Abr
15
2015

El estuche, los rotuladores y la hucha salchicha de Oscar Mayer

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Oscar Mayer - Regalos promocionales
Hace algunos meses estuvimos recordando los regalos promocionales que algunas marcas obsequiaban al comprar sus productos. En ese post vimos como era Danone la que llevaba la voz cantante en esa materia, con juguetes recordados por todos como los dardomagic o los rotuladores mágicos.

Sin embargo los mejores artículos de merchandising de todos los tiempos son, han sido y serán el estuche, los rotuladores y la hucha salchicha de Oscar Mayer. Es más, puedo afirmar que fue el mejor invento para niños desde que el Fresquito se hiciera un hueco en la historia.

Si os soy honesto, había olvidado por completo estos cachivaches, pero hace no demasiado, buceando en el trastero de mi novia, encontré por casualidad estas tres joyitas enterradas entre decenas de Nancys, Barriguitas, el cadáver de su ex y demás juguetes moñas.

Volviendo al tema que nos atañe, a principios de los noventa, estos objetos se popularizaron tanto, que los pupitres de todos los colegios se llenaron de este singular material escolar con forma de salchicha, cortesía de Oscar Mayer.

Lo más curioso de todo, es que la compañía salchichera nunca ha sido una marca que se haya caracterizado por sus regalos. Sin embargo, en esta ocasión dieron en el clavo, con algo tan simple como a la par de fabuloso.

Un rotundo e inexplicable éxito

Hay veces que es realmente complicado explicar de una forma razonada, las claves del éxito de un producto, y estos artilugios son unos buenos ejemplos de ese tipo de casos.

Por un lado nos encontramos ante un estuche rígido de forma arqueada que se asemeja a una salchicha. En la parte central podemos ver una pegatina con la marca de la conocida empresa charcutera.

El estuche se puede abrir de forma transversal, y en su interior tenemos dos departamentos claramente definidos, uno mucho más espacioso que el otro. En el grande se supone que podemos meter bolígrafos, lapiceros y demás, mientras que el pequeño está destinado para el borrador o el sacapuntas.

Todo ello con el handicap de la propia curvatura del estuche, lo que hace complicado guardar varios objetos rectos en su interior. Es decir, un auténtico despropósito de la funcionalidad, pero todo un acierto en la creatividad y en el éxito entre los chavales.

Oscar Mayer - Estuche

Por otro lado, un tiempo más tarde, llegaron los rotuladores salchicha, que también consiguieron encandilar milagrosamente a toda esta generación.

Venían presentados en una cajita transparente, imitando fielmente a los packs que la marca vende en el supermercado. La parte exterior es muy similar al plástico protector de de los paquetes de salchichas, es decir, totalmente transparente y con la pegatina que describe los detalles del alimento.

En el interior hay cinco rotuladores, que como no podía ser de otra manera, tienen forma de salchicha. Todos tienen un pequeño anillo que se corresponde con el color del que pintan: amarillo, rojo, verde, azul y negro.

Lo mejor de todo es que si se gastan se pueden desenroscar y cambiar el rotulador que va dentro, ya que la salchicha es solo una carcasa que “adorna” la pintura.

Oscar Mayer - Rotuladores

Finalmente, el último artículo del que os quería hablar, es de la hucha-coche-salchicha. Todo un disparate en si mismo, ideado probablemente por algún creativo con problemas de alcoholismo o por un genio. Quién sabe.

Se trata de un intento de coche, o mejor dicho, de cuatro ruedas insertadas en una peana, que soporta una salchicha con una especie de parabrisas en su parte delantera.

Por si esto fuera poco, la salchicha tiene en la parte superior una ranura donde poder meter las monedas que nos encontrábamos debajo de los cojines del sofá.

Es decir, que los niños de la época podíamos jugar a las carreras mientras teníamos vigilado nuestro dinero. Ya quisiera más de un jubilado haber metido sus ahorros aquí, en lugar de en algún banco de dudosa honradez.

El juguete en cuestión tenía el sello de la empresa Moltó, que tuvo el detalle de incluir una tapa por debajo para poder sacar el dinero de una forma sencilla.

Oscar Mayer - Hucha

Lo mejor de todo es que existe un coche salchicha de verdad, totalmente funcional, que tiene esa forma y que la marca utiliza para promocionar sus productos en Estados Unidos. Una auténtica joya automovilística en la que a todos nos encantaría dar una vuelta.

En definitiva, Oscar Mayer consiguió sin ni siquiera pretenderlo, ser recordada por toda una época gracias a su artículos cotidianos con forma de salchicha. Personalmente a mi me hubiera gustado que sacaran un despertador o un teléfono con esa peculiar silueta. Quién sabe, quizás en el futuro nos vuelvan a deleitar con alguno de estos cacharros. O eso al menos espero.

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Juguetes-juegos, Vida cotidiana

3 comentarios

  • mastercaba
    16/04/2015 | 14:49

    Ni me acordaba de ellos! Ah, la de chorradas exitosas que olvida uno. Por otra parte, quiero llamar la atención sobre lo ingenuos que éramos antes comparado con los niños actuales: a saber lo que hacían con algo tan explícito como una salchicha…

    Responder a mastercaba
  • aramierda
    17/04/2015 | 20:30

    Madre mia, escribís con una desgana acojonante… parece un texto del rincon del vago copiado para entregarlo al profesor.

    Normal que el tipo de la brocha se largara.

    Agur.

    Responder a aramierda
  • DGrumpy
    18/04/2015 | 8:41

    @aramierda: si no te gustan las entradas, te animo a que nos hagas llegar tus textos.

    Responder a DGrumpy

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.