Sep
17
2010

Las colecciones de septiembre

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Coleccion - FascículosSeptiembre ya está aquí, en toda su gloria, y dicho mes viene acompañado de un fenómeno de sobra conocido. Además de la vuelta al cole, septiembre es el mes por antonomasia (junto a enero) de las colecciones por fascículos. Y es que el inicio de un nuevo curso escolar o el de un nuevo año son los momentos ideales para iniciar una colección y hacer ricas a las editoriales, al acabar pagando un precio dos y hasta tres veces superior por artículos que no valen la pena solo por “completar la colección”.

A lo largo de nuestra vida, raro es el que no ha caído en la trampa de algún coleccionable, ya sea un álbum de cromos o una enciclopedia de Dinosaurios por fascículos. El truco es sencillo, basta un buen anuncio televisivo y un precio de lanzamiento atractivo… y ya tenemos enganchado al incauto.

Marketing para principiantes

Por suerte, hace mucho que no caigo en la trampa de marketing de ninguna colección, trampas que por otra parte son bastante evidentes. El primer truco del manual es el del precio de lanzamiento. Esto quiere decir que el primer fascículo suele tener un precio irrisorio (unas 100 pesetas antiguamente, y un euro o dos a día de hoy) para llegar al mayor número de gente posible. A continuación, la siguiente entrega aumenta sustancialmente de precio hasta igualar el precio final de cada fascículo, pero en ella suelen venir dos entregas juntas, por lo que nos llevamos dos unidades al precio de una. Si hemos llegado hasta aquí, seguro que nos compraremos algún fascículo más… y aquí es donde las editoriales comienzan a hacer negocio.

Darse cuenta de la trampa es más sencillo en algunas ocasiones que en otras. Un segundo truco es el de vendernos troceado (y mucho más caro) algo que podemos comprar de una tacada. Por ejemplo, recuerdo que en cierta ocasión una de las colecciones que se ofertaban el mes de septiembre era la de los DVDs de la serie “Friends” a un precio bastante atractivo. Tan atractivo que de hecho llamó mi atención.

Pero el atractivo del precio lo era solo en apariencia, porque cuando uno revisaba las especificaciones de la caja de DVDs atentamente, se daba cuenta de que solo se incluían dos, tres o quizá cuatro episodios (mi memoria falla en este punto) en cada disco, por lo que terminar la serie completa, a un ritmo de 24 capítulos por temporada y 10 temporadas en total, convertía la lista de entregas en algo inabarcable. Y sí, era mucho más barato (menos de la mitad) ir al Corte Inglés, por ejemplo, y comprarse las diez temporadas de una tacada. Por no hablar de lo que ocuparía la susodicha colección en la estantería, claro está.

No obstante, como hay gente para la que coleccionar cosas es una forma de vida, los argumentos objetivos no sirven. De esta gente, precisamente, viven las editoriales que, con este tipo de colecciones, tienen un negocio muy lucrativo. Algunas de dichas colecciones son ya auténticos clásicos, repitiéndose año tras año hasta hacerse un hueco en el imaginario colectivo. Y de eso precisamente quiero hablar hoy. De las colecciones más famosas que suelen inundar los quioscos cuando llega la temporada.

Minerales de gran tamaño

Colección - MineralesUn niño que no haya empezado (empezado, que no terminado) una colección de minerales, no tiene infancia, y punto. Y con esa idea en mente, cada año reaparece en los quioscos alguna colección de este tipo. Normalmente, el mineral de la primera entrega suele ser oro (una cantidad irrisoria, pero oro al fin y al cabo), factor que llama mucho la atención y ayuda a que más de uno compre el primer fascículo creyendo que puede ganar dinero con la venta de la minúscula esquirla de oro que se incluye con el mismo.

El resto de la colección, por otra parte, es también un negocio redondo. Al fin y al cabo, no son más que piedras. Y lo mejor es que los fascículos, de escaso contenido, pueden reeditarse sin cambios año tras año, ya que los minerales no suelen variar su nombre ni propiedades…

Cursos de inglés / informática

Otro fijo que se repite año tras año bajo diferentes nombres. Sabiduría distribuida en cómodos fascículos que prometen llevarnos hasta un nivel de conocimiento informático propio del mismísimo Bill Gates o darnos la capacidad de expresarnos con fluidez en la lengua de Shakespeare gracias a las fantásticas cintas de cassete los fantásticos CDs de audio incluidos. Mi consejo es… pagaos una academia, os saldrá más barato. En serio.

Construye tu barco en una botella

Esta es una de mis favoritas. No solo es mucho más caro (como siempre) que el comprarlo ya hecho, sino que juega con la capacidad de superación personal del coleccionista capaz de montar pieza a pieza el susodicho barco.

Y es que si esta ya es una tarea que de por sí requiere paciencia, el tener que esperar una semana entre pieza y pieza lo convierte en una auténtica tarea capaz de llevarnos a un estado de concentración Zen.

Crea y decora tu casa de muñecas

Colección - Casa de MuñecasOtro clásico, este dirigido mayoritariamente al público femenino, es el de las colecciones de las piezas y los muebles en miniatura para montar y decorar una casa de muñecas, uno de esos gigantescos armatrostes que parecen un juguete pero en realidad no son más que una decoración y se rellenan, por lo general, de muebles de estilo victoriano como sillitas, cómodas, cajoneras y camas con dosel.

Colección hortera donde las haya, apunta directamente al corazoncito de aquellas (y aquellos, que haberlos “haylos”) que siempre quisieron tener una casa de muñecas de niños. En cuestión de reproducciones a escala, a mí me basta y me sobra con el barco pirata de Playmobil.

Dedales de colección

Colección - DedalesOtra colección al estilo de la anterior, pero más inútil si cabe. En esta ocasión lo que se nos ofrece son dedales, ¡dedales!, aunque profusamente decorados, eso sí. Si uno se dedica a coser, tener un par de dedales es práctico, no lo niego, pero coleccionarlos es una tarea que se encuentra casi al nivel de esa gente que colecciona, por ejemplo, los sobres de azúcar de los bares. En estos casos, intento recordar siempre aquella máxima que dice del coleccionismo al basurismo, solo hay un paso.

En definitiva, una colección más que apunta a aquellos a los que les gusta acumular distintas versiones de un mismo objeto (dedales, campanas, coches de plástico o muñecas Barbie, tanto da). El caso es que haya muchos distintos y que conformen una “colección” que, seguramente, acabará cogiendo polvo en una estantería y, finalmente, en la basura cuando pase a nuestros herederos.

Y hasta aquí nuestra selección personal por hoy. Si el tema os ha gustado, continuaremos con el mismo la semana que viene. Hasta entonces, como seguro que vosotros también recordáis más de una colección por el estilo, ¡contádnoslo en los comentarios!

Etiquetas: ,

Categorías: Marketing-Publicidad

16 comentarios

  • Ínfila
    17/09/2010 | 7:46

    Yo no hice la de los minerales, nunca me llamó la atención xD
    La de la casa de muñecas sí que la quise hacer en algún momento, pero ya tenía el barco de Playmobil así que me conformo con el segundo ^^

    Yo recuerdo los cromos, que las pasabas pu*** intentando que tu madre te diera unas míseras pesetas para comprarte un sobrecito con 4 o 5 pegatinas en él.

    Los anuncios que más recuerdo son, en vez de dedales, hilos o algo así, y esos que te dicen “crea tu propia colcha paso a paso”. También el de formar el cuerpo humano o el dinosaurio, algo que personalmente nunca me llamó la atención pero que he visto en más de una casa inacabado.

    Ahora se está viendo por la tele mucho el de abanicos.

    El que sí me he terminado (TERMINADO, aunque con el dinero de mis padres…) es el de Dragon Ball. Recuerdo cada semana venirme una cajita de cartón y dos DVD en él, y yo emocionada abriéndolos y rememorando la serie. Aunque es verdad, sólo hay 4 episodios (en catalán al menos, por eso me la hice) y es la versión censurada de la tele. Ahora lo miro y digo “por qué…”, pero estoy contenta de tenerla ^^

    Responder a Ínfila
  • Gosku
    17/09/2010 | 10:40

    Un artículo que me ha llegado al corazón. Mi padre es quiosquero y yo me he tirado media vida manipulando fascículos de todo tipo de colecciones.
    Desafortunadamente los tiempos cambian y a la gente le dejaron de interesar las colecciones por fascículos, la vez que las distribuidoras llevan años utilizando a los vendedores de prensa para conseguir suscripciones por correo.

    Entre las colecciones de más éxito comercial ahora mismo recuerdo la de La casita de muñecas que comentas, aunque también la de los Perfumes en Miniatura y la de Muñecas de Porcelana. Como ves, la mayoría de colecciones de éxito siempre estuvieron orientadas a mujeres.

    Responder a Gosku
  • Ryo Dragoon
    17/09/2010 | 11:01

    Pues hace uno o dos años había una colección de las novelas de Terry Pratchett edición bolsillo, y haciendo cálculos salía más económica que comprarselas por separado cada una

    Ahora está la recopilación de Batman, pero creo que voy a pasar porque seguro acaban poniendo demasiadas sagas para hacer caja

    Responder a Ryo Dragoon
  • Creikord
    17/09/2010 | 16:45

    Me ha encantado, yo solo he caido en las coleccion de los cromos. Y mas veces de lo que yo querria….

    Responder a Creikord
  • Dsanzi
    17/09/2010 | 16:49

    Yo siempre me he considerado como coleccionista de primeros fascículos de colecciones XD!!

    Responder a Dsanzi
  • DGC
    17/09/2010 | 20:53

    Que recuerdos!! y digo recuerdos porque creo (no se si solo es una impresión mía) que hace algunos años había muchas más colecciones y muchos más anuncios, la gente ya no es tan parda como antes y bueno que en el momento actual en el que estamos la cosa no está para gastarse la pasta en gilipolleces. Recuerdo una colección que se llamaba “bichos” que intenté que mi madre me comprara pero gracias a dios nunca lo hizo, claro eres un niño y ves: 1ª entrega un 1€ (no te fijas en la letra pequeñita que dice 627 entregas a 10.95€). Yo he hecho un par de colecciones pero de periodicos, lo mejor es que cuando estás a la mitad ya esás hasta la polla pero claro habra que acabarla… y luego con la última entrega… ¡¡¡¡Ampliamos la colección!!!! 20 entregas más… La cosa se eterniza y cuando por fin la termnias te tiras de los pelos de calcular el dineral que te has gastado. Un clásico intemporal…

    Responder a DGC
  • undercover
    18/09/2010 | 0:00

    Joder! Aviones de combate!

    Los muy cachondos te vendían las maquetas de cazas por fascículos. No recuerdo el precio pero si recordare como en el primer numero te daban 1/5 parte para montar un F16 cuando en la siguiente te daban 1/5 de un F117.

    Por supuesto los fascículos con las instrucciones de montaje se parecía mas a un panfleto, alargando hasta el infinito la colección

    Responder a undercover
  • sephil
    19/09/2010 | 22:13

    Mmmmmmmmmmmmm la única colección que puedo recordar era una muy extraña (y que tuve pereza de acabar). Se trataban de canicas transparentes con una runa por dentro. Tal vez pasó sin pena ni gloria y por eso casi nadie las conoció…. ( n n) pero en fin…

    Responder a sephil
  • Ryo007
    20/09/2010 | 6:05

    Aca no se ven mucho esas cosas… pero cuando era pequeño, COMPLETE LA DEL CUERPO HUMANO.

    Sip, era un dineral, pero tenia 2 cosas que la hacian muy atractiva para mi:

    1) Eran de la serie Erase una vez… (que la daban aqui en chile, yo la veia y la encontraba bastante entrete).

    2) Los libros eran bastante buenos, gracias a ellos y a la serie animada aprendi bastante sobre el cuerpo humano (aunque no me crean)

    3) El muñeco era espectacular a pesar de todo, traia todos los huesos, organos y esas cosas, te quedab bien clarito todo el cuerpo humano.

    Una pena que al final con tanto tiempo se hayan perdido algunas piezas del muñeco… pero aun conservo los libros 😛

    Responder a Ryo007
  • Anónimo
    21/09/2010 | 2:11

    Mi madre colecciona dedales, tiene unos 200 de diferentes lugares del planeta. Siempre que viaja se trae alguno. Me parece una colección soberbia y de gran valor sentimental.

    Responder a Anónimo
  • DoZ
    21/09/2010 | 12:14

    El culpable de que los fascículos (en especial los formativos) ya no tengan salida es Internet, está claro… Quién es el tonto del culo que va a comprar su fascículo de “aprenda a navegar por internet” teniendo internet???? No me cabe en la cabeza que alguien haya sido capaz de lanzar esto… el mercado de borregos que tienen internet y ni siquiera han logrado dominar el google será muy reducido, verdad? O no….?

    Anónimo, tiene un gran valor sentimental porque le ha costado coleccionar tantos, esa es la base de cualquier coleccionismo y el gancho evidente… De igual forma mi madre podría haber estado coleccionando mojones de perro de diferentes lugares del planeta y tener también un gran valor sentimental para ella…

    Saludos, gran blog; lo descubrí hoy y llevo horas leyéndolo…

    Responder a DoZ
  • lander
    21/09/2010 | 12:31

    Yo aqui añadiria los fasciculos de comics, que si bien utilizan el mismo sistema de captacion, luego lo que consigues lo haces a un precio razonable y si te gustan los comics puede ser la unica forma de conseguirlo.

    Saludos

    Responder a lander
  • KekaMoreno
    21/09/2010 | 17:30

    Joder quien no habra comprado el primer fasciculo de una colección ¬¬ XD, el Dark Vader, el ferrari, ambos de un tamaño espectacular, yo me acuerdo sobre todo el de los minerales, ¡¡¡ Oro por un 1 € !!!, tambien el de maquetas de aviones de combate y el de carros de combates los jodios pesaban para lo pequeño que eran.

    Responder a KekaMoreno
  • Anonimatus
    22/09/2010 | 22:28

    En mi casa completamos hace años la del ‘Hombre y la Tierra’. Hay que tener en cuenta que fué antes de que hubiera Internet, DVD o incluso teléfonos móviles, por lo que era la única forma de conseguir ver los documentales sin tener que poner anuncios en los periódicos y revistas buscando grabaciones caseras.

    También completamos la de los minerales cuando eran de menor tamaño pero las entregas venían con una piedra semipreciosa además del susodicho mineral.

    También me hice la de Warhammer, que calculando los extras que traía acabó valiendo un poco menos (pero sólo un poco) que comprándo las figuras de manera normal.

    Una colección que casi todos hacen es aquella que consiste en colecionar primeros ejemplares de otras colecciones, las únicas en las que los objetos salen rentables.

    Es curioso que no se haya mencionado la trampa de las peores colecciones, aquellas en las que tienes que ir montando algo poco a poco y no puedes disfrutar de verdad hasta que lo tengas entero, como la de montar un barco. Es algo así como tener una hipoteca pero teniendo que construir tu mismo la casa, recibiendo algo de material de construcción cada mes.

    Las colecciones de dedales, relojes y objetos similares se pueden interrumpir cuando uno quiera y continuarlas adquiriendo objetos del mismo por cuenta propia haciendo tu colección única y no la misma que tendrán todos aquellos que la hayan completado.

    Responder a Anonimatus
  • Rubén
    27/09/2010 | 13:32

    sin duda, en fascículos PLANETA DE AGOSTINI se lleva la palma de oro con CINE FAMILIAR en VHS, hubo como 3 ediciones, en la primera recuerdo a Casper y en la segunda Flubber como primera entrega, acompañadas de otra. Aún las tengo guardadas con la máxima nostalgia y cariño ante la marcha del VHS.
    También coleccioné de RBA los VHS de Dartacan y los tres mosqueperros y Willy Fog.
    Erase una vez el cuerpo humano era necesario en la vida de todos, aún recuerdo la sensación de ir completando la colección y esos libros que iban recreando el título en tu estantería

    Responder a Rubén
  • Trucos Facebook
    8/10/2010 | 19:21

    Buenas colecciones. Sí, es verdad que septiembre es un buen mes para iniciar álbumes, un mes en el que se abren ciclos.

    Responder a Trucos Facebook

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.