Oct
30
2013

Las catacumbas de París

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Catacumbas - Huesos
París es una de las ciudades más visitadas del mundo, sus románticos lugares y sus luminosas calles le han hecho ganarse el apelativo de ciudad del amor y de la luz. Se cuentan por millones el número de turistas que cada año visitan el Louvre, suben a la Torre Eiffel o pasean por los Campos Eliseos.

Sin embargo la capital francesa no solo alberga monumentos repletos de historia y parques temáticos para los más pequeños. En las profundidades del suelo parisino la oscuridad y la muerte se dan la mano en antiguos túneles excavados hace varios siglos, donde los huesos de millones de personas permanecen impasibles al paso del tiempo, sepultados en tortuosas galerías conocidas por todos pero visitadas por muy pocos: las catacumbas.

Un total de casi 300 kilómetros de intricados corredores, de los que en la actualidad solo hay abierto al público poco más de uno, y que en algunos casos tienen más de 2000 años de antigüedad.

Es cierto que las catacumbas más populares son las de Roma, pero las de París conservan más osarios a simple vista, debido en gran medida a que los huesos que allí se encuentran son bastante más recientes.

Historia

El origen de esta red de pasajes subterráneos data del imperio romano, cuando excavaron canteras para extraer roca caliza y así poder construir edificios, iglesias e incluso una muralla defensiva. Estos antiguos yacimientos permanecieron cerrados hasta finales del siglo XVIII, momento en el que estas antiguas minas fueron convertidas en cementerios.

De este modo en 1786 se estableció, por órdenes del general de policía, el traslado de restos humanos que colapsaban los cementerios de la ciudad. Este hecho se vio agravado por las epidemias surgidas en el barrio de Les Halles, debidas a la contaminación resultante de las inhumaciones mal realizadas, en las fosas comunes de las iglesias cercanas.

Catacumbas - Interior

Este movimiento de cadáveres se alargó durante décadas, realizándose siempre de noche, en carromatos tapados con telas negras y escoltados por sacerdotes que cantaban misa de difuntos. Fue tal el uso de estos pasadizos como cementerio, que en actualidad se estima que hay unos seis millones de esqueletos allí enterrados.

Con el paso del tiempo y la evolución urbanística de la ciudad, el suelo donde se asentaban los edificios empezó a hundirse debido a lo horadado del terreno. Es por ello que cientos de personas tuvieron que trabajar bajo tierra para rellenar y afianzar las grutas, evitando así los frecuentes derrumbamientos. Lamentablemente, y pese a que hicieron un gran trabajo, muchas personas perdieron la vida en el interior de la tierra durante estas obras de apuntalamiento.

Catacumbas - Apuntalada

Siglos más tarde, durante la segunda guerra mundial, las catacumbas fueron utilizadas tanto por la resistencia francesa como por los nazis, que llegaron a habilitar un refugio antiaéreo con puertas herméticas de hierro, bancos e incluso electricidad y letrinas.

Las catacumbas en la actualidad

En la actualidad una pequeña parte de estos corredores se puede visitar. La entrada se encuentra muy cerca del cementerio de Montparnasse, y para acceder hay que bajar 130 escaleras que nos sumergen en un ambiente lúgubre y escalofriante. Tras recorrer algunas cámaras nos topamos con un cartel que dice: “¡Alto! Este es el reino de la muerte”. A partir de este momento podemos ver miles de huesos apilados por tipos en las paredes y formando muros.

Catacumbas - Cartel de entrada

La entrada e investigación de otras partes de las catacumbas es ilegal y está penado económicamente. De hecho existe una policía especial llamada los “cataflics” que controlan que nadie se adentre en los túneles del subsuelo galo.

No obstante hay muchos aventureros y exploradores urbanos que bajan frecuentemente a estas cavernas, utilizando para ellos las numerosas entradas clandestinas, que hay en lugares tan dispares como antiguas estaciones de metro, alcantarillas o sótanos de casas y tiendas.

Se trata de los “catáfilos”, un grupo de jóvenes que conoce a la perfección este complejo entramado de pasadizos, contando incluso con detallados mapas de las profundidades, y que no dudan en arrastrase por pequeños agujeros o atravesar estrechos pasillos que en ocasiones pueden estar parcialmente inundados. En cualquier caso estas expediciones clandestinas son bastante peligrosas si las realiza alguien inexperto, ya que el sistema de conductos es muy confuso, y por tanto fácil perderse en la oscuridad.

Catacumbas - Túnel

Estos experimentados espeólogos han descubierto en sus incursiones una antigua fábrica de cerveza de más de 200 años de antigüedad, cuyas paredes se han convertido en una improvisada galería de arte independiente. El caso más famoso es el de “La Mexicaine de Perforation” un movimiento artístico francés que adecuó una parte de la gruta como un cine, y que desmanteló toda la infraestructura en tiempo record, al ser descubierto el lugar por los cataflics en una de sus batidas.

Catacumbas - Arte

Para terminar os dejo con un exhaustivo documental, donde podréis ver las catacumbas en todo su esplendor, así como su origen y evolución a lo largo de los años.

Fuentes

Catacumbas de Paris (Wikipedia en español)
Las catacumbas de Paris en VisitandoEuropa
Cómo conseguí colarme en las catacumbas clandestinas de París en Traveler

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Arte y cultura, Historia, Viajes-Lugares

9 comentarios

  • eduideas
    30/10/2013 | 9:30

    Interesante artículo, algo alejadod e la temática nostálgica principal del blog pero que vale la pena leer

    Responder a eduideas
  • Leon
    31/10/2013 | 23:05

    Genial articulo, visité las catacumbas hace un par de años y la verdad es que son impresionantes, la cantidad de esqueletos apilados es gigantesca, además las zonas están organizadas por año y por cementerio, para dar más buen rollo aún al tema.

    Responder a Leon
  • El Tipo de la Brocha
    1/11/2013 | 9:37

    La de buenos caldos que podrían hacerse con esos huesos.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • DGrumpy
    2/11/2013 | 17:11

    @eduideas: Cuando llega Halloween me gusta hablar de algún lugar del mundo relacionado con lo tenebroso, En breve volveremos con nuestra dosis de nostalgia habitual.

    @Leon: Si te gustaron las de Paris no dejes de visitar las de Roma, Lisboa y Odessa (Ucrania)

    @El Tipo de la Brocha: Después de tantos siglos, para mi que ya no tienen que tener sustancia. Habrá que probar de todas maneras.

    Responder a DGrumpy
  • moronguer
    3/11/2013 | 1:58

    Estuve hace poco en París…cómo me hubiera gustado visitar un sitio asi…de tenebroso. Saludos!

    Responder a moronguer
  • TmKr1440
    7/11/2013 | 3:41

    ¡Yo no me sabía eso de las catacumbas en París!
    Como dicen por ahí, cada día se aprende una cosa nueva…

    Responder a TmKr1440
  • Anonimatus
    11/11/2013 | 22:38

    Que siniestra la idea de vivir sobre este supercementerio. Supongo que muchos padres parisinos procurarán que sus hijos no se enteren de lo que hay bajo el suelo de la ciudad para evitar que los niños tengan pesadillas por la noche.

    Responder a Anonimatus
  • Anon
    20/01/2014 | 13:22

    ¿Poco visitadas? Yo fui este año, y llegando antes de que abrieran tuve que esperar mas de tres horas de cola, por lo demas genial articulo, espero que los cataflics les metan un buen puro a los “artistas”.

    Responder a Anon

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.