Ene
23
2015

Project Almanac

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Project Almanac - PósterHay dos temáticas que siempre llaman mi atención cuando se trata de argumentos de películas: los grandes robos organizados y los viajes en el tiempo. Y «Project Almanac» pertenece al segundo tipo. Es la enésima propuesta (y digo enésima por no decir centésima) de película con los viajes en el tiempo como temática de fondo.

Dentro de esta temática, podríamos distinguir dos subgéneros diferenciados. El primero es aquel en el que el viaje en el tiempo es una excusa para situar al protagonista en un escenario diferente y ver como se desenvuelve, de lo cual es un ejemplo perfecto «Regreso al futuro» (sobre todo la primera y tercera entregas) o «Los visitantes», por ejemplo.

El segundo subgénero es aquel en el que el viaje en el tiempo es la trama principal. O más concretamente, el hecho de poder viajar en el tiempo influye en los personajes y el mundo que les rodea. Aquí ya englobaríamos películas como la reciente «Atrapado en el tiempo», la cinta de bajo presupuesto «Primer» o «El efecto mariposa». Y esto es precisamente lo que pretende «Project Almanac», contar una historia sobre como la posibilidad de viajar en el tiempo altera la vida de un grupo de adolescentes. O al menos, lo intenta…

Argumento

La cosa va más o menos así: David (Jonny Weston) es un adolescente brillante de 17 años cuya máxima aspiración es entrar en el MIT. Por una serie de eventos que omitiré relatar, David encuentra por casualidad entre las pertenencias de su padre, fallecido hace diez años, una cámara de vídeo en la que la última grabación pertenece a su séptimo cumpleaños.

Visionando la grabación, David descubre en uno de los fotogramas del vídeo a un desconocido reflejado en un espejo. Un desconocido que resulta ser él mismo con 17 años ¿Cómo es posible?

Project Almanac - Reflejo en el espejo

Resumiendo, David acaba encontrando en el desván de su casa una máquina del tiempo perteneciente a su padre, y junto a su hermana y sus amigos, deciden hacerla funcionar porque… bueno ¿por qué no?

Crítica (sin spoilers)

La película comienza con Christina (Virginia Gardner), grabando a su hermano David mientras este presenta su proyecto con el que espera conseguir una beca para estudiar en el MIT junto a sus dos amigos del alma. Esto es lo que sienta el precedente y la explicación a por qué toda la película está rodada como si se tratara de un vídeo doméstico, grabado por sus propios protagonistas. Y es que claro, como buen científico, David quiere documentar en vídeo todo el proceso de sus viajes desde el momento en que encuentran la máquina del tiempo.

Más adelante, se unirá al grupo el interés romántico del protagonista porque, claro, esta es una película sobre adolescentes así que tiene que haber una chica (aparte de la hermana del prota que, la pobre, la mayor parte del tiempo no sale en plano porque se supone que es la que sujeta la cámara).

¿Funciona el rodar la película en primera persona? Bueno, creo que podría decirse que «cuela». No funciona mal, pero en ocasiones da la impresión de que intentan tapar el fondo con la forma, o, por decirlo de otra manera, los defectos argumentales con un lenguaje visual innnovador y dinámico. O algo.

La propuesta argumental, no por repetida deja de ser atrayente, y se podría resumir en dos preguntas ¿Que harías si tuvieras una máquina del tiempo? y ¿Qué problemas pueden provocar los viajes en el tiempo?

A la primera pregunta, y tratándose de adolescentes, os podéis imaginar la respuesta: repetir un examen que salió mal, volver a intentar ligar con la chica que te gusta, ganar la lotería, asistir a un festival de música que te perdiste…

Project Almanac - Ganando la lotería

En cuanto a la segunda pregunta, ese es precisamente el conflicto de la película, como los viajes en el tiempo de los protagonistas alteran su realidad hasta límites que escapan a su control.

El problema es que, aunque la idea es interesante, la película se queda a medias en mucho de los aspectos mientras que en otros incide más de lo necesario. Por ejemplo, la parte del metraje en la que los protagonistas realizan diversos ensayos de prueba y error para hacer funcionar la máquina es, simplemente, demasiado larga. No me entendáis mal, no es aburrida, pero tampoco es necesaria. Cuanto más científico se ponga uno respecto al funcionamiento de la supuesta máquina, mayor es la posibilidad de cometer errores de bulto. ¿Tenéis una máquina del tiempo? perfecto, es algo que el espectador ya está dispuesto a aceptar sin más. O dicho de otro modo ¿Condensador de fluzo? ¡Suena a ciencia!, con eso es suficiente.

Marty: Un momento, un momento Doc, oye, me estás diciendo que has construido una máquina del tiempo… ¿con un DeLorean?
Doc: Yo creo que, si vas a construir una máquina del tiempo en un coche ¿por qué no hacerlo con clase?

En cualquier caso, esta secuencia forma parte del intento de dotar a la película de mayor verosimilitud, de ahí toda la parafernalia científica sobre fuentes de energía, baterías, límites temporales del viaje y demás. Y de ahí, supongo, la opción de rodar la película como si fuese un «falso metraje encontrado» al estilo de «El proyecto de la bruja de Blair».

Una vez metidos en harina, tras la obvia fase de diversión inicial con la máquina del tiempo que ya hemos comentado, y cuando los viajes en el tiempo comienzan a causar problemas, nos encontramos con la parte más floja de la película. Tanto la exposición de los mismos como su repercusión se presenta de forma demasiado atropellada, como intentando hacerlo parecer más confuso de lo que realmente es. Esto (las alteraciones provocadas por los viajes en el tiempo) es algo que mostraba muy bien la película «El efecto mariposa» y que aquí sin embargo parece pensado de forma atropellada. Aunque habrá quien lo achaque a un recurso estilístico debido a la propia confusión de los protagonistas, creo que podría haberse resuelto algo mejor sin restar verosimilitud al guión.

Un guión que, por otra parte, aprueba por los pelos. Los personajes son bastante planos y se limitan a leer sus líneas de diálogo con mayor o menor verosimilitud. Aquí es cuando los primeros planos, fruto de que la película este rodada supuestamente con cámaras caseras, no les hacen muchas veces ningún favor.

A su favor hay que decir, sin embargo, que la película sabe no tomarse en serio de vez en cuando, y tiene algunos momentos francamente divertidos, como un examen que uno de los personajes debe repetir varias veces, o las referencias de los protagonistas a otras películas de viajes en el tiempo y el inevitable chiste sobre que lo primero que deberían hacer es… viajar a 1939 y matar a Hitler.

Por último, el desenlace me parece poco valiente. Es cierto que en una película de este tipo no es fácil obtener un final impactante y que a la vez deje pensando al espectador (¡estábamos en la tierra desde el principio!). De hecho, el efecto secundario de esto puede ser el pasarse de giros argumentales que ya se ven venir desde lejos, así que no seré demasiado crítico en este aspecto.

En definitiva, «Project Almanac» es una película para distraerse, no para reflexionar. Es entretenida, y el ritmo no decae en todo el metraje (que supera ligeramente los 100 minutos). Sin embargo, no puede decirse que «descoloque» o deje poso en el espectador. Es una película de consumo rápido, como su montaje. Un videoclip de 100 minutos protagonizado por adolescentes que viajan en el tiempo.

Tráiler

Categorías: Cine-TV

3 comentarios

  • Anonimatus
    5/02/2015 | 14:01

    El atractivo de estas pelis suele ser que los espectadores se imaginen que harían en caso de estar en el lugar de los protagonistas.

    Supongo que tiene lugar en un mundo en el que no existe el terrorismo porque una de las primeras cosas que haría mucha gente sería avisar del 11S, el 11M, los atentados de Londres, los de París…

    Responder a Anonimatus
  • Bluebird
    7/02/2015 | 9:20

    No podria estar mas de acuerdo,la pelicula tiene sus pros y sus contras,y aunque no sea una obra maestra taquillera,entretiene y al fin y al cabo eso es lo importante…o almenos eso creo yo

    Responder a Bluebird
  • Jorge tecnología
    19/03/2015 | 11:41

    Es muy normalita, lo mejor como decís, son las posibilidades que ofrece… La película se abre pero no profundiza.

    Responder a Jorge tecnología

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.