Jun
2
2010

Star Trek: La trampa humana

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Star Trek: La trampa humana - Portada

En octubre de 2009, os hablé largo y tendido de «Star Trek», la serie original, de la que soy un gran aficionado. Ahora, para que os hagáis una idea más precisa acerca del tipo de aventuras que se desarrollaban dentro y fuera del U.S.S. Enterprise, repasaremos su primer episodio. Fecha de emisión: 8 de septiembre de 1966.

Un pequeño avance

Este es el tráiler original del capítulo, muy útil para hacernos a la idea de lo que nos espera:

¿Cuaderno de bitácora? ¿Fecha estelar? ¿Planeta M-113? La ciencia ficción de los años sesenta es fabulosa.

La trampa humana

Visto el tráiler, que no desvela más de la cuenta, nos metemos de lleno con la trama. En la silla de mando del Enterprise está sentado el primer oficial Spock, ese tipo tan serio de orejas puntiagudas con un corte de pelo a tazón por el que nadie en su sano juicio pagaría un solo euro. Pero, ¿por qué está Spock al mando? ¿Dónde está el capitán de la nave? ¿Y qué hace Spock en pijama?

Star Trek: La trampa humana - Enterprise y Spock al mando

Algunas respuestas llegan enseguida. El capitán Kirk ha sido teletransportado al planeta M-113, junto con el doctor McCoy y un joven tripulante que lleva la palabra «Prescindible» escrita en la frente.

¿Qué clase de misión podría llevar al capitán del Enterprise, un hombre que responde de la vida de cuatrocientos hombres, a descender a este desolado planeta? ¿Una rebelión que requiere de su intervención, tal vez? ¿Negociaciones con el representante de alguna rara especie alienígena? No, Kirk acompaña al doctor McCoy para comprobar la salud de personal científico del planeta y expedir el certificado médico anual. No había oído nada tan emocionante desde que leí en alto la factura del gas.

Los únicos habitantes del planeta son el profesor Crater y su esposa Nancy, que han pasado el último lustro realizando un estudio arqueológico sobre las ruinas de una antigua civilización; un trabajo tan apasionante como poner sellos o apilar cajas de cartón. Por casualidades de la vida, y pese a la inmensidad de una galaxia donde cada pequeño planeta parece estar poblado, Nancy es una antigua novia de McCoy. El marido todavía no ha vuelto de trabajar, pero se huele el conflicto.

Con todo, lo verdaderamente extraño es que cada uno de los presentes ve a Nancy de una manera diferente: Kirk, a una mujer madurita; McCoy, a la joven de la que se enamoró; y el pimpollo del grupo, a una rubia maciza. Los cánones de belleza cambian con los años, pero yo creo que el estilo amazona de los sesenta todavía tiene tirón. Además, en una época en la que las feministas hippies consideraban el sujetador un símbolo de la opresión masculina y lo quemaban en las calles, yo hubiera sido la mar de feliz entre las menores de treinta y cinco. No hacía falta mucha imaginación.

Star Trek: La trampa humana - Los tripulantes y Nancy

El yogurín, azorado, empieza a decir bobadas, y Kirk lo manda a paseo, que para algo es el capitán y tiene que procurar que se guarden las formas. Nancy también sale de la casa con la excusa de que va a buscar a su marido, pero, en lugar de eso, le hace un mohín al chico, y éste va detrás de ella, pensando en lo que todos estáis pensando.

Cochinos.

Aquí comienzan los títulos de entrada:

Al terminar la «intro», el profesor Crater ya ha llegado a casa; sin embargo, no parece muy contento de recibir visitas. ¿Será que oculta algo? No sé él, pero yo después de pasar un año a solas con mi mujer en un planeta perdido de la mano de Dios, recibiría con un abrazo incluso al cartero comercial.

De repente, se oye un alarido en el exterior. Los hombres corren a ver qué ha pasado y se encuentran a Nancy de pie frente al cadáver del joven tripulante. Mientras el profesor consuela a su mujer, el doctor McCoy examina el cuerpo, que no presenta señales de violencia, solo unas manchas rojas en la cara. Mi diagnóstico: pizza de pepperoni espacial; pero seguro que el doctor discrepa.

Star Trek: La trampa humana - El profesor Crater y la primera víctima

Nancy dice que vio al chico comerse una planta venenosa, pero creo que miente. Vamos, dudo mucho que los tripulantes del Enterprise sean tan estúpidos como para agarrar el primer matojo que se encuentran en un planeta salvaje e inhóspito y prepararse una ensalada.

Al llegar a esta misma conclusión, McCoy deja de ver a Nancy como la hermosa chica a la que metía mano en los parques de Orión IV, y empieza a compartir la visión de Kirk de una señora entrada en años. Y la verdad es que lo lleva bastante bien. Vosotros no sé, pero lo que es a mí me preocuparía estar hablando con una pibita de veinticinco añitos y que de repente se convirtiera en una mujer de cuarenta. Sí, sé que a veces ocurre, pero normalmente hay varias copas y una larga noche de por medio.

Dispuestos a descubrir qué ha sucedido realmente, Kirk y McCoy regresan al Enterprise con el interfecto, y, ya en el dispensario, el doctor confirma que el pimpollo no murió envenenado. Es más, según las pruebas, el chico ni siquiera debería estar muerto.

Hombre, doctor, yo no soy médico, pero si no respira, no tiene pulso y no se mueve, ¿qué quiere que le diga?, para mí que tiene que estar muerto. No me extraña que Kirk se cabree con él, porque como médico vale tanto como aquel mendigo que vivía en la plaza de mi barrio y hablaba con las palomas.

Star Trek: La trampa humana - Kirk y McCoy discuten

Después de investigar un poco más, McCoy descubre que el fallecido no tiene sal en el cuerpo. Ahora es cuando el espectador más o menos perspicaz recuerda que los Crater mencionaron que necesitaban tabletas de sal; pero, como a mí se me pasó decíroslo, da igual. Imaginaos que si no se me hubiera ido el santo al cielo, lo habríais deducido por vosotros mismos y sentíos bien por ello. Ya sois unos verdaderos Sherlock Holmes.

Con esta nueva sospecha rondándoles la cabeza, Kirk y McCoy bajan de nuevo al planeta M-113 acompañados de otros dos tripulantes con pinta de ir a morir en cualquier momento. Mientras los futuros cadáveres hacen como que buscan a alguien en el exterior, Kirk y el doctor interrogan al profesor Crater en su casa.

Por desgracia, el hombre no está dispuesto a colaborar, y aprovecha una distracción para escapar sigilosamente. Ya fuera de la casa, y tras encontrar otro cadáver, el profesor llama a su mujer y le pide que salga.

Crater: Tengo sal. ¡Huélela, Nancy!

Si leído suena raro, ni os cuento lo que es verlo.

Nancy, que se encuentra acuclillada junto a otra de sus víctimas, levanta la cabeza como un perro de las praderas en cuanto oye pronunciar la palabra «sal».

¿A qué clase de monstruo se enfrentan nuestros héroes? Yo mismo os lo adelanto: al célebre vampiro de sal. Quedaos con su nombre y temedlo.

Star Trek: La trampa humana - Crater y su esposa

Al oír acercarse a Kirk y McCoy, el profesor se aleja hacia las ruinas, dejando a los tripulantes supervivientes solos con otra víctima de la pizza de pepperoni espacial. En un nuevo giro de tuerca, Nancy adopta la apariencia de su tercera víctima y se reúne con el capitán y el doctor, que no sospechan nada en absoluto, pese a las miradas taimadas y las sonrisas sibilinas.

Con tanto muerto de por medio, McCoy teme que Nancy esté en peligro y decide ir en su busca. Kirk le dice que lo harán, pero no a pie. A bordo del Enterprise tienen, y cito textualmente, medios capaces de encontrar una cerilla en cualquier parte del planeta.

Dos días antes…

Kirk: ¿Qué es esto?
Vendedor: Ah, veo que tiene usted buen ojo, amigo. Este es nuestro Detector de Cerillas Deluxe.
Kirk: ¿Y qué hace?
Vendedor: Encuentra cerillas.
Kirk: Ah. Definitivamente, necesitaremos uno de esos en la nave. Spock, páguelo al contado. De su bolsillo, por supuesto.
Spock: Sigh…

Ya en el Enterprise, el capitán y el doctor se dedican a sus indagaciones, mientras el impostor sigue a la asistente personal Janice Rand, por los pasillos de la nave. ¿El motivo? Bueno, es una rubia con minifalda y, además, lleva una bandeja con comida y un salero.

Aún acechada por el vampiro, Janice entra en el invernadero para servirle el desayuno al señor Sulu, más conocido como el chino homosexual de «Star Trek» y el padre de Hiro en «Héroes». Últimamente también sale en este anuncio de Sharp Elecronics. Oh, my.

Cuando el impostor entra en el laboratorio, una de las plantas de Sulu, de nombre Gertrudis, empieza a gritar como loca. En serio, la planta es la monda. Me recuerda a una de esas flores bailonas con gafas de sol. Además, se ve a la legua que es un guante y que debajo de la mesa debe de haber un tipo manejándola. Voto a Gertrudis como mejor personaje del mes.

Star Trek: La trampa humana - La criatura, Janice, Gertrudis y Sulu

Más tarde, la criatura adopta de nuevo el aspecto de Nancy y se reúne con McCoy en su camarote, recurriendo a sus encantos femeninos para convencerle de que se tome un somnífero y descanse. Ningún hombre se resiste a un «me haces sentir tan segura» susurrado al oído; será que tenemos complejo de compresa.

Con McCoy roque, el vampiro de sal podría matarlo fácilmente, pero en ese momento llaman al doctor al puente, y la criatura se ve obligada a ocupar su lugar. Si esto fuera una película de John Landis, ahora vendría una escena en la que nuestro despistado vampiro tendría que operar a un enfermo en estado crítico; pero el humor no tiene cabida en este melodrama espacial. Casi.

Star Trek: La trampa humana - La falsa Nancy y McCoy

A falta de pistas mejores, el capitán Kirk y el señor Spock descienden al planeta para interrogar nuevamente al profesor Crater. Allí, Spock encuentra el cuerpo del primer hombre al que la criatura robó el rostro, y, haciendo gala de un sorprendente poder deductivo, llega a la conclusión de que quien subió a la nave no fue el tripulante, sino la criatura. El capitán Kirk pone sobre aviso a su tripulación y se dispara el nivel de alerta «cuartel general 3», que, por lo que se ve, obliga a la gente a ir corriendo por el pasillo en lugar de caminar con normalidad.

Kirk y Spock planean capturar al profesor Crater, pensando que él sabrá algo más sobre la criatura. Genial, ha llegado el momento de desenfundar las pistolas láser, es decir, los «phaser». Ya sabéis que para escribir ciencia ficción hay que inventarse nombres para todo. Así, una espada se convierte en un sable láser, y un GPS, en un localizador del terreno.

Utilizando una hábil estratagema, sacada probablemente de algún libro de «Los jóvenes castores», Kirk consigue alcanzar al profesor con su phaser convenientemente ajustado en «disuasión». La otra posición es «muy hecho».

Star Trek: La trampa humana - Crater y Spock y Kirk al acecho

El profesor confiesa que la verdadera Nancy murió hace más de un año y les explica que la criatura es la última de su especie y que necesita sal para sobrevivir. Kirk informa al Enterprise de que el intruso puede adoptar cualquier forma y ordena que se declare el «cuartel general 4». Ahora todos tienen que correr, llevar sombrero y saludarse en francés.

A bordo de la nave, Crater confiesa que puede distinguir a la criatura aunque cambie de aspecto, pero se niega a participar en su captura. Aunque sabe que su esposa está muerta, su recuerdo sigue vivo en el vampiro de sal. Además, bien pensado, tener como amante un ser capaz de convertirse en cualquier persona del universo es lo mejor que le puede pasar a uno. Podrías acostarte con Keeley Hazel por la noche, y despertarte a la mañana siguiente con la señora Brady preparándote el desayuno.

Star Trek: La trampa humana - El interrogatorio de Crater y la fuga de la criatura

A sugerencia de Spock, Kirk ordena al falso doctor McCoy que administre un suero de la verdad al profesor. Por desgracia, el vampiro de sal mata al profesor y ataca a Spock. ¿Será este el último acto de nuestro vulcaniano favorito? Pues no, porque por la sangre verde del primer oficial no corre la misma sal que por la nuestra. Sin duda, esta es la peor excusa que he oído en toda mi vida. Y os lo dice alguien que se ha cargado dos veces a cada uno de sus abuelos y tíos para librarse de hacer los deberes, ayudar en mudanzas, ir al trabajo, etc.

Al verse perseguida, la criatura asume de nuevo la forma de Nancy y busca protección en el doctor McCoy, que se enfrenta a Kirk. Aunque el capitán se zafa fácilmente del doctor, el vampiro aprovecha la distracción para atacarle, preparándose para absorber toda la sal de su cuerpo. Disculpad que me ahorre los chistes malos, pero es que me estoy meando y me gustaría acabar este artículo antes de ir al baño no quiero prolongar innecesariamente estos momentos de intensa tensión.

Entonces, gracias a la oportuna intervención de Spock, McCoy sale de su estupor y ve a la criatura tal y como es, un horrible monstruo con cara de pulpo, melenudo y con ventosas en los dedos. El disfraz, como podéis ver en la imagen que hay más abajo, es cutre de narices; pero incluso esto forma parte del encanto de la serie. Como la resaca de una buena borrachera.

Aunque visiblemente aturdido por todo lo que está sucediendo, McCoy dispara al vampiro, extinguiendo su especie de la faz del universo.

Star Trek: La trampa humana - La criatura revela su verdadero rostro

Con esto y una última reflexión del capitán sobre los búfalos terrestres (por eso de los animales extintos), acaba esta aventura.

Si queréis que repase algún otro episodio de la serie o, sencillamente, estáis hartos de leer artículos sobre «Star Trek», no tenéis más que decírmelo en los comentarios.

Etiquetas: , ,

Categorías: Cine-TV

14 comentarios

  • Carlixyz
    2/06/2010 | 9:54

    Esta genial eh, que sucede en el capitulo 2 ?
    XDD

    Responder a Carlixyz
  • Devil G
    2/06/2010 | 15:47

    xD la verdad nunca me gusto la serie , pero es que las dos ultimas imagenes me arrancan la risa

    Responder a Devil G
  • Carlito Bros
    2/06/2010 | 17:40

    Si que pasa en el capitulo 2?

    Responder a Carlito Bros
  • Nayland Smith
    2/06/2010 | 22:17

    Yo creo que deberias contar la serie entera en el blog.
    Me he reido mucho.
    Lo que has puesto al principio me ha recordado esta imagen:
    http://www.leavesoflorien.co.uk/interests/star%20trek/insp_expendability.png

    Prescindibilidad: kirk, spock, Mccoy y el alferez Ricky descienden al planeta. Adivina quien no vuelve.

    Responder a Nayland Smith
  • seburo
    3/06/2010 | 8:36

    Muy bueno. 😀

    Responder a seburo
  • robert spock
    3/06/2010 | 12:53

    chidos comentarios

    Responder a robert spock
  • barondarko
    3/06/2010 | 14:25

    De verdad pensaba que algo tan manido y trillado como star trek no podría arrancarme ni una sonrisa, y sin embargo leyendo este artículo me he reído a carcajadas.

    Desde luego por mí votaría que siguieras escribiendo algún que otro artículo de la serie, a tu elección.

    Sois grandes!

    Responder a barondarko
  • Fearuth
    3/06/2010 | 14:35

    La prescindibilidad del «ensign red» de turno es algo mítico

    Responder a Fearuth
  • engelson
    4/06/2010 | 8:54

    gran post, consigue transmitir perfectamente la tensión que se masca durante todo el capítulo, lo raro es que la vampira no vaya a por Kirk directamente desde el principio, con lo salao que es el tío

    Responder a engelson
  • UnTipoBipolar
    4/06/2010 | 16:38

    El Vampiro de Sal forma parte ya de mis mayores pesadillas xD

    Responder a UnTipoBipolar
  • Darth Lock
    9/06/2010 | 17:46

    Si todos los repasos van a ser como este, por mi como si haces uno de cada episodio XD

    Responder a Darth Lock
  • Capitan Cable
    13/11/2010 | 8:14

    Ha estado genial!!!, no me habia reido tanto desde hacia mucho con una descripción de algo tan asumido como «la mejor serie de ciencia ficcion», aunque reconozco que en mi juventud esperaba ansioso para ver los capitulos de Star Trek y las nuevas aventuras, pero yo soy mas del capitan Piccard.
    Un saludo y ha ver si haces otro capitulo, me ha gustado.

    Responder a Capitan Cable
  • esteban
    15/02/2012 | 6:22

    alguien sabe quien es la actriz que hace de la rubia que ve el pimpollo como fue llamado al principio

    Responder a esteban
  • Tribble
    15/10/2013 | 3:35

    Me han encantado tus resúmenes de episodios de Star Trek, muchas gracias por publicarlos.

    Creo que hay gente que no entiende que te puede gustar mucho una cosa y al mismo tiempo poder reirte de sus defectos, lo digo porque en algunos comentarios me da la sensación de que se piensan que la crítica es así porque no te gusta la serie.

    A mí me encanta Star Trek y le veo todos los defectos y me río de ellos, al tiempo que aprecio todas sus virtudes. Y quizá sin esos defectos (quitando ya algunos guiones que es que es para matarlos) no sería tan carismática.

    Por ejemplo ¿recuerdas en la tercera temporada el episodio ese en el que Kirk, McCoy, Sulu y otro científico van a nosedonde y les aparece una tía que decía sus nombres, los tocaba y los dejaba secos? El oficial científico es calvo, pero calvo calvorotas, y lleva toda la parte de arriba de la cabeza pintada de negro para que no se note, pero se nota muchísimo porque le refleja toda la luz. Esas cosas es que me encantan, te lo juro!!

    Responder a Tribble

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.