Oct
12
2016

El naufragio del Valbanera (I)

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

El naufragio del Valbanera - Cartel

Estoy seguro que todos vosotros, al escuchar la palabra naufragio, la asociáis rápidamente con la catástrofe del Titanic. Es normal, su trágica travesía está llena de glamour y de sueños rotos, de esperanza y agonía. La historia de este buque, el más grande del mundo hasta el momento, se convirtió rápidamente en leyenda, siendo la tragedia marítima que más interés ha suscitado a la largo del tiempo, y la que más se ha explotado a nivel cinematográfico.

Su hundimiento (15 de abril de 1912) fue apenas cinco días después de su inauguración, y se llevó por delante la vida de más de 1.500 personas, lo que le convirtió en una de los accidentes marítimos no militares más trágicos hasta ese momento. El siniestro causó una gran conmoción en la sociedad de la época, y fue el punto de inflexión para que se implementara y mejorara la seguridad marítima.

Sin embargo hoy quiero contaros la historia de otro naufragio prácticamente coetáneo: el vapor Valbanera, un transatlántico español que se hundió hace casi un siglo (en septiembre de 1919), muriendo 488 personas. Fue el peor desastre marítimo español en tiempo de paz hasta la fecha.

Como suele ocurrir en estos casos, la catástrofe está envuelta en un halo de misterio y de terror, quedando aun algunas incógnitas por resolver sobre las causas exactas de su hundimiento.

El barco de la emigración

El Valbanera fue construido, botado y entregado a la naviera Pinilllos en 1906. Se trataba de un humilde vapor mixto de pasajeros y carga, un buque transatlántico de poco más de 5.000 toneladas brutas y una velocidad máxima de 12 nudos. Estaba dedicado principalmente al transporte de emigrantes entre España y las Antillas.

La ruta más habitual de este navío se iniciaba en Barcelona, haciendo escalas en Málaga, Cádiz e Islas Canarias. Posteriormente cruzaba el Atlántico hasta llegar a Puerto Rico, desde donde se dirigía a Cuba, parando en Santiago de Cuba y La Habana. Finalmente su travesía terminaba en Galveston y Nueva Orleans.

El naufragio del Valbanera - Ruta habitual

Ruta habitual del transatlántico Valbanera

Se le bautizó como Valbanera en honor a la virgen riojana de Valvanera, pero por algún error, se modificó la segunda “v” por una “b”. Podía transportar unos 1.200 pasajeros repartidos en cuatro clases: primera, segunda, tercera y emigrante.

Los camarotes de primera clase estaban ubicados en la cubierta de botes, tenían una capacidad de 2-4 pasajeros y contaban con baño propio. El precio del pasaje transatlántico rondaba las 775 pesetas de la época. Bastante económico si se compara con otros barcos de la compañía, como el príncipe de Asturias o el Infanta Isabel (gemelos entre sí), en los que el billete podían llegar a costar 5.000 pesetas

La segunda clase estaba debajo de la superestructura central de la nave, contaba con camarotes de 4-6 personas y su precio oscilaba entre las 600 y 400 pesetas. La tercera clase estaba en proa y popa, los camarotes eran de 6-8 pasajeros y costaban 200 pesetas.

Los emigrantes, por su parte, no ocupaban camarote, dormían en largas hileras de literas de varios pisos, situadas en los entrepuentes. Su coste: 75 pesetas, con las que soportaban unas condiciones de salubridad prácticamente infrahumanas.

El naufragio del Valbanera - Planos

De hecho, en julio de 1919, tan solo dos meses antes de la catástrofe, el Valbanera protagonizó un grave incidente al embarcar a 1.600 pasajeros (400 más de su capacidad máxima), abusando de la necesidad de los emigrantes. Muchas de estas personas tuvieron que viajar sobre la cubierta, durante una travesía que duró catorce días, soportando el calor y una alimentación deficiente. A bordo, se desató una epidemia de gripe que acabó con la vida de treinta personas, cuyos cadáveres fueron arrojados al mar. El escándalo fue mayúsculo.

Era el principio del fin de un barco y de una compañía que estaba en una situación económica crítica, ya que hacía poco había perdido dos buques en sendos naufragios: el del príncipe de Asturias en marzo de 1916, que se llevó la vida de 425 personas y el del Pío IX, que se hundió 9 meses después (en diciembre de 1916) con 40 de sus tripulantes.

El último viaje

El Valbanera inició su último viaje el 10 de agosto de 1919, zarpando desde Barcelona. Tres días después amarró en Málaga con más de 200 pasajeros embarcados anteriormente en Barcelona y Valencia. Allí cargó alimentos y subieron más pasajeros. El 15 de agosto el barco recaló en Cádiz, donde también embarcó pasaje. El 17 llegó a Las Palmas, el 18 a Tenerife y finalmente el 21 a La Palma, donde perdió un ancla (algo considerado entre los marineros como mal presagio). En estos tres últimos puertos embarcaron la mayoría de los viajeros. Cuando enfiló rumbo a América (el mismo 21 de septiembre), había a bordo 1.142 pasajeros y 88 tripulantes.

El naufragio del Valbanera - Atracado en Barcelona

El Valbanera en el dique de Barcelona

Tras una larga travesía por el Atlántico, el buque hizo escala en San Juan de Puerto Rico el día 1 de septiembre, llegando a Santiago de Cuba el 5 de septiembre. La mayoría de los pasajes tenía billetes hasta La Habana, sin embargo 742 personas decidieron bajar en Santiago, decisión que salvó sus vidas.

Las razones de este desembarco masivo siguen siendo un misterio. Hay quien dice que durante la escala en Puerto Rico, corrió el rumor de que se estaba formando un ciclón en el golfo de México (rumor que terminaría siendo cierto). También se habla de una niña muy nerviosa que insistió en bajar porque presagió el desastre. Otras fuentes hablan de mera coincidencia.

En cualquier caso, se sabe que la embarcación presentaba una inclinación notable hacia estribor desde su estancia en Canarias. El mismo día 5 la nave tomó rumbo a La Habana con 488 personas a bordo, que nunca llegarían a puerto.

El naufragio del Valbanera - Capitan

Ramón Martín, capitán del Valbanera

Al parecer, el capitán Ramón Martín Cordero conocía la previsión meteorológica desfavorable, pero calculó erróneamente y pensó que disponía de tiempo suficiente para llegar a La Habana antes de que lo hiciera la tormenta.

El 8 de septiembre el Valbanera fue visto por un vapor inglés frente las costas de Caibarién (a 203 millas al este de La Habana) con una fuerte inclinación y dentro ya del area de influencia del ciclón. Sería la última vez que se le vería a flote con certeza.

Al día siguiente un barco (que podría ser o no el Valbanera) fue visto por los pasajeros del Montevideo, frente al castillo del Morro en la capital cubana.

Estaba haciendo señales con una lámpara morse: “necesito práctico” (una pequeña embarcación que conduce a los barcos en aguas peligrosas).

Aquella desesperada petición fue denegada por los vigías debido al mal estado del mar, y el vapor en apuros indicó mediante la lámpara que intentaría sortear el temporal mar adentro. Tras emitir el comunicado, su silueta se perdió lentamente en la lejanía.

Continuará…

Fuentes

“El Valbanera” en Naufragios.es

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Historia, Viajes-Lugares

2 comentarios

  • mastercaba
    12/10/2016 | 19:08

    Pero… ¿Cómo nos dejas así? Mientras esperamos a la segunda parte, os recomiendo otro misterio marinero: los asombrosos y terribles acontecimientos que tuvieron que ver con un pesquero canario llamado Fausto. ¡A ver si aparece pronto la segunda parte!

    Responder a mastercaba
  • q256
    12/10/2016 | 21:17

    ¡Muy interesante!

    Sobre el desembarco de los 742 pasajeros, y al hilo de lo leído en el artículo, me da la impresión de que tuvo más que ver con las condiciones del viaje: una vez llegados a Cuba, y ante la posibilidad de elegir, supongo que prefirieron terminar el viaje por tierra a seguir hacinados en el barco en las condiciones relatadas.

    Responder a q256

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.