Dic
18
2013

Cortylandia

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Cortylandia - Hadas
Ya están aquí de nuevo las Navidades. Estoy seguro que la mayoría de vosotros ya habéis decorado la casa en mayor o menor medida, y que tenéis concertada alguna que otra cena con amigos y compañeros.

Por suerte, la Navidad es una de mis épocas preferidas de año, solo por detrás del verano, Halloween, semana santa, la vendimia, el apareamiento de la cigüeña calva y las fiestas del pueblo del vecino de mi novia.

Sin embargo, pese a que no es una de mis fiestas favoritas, el especial navideño de Ion litio es ya una sólida tradición. Año tras año hemos publicado durante estos días, amenos e interesantes artículos relacionados directa o indirectamente con esta edulcorada festividad.

Por mi parte, el año pasado, os hablé en mi “exitoso” artículo sobre el aguinaldo, de una de las tradiciones más antiguas y entrañables de estas fechas. Asimismo, en sus últimas líneas mencionaba muy por encima, uno de los atractivos navideños más surrealistas de este país: Cortylandia, espectáculo conocido por casi todos, y del que hoy os vengo a hablar tal y como os prometí.

Un lugar único

Todos los años desde tiempos inmemorables, en la fachada trasera del Corte Inglés de la calle Preciados, montan un enorme escenario repleto de muñecos articulados, que representan una pequeña función dirigida a los más pequeños, y que poco o nada tiene que ver con la Navidad.

Los responsables de este despliegue son, como no podría ser de otra manera, los dueños del centro comercial en el que se asienta el montaje, que ansiosos por hacer caja, utilizan Cortylandia como reclamo para que padres e hijos acudan a sus puertas, y entren a sus instalaciones repletas de juguetes al terminar el show.

Sus orígenes se remontan a las Navidades de 1979, momento en el que decidieron montar una estación de tren en la mencionada fachada. Para ello contaron con una máquina traída del Parque de Atracciones de Madrid y una recreación de la selva africana construida para la ocasión. El resultado tuvo que ser bastante positivo, ya que la idea se volvió a repetir una y otra vez hasta llegar a nuestros días, convirtiéndose en un atractivo turístico de obligada visita, para todos los que pasan por la capital en estas fechas.

El éxito de cada representación es rotundo, estando las calles aledañas siempre repletas de gente de todo tipo, expectantes al comienzo de una nueva actuación.

Cortylandia - Gente

La temática del espectáculo es cada vez diferente. Este año han elegido “fantasía musical en el bosque” como tema central, pero en el pasado han usado otros tan diversos como el circo, las hadas o lugares del mundo.

Lo que nunca ha cambiado en todo este tiempo es la mecánica de la función. El argumento es muy simple y malo, aunque poco importa ya que el sonido es muy deficiente y cuesta horrores seguir la historia. Además el hecho de que los muñecos muevan la boca de forma totalmente desacompasada en relación a la voz (que siempre procede el mismo sitio), hace casi imposible saber qué o quién está hablando en cada momento.

El esquema también es invariable. Diálogos escasísimos y varias canciones prácticamente inteligibles a lo largo de la obra, que siempre empieza y acaba con la canción de Cortylandia y su inconfundible estribillo:

Cortylandia, Cortylandia, vamos todos a cantar, alegría en estas fechas porque ya es navidad.

El show está en funcionamiento desde finales de noviembre y hasta el seis de enero, realizando pases de unos quince minutos cada hora, normalmente dentro del horario que permanece abierto el centro comercial.

La fauna de Corylandia

Lo mejor de todo, es que desde hace algún tiempo, esta característica escena se ha visto “engrandecida”, por decenas de personas disfrazadas de populares personajes de dibujos animados, que también intentar hacer su agosto vendiendo descaradamente globos a los niños, y posando con ellos a cambio de unas monedas.

Mención especial merecen la calidad y verosimilitud de estos disfraces, que harían revolverse en su propia tumba al mismísimo Walt Disney, y que serían más apropiados para una fiesta de Halloween.

Cortylandia - Disfraces

También es frecuente encontrar mimos, vendedores de patatas, reyes magos falsos e incluso algún que otro borracho que baila al son de las canciones. Pero, por si esto fuera poco, de vez en cuando aparecen un montón de manteros con su mercancía al hombro, que bajan a toda velocidad por el callejón de Preciados, mientras huyen de la policía, y que ponen la guinda a este incomparable pastel.

Pese a todo he de deciros que de pequeño me encantaba Cortylandia, y cada año esperaba con muchas ganas que llegaran las Navidades para ver y escuchar la nueva función. Es más, todavía hoy, me sigo pasando cada diciembre por delante de su fachada, aunque solo sea para contemplar el nuevo diseño elegido y recodar viejos tiempos.

Finalmente comentaros que años atrás, había una exposición que cada temporada se exhibía en un lugar diferente, con todas las maquetas de Cortylandia, desde sus inicios hasta hoy en día. Por desgracia este año parece que no la van a mostrar, es una lástima porque era muy amena y visual. Además servía para recordar ediciones pasadas de Cortylandia, que estoy seguro que están en la memoria de muchos de vosotros.

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Curiosidades, Viajes-Lugares

6 comentarios

  • Plonnn
    18/12/2013 | 10:14

    Lo de la maqueta con todos los diseños, este año la he visto después de verano en Xanadú (o a lo mejor era otro centro comercial parecido, son tantos y tan iguales que me confundo). Estaba bastante bien.
    Gracias por los post del blog, son poco frecuentes pero geniales.

    Responder a Plonnn
  • mastercaba
    18/12/2013 | 13:18

    Yo también acostumbro a ir todos los años, aunque noto mi incipiente vejez (tengo 25 años, no os confundáis) cuando pienso aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Recuerdo con particular cariño el año en que el tema era Aladdin. Probablemente la memoria me engañe, pero quiero pensar que cada año la cosa va a peor, hasta llegar, a veces, al descaro al pedir a los niños que entren a comprar. El fin de la magia…

    Responder a mastercaba
  • lord-j
    18/12/2013 | 17:15

    Para mi el cortylandia mas memorable y que aun permanece en mi retina y memoria es aquel en que se hizo una estatuta-muñeco gigante de una especie de gulliver articulado que cantaba la famosa cancion de cortilandia. Para mas pistas con las que la gente pueda recordarlo se trataba de el corte ingles de nervion de sevilla en los años ochenta…alguien lo recuerda o se hizo lo mismo en otras ciudades?

    Responder a lord-j
  • Anonimatus
    19/12/2013 | 16:36

    No estoy seguro pero creo que los escenarios ya usados en el Cortylandia de Preciados los suelen reusar los Cortylandias de otras ciudades.

    Mi edición favorita fue la del aniversario en la que pusieron juntos los elementos más espectaculares de ediciones anteriores, incluido el Gulliver.

    Responder a Anonimatus
  • peta
    28/12/2013 | 18:39

    pues yo no lo conocia de nada, es lo que tiene no tener ninguna ciudad grande cerca

    Responder a peta
  • Luis
    9/01/2014 | 1:24

    Os dejo un enlace con el estribillo de Cortylandia http://www.youtube.com/watch?v=aEa2HXvK0HQ

    Responder a Luis

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.