Feb
15
2017

‘Mini Mundo’ el semanario juvenil de El Mundo

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Mini Mundo - Portada

Hace un año aproximadamente, en el regreso “oficial” de q256 a ion litio, el jefe se estrenó con un post sobre el suplemento infantil de ABC Gente Menuda. En concreto se centró en la tercera época del mismo, que se publicó durante durante los años 90, para ser más exactos entre 1989 y 1999.

Dicho suplemento dominical, en forma de cuadernillo con grapa de 16 páginas a color, recopilaba historietas de diferentes cómics. Su publicación era una forma de animar a que los padres compraran la prensa, y además fomentaba que los niños se acercaran a la lectura de una forma divertida.

En cualquier caso, no fue el único periódico que incluía este tipo de tebeos. De hecho, por sorprendente que nos pueda parecer a día de hoy, era raro el rotativo que no tenía estas publicaciones orientadas a los más pequeños de la casa.

De este modo, El País contó entre 1981 y 1998 con una de las mejores y más extensas colecciones infantiles llamada “El Pequeño País”. El ya extinto Diario 16 por su parte publicó, entre 1990 y 1993 “Gente Pequeña”, siendo su diseño el más cutre con diferencia el menos cuidado de todos.

Finalmente, y es aquí donde quería llegar, El Mundo editó de manera algo más tardía y fugaz (1994-1996) su propio semanario juvenil, al que llamaron en un ataque de originalidad, “Mini Mundo”.

Mini Mundo - Suplementos

Gente Menuda (ABC), Pequeño País (El País), Gente Pequeña (Diario 16) y Mini Mundo (El Mundo)

Una gran selección de historietas

De todos los suplementos mencionados anteriormente, Mini Mundo es el que más recuerdo de todos, ya que fue el único que coleccioné regularmente cuando era niño, y por tanto pude leer sus historietas en varias ocasiones. Del resto leí muchos números sueltos (sobre todo de El Pequeño País y de Gente Menuda) en la consulta del dentista, y ocasionalmente cuando mis padres y abuelos compraban el periódico.

La razón por la que conseguí todos estos cómics, es porque mi vecino decidió hacer la extensa colección de fascículos “historia visual del mundo”, que entregaban diariamente con este periódico. Así que cada fin de semana me regalaba el tebeo que le daban el domingo, y que él no quería.

Dentro de las páginas de Mini Mundo encontrábamos pequeñas historietas de una o dos páginas con principio y fin (salgo alguna excepción que veremos ahora). Esto es una diferencia muy significativa respecto a Gente Menuda, que publicaba historias de cómics por entregas.

La selección inicial (que sufriría algunos cambios durante su andadura) incluía las siguientes ilustraciones:

Sir Tim O’Theo

Estas tiras de corte humorístico, narran las aventuras del aristócrata inglés Sir Tim O’Theo y su mayordomo Patson. Ambos dedican su tiempo libre a resolver misterios, como si de dos detectives se tratara.

La acción transcurre en Bellotha Village, un pueblo típicamente británico cercano a Londres. Al comienzo de cada historia, normalmente se presenta un problema que parece importante, pero que finalmente resulta ser trivial.

Mini Mundo - Sir Tim O Theo

Angelito

Viñetas protagonizadas por un bebé de pocos meses (calvo y con dos dientes), que se desplaza dando saltos dentro de su capacho.

Angelito, siempre frustra de manera casual y sin proponérselo las fechorías de gamberros y delincuentes, haciendo que se vuelva en su contra el mal que querían hacer.

Mini Mundo - Angelito

Calvin y Hobbes

Cuenta las peripecias de Calvin, un niño de 6 años con una gran imaginación, y su tigre de peluche Hobbes, al que Calvin cree real.

Pese a su corte infantil, dentro de muchas de estas historias encontramos reflexiones profundas y sarcásticas sobre temas transcendentales de la vida como economía, política, religión o la propia existencia humana.

Mini Mundo - Calvin y Hobbes

Juan el Largo

Esta es la única aventura que se publicaba por entregas de forma semanal (2 páginas en cada ejemplar). Aun así cada historia no se solía dilatar más de 4 números.

Estos relatos cuentan las hazañas de un grupo de corsarios dirigidos por Juan el Largo, un pirata de larga melena rubia. Estaban orientadas a lectores un poco más mayores, su publicación fue intermitente y se intercaló con algunos números dedicados a Lucky Luke

Mini Mundo - Juan el Largo

Laberintos

Cada tebeo (hasta el número 28) incluía un laberinto, muchos de ellos extraídos de “El gran libro de los laberintos”, de Jesús Gabán que ya analizamos hace algunos meses.

Como la mayoría de vosotros sabréis, se trata de laberintos temáticos, publicados a doble página y con todo lujo de detalles. Cada uno de ellos se desarrolla en una ubicación distinta con reglas propias para poder finalizarlo.

Mini Mundo - Laberintos

Pepe Gotera y Otilio, Chapuzas a domicilio

Siendo creación de Ibañez, estaba y sigue estando entre mis favoritos. Ambos personajes forman una peculiar empresa de albañilería en la que ninguno de los dos trabaja, y en la que tanto el uno como el otro, provocan toda clase de desastres en las obras para las que les contratan.

Pepe Gotera es el capataz, e intenta mancharse las manos lo menos posible. Otilio es el “currito”, un gordo bonachón con métodos de trabajo muy chapuceros. Al igual que ocurre en Mortadelo y Filemón suelen acabar escapando de algún cliente descontento, e incluso herido a causa de los resultados de su trabajo.

Mini Mundo - Pepe Gotera y Otilio

Musculón

La historieta más floja del suplemento sin lugar a dudas. Ocupaban tan solo media página. El protagonista es un musculoso bárbaro, que a lo largo de 5 o 6 viñetas luchaba contra grandes bestias, o intentaba ayudar a gente en apuros.

Nunca hay ninguna línea de texto salgo algunas onomatopeyas. Al final siempre ocurre alguna situación de humor propiciada por la fuerza desmedida del protagonista.

Mini Mundo - Musculon

Quintín Lerroux

La otra media página debajo de Musculón estaba ocupada por Quintin Lerroux, que prácticamente se estrenó en Mini Mundo. También era una tira cómica muy corta, pero en este caso si que me hacía bastante gracia.

Quintín es un joven-adulto de unos 30 años, que trabaja en un periódico al que suele llegar tarde. Inicialmente vive con su madre, que realiza todas las labores del hogar, ya que él no sabe hacer ninguna tarea doméstica. Sin embargo su madre, harta de Quintín, acaba por irse a vivir a un hotel de lujo.

Dada esta circunstancia nuestro amigo no tendrá más remedio que contratar a una empleada del hogar, llamada doña Emilia Vinagre, que con su fuerte temperamento intentará meterle en vereda.

Mini Mundo - Quintin Lerroux

7 Rebolling Street

Otra de las geniales creaciones de Ibañez. Es un clon de “13 Rue del Percebe” (que también es de su autoría), pero con algunas pequeñas diferencias. En ambos casos, se trata de una gran viñeta en la que se muestran en clave de humor, las vidas de los habitantes de un bloque de apartamentos.

En la planta baja encontramos al banco Estrujenbank, los talleres la Chapuza, la portería del edificio y el bar Churrupez. Además hay 10 apartamentos (distribuidos en tres plantas) y la azotea.

Los inquilinos de las viviendas también son de lo más variopinto. En el edificio se ubican desde un consultorio médico, hasta el laboratorio de un científico loco, pasando por vecinos tan peculiares como un ladrón y su novia, unos hippies e incluso los huéspedes de una pensión.

Mini Mundo - 7 Rebolling Street

El cambio de nombre de 13 Rue del percebe por 7 Rebolling Street, se debe a que la editorial Bruguera registraba los personajes a su nombre (y no al del autor). Tras el cierre de dicha editorial, Ibañez fue a parar a la editorial Grijalbo, y allí tuvo que cambiar el nombre de la tira cómica para poder seguir publicándola.

El fin de un magnífico suplemento

Según fueron pasando los números, se incluyeron nuevas secciones, en detrimento de algunas existentes. Por ejemplo aparecería Gastón el Gafe, Boule y Bill, Carlota y sus mascotas, pasatiempos, o una página llamada el mundo de la ciencia, en la que se trataban aspectos del conocimiento humano en general.

Mini Mundo contó con un total de 80 números (sin publicidad en su interior), todos ellos con una portada realmente llamativa. La mayoría mostraban situaciones graciosas o caricaturas de personajes famosos del momento. A partir del número 55 se redujo consideramente el tamaño de los tebeos, hasta que finalmente se canceló su publicación en abril de 1996, dejando la aventura por entregas finalizada un par de números antes.

Mini Mundo - Segunda Epoca

Tras esta anulación se publicó justo a la semana siguiente una segunda época de este suplemento, con el tamaño del propio periódico, con un nuevo diseño y contenidos más adultos. Esta nueva etapa constó solo de 16 números (de abril a julio de 1996), de los cuales no conservo ni llegué a leer ninguno.

Personalmente, me parece una auténtica lástima que ya no existan este tipo de suplementos dedicados a los niños como antaño. Pero la asfixiante situación económica que sufre hoy en día la prensa escrita, unida a las nuevas formas de ocio digital orientadas a los más pequeños, hacen que ya no sea viable su publicación.

Por suerte pertenecemos a una de las últimas generaciones, que pudieron conocer un buen puñado de personajes de cómic, gracias a este tipo de tebeos dominicales.

Fuentes

Mini Mundo en Tebeoesfera

Etiquetas: , , ,

Categorías: Cómic

2 comentarios

  • q256
    17/02/2017 | 18:24

    La verdad es que desconocía la existencia de este suplemento, yo era más de “Gente menuda” y, ocasionalmente, de “El Pequeño País”.

    Bueno, para que nos vamos a engañar, la verdad es que leía todos los tebeos que caían en mis manos, pero este por una razón u otra no lo conocía.

    Responder a q256
    • DGrumpy
      17/02/2017 | 21:56

      Si. Ya veo que fue un suplemento que pasó bastante desaparecido.
      El motivo podría ser que sólo fue publicado durante 2 años
      Aun así la selección de historietas era muy buena, y las portadas muy originales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.