Ene
6
2016

El Citroën Mehari

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Citroen Mehari - Playa
Divertido, práctico, innovador y todocamino. Así fue uno de los vehículos más recordados de la marca francesa allá por finales de los años 60.

¿Meha qué? y ¿a qué viene todo ese rollo ahora? Está bien, vayamos por partes y, sobre todo, empecemos por el principio.

Para poder entender la historia de este coche hay que remontarse a después de la segunda guerra mundial, cuando por iniciativa de algunos carroceros italianos, se transforman algunos automóviles de producción en masa, con el objetivo de que sean adecuados para satisfacer las necesidades de sus clientes más ricos, durante sus vacaciones.

Es decir, estamos hablando de modificaciones sobre vehículos en serie realizadas a petición de compradores con mucho dinero. Estos cambios generalmente conllevaban la sustitución del techo metálico por uno de lona, la eliminación de las puertas, y la instalación de asientos de mimbre.

Este nuevo concepto de automóviles exclusivos y veraniegos recibió el nombre de “spiaggina” (silla plegable en italiano), ya que se les consideró una especie de complemento playero. Años más tarde algunos modelos pasaron a tener pequeñas series de producción, como el Fiat 500 Jolly de 1957, del que Aristóteles Onassis tuvo uno, lo que hizo famoso al coche en todo el mundo.

Ni que decir tiene que los “spiaggina” solo eran prácticos para el ocio (ir a jugar al golf, al campo, a la playa…), lo que confirmaba el estatus de su dueño como alguien que podía permitirse un coche “solo por diversión”. Algo extravagante e impensable para la mayoría de las personas de la época.

Citroen Mehari - Fiat 500 Jolly

Fiat 500 Jolly, un capricho al alcance de muy pocos

Mehari, un coche para todo y para todos

Pese a ser un concepto italiano, el primer “spiaggina” que se salió al mercado de forma regular fue el Mini Moke inglés de 1964. Inicialmente fue concebido como un vehículo militar ligero con la intención de competir con Land Rover, pero su diseño resultaba poco práctico para dicho fin. Así que con el tiempo y tras alguna que otra modificación, pasó a ser un medio de transporte muy utilizado en los destinos turísticos más cálidos.

Su diseño en forma de buggy y su bajo coste, fueron clave para su popularización en lugares como el Algarve, Australia o en islas como las Seychelles o Barbados.

Citroen Mehari - Mini Moke

El Mini Moke fue el primer coche playero

En Francia, cuya industria automovilística era un reflejo de la británica, el empresario y pionero del sector del plástico Roland de la Poype, el diseñador industrial Jean Louis Barrault y el técnico Jean Darpin decidieron crear un “spiaggina” a la francesa y con un objetivo claro: la funcionalidad.

Para ello utilizaron el bastidor de un 2 CV y componentes básicos de un Dyane 6. A esta estructura le acoplaron una carrocería sin techo, fabricada en plástico, en concreto de Acrilonitrilo Butadieno Estireno (ABS), un material ligero, económico, relativamente resistente y que no se oxida. Además le pusieron una capota de lona.

Sin más dilación mostraron su prototipo a Citroën, donde el presidente de la época, Pierre Bercot aceptó el proyecto. Era 1967 y había nacido el primer Mehari, que poco después se convertiría en el símbolo de una vida libre.

Citroen Mehari - exterior

La palabra Mehari es el nombre con el que los bereberes nombraban a una raza de dromedarios muy resistentes, que se pueden usar para correr o para transporte. Por tanto representa un coche muy sencillo y económico, divertido y práctico, de poco mantenimiento y capaz de funcionar en condiciones difíciles.

Evolución

Su presentación oficial fue el tres de octubre de 1968 en el salón del automóvil de Paris . Dos años más tarde empezó su comercialización en España con algunas leves modificaciones, motor de 600 cc, 32 CV, unos 500 kg de peso, hasta 400 kg de carga, 100km/h de velocidad máxima y a un precio de 99.990 pesetas (600 euros). Contaba con dos puertas y cuatro plazas, aunque los asientos de atrás se podían plegar para obtener una mayor superficie de carga.

Se fabricó hasta el año 1988 y durante ese tiempo se vendieron 145.000 unidades, cifra nada desdeñable para un automóvil de este tipo, siendo especialmente popular en zonas rurales y costeras. Como es lógico, durante sus 20 años de existencia, el modelo tuvo algunos cambios y evoluciones herederas de la original.

En 1971, entró en el mercado estadounidense, y al año siguiente, el ejército francés compró 7000 unidades diseñadas en exclusiva para uso militar (Citroën Mehari Armée). Más tarde, en 1973 llegaría a Sudamérica (en Chile se llamó Yagan)

Citroen Mehari - Yagan

Citroën Yagan, la versión chilena del Mehari

Posteriormente Citroën decidió exportar la idea del Mehari a países en vías de desarrollo, que vieron proliferar sus propias versiones de bajo coste (esta vez en chapa), como el Dalat vietnamita, o el FAF (“Facile à Fabriquer, Facile à Financer”. Fácil de fabricar y fácil de financiar) comercializado en Senegal, Guinea Bissau y la República Centroafricana, y que fue la versión “oficial” del Baby-Brousse. Todos ellos de fabricación local y con mano de obra nativa.

Finalmente cabe destacar la versión 4X4 lanzada en algunos países europeos (no en España) en 1979, capaz de superar pendientes del 60% y con la rueda de repuesto integrada en el capó del coche.

El renacer de un mito

Tuvieron que pasar casi veinte años desde el cese de su producción, para que la marca empezara a plantearse remotamente traer de vuelta al Mehari, actualizándolo a los nuevos tiempos. De este modo en 2005 presentaron en el salón internacional de Bolonia el Citroën Airplay, un prototipo que recordaba levemente a los “spiaggina”.

Tan solo un año más tarde, en el salón del automóvil de Madrid, se presentó otro concept car, el Citroën C-Buggy, muy similar al anterior pero más robusto y sin parabrisas. En ambos casos se trataba de vehículos sin techo claramente orientados al tiempo libre.

En el 2010, durante el salón mundial del automóvil de París, volvieron a la carga con un prototipo inspirado ya claramente en el Mehari, hablamos del Citroën Lacoste, un vehículo sencillo, elegante y de aspecto futurista.

Citroen Mehari - Lacoste

Citroën Lacoste, un concept car claramente inspirado en el Mehari

Y por fin llegamos a 2015, donde los acontecimientos se han precipitado rápidamente. Este septiembre pasado, durante el salón de Frankfurt se presentó el Citroën Cactus M un concept car asentado sobre el Citroën Cactus. Este nuevo modelo es el nieto del Mehari, cuenta con carrocería abierta sin ventanas ni techo, puertas de plástico y un diseño totalmente surfero.

De hecho, en sus arcos de seguridad se pueden fijar tablas de surf, los asientos son de neopreno (resistentes al agua y a la corrosión de la sal), y es factible lavar el interior del coche con una manguera, gracias a la impermeabilidad de sus componentes y a unos prácticos desagües situados en el suelo.

Asimismo, cuenta con una capota de lona que a su vez es extensible (con un sistema de inflado), y se convierte en una tienda de campaña. Gracias a ello y a la posibilidad plegar los asientos traseros para convertirlos en cama, podemos montar un vivac para dos personas.

Sin embargo, cuando ya todos pensábamos que el Cactus M era un firme candidato para entrar en línea de producción, la marca francesa le dio una última vuelta de tuerca al modelo y, tan solo unos meses después, (en concreto a principios de diciembre) anunció la versión definitiva: el Citroën E-Mehari que será lanzado al mercado (de momento solo en Francia) en la primavera de 2016, 28 años después del “fallecimiento” de su abuelo.

El Citroën E-Mehari ha venido para quedarse

El nuevo Mehari es fiel a su herencia pero adaptado a los nuevos tiempos, es un coche divertido, descapotable, de plástico y (aquí viene lo mejor de todo) 100% eléctrico. Se construirá sobre la base del Blue Summer de Bolloré, empresa de automóviles eléctricos que colabora en este nuevo proyecto.

Citroen Mehari - Blue Summer

Blue Summer de Bolloré, el hermano “feo” del nuevo Mehari

El chasis se monta a una altura considerable y cuenta con dos arcos traseros de seguridad que permiten montar la capota de tela. Las dos puertas dan paso a un interior muy funcional de cuatro plazas, incluyendo la fila trasera, que se puede abatir para darle más capacidad de carga. Al igual que su antepasado, es un vehículo orientado al disfrute con maneras de buggy.

Tendrá un grado muy elevado de personalización, pudiendo elegir entre cuatro colores de carrocería diferentes, dos para el techo y dos para la tapicería. Todos ellos muy llamativos, alegres y combinables entre sí. Por último, su interior se podrá lavar con una manguera al ser resistente al agua y contar con sumideros debajo de las alfombrillas.

El E-Mehari dispondrá de un motor eléctrico de 68 cv y alcanzará una velocidad máxima de 110 km/h. Su autonomía será de 200 km en ciudad y 100 km en carretera, todo ello gracias a las baterías secas del grupo Bolloré. Su carga se completa en un tiempo de entre 8 y 13 horas dependiendo del amperaje de la toma.

Citroen Mehari - E-Mehari exterior

Nuevo Citroën E-Mehari, imposible no enamorarse de él

No sé a vosotros, pero a mi su aspecto me encanta. Le sobra personalidad por los cuatro costados, es original, compacto, joven, descarado y 100% playero. Estoy seguro que hará las delicias de más de un amante del sol y el mar.

Por contra quizás le falte autonomía, 200 km en ciudad y 100 km en carretera son poquísimos para los que vivimos en las grandes ciudades, y nos gustaría utilizarlo para desconectar los fines de semana e ir al campo o la montaña con él. Además el tema de los puntos de recarga en nuestro país todavían está muy verde. Si sacaran otra versión híbrida o de gasolina estoy seguro de que ganaría todavía más adeptos.

En cualquier caso, espero que lo expongan en la próxima Macro KDD Citroën y ojalá tenga ocasión de probarlo.

Fuentes

“The sun has got his hat on… and beach cars come out to play” en Mario the Multipla (en inglés)
“Citroën Mehari: Historia” en Motorgiga
“Citroën Mehari: El 2 CV aventurero cumple 45 años” en Autofácil
“Citroën Cactus M Concept” en coches.net
“Vuelve el espíritu libre con el Citroën E-Mehari: eléctrico, asequible y muy divertido” en diario motor

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Tecnología

4 comentarios

  • q256
    7/01/2016 | 9:35

    Desde luego, tener un vehículo exclusivamente para ir a la playa es un lujo al alcance de unos pocos (algo que la mayoría de la gente soluciona en las poblaciones playeras con una scooter, mucho más fácil de aparcar).

    En cualquier caso, es un modelo muy curioso y, ahora que es eléctrico, una alternativa interesante como vehículo urbano.

    Responder a q256
  • mastercaba
    12/01/2016 | 12:31

    Quién pillara una “silla plegable” de estas… por cierto, siempre me ha llamado la atención los conocimientos casi filològicos que tienen algunos para nombrar a coches, motos, etc. (algo a lo que no veo el rendimiento: nadie, salvo un experto en camellos, detectaría el inteligente matiz que el nombre de este vehículo implica). Con lo fácil que fue llamar “Homer” al Homer (¿o es una broma con los Hummer?)

    Responder a mastercaba
    • mastercaba
      12/01/2016 | 12:55

      ¿Podéis editar mi comentario, corrigiendiendo esa aberrante “v” en “nombre”? Gracias

  • Krusher
    13/01/2016 | 9:57

    Un verdadero clásico. Que le zurzan al X6 y despliegue de similares pijadas.

    Responder a Krusher

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.