feb
6
2008

El Carnaval de Venecia

por

Carnaval de VeneciaHoy finaliza el Carnaval, con el tradicional miércoles de ceniza, dando fin a esta fiesta de disfraces tradicionalmente europea. Al hablar de Carnaval, Venecia es sin duda uno de los destinos turísticos más famosos del mundo (junto con Brasil y, ya dentro de nuestro país, el Carnaval de las islas Canarias).

Pero lo cierto es que el Carnaval tal y como se celebra hoy en día en la ciudad italiana tiene apenas algo más de veinte años de historia. Aunque Venecia era famosa en la antigüedad por sus fiestas de Carnaval, la festividad no se retomó hasta la década de los 80.

Permitidme pues remontarme hoy al pasado, entre los siglos XIII y XVIII, para contaros la historia de la época en el que el Carnaval de Venecia alcanzó sus cotas de mayor esplendor y decadencia.

Los orígenes del Carnaval de Venecia

El documento más antiguo referente al uso de máscaras en Venecia data del 2 de mayo de 1268. Sin embargo, no fue hasta inicios del siglo XIII cuando se declaró al Carnaval como festividad pública, alcanzando su época de máximo apogeo en el siglo XVIII. En aquella época acudían aristócratas provenientes de todas partes y no era raro que los príncipes y nobles europeos se escaparan a Venecia para divertirse y disfrutar del anonimato proporcionado por las máscaras.

Carnaval de venecia - Máscaras

Las máscaras venecianas tradicionales estaban elaboradas con papel-maché, predominando los colores blancos, plateados y dorados. Asimismo, estaban decoradas con lazos, telas, piel o gemas, y su demanda no hacía más que crecer, lo que dio origen a la figura del hacedor de máscaras, artesanos que eran muy respetados en la ciudad.

El Carnaval era la época del año en la que todo estaba permitido. Ocultos bajo el anonimato de las máscaras, las clases nobles (y no tan nobles) daban salida a sus más bajos instintos. El inicio del Carnaval Veneciano lo marcaba el día de Santo Stefano (26 de diciembre), día a partir del cual estaba permitido llevar máscaras, durando esta permisión hasta el miércoles de ceniza.

Sin embargo, , en la época de mayor apogeo, las fiestas llegaban a prolongarse durante cuatro meses e incluso seis meses, con los venecianos portando máscaras hasta bien entrado el mes de junio. Más adelante llegó a permitirse también el uso de máscaras entre el 5 de octubre y el 16 de diciembre, convirtiendo a Venecia en la ciudad del carnaval perpetuo.

Relajo moral

El objetivo de los Carnavales era dar salida a las pulsiones y deseos corporales, estimulando a los ciudadanos al exceso durante un período determinado de tiempo. Venecia era una sociedad muy oligárquica, y el carnaval servía para dar a las clases humildes la ilusión de ser iguales a los poderosos, cubriendo ambos su rostro con una máscara. No obstante, como ya hemos comentado, también permitía a los poderosos liberarse de las ataduras morales propias de su clase.

También era la época del año en la que estaba permitido el juego de azar, que tenía como punto neurálgico el Ridotto de S. Moisé, una casa de juegos dirigida por el Estado, que se convirtió en un río de ducados desde los bolsillos de los ciudadanos hacia las arcas del Estado.

Durante el carnaval, existían una serie de disfraces tradicionales, muchos de los cuales han perdurado hasta nuestros días. Entre ellos se encontraban los personajes clásicos de la comedia del arte, como Arlequín o Polichinela.

Pero sin duda, el disfraz más terrible era el del médico de la peste, caracterizado por su máscara con una larga nariz. Este era el disfraz utilizado por los doctores que acudían a diagnosticar los casos de Peste Negra, epidemia que asoló la ciudad en repetidas ocasiones.

Carnaval de Venecia - Disfraces tradicionales

El disfraz tenía una función práctica, ya que en el interior de la larga nariz se colocaban hierbas aromáticas. Los galenos de la época estaban convencidos de que la enfermedad se transmitía a través del mal olor, razón por la cual intentaban protegerse mediante el uso de estas fragancias.

Sin embargo, con el cada vez mayor auge y desenfreno de la fiesta, empezaron a promulgarse decreto que frenaran un poco los actos de los venecianos. Por ejemplo, uno de los decretos, fechado el 22 de febrero de 1339, prohibía a los enmascarados caminar por la ciudad durante la noche.

Pero para entender hasta donde llegaba el libertinaje reinante en la época, conviene mencionar un decreto del 24 de enero de 1458, que prohibía a los hombres la entrada en conventos disfrazados como mujeres para cometer multas inhonestates. Ya os podéis imaginar las intenciones de los enmascarados, que en el desenfreno del carnaval no se detenían ante nada.

Decadencia y desaparición

La festividad del Carnaval comenzó a perder fuelle con la decadencia de la ciudad y la pérdida de poder de sus ciudadanos. Hacia el siglo XVIII, la Serenísima República de Venecia no era más que una pálida sombra de lo que llegó a ser.

La república desapareció finalmente en 1797, conquistada por Napoléon Bonaparte. Su territorio fue repartido entre Francia y Austria, y la fiesta del Carnaval derogada. Aunque los sucesivos gobiernos la permitieron puntualmente, nunca tuvo la fuerza de antaño. Finalmente, la fiesta fue prohibida de forma definitiva en el siglo XX por el gobierno fascista de Mussolini.

La festividad permanecería semienterrada hasta 1979, época en que fue restablecido de nuevo de forma oficial, con la apertura de nuevas tiendas de máscaras.

Carnaval de Venecia - Disfraces de Carnaval

Desde entonces, cada año es mayor el número de turistas de todo el mundo que se acercan a Venecia en estas fechas. Esto provoca en muchos casos la huida masiva de los habitantes de la ciudad, que parten en busca de destinos más tranquilos.

El Carnaval ha recuperado parte de su esplendor, convirtiéndose en un enorme atractivo turístico para la ciudad, pero sin la libertad y desenfreno de antaño.

Fuentes

Carnaval de Venecia (Wikipedia en español)
“Carnaval – Venecia” en elalmanaque.com
“The Ancient Carnival” en Portale di Venezia
“Los Carnavales de Venecia” en Città di Venezia

También en ion litio…

El Zeppelin
El Zeppelin (II)
La semana que nunca existió

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

19 comentarios

  1. Qué buen artículo. Felicidades, caballero.

    Responder
  2. drugo

    Un carnaval con mucha clase, si señor. No como el de Canarias, con esos trajes tuning que arrastran con ruedas.

    Responder
  3. maravilloso articulo!!!!
    He disfrutado muchisimo leyendo. Super interesante, sobre todo la parte del disfraz de medico de la peste.

    me encantan estas entradas historico-culturales ^_^

    un bst

    aik

    Responder
  4. El Carnaval de Venecia…

    Permitidme pues remontarme hoy al pasado, entre los siglos XIII y XVIII, para contaros la historia de la época en el que el Carnaval de Venecia alcanzó sus cotas de mayor esplendor y decadencia….

    Responder
  5. Excelente entrada, muy currado e instructivo.

    Responder
  6. diles

    Curioso e interesante, gracias por estas píldoras de cultura.

    Responder
  7. A mí, esas máscaras blancas siempre me han parecido muy siniestas. Por lo que cuentas, parece que el carnaval de Venecia era un Eyes Wide Shout permanente :D

    Responder
  8. Interesante artículo. Yo estuve en Venecia cuando no eran Carnavales pero con tanta máscara y disfraz en los escaparates te das cuenta de que no es que sea típico el Carnaval, es que es una de sus tradiciones y marcas más reconocidas (y, por lo tanto, de las que les dan dinerito). No es sólo una fiesta allí.

    Responder
  9. aabv

    El mejor carnaval es el de Barranquilla, Colombia, declarado por la Unesco patrimonio de la humanidad .
    s4lu2

    Responder
  10. Acaba el carnaval de venecia y empieza el año nuevo chino…
    Molaría ser rico y no tener mucho que hacer (al mas puro estilo Varsavsky) para empalmar fiestas mundiales!!

    Responder
  11. mila

    No creo que sea interesante para nadie hacer uso de comparaciones, estas son odiosas. Comparar el carnaval veneciano con el de las Islas Canarias es como si comparasemos el de Rio con el carnaval veneciano.
    No se aporta con ese tipo de comentarios nada constructivo ni beneficioso. Una canaria , que valora los encantos de cada carnaval. Un saludo.

    Responder
  12. juliocgt@cwpanama.net

    pienso que el carnaval veneciano, es una cultura y las culturas no se entienden , se respetan …

    Responder
  13. patri

    mmmmm Venecia en carnaval ojalá algún día pueda ir a venecia en carnaval con esos trajes elegantes y esas máscaras tan chulas

    Responder
  14. liliana forno

    Lo mejor del mundo, gracias por refrescar los recuerdos.

    Responder
  15. DEISY DAZA

    déjame felicitarte por este articulo tan interesante.
    la verdad he aprendido cosas muy interesantes del carnaval y me dejaste sembrada la espinita de ir algún día al carnaval de Venecia.

    Responder
  16. Nora

    Que interesante …
    Un lugar diferente .. Increible !

    Responder
  17. ???? ???? ???? ?????

    Responder
  18. verey goooooood
    booooooooooooos

    Responder
  19. [...] en cuestión es la de Poveglia, una pequeña isla con una superficie de 0,0725 km² situada entre Venecia y la región del Lido, que a su vez está dividida en dos partes por un pequeño [...]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.