Mar
2
2016

Laser Challenge

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Laser Challenge - Caja

Los 90 fueron una década maravillosa. El siglo XXI estaba a la vuelta de la esquina y, ya que el tema de los coches voladores no parecía que fuera a resolverse en breve, había que inundar el mercado de juguetes y ropa con aspecto futurista. O con aspecto futurista, al menos. Lo de la ropa lo resolvimos a base de chandals de colores estridentes, que servían a la vez como chaleco reflectante cuando uno caminaba por el arcén de una carretera. Lo de los juguetes está plagado de ejemplos, siendo uno de ellos del que os vengo a hablar hoy: “Laser Challenge”, ¡el juego de disparos del futuro!

Este juguete fue la solución para sacar de casa a toda una generación que se quemaba las pestañas jugando a “DooM” en un viejo monitor CRT de 14 pulgadas. Con “Laser Challenge” podías trasladar la acción al mundo real, y enfrentarte a tus amigos con una auténtica batalla de pistolas láser, como si estuvieramos a bordo de la Estrella de la Muerte. Con la pequeña diferencia de que en lugar de provocar explosiones y aniquilar figurantes con armadura, con estas pistolas lo más que podíamos conseguir era desquiciar al resto de sus jugadores con su molesto sonido.

El mecanismo de juego era sencillo, pero ingenioso. Cada jugador contaba con una pistola de infrarrojos y un receptor que incorporaba con una luz y un altavoz. Dicho receptor se colocaba en el pecho y era el encargado de registrar si alguno de los disparos había impactado en nosotros, tanto visual como acústicamente. Una vez recibíamos cierto número de disparos, empezaba a sonar una molesta alarma que nos indicaba que estábamos a un solo disparo de la “muerte” (en el juego, se entiende), y cuando nos impactaban de nuevo un sonido indicaba que nos habían eliminado.

En esencia, este juego es una adaptación del Laser Tag al entorno doméstico, pero dado que en España no existían muchos lugares donde jugar al primero, esta versión doméstica fue para muchos nuestro primer contacto con este juego tan popular en norteamérica.

Evidentemente, el hecho de que el sistema funcionara por infrarrojos lo hacía dependiente de la buena fe del jugador, ya evitar recibir un impacto era tan fácil como tapar el receptor con la mano, o bien ponerse de espaldas. Porque todo el mundo sabe que los disparos por la espalda nunca han matado a nadie.

Laser Challenge - Receptor y pistola

Receptor y pistola de Laser Challenge

Aun así, hay que reconocer al fabricante el mérito de crear un juguete que era atractivo para los niños, por el factor competitivo y de ciencia ficción que evocaba la palabra “láser”, y a la vez totalmente inofensivo, teniendo en cuenta que su mecanismo era básicamente el de un mando a distancia. Podría deciros que recuerdo este juguete con cariño, pero estaría mintiendo. Ni siquiera lo recordaba hasta que encontré la caja en el fondo de un armario hace unas semanas y decidí registrar su existencia aquí.

Etiquetas: ,

Categorías: Juguetes-juegos

2 comentarios

  • mastercaba
    4/03/2016 | 16:39

    ¡Qué recuerdos! En casa lo teníamos (era de mi hermana) y recuerdo que en la buhardilla lo dábamos todo con el juego. Hasta que nos hicimos con el juguete, jugábamos fingiendo los disparos con la boca y empleando excusas (“no me has dado”, “sólo me ha dado de refilón”…), ya que no había un criterio objetivo como en el Laser Challenge. Por cierto, debo añadir una cosa: el peor ruido que hacía el juego no era el del receptor, sino un pitido que hacían las pistolas periódicamente (supongo que para facilitar que los jugadores se encontrasen el uno al otro). También hay que destacar algo bueno: el juguete incluía dos pistolas y dos receptores, por lo que podías jugar con un amigo sin que éste se lo tuviese que comprar. En definitiva: un proto-Call of Duty que me trae muy buenos recuerdos 😉

    Responder a mastercaba
    • q256
      5/03/2016 | 0:52

      Pues ya lo recuerdas bastante mejor que yo mastercaba, yo no recordaba el “pitido delator” pero ahora que lo detallas ya me suena más (nótese el sutil juego de palabras).

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.