Oct
27
2010

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Castlevania de NES - Portada

Estaréis de acuerdo conmigo en que ya iba siendo hora de que comentáramos este juegazo de NES, un plataformas excelente y el primero, además, de una larga y fructífera saga que Konami sigue explotando a día de hoy.

“Castlevania”, publicado en Japón en septiembre de 1986 con el nombre de “Akumajo Dorakyura” (“El Castillo Demoníaco de Drácula”), llegó a España en 1989, y desde entonces han salido tantas secuelas, precuelas, ports y recopilaciones que es casi imposible seguir la pista a todos ellos. Por eso, empezaremos desde el principio, por la aventura más tétrica de la 8 bits de Nintendo. Y probablemente nos quedaremos ahí.

Historia

Castlevania de NES - Simon BelmontEl juego nos pone en la piel del cazavampiros Simon Belmont, que llega a Castlevania con una misión muy concreta: matar al Conde Drácula. Y ya está. Ese es todo el trasfondo del juego. Ni fechas, ni legados familiares, ni nada. Konami dotaría a la trama de mayor complejidad a medida que publicaba nuevas entregas de la serie, pero, al principio, aquella era toda la información de que disponíamos.

Ahora bien, como voy a tener que pasarme este juego de principio a fin para brindaros un artículo completo y de cierta calidad, creo que haremos bien en mejorar un poco ese argumento. Porque un hombre necesita motivación.

Este es Simon Belmont, cazador de vampiros; y ayer comenzaron sus vacaciones. Aconsejado por su agente de viajes, acaba de llegar a una pequeña región del valle rumano de Transilvania, ubicada a la sombra de los Cárpatos. Es noche cerrada y su carruaje se aleja ya por el mismo camino por el que llegó. Simon recoge su equipaje y sigue una pequeña senda que le conduce hasta un pueblecito. En las casas no hay ningún candil encendido y solo la luna ilumina las viejas fachadas de piedra. Simon se acerca a la vivienda más próxima y llama a la puerta. Nadie contesta, pero oye pasos detrás de la gruesa tabla de madera.

Simon: Buenas noches. Estoy buscando una posada.
Voz de anciana: Márchese de aquí. Este lugar está maldito.
Simon: Ya, mire, si yo solo quiero pasar la noche.
Voz: Hay una posada dos casas más allá de esta. Pero la encontrará cerrada. Nadie le abrirá esta noche. Drácula ha regresado de entre los muertos y sus huestes demoníacas acechan a los incautos que se atreven a pasear bajo este manto de oscuridad. Márchese.
Simon: ¿Ha dicho Drácula? ¡Pero si precisamente es allí adonde voy! El castillo de Drácula. Tengo un plano aquí en la guía. Si fuera usted tan amable de…
Voz: ¡Por el amor de su madre, señor! ¿Ignora usted que esta noche todos los maleficios reinan sobre la tierra? ¿No sabe acaso a quién va a visitar y adónde va?
Simon: Bueno, con tan poca luz apenas se puede leer nada, pero veamos… Aquí está. “El castillo de Drácula dispone de veintidós habitaciones, enormes espacios de insospechado volumen, elementos arquitectónicos únicos, decoración exquisita…”.
Voz: ¡Váyase!

Castlevania de NES - Guía de viaje

Simon oye a la anciana alejarse de la puerta, pero ya tiene la información que buscaba y no tarda en llegar a la posada. Al llamar, no obtiene respuesta, salvo, por segunda vez, el sonido de unos pasos cautelosos al otro lado de la puerta.

Simon: Buenas noches. ¿Tiene alguna cama libre para pasar la noche?
Voz de hombre: No.
Simon: ¿Por favor?
Voz: No.
Simon: ¿Porfaaaaa?
Voz: No.
Simon: ¿Porfa, porfa?
Voz: No.
Simón: ¿Porfa, porfa, porfa?
Voz: No.
Simon: ¿Por requete favor?
Voz: Mire, ¿por qué no pregunta en el castillo? En realidad, no queda lejos de aquí.
Simon: ¿De verás? Pensé que…
Voz: Sólo tome la desviación que hay al este del pueblo y en una o dos horas se habrá plantado usted allí.
Simon: Ah, vale. Gracias.

Castlevania de NES - Castillo de Drácula

Y así, el valiente Simon se embarca en su mayor y más difícil aventura: encontrar una habitación libre en Transilvania.

Bienvenidos a Castlevania

El juego se divide en seis fases, y cada una de ellas, a su vez, en tres pantallas. El desarrollo de los niveles es lineal y bastante sencillo. Avanzamos con la cruceta por el único camino posible, saltamos con A para sortear precipicios y otros obstáculos, y eliminamos a nuestros enemigos a golpe de látigo pulsando B. Además, si mantenemos arriba y B, utilizaremos el arma secundaria que llevemos equipada en ese momento. Por último, con el botón START pausamos el juego; fundamental cuando nos entran ganas de ir al baño. Al final de cada fase, nos enfrentaremos a un jefe final, como manda la tradición.

Fase 1 – El primer piso de Castlevania:

Castlevania de NES - Fase 1Este nivel sirve de toma de contacto con el juego. Comenzamos fuera del castillo, sin enemigos a la vista y con varias antorchas en nuestro camino; si las rompemos, encontraremos mejoras para el látigo y algunos corazones. Una vez dentro del castillo, tendremos que hacer frente a los primeros enemigos del juego, pero solo aguantan un latigazo y no suponen ningún reto. En el subterráneo únicamente debemos prestar atención a los saltos para no caer al agua, que apesta y nos dejaría la ropa hecha un asquito.

Fase 2 – La Torre Diabólica:

Castlevania de NES - Fase 2La segunda pantalla es un poco más difícil que la primera, pero no mucho más, y los monstruos, con excepción de las cabezas de Medusa, siguen siendo bastante mediocres. Por otro lado, es una buena oportunidad para aprender a adaptar nuestros movimientos a las rutinas de los enemigos, ya que esquivarlos es tan importante como saber usar el látigo. También hay trampas con pinchos, así que hay que andar con ojor para que Simon no acabe como un colador.

Fase 3 – Lo Alto de la Torre:

Castlevania de NES - Fase 3Los enemigos siguen pautas más complejas y los saltos comienzan a exigir mayor pericia dactilar, pero si no nos entra el pánico y somos pacientes, no tenemos por qué tener problemas. Además, a estas alturas nuestra sincronización debería ser bastante buena, y, a la larga, pantallas como esta son como un agradable paseo al aire libre. Y siempre viene bien respirar un poco de aire fresco. Si no fuera por esas malditas cabezas de Medusa…

Fase 4 – Las Cuevas/Entrando en la Morgue:

Castlevania de NES - Fase 4Aquí hay que empezar a andarse con ojo. En la primera zona del subterráneo es fácil caerse al agua, sobre todo si no somos capaces de resistir la tentación de chocar los cinco en el aire con los hombres pez; razón por la que debemos ser especialmente cautelosos a la hora de separar los pies del suelo. En la segunda parte del nivel, veremos llover jorobados; un fenómeno meteorológico bastante inusual en el resto del mundo, pero muy común en Transilvania.

Fase 5 – La Morgue:

Castlevania de NES - Fase 5Este lugar sería insultantemente fácil si no fuera porque los enemigos pueden dejarnos la barra de energía temblando en menos que canta un gallo. Debemos tener especial cuidado con los Esqueletos Blancos (de color azul), que arrojan huesos desde los pisos más elevados, y, sobre todo, con una zona en particular de la pantalla en la que nos toparemos con un hombre del hacha de frente y varias cabezas de Medusa recorriendo el escenario de forma constante. Muy peliagudo.

Fase 6 – El Puente a la Torre de Drácula y la Torre del Reloj:

Castlevania de NES - Fase 6Empezamos en un puente de piedra medio derruido con varios Murciélagos Fantasma dándonos la brasa. Lo mejor es ignorarlos en la medida de lo posible y caminar hacia delante. Luego entramos en la Torre del Reloj, que está plagada de águilas y jorobados. Esta es un área caótica y no será raro que metamos la pata un par de veces antes de habituarnos a ella. Después de superar esta pantalla, por fin habremos llegado a la cámara del Conde Drácula.

Una banda sonora de miedo

Recorrer el Castillo de Drácula es una experiencia tan espeluznante como entretenida, y a ello contribuye la música que acompaña nuestro viaje, no en vano “Castlevania” tiene algunas de las melodías más pegadizas que hayáis escuchado en un videojuego. Compuestas en su mayoría por la japonesa Kinuyo Yamashita, que figura en los créditos como James Banana, a continuación podéis escuchar una recopilación de las mismas:

Qué duda cabe de que la música aporta mucho a la atmósfera del juego.

Armamento y objetos

Esta es una lista de todos los objetos y armas que podemos encontrar en el transcurso de nuestra aventura:

Castlevania de NES - LátigoLátigo: El arma principal de Simon, un tesoro familiar transmitido de padres a hijos durante generaciones y que tendremos que aprender a manejar con destreza para salir con vida del Castillo de Drácula. Podemos mejorar el látigo dos veces: con la primera mejora hace más pupa, y con la segunda gana en alcance.

Castlevania de NES - DagaDaga: Es puntiaguda, se lanza hacia adelante y se clava en los enemigos. Como arma secundaria, tiene poco que ofrecer, salvo la seguridad que nos brinda estar a cierta distancia de nuestro blanco.

Castlevania de NES - HachaHacha: Aunque lo ideal sería utilizarla para hundírsela a los enemigos en la cabeza, Simon prefiere lanzarla como quien reparte caramelos en la cabalgata de Reyes. Si nos atacan de frente, no sirve de mucho; pero es muy útil con los enemigos que se encuentran en una posición elevada.

Castlevania de NES - Agua benditaAgua bendita: Recogida del manantial de Baños de Villanueva de la Tercia y consagrada por los monjes cistercienses de Santa María de Carrizo, esta agua santa abrasará a los monstruos infieles con la llama sagrada de Cristo Nuestro Señor. En la etiqueta pone “Agua de grifo”.

Castlevania de NES - CruzCruz: Antes de que los exploradores europeos desembarcaran en Australia y descubrieran el bumerán, ya existía la cruz. Solo que en lugar de servir para cazar canguros y dingos, destruía el mal de raíz. Probablemente, el arma secundaria más efectiva.

Castlevania de NES - RelojReloj: Con este instrumento en nuestro poder, podremos detener el tiempo a nuestro antojo. ¿Llegamos tarde al trabajo? No hay problema. Usamos nuestro reloj mágico. ¿Una brisa de aire levanta la falta a una jovencita? Ya sabéis qué hacer.

Castlevania de NES - CrucifijoCrucifijo: No podemos llevárnoslo como recuerdo de nuestro viaje a Transilvania, pero tan pronto como lo toquemos, destruirá a todos los enemigos que tengamos a la vista. ¿Por qué? Ni idea. Pero si no nos preocupa que Drácula haya ido dejando carne a la cacerola por todo su castillo, ¿por qué iba a preocuparnos esto?

Castlevania de NES - CorazónCorazones: Los hay de dos tamaños y, curiosamente, no sirven para recuperar vida, sino que representan nuestra provisión de armas secundarias. Si se nos acaban, dependeremos exclusivamente del látigo.

Castlevania de NES - DineroSacos de dinero: Ya que tenemos que combatir a las hordas de Satán, ¿por qué no aprovechar la ocasión para rapiñar y sacar tajada? En el juego, el dinero aumenta nuestra puntuación, y si conseguimos suficiente, ganaremos una vida extra. A lo mejor al final del juego podemos comprarnos un home cinema.

Castlevania de NES - EstofadoEstofado: Un tentempié que restaurará parte de nuestra barra de energía. En la vida real, a nadie se le ocurriría comerse un trozo de carne fría tirado en el suelo o escondido tras el muro de piedra de un mugroso castillo; pero Simon tiene un hambre atroz.

Castlevania de NES - Poción de invisibilidadPoción de invisibilidad: Tras beberla, Simon comenzará a relucir como un Gusiluz, y ningún enemigo podrá hacernos daño. Es decir, seremos invencibles… durante unos cinco segundos. Luego volveremos a nuestro estado habitual de carne de cañón.

Castlevania de NES - Número romanoNúmeros romanos: Hay un II y un III, y multiplican el número de armas secundarias que podemos lanzar al mismo tiempo. ¿Preparados para una lluvia de hachas?

Castlevania de NES - OrbeOrbe: Uno de estos aparece cada vez que derrotamos a un jefe de final fase. Al cogerlo, Simon recuperará toda la energía y podrá pasar a la siguiente sección del castillo. Mirad cómo brilla. Ooooh…

Enemigos

La fauna local de Castlevania es bastante variopinta, y Simon lamenta no haberse traído la cámara de fotos para sacar algunas instantáneas y subirlas a su cuenta de Facebook.

Castlevania de NES - ZombiZombi: La infantería del ejército de Drácula, contratados probablemente por un responsable de recursos humanos demasiado generoso. Avanzan siempre hacia el frente y no se detendrán ni aunque chasqueemos el látigo delante de sus pútridas fosas nasales. Toda su esperanza de eliminarnos radica en que tengamos que coger el teléfono y se nos olvide pausar el juego.

Castlevania de NES - Leopardo NegroLeopardo Negro: O sea, una pantera. Vamos, digo yo, no es que quiera ponerme quisquilloso ni nada. Esta bestia aguarda agazapada a que nos acerquemos lo suficiente para saltarnos encima como si fuéramos un vulgar ovillo de lana y hacernos trizas con sus garras. Si superamos la sorpresa inicial, estaremos a un paso de mandarla a la jungla del Cielo.

Castlevania de NES - Murciélago VampiroMurciélago Vampiro: Este pequeño chupasangre (él prefiere el término “hematófago”, pero no voy a darle esa satisfacción) se dirigirá hacia nuestro cuello con los colmillos por delante y una sed acuciante. Hay dos variedades: una cuelga del techo y vuela en línea recta hacia nosotros en cuanto nos tiene a tiro, y la otra va algo piripi y sigue una trayectoria ascendente-descendente menos previsible, pero igualmente ineficaz.

Castlevania de NES - Hombres PezHombre Pez: Las criaturas de la Laguna Negra vagan por las aguas fecales que recorren los niveles inferiores del castillo, esperando a que algún pardillo, como el pocero o Simon Belmont, se acerquen por allí. Entonces saltan del agua como los delfines del zoo, y saludan al visitante escupiendo bolas de fuego. Lo mejor es no preguntarles a qué restaurante mexicano encargan su comida, y tratar de evitar que nos pillen en medio de un salto; de lo contrario, puede que nos empujen al agua. Y Simon, por muy héroe que sea, no sabe nadar.

Castlevania de NES - Caballero NegroCaballero Negro: Esta armadura andante tiene el honor de ser el primer enemigo que, sin ser un jefe final de fase, aguanta más de un latigazo. Dos, para ser exactos. Sin embargo, es tan lenta que le habremos dado cuarenta y siete e ido a por tabaco antes siquiera de que se nos acerque. A diferencia de los zombis, conoce las ventajas de moverse en dos direcciones distintas, por lo que quizá nos sorprenda si queremos practicar el salto del tigre sobre él.

Castlevania de NES - MedusaCabeza de Medusa: ¡Agh, cabezas voladoras! Son feas, muy puñeteras y, por algún extraño motivo, llevan mucha prisa. Describen arcos en el aire y sus movimientos pueden parecer engañosos para los profanos. No obstante, una vez nos hayamos acostumbrado a sus extrañas maniobras, sabremos exactamente cuándo atizarlas con el látigo, cuándo saltar por encima de ellas y cuándo seguir caminando como si tal cosa para que pasen de largo. Tampoco hay por qué extinguir la fauna transilvana.

Castlevania de NES - FantasmaFantasma: Probablemente fue incluido en el juego porque todo el mundo se espera que en un castillo encantado haya espíritus y almas en pena; pero este fantasma ni siquiera usan sábanas o cadenas. Solo es un cráneo llameante con ganas de tocarnos las narices. Un par de golpes lo mandarán al otro barrio. Por segunda vez.

Castlevania de NES - Cañón DragónCañón de Cráneos de Dragón: Estas dos cabezas huesudas están siempre quietas y arrojan fuego por la boca. La de arriba se llama Fred, y la de abajo, Eddie, y estoy convencido de que mantienen charlas entretenidísimas sobre filosofía clásica y etnología mientras no estamos mirando. Como mechero dan el pego y no suponen un obstáculo insalvable; eso sí, resisten más palos que un masoquista enfalorpado.

Castlevania de NES - JorobadoJorobado: El primer hueso duro de roer con el que nos toparemos parece un chimpancé con el cráneo pelado, pero, en realidad, es el funcionario que se ocupa de tocar las campanas de la torre. Sus brincos siguen un patrón poco concreto, y lo más sencillo es detenerse y esperar al momento justo del aterrizaje para arrearle de lo lindo.

Castlevania de NES - Esqueleto BlancoEsqueleto Blanco: Aparte de mentir sobre su color (¿cuándo aceptarán que todos los esqueletos son iguales?), este enemigo es el rey de la pista en las salas de baile del castillo. Se mueve hacia delante y hacia atrás, salta, e incluso arroja huesos. Enseñó a Michael Jackson todos sus movimientos. Eso sí, un latigazo y será historia.

Castlevania de NES - CuervoCuervo: Este pajarraco, carnívoro y negro como el carbón, no podía faltar en el típico paraje transilvano. Es más lento que los murciélagos, y hay que ser realmente malo para recibir alguno de sus picotazos, pero no cejará en el empeño de chocar contra nosotros en medio de un salto para que nos precipitemos al vacío.

Castlevania de NES - ÁguilaÁguila: Las águilas no suponen un problema directo. Vuelan por encima de nosotros, completamente a su bola, y no se meten con nadie. El problema es que cada una de ellas lleva por pasajero un jorobado y lo soltará sobre nosotros cual vulgar excremento.

Castlevania de NES - Dragón EsqueletoDragón Esqueleto: Está pegado a un muro, tiene el cuello muy largo y escupe fuego. Puede convertirse en una verdadera molestia si dejamos que lleve la voz cantante. El truco para derrotarlo es acercarse lo justo y necesario, y domesticarlo a base de latigazos. Además, suele dejar tras de sí cuantiosas recompensas.

Castlevania de NES - Esqueleto RojoEsqueleto Rojo: Este tipo es un plasta de cuidado. Si no trabajase para Drácula, probablemente se ganaría el pan como teleoperador de una compañía telefónica (¡lo siento, teleoperadores!). Aunque es tan fácil de derribar como los zombis, siempre vuelve a levantarse, sin importar cuántas veces lo reduzcamos a una pila de huesos.

Castlevania de NES - Hombre del HachaHombre del Hacha: Aunque no podemos ignorar el problema que representan sus hachas-bumerán, el verdadero reto está en eliminarlo, porque cada vez que nos acercamos a él, comienza a caminar hacia atrás, como los cangrejos, ¡y tiene más aguante que Rocky Balboa! En realidad, no es tan pequeñito como aparece en la imagen.

Jefes finales

Son más grandes que sus sicarios y mucho más resistentes; sin embargo, todos acaban mordiendo el polvo.

Castlevania de NES - Murciélago FantasmaMurciélago Fantasma: Esta rata voladora espera colgada del techo del primer piso del castillo a que pasemos por allí. Luego se limita a aletear estúpidamente por la sala mientras la golpeamos con todo lo que tenemos. Si llegamos hasta este punto con el hacha, nos durará menos que unos Drakis en la despensa.

Castlevania de NES - Reina de las MedusasReina de las Medusas: La cabeza gigante de Medusa flota por toda la habitación sin dejar de sonreír y soltando serpientes allá por donde pasa. ¿Sabíais que el estrés provoca la caída del cabello? Pues esta mujer está súper estresada. Salvo que nos quedemos parados, sus ataques son fáciles de evitar, y pronto estaremos breándola a latigazos y golpes de cruz. Ni siquiera puede transformarnos en piedra. ¿Quién lo hubiera imaginado?

Castlevania de NES - MomiasLas Momias: Sí, las momias. No una, sino dos. Para que luego digan que Drácula no sabe aprovechar los 2×1 en el supermercado. En cualquier caso, se ve que nuestra visita las pilla en mal momento, porque nada más vernos comenzarán a arrojarnos vendas a diestro y siniestro. Las momias aguantan bastantes latigazos, así que llevar el arma secundaria cargada puede venirnos de perlas. Mi táctica habitual es quedarme agachado en una esquina arrojándoles hasta la calderilla que llevo encima, pero para que esto funcione hay que llegar hasta ellas con toda la barra de energía.

Castlevania de NES - Monstruo de Frankenstein e IgorEl Monstruo de Frankenstein e Igor: Qué pareja tan mona, ¿verdad? Arrimado al hombro del Monstruo, Igor parece el loro de un pirata; pero, por desgracia, no permanece ahí mucho tiempo, y prefiere brincar por toda la sala lanzándonos bolas de fuego. La estrategia básica consiste en zurrar al inútil del Monstruo mientras esquivamos los ataques del jorobado, ya que éste es invencible y no ganaremos nada sacudiéndolo. Si llevamos la daga o la cruz estaremos un paso más cerca de derrotarlos. Otra posibilidad es solicitar a los P-38 que bombardeen la zona con napalm.

Castlevania de NES - La MuerteLa Muerte: Mi enemigo favorito de toda la serie “Castlevania”. ¿Por qué? Porque la Muerte, como figura antropomórfica, mola. La imagen de un esqueleto vestido con una túnica andrajosa y portando una guadaña tiene un no sé qué, que qué sé yo, que me fascina. Para que podáis entenderme: si la Muerte fuera un cromo, solo tocaría uno cada cien sobres y sería plateado. Esta Parca en particular pululará sin rumbo fijo por el escenario mientras sus guadañas van a por nosotros y nos hacen la vida imposible. Aquí el látigo es solo medianamente útil, y lo mejor es llevar una buena provisión de cruces.

Castlevania de NES - El CondeEl Conde: ¡Ah!, nuestra némesis, Drácula en persona. Mide el doble que nosotros y tiene una nariz enorme, pero no se lo digáis porque se lo tomará a mal. Al principio, se limita a desvanecerse y aparecerse en el lugar más insospechado para lanzarnos (seguro que no os lo imagináis) ¡bolas de fuego! Su único punto vulnerable es la cabeza, así que apuntad a ese feo melón con ahínco.

Cuando hayamos reducido a cero su barra de energía, la cabeza de Drácula saldrá volando y el Conde nos mostrará su verdadero rostro. Lástima que éste sea el de un vampiro antropoide contrahecho. Este monstruo lanza *sigh* bolas de fuego y, para variar un poco, también intentará aplastarnos saltándonos encima. Lo fundamental es que no nos acorrale en una esquina, porque entonces aprovechará para hablarnos de literatura medieval.

El final del juego

Castlevania de NES - Créditos

Después de toda esta odisea, normalmente uno se esperaría un final a la altura; pero, por desgracia, esto es un juego de NES, y tras ver cómo se derrumba el castillo de Drácula, no nos queda más que leer los créditos (escritos por algún cachondo mental aficionado al cine de terror de los años 30 y 40) y recibir las gracias por haber jugado a este fantástico juego. Y luego, vuelta a empezar, solo que con más cabezas de Medusa y más jorobados.

Para colmo de males, Drácula ha echado una maldición a Simon. Pero esa ya es otra historia…

Etiquetas: , , ,

Categorías: Videojuegos

22 comentarios

  • Konamiman
    27/10/2010 | 8:36

    Deberías haber comentado la versión de MSX, mucho mejor gráficamente y que por cierto llegó a España mucho antes de 1989.

    Responder a Konamiman
  • Tiex
    27/10/2010 | 11:12

    Enhorabuena por el pedazo de articulo. Te animo a que prepares otro con la versión de MSX2, que es algo mejor graficamente y tiene alguna diferencia respecto a esta, como buscar llaves para abrir las puertas, por ejemplo.

    Responder a Tiex
  • DGC
    27/10/2010 | 12:10

    Un gran juego y un gran artículo te animo a que siga haciendo más reseñas de la saga

    Responder a DGC
  • Cloro
    27/10/2010 | 16:05

    Pedazo de post TB. Incluso me ha parecido ver un homenaje a un mítico diálogo del Monkey Island…

    Por cierto, qué crack el cachondo de los créditos del final del juego

    Responder a Cloro
  • gmassa
    27/10/2010 | 20:15

    @El Tipo de la Brocha: realmente te pasas todos los juegos para hacer el artículo? yo necesitaría el triple de tiempo del que necesesité la primera vez para pasarmelo! La falta de práctica!

    Responder a gmassa
  • El Tipo de la Brocha
    27/10/2010 | 20:37

    @Konamiman: Escribo sobre lo que conozco. Es mejor así.

    @gmassa: Procuro pasármelos, sí. Desde luego aquí lo hice. El “Castlevania” es más bien corto.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • crea
    27/10/2010 | 21:00

    Qué buen juego, no hay nada más que decir.

    Responder a crea
  • dacorchile
    27/10/2010 | 21:14

    Esqueleto Rojo: Este tipo es un plasta de cuidado. Si no trabajase para Drácula, probablemente se ganaría el pan como teleoperador de una compañía telefónica (¡lo siento, teleoperadores!). JAJAJAJAJa. Y yo sentado frente al PC, como teleopeador, y me estoy dando cuenta que….ando con poleron rojo….kkjakakajkajkajkajakkaja
    muy buen analisis

    Responder a dacorchile
  • mollete
    28/10/2010 | 1:08

    Gran articulo¡¡¡¡¡
    Ojala algun dia hables del super castlevania 4
    saludos

    Responder a mollete
  • cyclopskaz
    28/10/2010 | 5:09

    Excelente artículo Tipo de la Brocha…no tiene nada que ver con Castlevania pero alguna vez jugaste el Demon’s Crest para super nintendo?? Un juegazo, ojalá algún día pudieras hablar sobre él.

    Saludos desde México

    Responder a cyclopskaz
  • Jarkendia
    28/10/2010 | 23:43

    Gran artículo, Tipo de la brocha. Me he descojonado con algunas frases que has puesto xD

    Responder a Jarkendia
  • Ínfila
    29/10/2010 | 0:11

    Me ha gustado mucho leerlo, y me han entrado ganas de jugarlo también ^^

    Responder a Ínfila
  • El Tipo de la Brocha
    29/10/2010 | 11:00

    @cyclopskaz: El “Demon’s Crest” es un gran juego, pero también muy difícil. Al menos que yo recuerde. Está en la lista de “to do”.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Konamiman
    29/10/2010 | 13:22

    Ahora que releo mi primer comentario veo que me quedó un poco seco. Y ciertamente tienes toda la razón del mundo en escribir sobre lo que conoces.

    A veces me tomo mi afición por el MSX demasiado en serio. 🙂

    Responder a Konamiman
  • El Tipo de la Brocha
    29/10/2010 | 17:35

    @Konamiman: Por aclarar las cosas, diré que no me lo había tomado ni mucho menos a mal. ¡Pero dejaré los Castlevania tranquilos un tiempo!

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Kotai
    30/10/2010 | 0:12

    No hombre, no dejes el Castlevania sin antes haber probado la versión que estoy haciendo en remakesonline “Castlevania Online” para jugar con los amigos por internet

    Responder a Kotai
  • TheTioPol
    31/10/2010 | 11:50

    Alla va mi “frikada” . Yo, la version que mas jugue del Castlevania, agarraos, data del Castlevania Adventure de la Game Boy, por supuesto, la blanca y pantalla amarillenta de toda la vida ( aun sigue por casa, jejejeje )

    Tenia 4 pistas, en blanco y negro, y si bien las 2/3 primeras pistas eran relativamente faciles, la cuarta exigia lo que se llamaria ser un jugador pro. Un colega de aquellas, lanzo su Game Boy, juego incluido, desde un 4º piso ( G.B d.e.p. ) por la desesperacion que le llego a causar.

    Si podeis encontrarlo y jugarlo, aun hoy, pasareis un buen rato ( horas ). ; )

    Responder a TheTioPol
  • Anonimatus
    2/11/2010 | 19:08

    También solicito que se analice el Castlevania 4.

    Dicen que ese juego es un remake de este aunque no se por qué. Tiene distintos enemigos normales y finales, son juegos distintos.

    Responder a Anonimatus
  • Aik
    29/11/2010 | 23:33

    Me aficioné de niña a este videojuego. Tuve que pedírselo prestado a mis primas porque las tardes en su casa no me cundían… Estuve un tiempo sin acordarme del título correcto- crei que se llamaba Castlemania y nunca lo encontré… y por fin, al verlo aquí… he recordado.

    ¡Qué grande es Ionlitio! Gracias por escribir sobre Castlevania.

    Aik

    Responder a Aik
  • JosephPorta
    18/07/2011 | 13:26

    Sin duda mis favoritos el Castlevania 4 de Super Nintendo y el Castlevania Symphony of the Night de PSX. Sus bandas sonoras por cierto tb a un nivel tremendo.

    Responder a JosephPorta
  • las mejores
    20/07/2017 | 17:56

    uno de mis juegos favoritos, nunca llegue al final, pero si que me divertí jugandolo, una de las mejores fabuloso articulo, me gusta ver tanto detalle e info sobre este temas, gracias, definitivamente las mejores petardas del mundo, saludos de mi infancia, maravilloso, un saludo a todos y felicitaciones por tan buena comunidad

    Responder a las mejores

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.