un amigo las 50 películas de Fox e instalarse en un local para alquilarlas. Era el primer videoclub de la historia, al que llamaron Video Station.

En España el modelo se implantó rápidamente durante la década de los 80 (recordemos que en aquel entonces solo existían dos canales en televisión), hasta que llegó el verdadero boom a principios de los 90, cuando ya todo el mundo tenía un reproductor de vídeo en casa.

Para poder alquilar películas, previamente había que darse de alta como socio. Para ello te solían pedir tus datos personales, básicamente el DNI, y una fotocopia de algún recibo (luz, agua, gas…) para constatar el domicilio en el que residías.

Tras este proceso, ya podías ser poseedor de un carné plastificado que te daba acceso a todo el catálogo de películas del videoclub. Las cintas había que devolverlas normalmente en uno o dos días, y solía haber un número máximo de títulos que se podían alquilar a la vez. La pérdida o demora en la devolución conllevaba “multas” que podían llegar a ser de gran cuantía.

La llegada de Blockbuster

los-videoclubs-blockbuster

Como muchos de vosotros sabréis, Blockbuster fue la cadena de videoclubs más grande conocida a nivel mundial. La compañía se fundó en 1985 en Texas, Estados Unidos, y pronto se convirtió en todo un símbolo del negocio de alquiler de películas.

La multinacional estadounidense llegó a España en 1992 y su expansión fue realmente vertiginosa, montando cientos de gigantescas tiendas en todo el país en pocos meses. Tendría que pasar una década, hasta la llegada de Starbucks a nuestro país (2002), para que volviéramos a ver una maniobra similar de expansión de una marca.

Blockbuster se hizo con los mejores establecimientos de cada ciudad. Recuerdo perfectamente que siempre los ubicaban en locales de cientos de metros cuadros y en calles comerciales. Sus estanterías estaban repletas de estrenos que cambiaban regularmente.

Además de películas, también disponían de un gran catálogo de videojuegos de diferentes plataformas, e incluso existía la posibilidad de alquilar las propias videoconsolas.

los-videoclubs-blockbuster-n64

Durante todo este tiempo se fueron adaptando a los nuevos formatos, pasando del VHS al DVD, y de los juegos de Super Nintendo y Megadrive a los de Nintendo 64 y PlayStation.

Poco a poco el negocio fue evolucionando y diversificando los productos que tenían. Incluyeron una sección de películas pornográficas (en la que me intenté colar más de una vez para ver las carátulas). Asimismo, empezaron a ofrecer todo tipo de snacks y refrescos como si de un ultramarinos se tratara. Finalmente, incluso vendían películas, videojuegos y cintas vírgenes.

El fin de una época

Los videoclubs vivieron una larga etapa dorada que parecía que no iba a acabar nunca. Pese a los altibajos, la oferta y la demanda de estos negocios estuvo ajustada durante mucho tiempo.

Inicialmente, tras el boom de aperturas de los años ochenta, hubo un lógico reajuste en el mercado en el que desaparecieron las tiendas con menos diversidad de producto. A principios de los 90, consiguieron sobrevivir a la llegada de los canales de televisión privados y de pago (Canal+), que daban más posibilidades de entretenimiento al espectador.

Todo empezaría a cambiar a partir de los años 2000. Con la llegada de los formatos CD y DVD, de pronto las calle se llenaron de inmigrantes subsaharianos que vendían música y películas piratas en la calle. Había llegado el Top manta.

los-videoclubs-top-manta

Prácticamente al mismo tiempo, Internet llegó a los hogares de forma masiva. Las tarifas planas hicieron su aparición, y se abría un abanico nunca visto de posibilidades y de programas de descarga de contenidos P2P. Los más viejos del lugar aun recordamos Napster (música) Emule o Kazaa.

Pese a todo, los videoclubs aguantaron el primer tirón. La calidad, tanto de imagen como de sonido, de los DVDs comprados en la calle era muchas veces pésima, llegando a tener cortes que hacían imposible su visionado. Por otro lado, la velocidad de Internet aún era muy limitada, lo que hacía que las descargas tardaran incluso días en completarse.

Lamentablemente era el principio del fin. El Top manta se siguió extendiendo (y mejorando su calidad), mientras que Internet siguió su imparable avance, llegando el momento en que se tardaba menos en descargar una película que en bajar a alquilarla. BitTorrent y Megaupload terminaron de dar la puntilla al ya de por si maltrecho sector. Los videoclubs fueron cerrando sus puertas a la misma velocidad que en su día abrieron, un efecto dominó que no tuvo piedad con nadie.

los-videoclubs-cierre

Blockbuster cerró todas sus tiendas en España en el año 2006 y se declaró en quiebra en el año 2010. Lo más curioso de esta historia, es que el gigante del alquiler de películas tuvo la salvación en sus manos, pero no supo aprovechar la oportunidad que se le presentó. Me explico.

A finales de los 90, la compañía multó con 40 dólares al hasta entonces desconocido Reed Hastings por demorarse en la entrega de una película. Hastings pensó que este tipo de sanciones eran desmedidas, así que ideó un nuevo modelo de negocio basado en la emisión de películas en streaming.

Había nacido Netflix, una plataforma online que permite el visionado ilimitado de contenidos según la demanda del usuario, el cual únicamente paga una tarifa fija mensual.

En el año 2000, Hastings intentó vender su novedosa empresa al director de Blockbuster por 50 millones de dólares. Sin embargo la multinacional rechazó el ofrecimiento, al considerar que no tendría demasiada cuota de mercado. Sin saberlo, acababan de agotar su último cartucho.

Fuentes

Blockbuster (Wikipedia en español)
“George Atkinson, fundador del primer videoclub” en elmundo.es

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Cine-TV

7 comentarios

  • Vero
    13/09/2017 | 9:22

    Lo confieso: jamás en mi vida he pisado un videoclub. En mi pueblo no había. Aun así mi casa estaba repleta de VHS grabados con pelis de la tele, súperbien organizadas y con las “etiquetas” que venían en el Teleprograma con los datos de éstas. Aunque de dibujos sólo había “Escapa, Charlie Brown” y “El mago de los sueños”.

    Me parece muy curioso que también alquilaran consolas y videojuegos!! O_o Y ya que la gente lo devolviera ni te cuento xD

    Por cierto…ejem ejem… esta frase me parece un poco ofensiva: “Los más viejos del lugar aun recordamos Naspter (música) Emule o Kazaa.”. Primero por llamarme vieja. Y segundo porque a día de hoy sigo usando el Emule. Pero sí que recuerdo el Kazaa de aquellos días en que no podía conectarme a internet hasta las 6 de la tarde y una triste canción de 3mb y pico tardaba días en bajarse… Y no lo echo nada de menos.

    Responder a Vero
  • Saydon
    13/09/2017 | 9:33

    ¡Qué gran artículo!. Los videoclubs y los recreativos son buena parte de mis recuerdos de infancia en los años 90. Como ha cambiado la cosa… ya lo dicen, adaptarse o morir.

    Responder a Saydon
  • laura
    13/09/2017 | 12:09

    Muy interesante, aún hay gente que usa los videoclubs, pero su fin es inminente. Un icono de una época que se fue

    Responder a laura
  • q256
    13/09/2017 | 12:26

    Gran artículo. Creo que la puntilla definitiva fue la doble combinación de aumento en la velocidad de internet + el escaso éxito del formato BluRay que vino a sustituir al DVD. De hecho el “videoclub” que sobrevive a día de hoy son las tiendas de Segunda Mano, donde por apenas 1 € puedes hacerte con una película en DVD, y cuando te canses de visionarla, revenderla por 0,50 €.

    Responder a q256
  • mastercaba
    14/09/2017 | 22:24

    Yo tengo muchos recuerdos de los videoclubs, aunque más respecto a juegos que a pelis. En Valdemoro había uno que era a la vez tienda de cosas de bebés (carritos, ropa y tal), pequeño videoclub y revelado de fotos, llamado “Parchís”; con el tiempo, quedó sólo en videoclub, y en él pagué mi única multa: 1000 pesetazas por una semana de retraso en un juego de tenis de PSX llamado Namco Smash Court Tennis (que hace un par de años compré por internet por seis euros. Sí, mil pesetas. Ironías de la vida).

    Además del auge de internet y el top manta, creo que el paso de las comsolas al formato CD ayudó a la caída de los videoclubs: se podía alquilar un juego, copiar el CD en casa y fin de la historia.

    ¡Gran y nostálgico artículo!

    Responder a mastercaba
    • DGrumpy
      15/09/2017 | 11:12

      En tus dominios sigue quedando un videoclub, y además bien grande!

  • Daniel
    19/09/2017 | 3:56

    Muy buen artículo que me llena de nostalgia.

    En mi ciudad había dos videoclubs con las misma características que mencionaba Dgrumpy. Recuerdo que años despues con mi primo y algunos amigos nos ibamos al Blockbuster a jugar en la N64 que tenían para probar los juegos, jugabamos hasta que nos botaba uno de los trabajadores. Recuerdo que a veces ponían el Golden Eye y era un verdadero vicio. Por lo general alquilabamos juegos de Snes para pasar el fin de semana.

    Los videoclubs quedarán como otro recuerdo de los 80s y 90s, algo para contarle a los hijos o los nietos.

    Responder a Daniel

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.