Dic
23
2010

Especial de Navidad de Garfield

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Especial de Navidad de Garfield - PortadaYa no se hacen Navidades como las de antes. No en la televisión. De hecho, he comparado la programación que había cuando yo era un crío y la de ahora, y puedo deciros que las cadenas cada vez dedican menos tiempo a los especiales navideños. O, al menos, a películas que, en espíritu, se acercan bastante a lo que representan estas fiestas, como, por ejemplo, “El Mago de Oz” de Judy Garland. Lo único que aumenta cada año son los anuncios de juguetes y la empanadilla mental de Su Majestad el Rey.

Pero para eso está el pasado: para buscar en él aquello que no encontramos en el presente y conseguir que nuestros padres se enamoren en el instituto. Y si el rey brujo Shamash-Shum-Ukin sorprendía a Conan trayendo a un tiranosaurio a través del Pozo del Centro del Tiempo en La espada salvaje de Conan #7, nosotros también intentaremos sorprenderos recordando el especial de Navidad de Garfield. Doblado en Santiago de Chile. No aceptéis imitaciones.

Garfield es un gato adorable. Sarcástico, gordo, perezoso y uno de los personajes favoritos de mi infancia. Pasé muchos veranos levantándome para desayunar con su serie de televisión y leyéndome sus tiras cómicas antes de acostarme. Aún sonrío para mis adentros cuando lo veo pasar pegado a la ventanilla de algún coche, y el año pasado incluso adornó el Belén friki de ion litio en el llamamiento con menos éxito de todo Internet. Sí, aún espero las fotos de vuestros Belenes.

Y como Garfield, el gato más famoso del mundo, no iba a ser menos que el broncíneo y musculoso He-Man, también tuvo su propio especial navideño.

El episodio se abre con una imagen de la que, suponemos, debe de ser la casa de Jon Bonachón. O Jon Arbuckle, si sois unos puristas. La decoración navideña es tan recargada que roza lo demencial, especialmente el trineo del tejado y el cártel de neón en el que pone “NOEL”. Ninguna pareja de ladrones propensos a los golpes va a pensar que la casa está vacía estas Navidades; pero si yo me llamara Noel, me mantendría muy alejado de este vecindario. Tiene pinta de que si entras ahí, te secuestrarán y atarán a una cama hasta el fin de tus días. Y si intentas escapar, ¿quién sabe si una señora con sobrepeso te romperá las piernas con un mazo? ¡El horror!

Especial de Navidad de Garfield - Casa de Jon

Dentro de la casa, Garfield duerme apaciblemente en su cama. El exterior era sicótico, pero el interior parece dibujado por un niño de tres años con lápices Crayola. No recuerdo que la serie destacase por la calidad de sus dibujos, pero esto es malo hasta para sus estándares. Quizá sea una pista de que la productora ha recortado el presupuesto o de que estamos presenciando un sueño.

Jon entra en el dormitorio vestido de elfo del futuro (¡mirad esas mangas!) y le ofrece a Garfield varias bandejas de lasaña. Algunos dirán que los gatos no comen lasaña, pero están equivocados. Lo cierto es que los gatos se comen casi cualquier cosa, sobre todo si tiene carne. El gato de mi padre puede atestiguarlo. Desde el Cielo.

Sí, que puedan comérselo no significa que sea bueno para ellos. Ahora ya lo sabéis, y el conocimiento es la mitad de la batalla. ¡G.I. Joe!

Madre mía… Creo que he conseguido que ese chiste suene viejo.

Especial de Navidad de Garfield - Lasagna

Jon le dice a Garfield que es el día de Navidad y le pregunta si sabe lo que eso significa.

Por supuesto. Navidad significa regalos. ¡Muchos, muchos regalos!

Ay, qué descaminado vas, Garfield. ¿Qué me decís, niños? ¿Creéis que aprenderá el verdadero significado de la Navidad en menos de veinte minutos? Yo apuesto a que sí.

Jon conduce a Garfield hasta un Papá Noel robot que puede regalarle todo lo que desee. ¡Un regalo que hace regalos! Es como un Huevo Kinder, solo que sin chocolate, con tuercas y… Vale, bien pensado, no se parece en nada a un Huevo Kinder. Es más, este falso Papá Noel me da mal rollo. Jamás me sentaría en su regazo. Jon, en cambio, no le hace ascos. Siempre fue bastante rarito.

Al son de “Dame, dame, dame, dame”, Garfield pide un montón de cosas que a saber para qué demonios querría un gato, como diamantes, un bate de béisbol, una guitarra o una bola de bolos. Llamadme idiota, pero no lo entiendo.

Especial de Navidad de Garfield - Robo-Santa

Garfield despierta de su sueño (sí, era un sueño) para descubrir, amargado, que Jon planea pasar las fiestas en la granja de sus padres. Sin embargo, vemos que Jon ya ha decorado su casa. ¿Para qué molestarse en poner el maldito árbol si vas a pasar las Navidades fuera? Conclusión: Jon es idiota.

De camino a la granja, Jon canta sobre lo mucho que anhela su niñez mientras vemos una serie de flashbacks de la que debió de una de sus primeras Navidades.

Aquí hay dos pequeños detalles que me inquietan enormemente:

En primer lugar, el asombroso parecido del hermano de Jon cuando era un bebé con el bebé zombi de “Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro”.

Especial de Navidad de Garfield - Bebé Clavel

Y en segundo lugar, que la madre de Jon en el flashback no tenga nada que ver con la madre de Jon de las tiras diarias de Jim Davis ni con la que está a punto de salir en este mismo episodio.

Se me ocurren muchas explicaciones para esto, pero todas ellas son demasiado complejas y adultas como para que los guionistas se las plantearan. Si es que la serie contaba con guionistas; cosa que a veces dudo.

Especial de Navidad de Garfield - Mamá Bonachón

En la granja, Jon se reúne con sus padres, su hermano Clavel y su abuela.

Yo odio este tipo de reuniones familiares (me van más los entierros), pero, claro, mi abuela no es una vieja moderna que hace cien abdominales al día, echa chili a la salsa de carne y dice cosas como que antes los gatos se usaban para calentarse los pies. ¿Qué más inventarán luego?

Especial de Navidad de Garfield - Abuela

Después de la cena familiar, llega la hora de colocar la estrella en la copa del árbol de Navidad. Inexplicablemente, en la granja no tienen una escalera, así que Jon encomienda esta tarea a Garfield .

La escena es tan emocionante como salir a la calle a recoger hojas secas, pero el comentario que hace Garfield al caer del árbol es mi favorito del episodio:

El que inventó los árboles de Pascua debería ser tirado a la calle y ejecutado.

¿No os encanta cuando oís cosas así en una serie para niños? Es como si el censor de la cadena hubiera escogido ese preciso momento para ir al baño.

Especial de Navidad de Garfield - Maldito árbol

La abuela se sienta en una mecedora y Garfield descansa en su regazo mientras la vieja chiflada habla sobre su fallecido esposo y lo mucho que a él le gustaba la Navidad. Es un momento emotivo más o menos hasta que la abuela dice que algunas noches se despierta y… siente el robusto brazo de su marido rodeándola. ¡Brrrr! ¿Habéis sentido ese escalofrío?

Sería un buen momento para llamar a Melinda Gordon.

Especial de Navidad de Garfield - Recordando al abuelo

Antes de acostarse, papá Bonachón lee un cuento a sus hijos. Esta es otra escena perturbadora, porque, ¿cuántos años tienen Jon y Clavel? ¿Treinta? Yo diría que veinticinco por lo menos. Sin embargo, están impacientes porque su padre les lea un cuento infantil. En serio, si sacan al abuelo y le dan a probar la sangre de una chica secuestrada, saldré corriendo.

El cuento, por si sentís curiosidad, se titula “Binky, el payaso que rescató la Navidad” y empieza así:

Binky era un payaso que amaba a los niños…

Mejor no seguir por ahí.

Especial de Navidad de Garfield - Leyendo un cuento

A la mañana siguiente, 25 de diciembre, Garfield le entrega a la abuela unas cartas de su marido que encontró en el granero, y Odie, el perro mascota de Jon (con el que éste se quedó tras la misteriosa desaparición de su verdadero dueño, Lyman, de quien no se ha sabido nada desde 1983), regala a Garfield un rascador de fabricación casera.

Como colofón a este hermoso momento, Garfield abraza a Odie y comprende el verdadero significado de la Navidad:

Navidad no significa regalos ni tampoco recibir. Significa amar.

¿Qué? ¡Ese no es el verdadero significado de la Navidad, gato estúpido! La Navidad significa no poder salir a la calle porque está atestada de gente. La Navidad significa cenar con familiares a la que no ves nunca y que te hacen sentir vergüenza ajena. La Navidad significa que a final de mes te llegue un extracto de la tarjeta de crédito más largo que la lista de admiradoras de Robert Pattinson. ¡Qué porras de amor ni lasañas de gato!

Especial de Navidad de Garfield - Final feliz

¡Bah! Como sea. Felices fiestas, amigos.

(Ah, sí. Por si os interesa, he actualizado mi artículo sobre el especial de Navidad de ALF, cambiando alguna línea aquí y allá, y sustituyendo las imágenes por otras que no os hagan pensar que tenéis cataratas.)

Etiquetas: ,

Categorías: Cine-TV

12 comentarios

  • usako_proudstar
    23/12/2010 | 6:30

    mmm esta si la recuerdo, me la voy a tener quee descargar la verdad

    Responder a usako_proudstar
  • Gem
    23/12/2010 | 20:37

    Si recuerdo esta episodio, bastante divertido por cierto…
    Y muy bueno aquel doblaje XD

    Responder a Gem
  • LacraESECEFE
    23/12/2010 | 23:07

    Y Lyman… ¡vivía con Jon! ¡Diablos! Ahí va mi infancia…

    Responder a LacraESECEFE
  • Adriano
    24/12/2010 | 14:59

    Nunca soporté a Garfield ni a su amo… Que par de snobs de mierda…En mi opinión vamos.

    Feliz Navidad a todos eso sí!.

    Responder a Adriano
  • DGC
    24/12/2010 | 17:27

    Es cierto que ya no existen especiales de navidad como los de antes… Ahora nos tenemos que conformar con ver por enesima vez el especial de navidad de los simpsons en el que cuentan como “consiguen” al perro, el pequeño ayudante de santa claus (si, hoy lo han vuelto a echar y casi vómito al verlo de tantas veces que lo han puesto). No se si Garfield es el mejor ejemplo para los niños, pero yo lo adoraba, sobre todo ese sarcarmo y como trataba el jodio perro xD. No obtante este episodio es un poco ñoño, pero dadas las fechas me supongo que es lo que toca y lo que hoy en día echamos de menos. Aprovecho para felicitaros las fiestas a todos, que paséis unos agradables dias. Saludos!

    Responder a DGC
  • gatoloco
    25/12/2010 | 1:42

    Este episodio lo recuerdo muy vagamente, fue hace varios años que lo vi, pero en esa epoca seguro no me habia dado cuenta de lo “ñoño” que resultan los especiales navideños, saludos a todos

    Responder a gatoloco
  • carlos saravia
    26/12/2010 | 9:14

    Llamenme viejo, estos dias he monitoriado todos los canales en busca de los capitulos de navidad de muchas caricaturas entre ella este de garfield, a demas de peliclas alusivas a la epoca como los fantas de la navidad en la que aparece bill murray y no logre ver nada de esto, meiento muy triste, desilucionado y hasta molesto, una bella parte de como recuerdo las navidades de cuando era chico no ocurrio esta vez, que lastima

    Responder a carlos saravia
  • otyluna
    26/12/2010 | 21:36

    ya no hacen especiales como los de antes…..:.(

    Responder a otyluna
  • Carbono 14
    28/12/2010 | 4:03

    Llamadme insensible, pero los especiales y películas de Navidad son una puta mierda. La serie sí era una genialidad, igual que su doblaje.

    Responder a Carbono 14
  • obligatorio
    28/12/2010 | 5:17

    Hey un error en la matrix!!!!!!!!!!!!!!

    Responder a obligatorio
  • Emilio
    3/01/2011 | 14:06

    En una cinta vhs, tenía grabados, seguidos, los especiales de Garfield y de la pantera rosa. El de Garfield era entrañable, pero el de la pantera rosa daba un bajón que te cagas: todo el rato malviviendo y mendigando de un sitio a otro.

    Responder a Emilio
  • Super Mario
    6/01/2011 | 23:39

    Lyman y su extraña desaparición.. creo que el perturbado de Jon está detrás de esto.

    Responder a Super Mario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.