Mar
25
2020

Sangre corrupta: la pandemia virtual de ‘World of Warcraft’

Compartir en... Twitter Facebook Menéame Whatsapp

WoW - Hakkar
Artwork de Hakkar creado por Wei Wang

Las pandemias son un tema fascinante. Al menos, como motivo de estudio y vistas desde la distancia, claro está. Cuando las tienes a la puerta y con posibilidades reales de afectar a tu modo de vida y a tus seres queridos, dejan de tener tanta gracia.

Aunque sé que en el momento de escribir esta entrada todos los que la lean tendrán claro de que estoy hablando, espero que en el futuro no sea así. Pongamos entonces en contexto el este artículo. A finales del año 2019 un nuevo tipo de virus empezó a infectar a humanos en China, provocando en los peores casos neumonía e insuficiencia respiratoria y acabando con la vida de entre el 3 y el 7% de los afectados. La enfermedad que provoca se llama COVID-19, aunque todo el mundo la conoce simplemente como coronavirus.

A pesar de los esfuerzos de China por contener la epidemia, tomando medidas drásticas como cerrar ciudades enteras, el virus acabó llegando al resto de países del mundo, entre ellos a España, que se ha visto especialmente afectada. Al principio solo había algunos casos aislados, pero a mediados del mes de marzo de 2020 la situación había escalado hasta tal punto que fue necesario declarar el estado de alarma y hacer algo que jamás se había hecho en este país: poner a toda la población del país en cuarentena domiciliaria. Y es desde mi casa, durante la cuarentena, donde escribo estas líneas.

Pues bien, como decía, las pandemias son un tema fascinante cuando no nos tocan de cerca. De hecho, ya hablamos hace ¡12 años! en este blog de la peste negra, una pandemia tan desvastadora que cambió el curso de la historia. Así que, para distraer la mente en estos momentos de encierro, hoy quiero hablaros de una de las primeras pandemias virtuales de la historia: «Corrupted Blood» o «Sangre Corrupta», que tuvo lugar en uno de los videojuegos multijugador masivos más populares de principios del siglo XXI: «World of Warcraft».

Un mundo virtual en auge

En septiembre del año 2005, «World of Warcraft» estaba empezando a despuntar. Lanzado a finales del año 2004, el RPG multijugador online de Blizzard contaba ya con unos 3,5 millones de jugadores, una población más que respetable para el internet de la época. El juego está ambientado en el mundo ficticio de Azeroth, habitado por orcos, elfos, humanos y otra serie de razas de fantasía. Poco a poco, el título de Blizzard Entertainment estaba abriéndose camino para convertirse en uno de los juegos online más populares de todos los tiempos.

Este juego nos ha dado múltiples casos de estudio para los sociólogos. También en este blog, hace ¡14 años! hablabamos de otro fenómeno relacionado con «World of Warcraft», me refiero al caso de los Gold Farmers. Pero volvamos al tema que nos ocupa.

Este es el aspecto que tenía World of Warcraft en el año 2005

Para mantener a los jugadores interesados (y que siguieran pagando su sucripción mensual), cada cierto tiempo se lanzaban actualizaciones con nuevas raids, esto es, nuevas mazmorras o misiones especiales en las que derrotar a un enemigo especialmente poderoso y obtener recompensas para tu personaje. Estas misiones normalmente requerían de que varios jugadores trabajaran juntos para completarlas, lo cual fomentaba el aspecto social, que es la base de la popularidad del juego.

El 13 de septiembre de 2005, en la actualización 1.7 del juego, se introdujo una nueva mazmorra llamada Zul’Gurub. El jefe final de esta misión era Hakkar, el dios de la sangre, una especie de serpiente-dragón-vampiro. Cuando Hakkar estaba a punto de ser derrotado, lanzaba a los jugadores cercanos un hechizo llamado «Corrupted Blood» (sangre corrupta), que provocaba un gran daño e incluso la muerte a los personajes de poco nivel y, por tanto, con pocos puntos de vitalidad.

La gracia es que este hechizo era contagioso, así que si el jugador infectado se movía, también podía afectar a los jugadores de su alrededor (recordemos que este tipo de misiones se juegan normalmente en grupos grandes). No obstante, los efectos del hechizo se disipaban en poco tiempo y los jugadores de mayor nivel solían sobrevivir al ataque sin problemas. Y como normalmente solo los jugadores de nivel avanzado osaban a aventurarse en esta mazmorra, la cosa no pasaba de ofrecer un reto ligeramente mayor a los osados aventureros.

Paciente cero: las monturas

Como decíamos, la sangre corrupta no debería haber pasado de una anécdota en una misión secundaria, de no ser por un desafortunado fallo de programación. Como parte de la experiencia de juego en sí, los jugadores de «World of Wacraft» pueden poseer monturas, esto es, animales virtuales sobre los que «cabalgar» para moverse a mayor velocidad por el mundo del juego. Y entrecomillo «cabalgar» porque al tratarse de un juego de fantasía la cosa va desde caballos hasta hipogrifos. Las monturas en cuestión se hacen aparecer o desaparecer a demanda mediante una opción del menú.

WoW - Warlock en montura épica
Si se trata de monturas, cuando menos discreta sea, mejor

Pues bien, al igual que los personajes, las monturas que estuvieran en pantalla también podían resultar infectadas por la sangre corrupta. Debido a un error de programación, si en ese momento los jugadores retiraban a sus monturas, el efecto de la sangre corrupta permanecía en las mismas hasta que se les volviera a llamar.

Y a esto podemos sumar que un jugador infectado podía teletransportarse fuera de la mazmorra durante la batalla, llevándose la enfermedad consigo. Pero ¿para que contarlo si puedo mostraroslo? En este vídeo de la época puede verse como un jugador infectado expande la sangre corrupta:

Pues bien, con estos dos elementos ya tendríamos el cóctel perfecto para una pandemia. Pero es que además, los NPCs, esto es, los personajes no jugables, -los típicos tenderos o posaderos que podíamos encontrar en cualquier pueblo o gran ciudad- también podían contraer la infección. Y como los NPCs no podían morir, se convertían en los perfectos portadores asintomáticos de la enfermedad.

Entonces, si un jugador de nivel avanzado convocaba a su montura (infectada) en la plaza de una de las ciudades del juego, abarrotadas a ciertas horas del día de personajes de todos los niveles… os podéis imaginar la escabechina que esto podía desencadenar. Normalmente, los personajes de más bajo nivel morían de forma rápida, no sin antes huir despavoridos y transmitir la infección a todos aquellos con quienes se cruzaran en su camino, convirtiendo en minutos las grandes ciudades en lugares plagados de cadáveres.

WoW - Cadáveres de la sangre corrupta
Así quedaban algunos lugares por donde había pasado un portador de la sangre corrupta

Durante las semanas que tardaron en arreglar el error desde Blizzard, a base de parches y reinicios de los servidores, se dieron todo tipo de reacciones por parte de los jugadores. Algunos expandían la enfermedad de forma consciente, por la diversión de sembrar el caos, mientras que otros evitaban las grandes ciudades y avisaban a otros jugadores de que no acercaran a este o aquel lugar porque estaban llenos de infectados y cadáveres por la epidemia de sangre corrupta. Por último estaban los que, al conocer la noticia, se ponían voluntariamente en cuarentena (esto es: dejaban de jugar).

Lecciones aprendidas

El incidente de la sangre corrupta fue más allá de la mera anécdota. Además, el factor de que la epidemia se produjera de forma accidental provoca que el estudio de sus reacciones sea aún más interesante.

Por aquel entonces, en el año 2005, todavía estaba bastante reciente la epidemia del SARS en China, un brote epidémico originado también por un tipo de coronavirus a finales del año 2002. Así pues, lo ocurrido en el mundo virtual de «World of Warcraft» supuso un campo de estudio muy interesante para epidemiólogos de todo el mundo, al proporcionar, de forma totalmente fortuita, la oportunidad de estudiar una pandemia de forma segura, en un mundo virtual complejo con millones de individuos impredecibles tomando sus propias decisiones, como se apunta en este artículo de Reuters.

Así que, aunque la plaga de la sangre corrupta no fue más que un error de programación, sin consecuencias ni pérdidas de vidas humanas reales (tampoco virtuales, ya que «morir» en World of Warcraft solo significaba perder algunas posesiones y volver a aparecer en otro punto del mapa) lo cierto es que marcó un punto de inflexión muy interesante. Hoy, en pleno 2020, las simulaciones y modelos por ordenador son un arma fundamental tanto para predecir futuras pandemias como para encontrar cura a las existentes, pero ya en el año 2005 pudimos atisbar, quizá por primera vez, que una pandemia virtual podía ser algo más que una anécdota de un videojuego.

Fuentes

Incidente de la Sangre Corrupta (Wikipedia en español)
«What a WoW virtual outbreak taught us about how humans behave in epidemics» en Ars Technica
«How Blizzard coped with World of Warcraft’s blood plague and other early disasters» en PC Gamer
«Online ‘blood plague’ offers lessons for pandemics» en Reuters
«Deadly plague hits Warcraft world» en BBC News

Etiquetas: , ,

Categorías: Videojuegos

8 comentarios

  • Saydon
    25/03/2020 | 23:39

    Una de mis anécdotas preferidas del mundo de los videojuegos. No me puedo creer que ya han pasado 15 añazos, que viejo me siento de repente.
    Muchas gracias por el artículo, estupendamente resumido (y en el momento más apropiado posible).

    Responder a Saydon
    • q256
      26/03/2020 | 0:02

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Efectivamente es una historia curiosa, he intentado contarla para que cualquier no-jugador de WoW (como yo, que confieso que nunca he jugado) pueda entenderla.

  • Petiso Carambanal
    26/03/2020 | 1:10

    Eso sí que fue un ¡Vamos a morir todos!

    Responder a Petiso Carambanal
    • q256
      26/03/2020 | 20:09

      ¡Fue el fin de los tiempos! al menos durante una semanas, hasta que lo parchearon 😀

  • Edmaster
    27/03/2020 | 6:37

    Interesante, yo no juego world of warcraft, pero ya había escuchado de esta epidemia, lo que no sabía es el origen, y la mecánica de propagación,muy entretenido este post.

    Responder a Edmaster
    • q256
      2/04/2020 | 15:44

      Genial, pues ahora ya conoces la historia completa 🙂 ¡Muchas gracias por comentar!

  • Ryo007
    28/03/2020 | 16:02

    No conocia sobre esta «pandemia» muy buen articulo como siempre

    Responder a Ryo007
    • q256
      2/04/2020 | 15:44

      ¡Muchas gracias a ti por leernos y por tu comentario!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.