dic
25
2009

ALF: Especial de Navidad

por

ALF Especial de Navidad - PortadaSi el año pasado por estas mismas fechas recordábamos con humor el especial navideño de He-Man, este año le llega el turno a uno de los personajes más entrañables de la televisión norteamericana: ALF, el peludo visitante del planeta Melmac, todo un fenómeno allá por los años ochenta, aunque ahora solo lo recordemos por esta frase de Milhouse.

Preparaos, por tanto, para revivir las aventuras de Gordon Shumway, alias ALF, y descubrir el verdadero significado de la Navidad. ¡Con todos los clichés imaginables y las peores capturas de imagen de la historia de ion litio!

Santa Claus existe, ¡y viene de Melmac!

La familia Tanner ha decidido pasar sus Navidades en una cabaña en el bosque. ¿Por qué? Bueno, aparte de que a lo mejor les gusta pasar un frío de cojones y recorrer cinco kilómetros cada día para coger agua, resulta que Willie tiene un relato cargado de melancolía y espíritu navideño: cuando era pequeño, su padre se quedó sin trabajo y les embargaron la casa; pero el dueño de la cabaña les dejó vivir en ella mientras salían del aprieto.

Willie: Esa Navidad no teníamos nada, absolutamente nada. Ni regalos, ni juguetes, ni nada. Nada. Pero es la mejor Navidad que yo recuerdo.

¿De verdad? Pues a mí me parece una mierda como la copa de un pino. Lo digo muy en serio, si le quitamos los regalos a la Navidad, ¿qué nos queda? Tres kilos de más, otra reposición de “Qué bello es vivir” y el recuerdo del tío Yeyi poniéndose colorado con el vino peleón de la abuela. Lamentable.

ALF Especial de Navidad - La familia Tanner

A ALF, sin embargo, todo ese rollo del espíritu navideño ni le va ni le viene. Es más, el melmaciano no cree que esté haciendo nada malo cuando abre los regalos de los Tanner antes de tiempo, estropeando así la “enorme” sorpresa que habría supuesto encontrar junto al árbol de Navidad un suéter, una bata y una bicicleta roja, probablemente los regalos más tópicos y previsibles de la historia de la televisión.

Willie se pone de los nervios y manda a ALF al bosque, donde espera que se arrepienta de lo que ha hecho. Pero quizá no debería juzgarle tan rápido, porque, ¿sabéis?, hay cosas mucho peores que estropear unas Navidades en familia, como, por ejemplo, que lo graben a uno fumando crack y manteniendo relaciones homosexuales con vagabundos a cambio de dinero. Sería bastante más gracioso si no fuera verdad ni le hubiera sucedido al propio Max Wright, el actor que interpretaba a Willie en la serie. Decid adiós a vuestra inocencia.

ALF Especial de Navidad - ALF junto a la cabaña

Al poco de irse ALF, llega el dueño de la cabaña, el señor Foley. Este tipo es poco menos que un santo, ya que se dedica a reparar los juguetes que tira la gente para luego repartirlos disfrazado de Santa Claus entre los niños del hospital. No obstante, y aun a riesgo de sonar racista, debo decir que los Santa Claus afroamericanos no me convencen en absoluto. Igual que el Zorro no puede ser chino, ni M.A. un esquimal, Papá Noel no debería parecerse al abuelo de Shaft. De otro modo, es imposible que los niños se traguen el personaje. Bastante complicado resulta ya dar credibilidad a un tipo que puede visitar todos los hogares de la Tierra en una sola noche montado en un trineo tirado por renos voladores.

ALF Especial de Navidad - Foley

Por aquello de darle un poco de chicha a la trama, ALF se cuela en la furgoneta del señor Foley y, tras hacerse pasar por un peluche, acaba en manos de Tiffany, una niña enferma tan buena y adorable que es imposible no sentir lástima por ella. Si a ello le sumamos que en España la dobló la misma actriz que prestaba su voz a la hermana mediana de “Padres forzosos”, la mezcla resulta más empalagosa que una camada de gatitos comiendo manzanas de caramelo en un cesto de chocolate.

ALF Especial de Navidad - ALF y Tiffany

Para evitar que la niña lo travista, ALF descubre su tapadera y le explica a Tiffany que no puede quedarse con ella porque tiene que volver con su familia. Sin embargo, antes de marcharse, ALF oye a un médico decir que, lamentablemente, Tiffany no verá más Navidades. Y no, no es que la niña vaya a quedarse ciega.

Así pues, el visitante de Melmac regresa con la niña para hacerle compañía en la que podría ser su última Nochebuena. Después de un par de chistes bastante flojos, la niña le explica a ALF que la Navidad consiste no en recibir regalos, sino en darse uno mismo. Y, por lo tanto, quienes mejor comprendían el significado de la Navidad eran los pilotos japoneses de la Segunda Guerra Mundial. Tiffany también le confiesa que no quiere dormirse porque teme no volver a despertar.

Te cagas. Me dice eso una niña pequeña y o bien subo el volumen de la tele, o bien finjo que me están llamando al móvil con alguna urgencia. Pero ALF, a diferencia de un servidor, cuenta con su propio equipo de guionistas, y aconseja a Tiffany que piense en algo que le guste mucho. ¿Y sabéis qué le gusta a la niña? Me apuesto mis cromos de Dragon Ball de Ediciones Este a que no lo adivinaríais ni en un millón de años. “El rocío en las rosas y los bigotes de los gatos”. Vamos, como a cualquier niña de ocho años. Y después de todo el melodrama, Tiffany le dice a ALF que le quiere.

Snif… Disculpadme un momento, creo que se me ha metido algo en los ojos.

ALF Especial de Navidad - Tiffany quiere a ALF

Ahora bien, una niña enferma no parece ser suficiente cliché para este especial navideño, así que, mientras los Tanner buscan a ALF desesperadamente, éste asiste a una parturienta en un ascensor que se ha quedado atascado. Al menos esta vez ALF no delata su origen alienígena, sino que utiliza un sutil disfraz para hacerse pasar por médico. Formaos vuestra propia opinión viendo la imagen que hay más abajo.

Para no herir sensibilidades, el parto tiene lugar fuera de cámara, y, al minuto, la bebita ya está en brazos de su madre, envuelta en sábanas y tan limpia como si la hubieran dado un baño. Es la belleza del nacimiento de las comedias norteamericanas. No hay sangre, ni llantos, ni cordones umbilicales… Todo es tan bonito y falso como el propio espíritu navideño.

Para terminar de echar leña al fuego de nuestra compasión, ALF sugiere un nombre para la recién nacida: Tiffany. Y los ángeles rompieron a llorar y el mismo Dios descendió de entre las nubes para bendecir este episodio.

ALF Especial de Navidad - ALF asiste un parto

Por fin, el señor Foley y ALF, fingiendo de nuevo que es un juguete, abandonan el hospital. Lo que ALF no imagina es que el señor Foley, recién enviudado, piensa suicidarse tirándose desde un puente. Y con este ya son tres los clichés del episodio.

ALF sale de la furgoneta y le dice que no se tire. Aunque os parezca sorprendente que el señor Foley no salte de puro espanto al ver a la criatura enana y peluda que hasta ahora pensaba que era un vulgar muñeco vestida de Santa Claus, acercándose a él y hablándole abiertamente, existe una explicación: el señor Foley cree que ALF es Santa Claus.

Ciertamente, esto lo deja todo claro. El señor Foley presta su cabaña a los Tanner, se disfraza de Santa Claus para repartir juguetes entre los niños enfermos, confunde a ALF con el verdadero Santa Claus… Sí, definitivamente es un perturbado peligroso. Que alguien llame a la policía, por favor.

ALF Especial de Navidad - ALF es Papá Noel

ALF convence al señor Foley de que no se suicide alegando todos los motivos ñoños imaginables, y nuestro aventurero espacial se reúne a tiempo con los Tanner para tener un final feliz. Salvo para Tiffany, que muere de cáncer.

Maldita sea con el viento. Ya se me ha vuelto a meter algo en los ojos.

Conclusión

He visto muchos especiales navideños a lo largo de mi vida, y este es, sin duda, uno de los mejores que se han emitido nunca. No solo mantiene los típicos chascarrillos de una serie como “ALF”, sino que, además, los combina a la perfección con momentos verdaderamente conmovedores.

Muy recomendable para ver en familia con niños pequeños.

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

15 comentarios

  1. No recuerdo el especial navideño pero Alf me encantaba y el muñeco estaba logradísimo, emotivo y gracioso. Felices Fiestas

    Responder
  2. Primero feliz navidad tipo de la brocha y a todos los lectores y colaboradores de este pedazo de página.

    Aunque las navidades y yo somos bastante incompatibles, recuerdo en mi niñez, devorar la programación televisiva de navidad pero creo que nunca vi este especial de Alf, que era una de mis series favoritas.

    Pese a lo deprimente de la historia de Alf y la niña, me he reído bastante con otro artículo como siempre sobresaliente del tipo de la brocha.

    Responder
  3. varlek

    me has hecho sentir la CICLOTIMIA con la niña le explica a ALF que la Navidad consiste no en recibir regalos, sino en darse uno mismo (y, por lo tanto, quienes mejor comprendían el significado de la Navidad eran los pilotos japoneses de la Segunda Guerra Mundial). Más adelante, también le confiesa que no quiere dormirse porque teme no volver a despertar.

    Te cagas. Me dice eso una niña pequeña y o bien subo el volumen de la tele, o bien finjo que me están llamando al móvil con alguna urgencia. Pero ALF, a diferencia de un servidor, cuenta con su propio equipo de guionistas, y aconseja a Tiffany que piense en algo que le guste mucho.

    Responder
  4. Truch

    BUAH! como me he reido, estar disponible on line? jajaja
    Ya lo buscaré.
    Felices fiestas a todos! aunque suenea tópico! xD

    Responder
  5. Mi madre me lo quitó (vamos que cambió de canal) con la historia de la niña enferma. Nunca lo acabé de ver.

    Gracias por este pedazo de articulo, y gracias por ahorrarme semejante chantaje emocional de capitulo especial.

    Me da tanta rabia como el anuncio de los turrones “El Almendro”.

    Un saludo, feliz navidad y prospero año nuevo.

    Responder
  6. Alf

    Me gustaría tener este capítulo completo en español, no importa si latino o castizo, ambos suenan bien (inclusive, la voz de abuelito de Alf en español).
    Dónde podría conseguirlo. Por favor darme alguna noticia en mi correo roblealex@yahoo.es
    Soy de Venezuela

    Responder
  7. yeyo

    Que risas me he echado con el artículo :P

    Alf, uno de mis personajes preferidos de todos los tiempos!!

    Responder
  8. Que tal si despues analizas las GARGOLAS

    Responder
  9. Anonimatus

    El cliché de la parturienta en el ascensor estropeado está tan sobreexplotado que en las realidades alternativas en las que suceden las series norteamericanas debería haber una ley que prohibiese a las embarazadas usar los ascensores.

    Responder
  10. Cloro

    Qué bueno

    Al margen del drama de la niña, el demoledor apunte sobre la vida personal de Max Wright me ha dejado en estado de shock

    Responder
  11. Me daba pena verlo cuando era niño :( era muy triste.

    Y además, cuando hace algunos años supe que willy era “homo” el mundo se me vino encima… ya no podia dejar de imaginar a alf haciendo cosas con willie XD

    Por cierto, en mi blog tambien deje una entretenida y friki historia navideña por si a alguien le interesa :P http://jugoland.blogspot.com/2009/12/la-verdadera-historia-de-la-navidad.html

    Responder
  12. Alex

    Alf es lo mejor que se ha hecho en serie de TV, GENIAL !!!!

    Responder
  13. Super Mario

    El tipo ese de veras que es un perturbado peligroso porque eso de confundir al Alf con Santa Claus deja mucho que desear

    Responder
  14. Super Luigi

    Alf es el maestro del disfraz XD

    Responder
  15. zack

    alf es lo maximoo

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.