nov
7
2012

El Phoskitos

por

Phoskitos - OriginalSi había un bollo capaz de hacer sombra al Bollycao en el patio del colegio, ese era el Phoskitos. Se trata, como todos sabéis, de otro pastelito industrial con escaso valor nutricional y lleno de calorías y grasas saturadas pero que está buenísimo. Es uno de esos irreductibles bollos que ha ido resistiendo, año tras año y década tras década, desde tiempos inmemoriales, en la exigente industria de las meriendas para niños.

El Phoskitos tiene una receta muy similar al brazo gitano, pero mejorado y en pequeñas porciones para que se pueda comer en cualquier lado. Es decir, se trata de un bizcocho tierno relleno de leche, pero recubierto de una capa de cacao y, según su página web, “elaborado con materias primas de excelente calidad”. Además su forma de espiral le diferencia del resto de sus competidores que tienen forma alargada. Por cierto, sobre las supuestas bondades de sus materias primas no pienso opinar.

Su sabor, como dije antes, es insuperable, y a mi personalmente me gustaba más que el Bollycao, que para mi gusto sabía mucho a pan y poco a chocolate. En este punto no había quién le hiciera sombra, si querías sabor a chocolate te ibas a hartar. No había bollo, exceptuando el tristemente desaparecido Tarzán, que pudiera con el Phoskitos en este sentido.

Las características del pastelito de las que hablábamos antes hicieron que la gente optara por diferentes formas a la hora de comérselo. Algunos se lo comían a bocados, sin más, pero había quién optaba por comerse primero el chocolate y después el bizcocho. Por último otros, entre los que yo me incluyo, se comían el Phoskitos siguiendo la forma de la espiral, dejando el centro para el final.

Phoskitos - PegatinasAl igual que todos los bollos de la época, los Phoskitos venían con cromos para hacerlos más atractivos a los niños. Y si bien es cierto que no contaron con pegatinas tan destacadas como las de Toi, no se quedaron atrás y sacaron diferentes colecciones que fueron muy populares entre los chavales, como las de “Campeones”, “D´Artacan” o la lucha libre americana “WWF”.

Además incluían puntos que eran canjeables por regalos como figuritas de plástico, chapas e incluso polos flash en verano. Normalmente eran necesarios 4 puntos (4 bollos) para que te dieran tu regalo, pero también vendían en los supermercados cajas de 4 Phoskitos que ya incluían uno de estos premios dentro de cada pack.

Entre las promociones que más recuerdo cabe mencionar la de los ”huevox”, un juguete con forma de huevo que se podía transformar en un animal. En otra ocasión salieron los “Salti flash luminosos”, unas chapitas brillantes que se iluminaban con el movimiento y se podían colocar en los cordones de las zapatillas o en la mochila. Y finalmente, en otra ocasión el regalo eran unos muñequitos de plástico con forma de fantasmas, que tenían un pequeño cilindro metálico en la cabeza donde se insertaba un pistón de pólvora. La gracia del juguete consistía en tirar el muñeco contra el suelo cabeza abajo, para que el pistón explotara e hiciera ruido.

Recuerdo con cariño la publicidad de estos bollos en la que, lógicamente, se ensalzaban las características que le diferenciaban de la competencia. Así usaban los eslóganes “Phoskitos, el pastelito más enrollado” y “Phoskitos, regalos y pastelitos” para destacar la forma del bollo y que te regalaban pequeños premios al comprarlos.

Con el paso del tiempo han salido al mercado otras variedades de este pastelito, que han gozado de distinto éxito, como los Mini-Phoskitos, de menor tamaño, los Phoskitos Hello Kitty, de color rosa, o el Phoskitos Bob Esponja, de color amarillo y cuadrado. Además, Phoskitos se vende en un montón de países, entre ellos Japón, donde curiosamente se llama Cola-Cao. De cualquier modo, ninguno de los anteriores es tan popular, ni está tan rico, ni es tan entrañable como el Phoskitos de toda la vida que tantos buenos ratos nos hizo pasar.

Phoskitos - Variedades

Fuentes

Grupo Nutrexpa

Sobre DGrumpy:

Mi verdadero nombre es Dani G. Aparte de ser un borde, soy un verdadero nostálgico de los 80 y de su cultura pop. Aun no se como me han dejado escribir para este blog, pero mientras me lo permitan voy a intentar aprovecharlo, así que procuraré martirizaros periódicamente con artículos repletos de recuerdos y añoranza. Además estoy seguro de que al final acabaremos sin ser amigos... Always Grumpy.

Ver más artículos de DGrumpy

13 comentarios

  1. El Chachi

    Parecerá una tontería pero me gustaba más la mascota cuando era un niño rubio vestido de superhéroe y dando un puñetazo y no el Phoskitos con patas que es ahora. Hay que ver como ha evolucionado la bollería. Los bollycaos de ahora son una cagarruta al lado de los de antes. ¿Y os acordais de los Tokkes de antes? No hay color.

    Responder
  2. Pues aca en Argentina ni se consiguen ni se consiguieron nunca. Me quedare con mi imaginacion para deducir como saben :(

    Saludos!

    Responder
  3. Konamiman

    Aaaah, el Phoskitos… estaba requeteultrabuenísimo, se me hace la boca agura sólo de recordarlo. Yo era de los que se lo comían siguiendo la forma de la espiral.

    Responder
  4. Anonimatus

    Los Phoskitos, una de las mejores elecciones para llevar de merienda al cole, antes de que los paladines de la salud convencieran a nuestras madres de que eran malos para la salud sin importar el hecho de que al terminar el recreo ya habíamos quemado todas las calorías que aportaban.

    Obviando su sabor, la gran ventaja que tenía sobre la competencia era que los regalos eran seguros, nada de meterse en sorteos como los bollos de otras marcas.

    Recuerdo especialmente este anuncio:

    http://www.youtube.com/watch?v=8q-TLi9QFUQ&playnext=1&list=PL0FBB3E3D1149F12D&feature=results_video

    Responder
  5. mastercaba

    Yo, la verdad, siempre he sido más, por una parte, del Bollycao; y, por otra, de pastelitos de la familia de la Pantera Rosa, el Bony y el Tigretón; pero, eso sí, cuando me comía algún Phoskitos tenía que ser siguiendo la forma de espiral, para llegar al núcleo de nata del centro. Gran artículo, sí señor

    Responder
  6. Hugo84

    También los había con forma cuadrada y tallistas de nata. También recuerdo que durante un tiempo (al menos en mi barrio) venía con un regalo pegado por fuera. Una vez me toco una cerbatana de la serie Las mil y una Américas. La del niño y el perro amarillo, en clase me lo pasaba teta disparando virutas de papel a mis compañeros Jajajajajajaja

    Responder
    • DGrumpy

      Es verdad!! ya no recordaba ese regalo! Eran unas cerbatanas de color marrón claro que venían con unos muñequitos de papel que podías colocar de pie en el suelo o en alguna otra superficie, después tenías que intentar “hacer diana” disparando con la cerbatana. La munición que venía eran bolitas de poliespan que al final se acababan perdiendo y dispersando por toda la casa…

  7. Hugo84

    Tallistas no, Rayitas…maldito corrector del móvil…

    Responder
  8. Hugo84

    Esas tío!!! Si tenían bolitas de poliespan!!! Que recuerdos. Por cierto alguien recuerda la variedad de Phosquitos cuadrados o soy el único??? Es que fue ahí donde me tocó ese regalo. Bueno donde lo elegí porque como ya os digo venían pegado en la parte de fuera con lo cual podías elegir regalo. Eso si había que darse prisa que volaban!!!

    Responder
  9. Jordi

    Ahora toca la anécdota típica de abuelo cebolleta: el mejor regalo que tuvo nunca jamás Phoskitos eran una figuritas de plástico de Heman, que venían incrustadas en el bizcocho.

    Responder
    • Piticlis

      Yo si que me acuerdo y tengo 28 años. Era bastante asqueroso el proceso de limpieza pero era una figura de un plastico duro de buena calidad. ;)

  10. Kike

    Yo recuerdo perfectamente, allá por el año 1993, que Phoskitos regalaban cromos, caretas y gafas de Pepe Gáfez, del programa “Al ataque” de Antena 3 TV, con Alfonso Arús a la cabeza xD

    Por cierto, hace unos años, sacaron los Phoskitos blancos, que estaban de puta madre. ¿Qué fueron de ellos? Eran un vicio :P

    Responder
  11. […] La gran mayoría de nosotros (por no decir todos) hemos crecido con un Bollycao en la mano. Este mítico bollo de pan con forma alargada y con chocolate por dentro, fue y sigue siendo, por mucho que me cueste reconocerlo, el rey de las meriendas. Y digo que me cuesta reconocerlo porque, como he comentado anteriormente, yo era más de Phoskitos. […]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.