Feb
17
2010

‘El Hombre Lobo’ (2010)

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

El Hombre Lobo (2010) - CartelDe todos los monstruos creados por la Universal entre los años treinta y sesenta, el Hombre Lobo siempre ha sido mi preferido. Más allá de que se trate de un personaje trágico, un hombre corriente que, cuando hay Luna Llena, se convierte en una bestia asesina, de niño lo que más me impresionaba era su aspecto. Después de todo, Drácula solo era un tipo repeinado y con capa (como los tunos, vaya), el monstruo de Frankenstein apenas sí sabía caminar, la Momia llevaba un disfraz barato de Halloween y, desgraciadamente, al Monstruo de la Laguna Negra no lo conocí hasta mucho más tarde. Además, el Hombre Lobo sabía jugar al baloncesto. ¿Cómo no iba a gustarme?

Por lo tanto, cuando oí los primeros rumores acerca de un posible remake del clásico de 1941, al que debemos la mayoría de tópicos sobre los hombres lobo, me ilusioné. El proyecto, sin embargo, estuvo gafado desde el principio: continuos retrasos en la fecha de estreno, un cambio repentino de director, pases de prueba desalentadores… Y cuando la película ya estaba terminada, tuvieron que rodar algunas escenas adicionales porque, según parece, el resultado era bastante pobre.

Finalmente, «El Hombre Lobo» de Joe Johnston llegó a nuestras salas el pasado 12 de febrero. El resultado: una cinta medianamente entretenida, con una atmósfera y una ambientación logradas, y poco más.

Sinopsis

El Hombre Lobo (2010) - Aullando

Lawrence Talbot (Benicio del Toro), actor shakesperiano de trágico pasado, recibe una carta de la prometida de su hermano, Gwen Conliffe (Emily Blunt), informándole de la misteriosa desaparición de éste y rogándole que regrese al hogar familiar, una mansión sita en la neblinosa campiña inglesa de Blackmoor. A su llegada a la vieja morada, su padre (Anthony Hopkins) le revela que han hallado a su hermano muerto y horriblemente mutilado. Muy pronto, el camino de Lawrence se cruzará con el de la horrible criatura que mató a su hermano, y nada volverá a ser lo mismo para él.

La leyenda se tambalea

Expectativas: cuanto más altas son, más peligro corres de acabar decepcionado. Por eso, es mejor mantenerlas a raya. Y siendo aficionado como soy al cine de hombres lobo (el de verdad, nada de «Underwold» ni «Luna Nueva»), en esta ocasión tuve que apartar mis expectativas con un palo. Metafórico, claro, pero tan consistente como la madera de roble.

Mi perspectiva fue cambiando a medida que me enteraba de los problemas que giraban en torno a la producción de la película, hasta que por fin, a poco de su estreno en España, leí algunas críticas que circulaban por Internet. La ponían tan a caldo, que le di la jubilación anticipada a mi palo y estuve a punto de no ir al cine. Nadie quiere gastarse siete euros del ala para ver un bodrio mientras un viejo se arranca flemas de la faringe y unos chavales se ríen de tu monstruo favorito.

¿Cómo es que acabé yendo de todos modos? Qué sé yo. Casi no me quedaban trofeos por conseguir en el «Dante’s Inferno» y me parecía una buena manera de matar la tarde del sábado.

Afortunadamente, la película era mejor de lo que me esperaba. No para verla dos veces en el cine ni para comprarme el DVD cuando salga (aunque un montaje alternativo sería muy tentador), pero sí para disfrutarla una vez y luego comentarla en el blog con vosotros. Y si no la habéis visto, también podemos hablar de otros temas, como lo loco que anda el tiempo o el horóscopo de hoy. ¿Qué tal les trata el amor a nuestros lectores Aries?

El Hombre Lobo (2010) - Benicio del Toro y Emily Blunt

Empezando por lo bueno que tiene la película, el reparto cuenta con varios rostros conocidos, algo poco frecuente en el género de terror, y las interpretaciones son notables. Aunque no soy un experto en cine, cuando leo una crítica que dice que los actores de «El Hombre Lobo» parecen acartonados y ausentes, me pregunto dónde estaba mirando el comentarista de turno cuando proyectaban la película. A mí todas las interpretaciones me resultaron verosímiles, y en ningún momento pensé que los actores habían dejado de creerse su papel. Es más, incluso la guapísima Emily Blunt me sorprendió gratamente con una expresividad fuera de lo habitual para su rol de interés amoroso y damisela en apuros.

La fotografía de Shelly Johnson (a quien tendremos detrás de las cámaras en la próxima adaptación al cine del Capitán América) es otro punto a su favor, y a mí me recuerda poderosamente a la de Emmanuel Lubezki en «Sleepy Hollow», solo que con una paleta más colorida en lugar de repleta de tonos grises con abundantes salpicaduras de rojo. Ya se trate del Londres victoriano o de un bosque lóbrego velado por la niebla, las imágenes son evocadoras, y el diseño de producción, sublime.

El Hombre Lobo (2010) - La bestiaEn consonancia con la escenografía tenemos el maquillaje de Rick Baker, fiel a la versión de 1941 e innovador al mismo tiempo. Ciertamente, me esperaba mucho de este gran artista, que ya había trabajado en los efectos de «Un hombre lobo americano en Londres» y «Lobo»; y su visión de la criatura no me ha defraudado. Él mismo, como fan incondicional de las películas de monstruos de la Universal, estaba tan ansioso por participar en este proyecto que se puso directamente en contacto con la productora para que le contratase. ¿Cómo iba a hacer un mal trabajo? Para mí el único defecto de su Hombre Lobo son los ojos, demasiado humanos para una bestia. La mirada del lobo tiene un magnetismo especial del que Benicio del Toro, por mucho entusiasmo que le ponga, carece.

Con esto dicho, se acabó lo bueno. Para empezar, y perdonando la previsibilidad del argumento, el guión es tosco y está lleno de lagunas. Os pongo un ejemplo:

Después de la primera carnicería del hombre lobo «original» en un campamento gitano, el inspector Abberline, del Scottland Yard (un correcto, pero desaprovechado Hugo Weaving, en el crossover más innecesario que he visto en mucho tiempo) llega a Blackmoor para ocuparse del caso. Sin ningún motivo sólido aparente, más allá de que «lo decía el guión», Abberline ve en Lawrence al principal sospechoso de los asesinatos, pese a que cuando desapareció su hermano, Lawrence estaba actuando en América, y varios testigos lo vieron en el campamento durante el ataque de la bestia y también más tarde cuando ésta le pegó un bocado. ¿Y qué pasa con el testimonio del médico que atendió a Lawrence cuando los gitanos le dejaron medio muerto en la mansión? O bien Abberline es imbécil o bien los guionistas muy malos. Y no se trata ni mucho menos de un hecho aislado, pero no diré nada más, porque tampoco es mi intención destriparos la película.

El Hombre Lobo (2010) - Hugo Weaving

Hablando de destripar, la cinta es bastante gore sin caer en el mal gusto. Los asesinatos del Hombre Lobo son brutales y hay casquería y sangre en abundancia. El problema es que el número de muertes y la ferocidad de los ataques no compensan el que te importe un carajo a quién se están cargando. Además, los sustos fáciles están a la orden del día. ¿Soy el único que está harto de que los cineastas utilicen el volumen para hacerte saltar de la butaca? Esta película pedía a gritos menos muertes y más suspense, la clase de terror que luego se lleva uno a casa y no le deja conciliar el sueño. El aumento de la tensión dramática es lo que genera angustia en el espectador, y no un sonido estridente que, muchas veces, ni siquiera viene a cuento.

El otro problema en este apartado, es que este Hombre Lobo no da miedo. Reconozco que su aspecto humanizado, que dista mucho de la imaginería más actual de los licántropos, lo complica bastante; pero no lo hace imposible. A mi juicio, «El Hombre Lobo» se hubiera beneficiado mucho de haber mostrado menos al monstruo y haber insinuado simplemente que estaba ahí. También habría salido ganando si se hubiera ahorrado los primeros planos de la criatura corriendo a cuatro patas, los saltos mágicos y el momento Hulk Hogan de la confrontación final.

El Hombre Lobo (2010) - Garra

Peor que todo lo anterior es el montaje, absurdamente apresurado y confuso. A veces, leo críticas en las que dicen que el editor la ha cagado a base de bien, y yo no consigo verlo, pero aquí los errores saltan a la vista. Personajes que cambian de posición de un momento para otro, objetos que desaparecen de sus manos, cortes que no vienen a cuento… Da la impresión de que hubieran encerrado a un epiléptico con tijeras en la sala de montaje. Si a esto le unimos unas transiciones horribles para reflejar el paso del tiempo (a saber cuántas veces la cámara miraba al cielo con las nubes pasando a toda prisa), el ritmo se resiente enormemente.

El último tirón de orejas va dirigido a los efectos digitales. En los tiempos de «Avatar» es inadmisible que las imágenes por ordenador canten más que Ronald MacDonald en un Burger King, pero lo que resulta del todo imperdonable es que se utilicen innecesariamente. ¿Tan difícil resultaba buscar un oso o un cervatillo de verdad? Seguro que no.

Los adictos al cine de terror encontrarán cualidades redentoras en este Hombre Lobo, y quienes crecieron con las películas de Lon Chaney Jr. sonreirán con los guiños constantes a la cinta del 41; pero nadie puede negar que el resultado podría haber sido mucho mejor. Decepciona sin ser un fracaso total.

Etiquetas: , ,

Categorías: Cine-TV

9 comentarios

  • JAcinto
    17/02/2010 | 20:11

    La vi el domingo con unos amigos y me pareció horrorosa. De lo poco que se salva, como tú dices, la ambientación. Me gustó más lo que hicieron con la momia.

    Responder a JAcinto
  • El Tipo de la Brocha
    17/02/2010 | 23:51

    @ Jacinto: Si te refieres a «La Momia» de Sommers, estoy completamente de acuerdo. Eso sí, «La Momia» la enfocaron como una película de aventuras, en plan Indiana Jones, mientras que con «El Hombre Lobo» pretendían resucitar un clásico del cine de terror.

    En fin, siempre podrán intentarlo de nuevo en un par de años. Espero que tengan mejor suerte.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Cloro
    18/02/2010 | 9:41

    ¡no me la pierdo!

    naaa es broma, tras leer esta y otras críticas tengo claro que esta peli no me va a gustar

    buenísimo lo del epiléptico con tijeras 😉

    Responder a Cloro
  • Truch
    18/02/2010 | 18:48

    que se podía esperar del director de JURASSIC PARK III?

    ….

    Responder a Truch
  • El Tipo de la Brocha
    18/02/2010 | 19:42

    @ Truch: A mí la tercera película de Jurassic Park me parece mejor que la segunda (el T-Rex dándose un garbeo por la ciudad me supera). Y admito que cuando vi «Jumanji» en el cine, me gustó. Eso sí, ahora apenas la aguanto.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • yeyo
    18/02/2010 | 22:36

    Pues es una pena que con la terna de actores de calibre que hay hoy en día y el nivel de los FX, no consigan buenos resultados en películas de este tipo. Claro, hay que contar antes con un buen guión, pero eso a muchos directores y productores parece que todavía no les entra en la cabeza…

    Responder a yeyo
  • Anonimatus
    20/02/2010 | 15:54

    La verdad es que prefiero los hombres lobo modernos con aspecto más de lobo como la cabeza con hocico y con patas traseras de lobo. Más grandes y letales que esta, que es basicamente un hombre muy peludo con con garras y colmillos.

    En la versión de la película antigua y la de este remake el hombre lobo versión tiene más de humano que de lobo en lugar de los que se ven en Underworld, con ambas partes más igualadas.

    Responder a Anonimatus
  • adrián
    22/02/2010 | 1:30

    Pues a mi me pareció mala mala mala. Decir que recurre al susto fácil es ser muy benévolo para una película que está continuamente aumentando el volumen sin sentido alguno. No hay cosa mas triste que intentar asustar subiendo el sonido. Eso lo puedo hacer hasta yo con el mando de mi tele

    Responder a adrián
  • rodrigo
    25/05/2010 | 16:59

    hola me parecio muy acertada tu critica como dijiste no hay mucho que decir pero eso si no te aburre la peli para nada el guion pues le falta explotarlo una patada al guionista que arruinar la peli je y el lobo pues si no da miedo para nada es el antiguo hombre lobo y punto interesante lo de las pesadillas como siempre eso no pierden los del cine y el ataque al pobre psiquiatra que no la vio venir el pobre, lo del osos y servatillo pues si talvez no habian donde alquiar alguno serca del film y de los actores pues sabemos quienes son y hicieron lo suyo se puede decir lo que pudieron tampoco puedes pedir mas con semejante guion la transformacion exelente dar puntos a ello

    Responder a rodrigo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.