Feb
24
2016

Curro y Cobi

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Curro y Cobi

El año 1992 fue, entre otras muchas cosas, un año en el que dos eventos llevaron la famosa Marca España mucho más lejos de lo que volvió a estar nunca: la Exposición Universal de Sevilla y los Juan Antonio Samaranch, por aquel entonces Presidente del Comité Olímpico Internacional ante el que tan buena imagen dio la nunca bien ponderada Ana Botella, ex-alcaldesa de Madrid.

De estos dos eventos hay información más que suficiente por la red, y sus detalles nos interesan sólo relativamente (permitidme que os recomiende el reportaje de Informe Robinson dedicado a los Juegos de Barcelona. Es sublime). En lo que nos vamos a centrar es en dos personajes que representaban ambos eventos y que han quedado grabados en nuestra memoria colectiva de jovenzuelos en los noventa (más jóvenes o menos, eso ya depende de cada cual): las mascotas Curro y Cobi.

Curro, el pájaro más colorido del mundo

Curro nació de la pluma del ilustrador alemán Heinz Edelman, que ganó el concurso habilitado para elegir a la que sería mascota (se impuso, entre otros, al gran Mingote. Supongo que España necesitaba esos colores arcoíris…). A pesar de su origen alemán, su nombre se eligió por ser un apodo común entre los sevillanos llamados Francisco, quizá el nombre más habitual en el lugar. Sin duda, un gran acierto a la hora de empatizar con los potenciales visitantes de la Expo y los ciudadanos de la capital del Guadalquivir.

Llavero de Curro, un claro ejemplo de merchandising noventero

Llavero de Curro, un claro ejemplo de merchandising noventero

Según la Wikipedia (¿habéis visto qué bien me documento?), «Curro es un pájaro con patas de elefante, una gran cresta multicolor y un pico cónico con los mismos colores haciendo referencia a los cinco continentes». Lo cierto es que yo nunca me fijé en que las patas eran de elefante: supongo que su color blanco y el hecho de que en el resto de su anatomía pareciera más un pájaro eclipsaron ese detalle. O quizá fue porque mi cabeza no concebía una mezcla más extraña que un pájaro con un elefante, ante lo cual la célebre Esfinge egipcia parece algo hasta normal.

Sea como fuere (que dirían los más viejos del lugar), los principales atributos de Curro eran su cresta y su pico multicolor, que según la cita anterior representan a los cinco continentes –de modo similar a los anillos olímpicos-, y que, en contra del imaginario popular, nada tienen que ver con la orientación sexual de nadie (ante lo cual, dicho sea de paso, tampoco tengo nada que decir: cada uno se acuesta con quien le da la real gana. Si Cachuli fue capaz de tener esposa y amante…). Y hablando de amores y desamores, su fecha de nacimiento es el 14 de febrero de 1992, día de los enamorados. Eso sí, fue públicamente presentado tres años antes, en 1989. Todo muy coherente.

Aunque mis recuerdos sobre la Expo más allá de Curro son borrosos, tengo entendido que la celebración del acto fue un verdadero éxito. Tanto es así, que Curro sigue en nuestra memoria colectiva. Aunque en mi recuerdo lo que más nítidamente guardo es, quizá, el momento de mayor altura jamás vivido por una mascota; un instante único e irrepetible en lo que se refiere a la presentación de grandes acontecimientos. Sí, amigos: un espectáculo muy propio de esa España que aún intentaba luchar contra el tópico de la torpeza y la desatención por los detalles. Os dejo el vídeo:

El evento en cuestión, como señala Matías Prats, era la botadura (esto es: echar al agua) una réplica de la Nao Victoria en homenaje a la primera embarcación que dio la vuelta al mundo –es decir, no estaba del todo relacionado con la Expo-, y Curro iba subido en ella… hasta que poco después de zarpar naufragó miserablemente. Todo un show.

Cobi: de perro aplastado a icono cultural

Sin desmerecer la fama de Curro, creo que todos estaremos de acuerdo en que la gran mascota española de los noventa fue Cobi (la de los ochenta, claro está, fue Naranjito). Según su creador, el archiconocido Javier Mariscal, es una especie de perro pastor catalán, aunque dibujado con reminiscencias de estilo cubista. Su nombre procede del COOB (esto es, el Comité Organizador de las Olimpiadas de Barcelona).

La natación, uno de los deportes de Barcelona' 92

La natación, uno de los deportes de Barcelona’ 92

Aunque probablemente lo sepáis, al principio la mascota fue recibida entre mal y muy mal. Algunos veían en ella un perro que hubiera sido atropellado y se hubiera quedado pegado al asfalto de la carretera (la gente está muy loca, me parece a mí), y otros, sencillamente, veían una cosa fea que estaba condenada irremisiblemente a un destino: el ridículo. La historia, sin embargo, quiso dar un giro y, poco a poco, el animalillo se fue ganando al personal hasta el punto de ser considerada la mascota olímpica más rentable de la historia (lo cual, visto con los ojos de un idealista como yo es una mierda algo decepcionante: no todo se mide en términos económicos).

La principal ocupación de Cobi era representar a todos los deportes olímpicos. Esta es la explicación de que el merchandising al respecto consistiese, sobre todo, en muchísimas representaciones (dibujos, camisetas, figuritas, tazas, platos, etc.) de nuestro protagonista practicando las distintas disciplinas que tuvieron lugar en el evento.

Para aumentar su popularidad (o a causa de que ya tuviera mucho éxito, quién sabe), se procedió a realizar su propia serie de dibujos animados –como ocurriera con el ya citado Naranjito-. Supongo que la ternura con la que miramos al pasado será suficiente para disfrutar compasivamente de la animación, que llevaba por título “The Cobi Troupe”. Os dejo una muestra del nivelazo que tenía (no lo he encontrado en castellano, así que lo dejo en español latino porque la otra opción es el catalán, que imagino entendéis menos de vosotros):

Conclusión

Curro y Cobi, Cobi y Curro. Dos mascotas que, durante algunos años, nos miraban desde todos los escaparates, desde todas las camisetas e, incluso, desde la pequeña pantalla. Marcaron el final de los ochenta y el principio de los noventa, y se han ganado, por derecho propio, un lugar en nuestra memoria común. Fueron, sin duda, los personajes más significativos en aquella España de la última década del siglo, pero… ¿de qué otras mascotas os acordáis? ¿Cuál era vuestra favorita?

Fuentes

“Informe Robinson: Barcelona’ 92. Donde todo empezó” en Canalplus.es
Asociación Legado Expo Sevilla
Curro (mascota) (Wikipedia en español)
Cobi (Wikipedia en español)

Etiquetas: , , ,

Categorías: Deportes, Marketing-Publicidad

19 comentarios

  • Max Steel
    24/02/2016 | 17:35

    A mi me encantaba Cobi, y fue gracias a esa mascota olímpica y su caricatura que siempre deseé tener un perro llamado Cobi, y ahora disfruto de mi pequeño caniche precisamente llamado Así 😀

    Y recordando mascotas, estuvo Misha (una osa) de la URSS, Izzy y SAM de EUA (una especie de renacuajo o ajolote y la clásica águila de cabeza blanca) y Misodori de Corea del Sur (un tigre), las de china no recuerdo sus nombres pero eran cinco, así como tampoco recuerdo los nombres de las gemelas griegas que parecían un par de huellas de pies.

    Desafortunadamente después de Cobi, las mascotas olímpicas fueron perdiendo enormemente el carisma que deberían atraer, al grado que los nombres o quienes eran no se recuerda mucho.

    Responder a Max Steel
    • mastercaba
      24/02/2016 | 18:26

      ¡Qué buena memoria! Yo también recuerdo (de verlo en la tele, pues no había nacido) al oso Misha de Moscú 80, aunque pocas mascotas olímpicas más. Quizá la clave es que Misha, al igual que Cobi, tuvo una serie de dibujos animados con una canción muy conocida, lo que ayudó a empatizar con el personaje. ¡Gracias por comentar!

  • DGrumpy
    24/02/2016 | 18:16

    Bienvenido Mastercaba

    También recuerdo a la amiga de Cobi, “Petra”. Una niña sin brazos que fue la mascota de los juegos paralímpicos, y que a mi me daba mucho yu yu.

    Finalmente qué me decís de “Fluvi” la mascota de la expo Zaragoza 2008, una especie de E.T. venido a menos

    Responder a DGrumpy
    • mastercaba
      24/02/2016 | 18:34

      ¡Gracias por la bienvenida! Tras tantos años como lector, ya tocaba echar una mano con mis recuerdos.

      Respecto a Petra, yo también la recuerdo… y sí, daba un poco de cosilla (de hecho, no sé hasta qué punto es una representación adecuada de los deportistas paralímpicos, que merecen nuestra mayor admiración). Y Fluvi probablemente esté en el cementerio de las mascotas claramente mejorables por “excesivamente ingeniosas”, junto a Ato, Kaz y Nik (mascotas del Mundial de Fútbol 2002: unos seres exageradamente futuristas). ¡Con lo que molan las mascotas basadas en bichos normales: Naranjito, Cobi, Striker (un perro molón creado para el Mundial de Fútbol de Estados Unidos 94), etc.! Curro queda fuera de estas últimas consideraciones por nostalgia jeje.

  • MaruChic
    24/02/2016 | 18:41

    ¡¡Entrañable artículo!! Yo era y soy más de Curro porque visité Sevilla en aquella época. Incluso tuve souvenirs que mi padre me trajo de la Expo a la que había ido por cuestiones de trabajo. Gracias Mastercaba. Que recuerdos tan bonitos has traído a mi memoria!!
    😀

    Responder a MaruChic
    • mastercaba
      24/02/2016 | 18:45

      ¡Muchas gracias! Yo siempre he sido más de Cobi, aunque Curro siempre me llamó la atención con su colorido (claro que… ¿a quién no?). Supongo que forman una pareja indisoluble 😉

  • q256
    24/02/2016 | 18:45

    ¡Fantástico estreno mastercaba!

    Yo tengo todos los comics de la Cobi Troupe y los he leído más de una vez. Los argumentos son bastante surrealistas, pero el estilo de dibujo de Mariscal me encanta y hace que contemplar cada página sea una delicia.

    Responder a q256
    • mastercaba
      24/02/2016 | 18:48

      ¡Muchas gracias por la oportunidad de participar en este proyecto!

      La verdad es que la estética de Mariscal siempre ha sido fascinante. Sólo se me ocurre una excepción: el logo que creó para los no-Juegos Olímpicos de Madrid 2012 (una especie de llama roja muy sosilla). Pero oye, un tipo que ha creado a Cobi tiene derecho a innovar lo que le dé la gana. ¡Un abrazo!

  • Pges
    24/02/2016 | 21:54

    Yo recuerdos, lo que se dice recuerdos, no tengo de ninguno de los dos. Pero el reportaje de Informe Robinson sobre los juegos que comentas muy bueno. ¡El artículo también!

    Responder a Pges
  • mastercaba
    24/02/2016 | 22:17

    ¡Gracias por las alabanzas! La verdad es que fueron todo un furor, pero si no habías nacido o no estabas en España, la cosa no llegaría a tanto. ¡Un saludo!

    Responder a mastercaba
  • Garabato
    24/02/2016 | 22:37

    Qué divertido reencontrarse con estos personajes, sobre todo porque te trasladan en un momento a una época tan distinta. No me acordaba de los dibujos animados. Qué estética tan inocente y entrañable. Lo de la nave naufragando, uf lo siento, pero me parto de la risa. Enhorabuena por el artículo, está chulísimo

    Responder a Garabato
    • mastercaba
      27/02/2016 | 18:27

      ¡Gracias! Lo del barco es la monda, todo un mensaje al mundo jeje

  • Petit Espagnol
    26/02/2016 | 11:19

    Todavía guardo los pines de Cobi. Sé que valdrán una fortuna el día de mañana. Saludos!

    Responder a Petit Espagnol
    • mastercaba
      26/02/2016 | 12:56

      ¡Seguro que se revalorizan un montón! Aunque yo no sé si vendería una joya así…

  • LaraC
    26/02/2016 | 12:02

    Yo no guardo ningún recuerdo de Cobi, las olimpiadas o la expo (por aquel entonces solo tenía dos años), pero guardo con mucho cariño en la memoria a Curro, gracias a un peluche que me regalaron unos tios en una visita a casa. Me encantó, jugué con él hasta la saciedad y aun lo conservo. ¡Gracias por tan buen artículo!

    Responder a LaraC
    • mastercaba
      26/02/2016 | 12:58

      Gracias a ti por tu comentario. Desde luego, todo el merchandising relacionado con estas dos mascotas supuso que hasta los que no estáis en edad de haberlos conocido en su momento correspondiente hayáis tenido contacto con ellos 😉

  • Varoken_retro
    22/04/2016 | 14:54

    Genial artículo. Sinceramente las olimpiadas lo petaron mucho, y Cobi también, pero para mi Curro era genial, ese diseño tenía mucha más gracia, si hasta tuve pegatinas suyas. Tremendo.

    En su momento le oí a alguien decir que Cobi estaba basado en un Bull terrier, perro que me daba un mal rollo terrible, al saber que era en realidad un perrete pastor catalán, ya me cae más simpático.

    Responder a Varoken_retro
    • q256
      22/04/2016 | 23:11

      Yo soy más fan de Cobi, curro me parecía un bicho extraño sin identificar, Cobi al fin y al cabo era un perro. Dibujado raro, pero perro.

      ¡Muchas gracias por comentar!

    • mastercaba
      23/04/2016 | 11:42

      Gracias por tu comentario, Varoken_retro: celebro que te haya gustado el artículo. Que conste que yo a Curro le tengo cierto cariño, ¿eh? Pero… es que era demasiado alternativo. Cobi, en cambio, aunque fuera un poquillo abstracto, me parecía más cercano. ¡Un saludo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.