Dic
22
2009

Los fantasmas atacan al jefe (1988)

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Los fantasmas atacan al jefe - CarátulaAh, la Navidad… Esa época del año llena de buenas intenciones, en la que la gente se propone ser mejor persona y donde intentamos que todas nuestras acciones tengan repercusiones positivas para el resto de la Humanidad.

Qué buena sería la Navidad si no fuera porque cada año Hollywood se emperra en tirarnos a la cara una nueva producción a cada cual más ñoña, burda y empalagosa. Pero esta desgracia que nos toca vivir de forma cíclica es ya un clásico, como la “vuelta al cole” de El Corte Inglés.

Sin embargo, hay algunas películas de temática navideña que escapan de esta azucarada tradición. O por lo menos lo intentan. Pasen y vean, damas y caballeros…

Introducción

Estamos en 1988, la recta final de una década que, en mi opinión, ha envejecido bastante mal. Y lo digo porque, en lo tocante al cine, fue testigo de grandes producciones pero también de enormes subproductos “ochentosos”. Sí, y digo “ochentosos” con deje despectivo (como “casposos”) en contraposición a «sesentero» y «setentero», décadas que han sobrevivido estéticamente con dignidad y que a un servidor le molan mucho más.

La ambientación de la película no podría ser otra: chaquetas cruzadas, corbatas de espanto, melenas cardadas y maquillaje chillón. Ejecutivos agresivos mitificados en tantas películas de la época campando a sus anchas y despreciando a todo aquel que no tenga mil dólares en el bolsillo. Gente jugando al Trivial en Nochebuena y flamantes reproductores de VHS del tamaño de un microondas como el no-va-más de los regalos bajo el árbol. Es decir, toda una retahíla de tópicos de una década en la que los yuppies se comían el mundo (o eso creían). Y por supuesto, la Gran Manzana como escenario de esta historia navideña.

Richard Donner, autor de memorables cintas como “La Profecía”, “Superman”, “Lady Halcón”, “Los Goonies” o de la irregular serie “Arma Letal”, adapta el famoso relato de Charles Dickens “Cuento de Navidad” («A Christmas Carol» en el original) y lo pasa por el tamiz de los vaqueros nevados y las cazadoras con hombreras (bueno, venga, que no es para tanto :D).

Los personajes

Los fantasmas atacan al jefe - Frank CrossFrank Cross (Bill Murray): el yuppie maleducado, agresivo y egoísta que se ha hecho a sí mismo desde cero y que cree que la gente que no tiene éxito y dinero en la vida es porque son unos vagos y unos inútiles. Es por ello que trata a todos los que considera inferiores de manera despótica y cruel, mientras que con sus superiores se muestra falsamente manso y sumiso. Aunque le salen los dólares por las orejas, en el plano personal es un infeliz y está solo, pues la única persona que lo ha querido (Claire) lo ha dejado hace tiempo. Es el protagonista del film y como tal sufrirá la transformación que le llevará finalmente a convertirse en una buena persona. Bill Murray ofrece una interpretación con sus clásicos tics y su cara de “no me creo lo que me estás contando”, aunque teniendo en cuenta el tipo de personaje al que debe dar vida (siempre bien vestido y muy repeinado) no lo podemos ver con su típico aspecto de recién levantado de la cama (como en “Cazafantasmas”, «The Life Aquatic» o “Lost In Traslation”).

Los fantasmas atacan al jefe - Claire PhillipsClaire Phillips (Karen Allen): es la chica buena que sigue enamorada de Frank incluso muchos años después de que hayan roto porque sabe que en el fondo (muy en el fondo) tiene buen corazón. A nivel personal es su antagonista, pues se dedica a ayudar a los desfavorecidos y siempre tiene un hueco para sus amigos, anteponiéndolos a cualquier compromiso laboral superfluo. Tiene un papel fundamental en la historia, porque nuestra querida Marion Ravenwood será el detonante de que Frank cambie cuando ve en que la convierten años después las palabras que le dedica en la casa de acogida.

Los fantasmas atacan al jefe - Brice CummingsBrice Cummings (John Glover): el otro yuppie de la historia, aunque más trepa y más agresivo que el propio Frank. Ha sido contratado por Preston Rhinelander para que ayude en la dirección del programa especial de Nochebuena, aunque realmente espera la ocasión para moverle la silla al protagonista. La verdad es que saca de quicio verlo hablar de forma espasmódica y siempre tocando a su interlocutor con el típico gesto de quitar el polvo y la caspilla de los hombros de la chaqueta.

Los fantasmas atacan al jefe - Elliot LoudermilkElliot Loudermilk (Bobcat Goldthwait): el directivo despedido de forma cruel e injusta por Frank al principio de la película. A consecuencia de esto, su mujer le abandona marchándose con su hija. Tanto le afecta la situación, que se da a la bebida, viéndolo a lo largo de la historia vagabundeando por la ciudad agarrado a una botella envuelta en la típica bolsa de papel marrón. Finalmente, entra en el edificio de la IBC armado y dispuesto a vengarse. Sin embargo, los acontecimientos hacen que Frank lo contrate de nuevo y le ofrezca un puesto superior al que ostentaba.

Los fantasmas atacan al jefe - Grace CooleyGrace Cooley (Alfre Woodard): la abnegada secretaria de Frank, muy profesional y siempre dispuesta a dar el 200%. A pesar de su eficiencia, cobra una miseria que apenas le llega para mantener a su numerosa familia. Está viuda y reside, junto a su madre e hijos, en un barrio marginal. Además, su hijo pequeño no habla desde que su padre murió hace unos años (hecho que ignora Frank). Se encarga de enviar los regalos de Navidad a los conocidos de su jefe, saltándose a la torera lo que él le dice.

Los fantasmas atacan al jefe - Preston RhinelanderPreston Rhinelander (Robert Mitchum): propietario, presidente o consejero delegado de la cadena de televisión (no queda demasiado claro), realiza breves apariciones en las que se dedica a marcarle pautas y darle órdenes a Frank, las cuales en ocasiones van en contra de lo que cree más adecuado para las audiencias (y que le hacen quejarse amargamente). Es un personaje estirado y algo prepotente, aunque se contrapone por su sobriedad y educación al estilo histriónico y fanfarrón de los otros dos directivos (Frank y Brice).

Los fantasmas atacan al jefe - Fantasma de las Navidades PasadasFantasma de las Navidades Pasadas (David Johansen): taxista propietario de un destartalado coche decorado de la forma más hortera posible, hace gala de un vicio por el tabaco malsano y de una dentadura que no ha visto un cepillo de dientes en décadas. Se dedica a vacilar y a hacérselo pasar fatal a Frank. Es el encargado, además, de llevarlo de viaje al pasado para que sea testigo de momentos clave en su vida: su triste infancia y el fracaso sentimental con Claire.

Los fantasmas atacan al jefe - Fantasma de las Navidades PresentesFantasma de las Navidades Presentes (Carol Kane): hada madrina con alas de plástico para envolver los filetes, tiene una voz chillona que la hace bastante cargante (ese es su propósito) y se dedica a convencer a Frank de lo que dice a base de collejas y cabezazos. Su aparición es más breve que la del fantasma anterior aunque no por ello menos importante: gracias a ella ve como la gente que le rodea es feliz con poco dinero y además se esfuerza por ayudar a sus seres queridos.

Los fantasmas atacan al jefe - Fantasma de las Navidades FuturasFantasma de las Navidades Futuras: marioneta gigante inspirada en la representación clásica de la muerte (mantón negro con capucha, huesos, etc.), tiene un monitor de televisión por rostro en el que le muestra a Frank imagenes bastante desconcertantes. Es el fantasma que más me gusta de los tres por lo tétrico y a la vez absurdo que resulta, aunque su aparición apenas dura unos pocos minutos.

El argumento

El argumento, como os podréis imaginar, no varía demasiado del original literario en líneas generales. Obviamente, se adapta a la época, los personajes se modernizan y se hace bastante hincapié en la ironía y la sátira (aunque sin conseguir unos resultados hilarantes).

La película comienza con una reunión de directivos de la IBC, un canal de TV ficticio de cobertura nacional en USA. Frank Cross es el presidente más joven en la historia del canal e impone sus puntos de vista y sus argumentos por las malas. Tras la reunión, debido al cabreo que se agarra por la incompetencia de sus colaboradores, decide despedir a uno de ellos, a pesar de las protestas de su secretaria y de que se trata de la víspera de Nochebuena. Frank disfruta de lo lindo viendo cómo el despido se consuma en apenas 6 minutos.
Los fantasmas atacan al jefe - ¡¡Despedido!!
Mientras repasa la lista de regalos de Navidad para sus conocidos, recibe la visita de Preston Rhinelander, superior suyo y personaje al que no aguanta por representar todo lo antiguo dentro de la empresa (y porque le dice lo que tiene que hacer). Cuando lo acompaña al ascensor, se topa con Brice Cummings, directivo influyente de otra cadena de TV de la Costa Oeste y que le produce bastante tirria. Vuelve al galope a su despacho y obliga a su secretaria a quedarse a trabajar hasta tarde para hacer un informe sobre el tal Cummings, a pesar de que tiene que llevar a su hijo al médico en ese mismo instante. Acto seguido, se da un paseo con su hermano por Manhattan, donde le deja claro su asco por la Navidad. Como veis, el personaje de Bill Murray da bastantes motivos (hay más que no he citado) para retorcerle el pescuezo y enterrarlo en cal viva. A pesar de ello, esta breve introducción termina con Frank Cross recibiendo un premio por ser considerado Personaje Humanitario del Año

Los fantasmas atacan al jefe - Jefe muertoTras la ceremonia, Frank vuelve a la oficina, donde se sirve una copa y se dispone a recostarse en su sillón cuando, de forma inesperada, recibe la visita de su antiguo mentor, Lew Hayward (John Forsythe). Fallecido hace años mientras jugaba al golf, se presenta como un cadáver semimomificado que advierte a su pupilo de que no cometa los mismo errores que él y de que aun está a tiempo de cambiar su modo de comportarse con la gente. Además, le anuncia la llegada de tres fantasmas que le ayudarán a cambiar de opinión. Frank, aterrorizado, cree haber sufrido una alucinación y llama a su exnovia Claire. Mientras tanto, ya hemos podido ver como Grace, la secretaria, es infinitamente feliz a pesar de no tener un duro y de que su hijo padece un extraño trastorno que le impide hablar (quizás esas pastillas que se toma mamá la ponen demasiado contenta…).

Los fantasmas atacan al jefe - NoticiasAl día siguiente, Frank se alegra al conocer que la agresiva publicidad para su especial de Navidad ha provocado la muerte de una anciana. Baja al plató de rodaje y allí recibe la visita de Claire, la cual constata que su expareja no ha cambiado en nada. Pero bueno, por si acaso le cuela que sigue soltera y sin compromiso. Frank, que no se está un minuto quieto, se reune con Preston en una comida de negocios, escenario en el que comienza a experimentar dantescas alucinaciones. Para rematarla, su jefe le comunica que trabajará codo con codo en el especial de Navidad con Brice Cummings. Finalmente, Frank abandona la mesa debido a esta mala noticia y a las alucinaciones.

Cuando sale del restaurante y coge un taxi, éste resulta que está conducido por el Fantasma de las Navidades Pasadas. No me extenderé mucho en su intervención (aunque su aspecto guarro y sus dientes mugrientos son dignos de mención). Simplemente decir que traslada a Frank a momentos significativos de su vida, como su triste infancia frente a la TV, su llegada a la IBC y su romance con Claire, que acaba mal por culpa de la excesiva ambición profesional de éste.

Los fantasmas atacan al jefe - TaxímetroYa de vuelta al momento presente, Frank decide darle una segunda oportunidad a lo suyo con Claire. Va a visitarla a su lugar de trabajo, un centro social para gente sin recursos, y allí la magia incial del encuentro se trunca cuando Cross empieza a sermonear a Claire sobre su trabajo, la gente que la rodea, su futuro, etc. El caso es que se va de allí enfadado, como es ya habitual en él. Cuando llega al plató, el equipo está ensayando una representación de «Cuento de Navidad» a las órdenes de Brice Cummings. Frank pretende tener una charla (tensa) con él, pero éste no tiene tiempo.

Cuando se queda solo en el plató, se apagan las luces y aparece el Fantasma de las Navidades Presentes, una suerte de hada madrina de voz chillona y que podría dejar K.O. al Potro de Vallecas en dos asaltos. Cross puede ver, gracias a ella, como gente que le rodea es mucho más feliz que él teniendo mucho menos. Todo gracias a la solidaridad y al espíritu de la Navidad. ¡No me digáis que no es bonito!

Los fantasmas atacan al jefe - Claire deja a FrankFrank vuelve a la realidad, en el set del plató, y se muestra cada vez más desquiciado por lo que le está pasando. Sube a su despacho a descansar, y justo cuando está a punto de aparecer el tercer y último fantasma, hace acto de presencia Eliot Loudermilk, el directivo al que despide al principio. Escopeta en mano, intenta matar a su exjefe en venganza por la desgracia que le ha provocado. Cross huye a un ascensor, donde el Fantasma de las Navidades Futuras lo atrapa y le muestra su triste futuro (entierro incluido).

A la vuelta de éste último viaje psicodélico, Frank es una persona renovada, con ansias de vivir y de hacer el bien. Interrumpe la emisión en directo de la Nochebuena para pregonar su mensaje a los cuatro vientos, con lo que consigue reconciliarse con sus colaboradores, conocidos, hermano, exnovia y, lo más importante, consigo mismo. Todo en dos días y sin gastarse un solo dólar. Estoy seguro que el final os ha sorprendido (sarcasmo).

Curiosidades

  • La primera secuencia del film, en la que se anuncia la programación para la Nochebuena del canal IBC, es una especie de autohomenaje por parte del director al incluir a Lee Majors, “El Hombre de los 6 millones de dólares”, serie de la que dirigió varios capítulos entre 1974 y 1978. La verdad es que sabiendo que Papá Noel tiene un armario lleno de fusiles M-16 uno se piensa dos veces el hacer cabronadas durante el resto del año.
  • James Cross, el hermano de Frank, está interpretado por uno de los nueve hermanos de Bill Murray, John Murray. Además, en la familia hay otros dos hermanos más que se dedican a la interpretación: Joel Murray y Brian Doyle-Murray, y que también aparecen en el film. Es más, la cinta está llena de curiosidades de este tipo, así que os remito a la sección de IMDb en la que las comentan.
  • Los fantasmas atacan al jefe - Carátula española

  • Sigo sin explicarme por que en España las distribuidoras (o quienes sean los responsables) a veces perpetran títulos tan absurdos. El inglés “Scrooged” juega con el apellido del protagonista del relato original, lo que en castellano vendría a ser algo así como “Scroogizado”. Vale que no tendría mucho sentido, pero de ahí al definitivo, creo que se podría haber encontrado algo intermedio y sobre todo menos tonto.
  • La carátula española también se las trae. Además de ser diferente en la composición (para mi gusto más acertada) cae en la chorrada a veces demasiado extendida de utilizar como gancho una película anterior y que no tiene nada que ver. Fijaos en el texto superior: De “Los Cazafantasmas” a “Los fantasmas atacan al jefe”, pero esta vez son 3 contra 1. Ole sus cojones.

Valoración final

La película resiste mal el paso del tiempo, y hoy en día tiene un cierto regusto a antipolillas que me recuerda a otros títulos tan “ochentosos” como “Cocktail”, «El secreto de mi éxito», etc. Además, si no fuera por la presencia de Bill Murray, las escenas cómicas tendrían menos gracia aun de la que tienen (excepto algún gag aislado). El final azucarado y previsible, haciendo hincapié en el hecho de que hay que ser buenos con el prójimo para que el “espíritu de la Navidad” dure todo el año, pega un chute de moralina en vena que no le queda demasiado bien al tono satírico que domina al resto del film. Teniendo en cuenta la obra en que está basada la cinta es difícil evadir la moraleja, pero por lo menos se podía haber intentado algo con más mala leche. El personaje del hijo mudo de la secretaria que finalmente habla por obra y gracia del milagro de la Navidad, para mí sobra (que malo soy, muahahahah…).

Los fantasmas atacan al jefe - Frank gritandoNo obstante, no todo es negativo. Karen Allen se defiende bien en los minutos que aparece y Robert Mitchum aporta galones. Los episodios vitales de Frank Cross arrancan una sonrisa por su patetismo y se agradece la crítica a la televisión comercial sin escrúpulos y a los yuppies repelentes, trepas y clasistas que tanto estaban de moda por aquellos años. Los efectos especiales son buenos y los fantasmas originales (sobre todo el detalle de las entrañas del Fantasma de las Navidades Futuras).

Mención aparte merece la banda sonora del gran Danny Elfman, cuyo tema de apertura nos recuerda a los villancicos tenebrosos de esas Navidades de Tim Burton que tan mal rollo dan pero que tanto nos hacen disfrutar.

Siendo sinceros, he visto esta película varias veces porque Bill Murray me encanta. Estoy seguro que de haber sido otro el protagonista, esta cinta yacería olvidada en una estantería en el almacén junto al Arca de la Alianza

Fuentes

«Scrooged» en IMDb
«Cuento de Navidad» en Wikipedia

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Cine-TV

15 comentarios

  • Leon
    22/12/2009 | 9:32

    Que gran pelicula !

    Todo un clásico de las navidades, a mi no me parece que haya envejecido tan mal.

    Por cierto juraria que hace años que no la ponen, al menos en las cadenas generalistas, a ver si este año alguna se anima…

    Responder a Leon
  • DREED
    22/12/2009 | 10:31

    Justo justo justo me la he descargado para verla en navidades jejejejeje me encanta esa película (y Bill Murray me encanta como actor)

    Responder a DREED
  • J-M
    22/12/2009 | 10:54

    Muy divertida esta peli!!! me rei mucho XD

    Responder a J-M
  • Lacoñandriza
    22/12/2009 | 12:50

    Esta es de mis peliculas preferidas de navidad, junto a la jungla de cristal y solo en casa (solo la 1 y 2), son mis peliculas 80enteras de navidad preferidas.

    Lo unico que no me gusta es que el doblador de Bill Murray en esta pelicula no es el mismo de «Cazafantasmas» y me rasca un poco, como en «Atrapado en el tiempo».

    Responder a Lacoñandriza
  • m16u31
    22/12/2009 | 16:58

    jaaaaaaaaa esta pelicula es un clasico,,,si insistiendo esta web esta de lujo!!!!!!!!!!!!!! feliz navidad

    Responder a m16u31
  • Jugoland
    22/12/2009 | 17:23

    Muy buena esta película, me acorde también de «Santa Claúsula» que tambien es bastante buena (las 2 secuelas que tiene no las he visto, asi q no puedo opinar al respecto).

    Que tienes contra los 80? yo creo que fue una década bastante gloriosa 😀

    Responder a Jugoland
  • luis
    22/12/2009 | 18:19

    Buenisimo artículo, ya me la estoy bajando para consumo personal (eso que si está permitido), me gustó mucho cuando yo era pequeño, ahora tendré oportunidad de verla calidad dvd.

    Un saludo!

    Responder a luis
  • Siegfried
    23/12/2009 | 1:09

    Si algo recuerdo de esta peli es que fue la primera que alquilamos en casa en formato VHS.

    Responder a Siegfried
  • yeyo
    23/12/2009 | 1:45

    @Jugoland

    Para mi gusto, tanto los 60 como los 70 tienen más «clase», jejejej

    ¡Un saludo y Feliz Navidad!

    Responder a yeyo
  • El Tipo de la Brocha
    23/12/2009 | 19:13

    ¿Soy el único al que le va el rollo del Fantasma de las Navidades Presentes?

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • yeyo
    24/12/2009 | 2:53

    @Tipo de la Brocha

    ¿Te refieres al rollo de vestirte de hada o a que te pegue una tía cargante vestida de hada?

    xD

    Responder a yeyo
  • El Tipo de la Brocha
    24/12/2009 | 7:34

    @Yeyo: Lo segundo, por supuesto. Soy una persona decente.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • Cloro
    24/12/2009 | 15:07

    Gran crítica yeyo, como de costumbre. Guardo un buen recuerdo de la peli, aunque hace ya bastantes años que no la veo, a ver si la reponen un día de estos y actualizo mi recuerdo.

    Lo de la traducción del título no tiene perdón de Dios ni en Navidad

    Responder a Cloro
  • Mauro Picotto
    24/12/2009 | 15:39

    tengo la misma opinió, sobre todo con los años 80 que considero una década cuasi ridícula en cuanto a estética, pese a que se hayan creado algunas maravillas cinematográficas.

    Responder a Mauro Picotto
  • Leon
    31/12/2009 | 17:39

    Ahora mismo en cuatro la están poniendo xD

    Responder a Leon

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.