Abr
30
2010

‘Pesadillas’, de R.L. Stine

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Pesadillas - Serie de libros de R.L. StineCada cierto tiempo, surge un fenómeno literario que da origen a una sucesión de best sellers y, por extensión, a una serie de lectores adictos al mismo y ávidos por comprar cada nueva entrega.

En el género de terror, eso es lo que consiguió R.L. Stine con toda una generación de niños que devoraban una tras otra todas las entregas de la serie «Pesadillas» (también conocido como «Escalofríos» en América latina o «Goosebumps» en su versión original inglesa).

Su éxito se debió en gran medida a que el señor Stine sabía bien como enganchar al joven lector. Para empezar, casi todos sus relatos tienen por protagonista a un niño o adolescente, con lo que de entrada uno ya se identificaba con el personaje. Además, su estilo narrativo es claro y directo, huyendo de complicadas figuras o elaboradas descripciones.

Se trata de mantener a la audiencia interesada en todo momento, y para ello nada mejor que utilizar la fórmula narrativa de los capítulos cortos, incluso de apenas un par de páginas en ciertas ocasiones. Y por supuesto, cada capítulo debía terminar siempre dejando en vilo al lector, como el episodio de cualquier serie de televisión, para que éste no pueda dejar la lectura en ningún momento.

Asimismo, los libros solían tener un giro final en el que la situación nunca se resolvía por completo. Era una manera de recordarnos que el mal podía estar acechando en cada esquina y no podíamos irnos a dormir tranquilos. Por ejemplo, me viene a la memoria una de las primeras novelas que leí de esta serie: «¡No bajes al sótano!». La historia trataba de un chaval cuyo padre se pasaba el día en el sótano de la casa trabajando con plantas. Poco a poco ve como su padre empieza a adquirir aspecto de planta, pero el resto de su familia no le da importancia y lo atribuye a su trabajo.

Lo que ellos no saben es que en realidad ese ser ya no es su padre, sino una planta que ha adquirido su aspecto y he decidido suplantarle. Por suerte nuestro protagonista se da cuenta a tiempo y libera a su auténtico padre, que estaba retenido en el sótano. Sin embargo, mientras padre e hijo celebran el feliz reencuentro, el autor juega con nosotros e introduce una última frase donde nos narra como una flor, cuya débil voz solo puede oir el lector, implora al protagonista: «¡Espera! ¡Yo soy tu verdadero padre!». Terrorífico.

Cabe destacar, asimismo, la calidad que tenían las portadas de cada libro, mostrando vívidamente alguno de los elementos sobre los que trataba la historia. Su objetivo era llamar la atención y destacar frente al resto de libros. Y es que estas pequeñas novelas contaban con ilustraciones que recordaban más a un cómic que a un libro en sí, siendo este pequeño detalle fue parte de su éxito. Como anécdota, cabe mencionar también que sus portadas tenían elementos fluorescentes que brillaban en la oscuridad. No obstante, en cuanto a las novelas como objeto físico en sí, lo realmente aterrador de las mismas era la ínfima calidad del papel en que estaban impresas.

Por último, la clave final, y a la vez la característica más apreciada del señor Stine de cara a sus editores era su enorme productividad. R.L. Stine era capaz de dar salida cada nuevo ejemplar de la serie en apenas un par de meses, de forma que siempre había un buen puñado de nuevos títulos disponibles para el nuevo lector. Claro que esto iba en detrimento de la calidad literaria de los mismos, que ya era de por sí bastante baja pero ¿a quién le importaba?. La serie se publicó de 1992 a 1999 y cuenta en total con 62 ejemplares, así que echad vosotros mismos las cuentas: ¡casi ocho novelas al año!

La saga original de «Pesadillas» (luego hubo otras continuaciones, pero no me apetece hablar de ellas) fue un auténtico éxito, vendiendo cerca de 300 millones de libros en todo el mundo. No obstante, hacia el final de la misma la fórmula ya mostraba claros signos de agotamiento, como prueba el hecho de que el último libro de la serie fuera ya no una simple secuela de otro (algo que era bastante habitual), sino una cuarta parte: «Sangre de Monstruo IV».

Así pues, aunque su calidad literaria fuera ya no discutible sino inexistente, lo cierto es que las novelas enganchaban, y mucho. No todas eran igual de buenas pero lo cierto es que la mayoría de nosotros, por poco aficionados que hayamos sido a la lectura, habremos tenido alguna de ellas entre las manos. Era una lectura rápida que hacía los viajes algo más cortos y las noches algo más oscuras.

‘Pesadillas’, la serie de televisión

Debido al éxito de los libros, se realizó una serie de televisión inspirada en los mismos. Cada uno de los episodios solía ser autoconcluyente, centrado en uno de los relatos, aunque alguno de los libros con mas complejidad argumental dividió en dos episodios. El propio R.L. Stine aparece al inicio de algunos episodios actuando como presentador de los mismos.

No es que esta producción tuviera mucha calidad y, al igual que ocurría con los libros, había capítulos relativamente buenos y otros, directamente, ridículos. De una forma u otra, la serie ofrecía historias de terror de fácil digestión para niños y, en definitiva, cumplía su función. Esta era la cabecera de la misma:

Me quedo con el efecto de «ojos diabólicos» del pobre perro que sale al principio del vídeo (creo que no se podía hacer peor) así como con la coletilla final:

Temblad muchachos temblad… ¡qué miedo vais a pasar!

Fuentes:

Robert Lawrence Stine (Wikipedia en español)
«El legado de R. L. Stine» en The R Lounge
Goosebumps (Wikipedia en español)
R.L. Stine, página web oficial

Etiquetas: ,

Categorías: Libros

29 comentarios

  • gt7h1
    30/04/2010 | 6:53

    Aunque me inicié en la lectura «en serio» con el género de terror, nunca leí un libro de esta serie. Comence uno y lo dejé porque me pareció malo (igual y era de los últimos títulos). Además, ya estaba algo prejuiciado en su contra. ¿Por qué?

    Pues porque conocí la serie antes que los libros. Y comparaba «Escalofríos» con la estupenda «¿Le temes a la oscuridad?» (Are you Afraid of the Dark?) que en mi opinión le daba mil vueltas a la primera. Además que por ese entonces leía a Stephen King, Dean Kontz y Poe (entre otros) que también me parecían mejores.

    Responder a gt7h1
    • Carlos Minguez de Diego
      4/11/2016 | 16:43

      Le temes a la oscuridad (que por cierto, se llamaba El Club de Medianoche, al menos aquí en España) mejor que Pesadillas?? JAJAJAJAJ por favor… pero si eran muy malas las historias.! Además, que lo del grupito en la hoguera era un poquito (bastante) hortera, eh…

      Yo conocí primero los libros de Pesadillas (Goosebumps), y aunque son mejores que la serie del mismo nombre, esta no era ni mucho menos mala, es más, era bastante decente, y desde luego bastante mejor que el Club de Medianoche (o por su traducción en Sudamérica; Le temes a la oscuridad).

      Y los libros de Pesadillas son buenos eh, no sé que dices. Que sí, que no se pueden comparar con Edgard Allan Poe ni Stephen King, pero ni lo pretende. Stine tenía su propio estilo de terror infantil-juvenil, y no por ello era malo, eh. Al contrario, algunos de los episodios de Pesadillas eran muy buenos.

  • q256
    30/04/2010 | 8:13

    Magnífica serie gt7h1, recuerdo verla a mediodía cuando la emitía Canal +. De hecho tengo en la recámara un artículo sobre la misma pendiente 🙂

    Responder a q256
  • Terminento
    30/04/2010 | 13:03

    Con la serie de TV me hacía falta una ingente cantidad de sal de frutas, a causa de la intensa acidez que me causaba.

    Arf, ya la música con el fondo pseudo funk a lo MC Hammer me ponía mal cuerpo, pero por lo cutre.

    La letra G que se mueve e-xac-ta-men-te igual que el logotipo del salvapantallas de mi DVD también da mal rollo por su calidad de chapuza.

    Pero coincido con q256 en que lo del perro ya es que es más rallante que la musiquita de Kill Bill, sobre todo porque los acordes de la cabecera dejan de ser música funky para ser… ¡ ladridos funky !
    Cuando sea un abuelete yo quiero un perro demoniaco funky como ese.

    (Y bueno, eso, que la serie era un fistro infumable y seguramente me la tragué por hacer tiempo para lo que echasen despues, que sería spiderman o dragon ball, a todas luces mucho mejores, coño)

    Responder a Terminento
  • Luis
    30/04/2010 | 15:41

    Pues si. Vaya con esto. REcuerdo haber leido uno o dos libros, pero no llego a engancharme. Estaba mas metido en dragon ball.
    Pero la serie si q la recuerdo bastante bien, y la verdad, me gustaba bastante.
    Despues de esto hacian Puny Bruster, de la que se hablo unos articulos atras.

    Responder a Luis
  • La Lengua del Calamar
    30/04/2010 | 16:42

    Oh yeah, os faltaba hablar de Pesadillas para terminar de abarcar toda mi infancia con vuestros artículos.

    Es una serie que recuerdo con cariño, porque seguramente fueron los libros que me habituaron a la lectura en su momento, y me compré(-aron) una buena cantidad de ellos… tal vez unos veinte. El primero que tuve fue uno de hombres lobo, pero no El Hombre Lobo del Pantano, sino uno de los Pesadillas spin-off tipo «elige tu propia aventura» que se estilaban por la época, y de los que el señor q256 ha decidido no hablar porque no le apetecía.

    Pues que sepa todo el mundo que eran los que tenían las portadas más molonguis! Con efecto reflectante y todo…

    Ah, sí, y la serie de televisión daba un poco de pena, así en general.

    Responder a La Lengua del Calamar
  • Terminento
    30/04/2010 | 19:43

    Por cierto, tras escuchar de nuevo la cabecera (, quería descojonarme de nuevo con la coletilla) , he caído en la cuenta de que la frasecita del despiporre la pronuncia el inefable Carlos Revilla, A.K.A. Homer Simpson!!!!

    Ganas de matar aumentandoooooooooo….

    Responder a Terminento
  • gmassa
    30/04/2010 | 21:55

    Aun tengo todos los que me regalaron en la estantería!

    Que buenos momentos leyendo algunos de ellos, y que decepción al terminar otros, sobretodo cuando la portada molava demasiado!

    Responder a gmassa
  • Charly_MNDZ
    30/04/2010 | 22:08

    Muy buen recuerdo, aquí en México pasaban esa serie, ya no me acordaba de ella, muchas gracias por traer a mi mente el gusto que tuve por verla todas las noches, aunque no sabía que existían esos libros.

    Responder a Charly_MNDZ
  • Eli Ramirez
    30/04/2010 | 23:30

    Me encantaban! (la serie televisiva no xDD)

    Responder a Eli Ramirez
  • Agua
    1/05/2010 | 12:14

    Nunca leí nigún libro de pesadillas, lo reconozco ya que me gustaba más el género aventura que terror, pero si recuerdo la serie. No tenía muy buenos efectos especiales pero como dices algunos capitulos quedaban en el aire con el mal acechando, uno de los que recuerdo la protagonista terminaba convertida en estatua….la verdad que me trae buenos recuerdos. Buen Post me ha encantado.

    Responder a Agua
  • Calintz
    1/05/2010 | 12:30

    Jajajajajaja

    La próxima saga de pseudo-terror que reseñéis debería ser por méritos propios Tales from the Crypt, que me tenía totalmente enganchado.

    Responder a Calintz
  • Alphos2000
    1/05/2010 | 16:00

    Recuerdo que tenía algunos libros de pesadillas (estoy casi seguro que eran de esta serie) pero eran de esos que tenías que elegir una acción y te decía que pasaras a tal página para continuar leyendo según lo que había decidido, pero me ha extrañado no leer ninguna reseña sobre eso, por lo que quizá me equivoco…

    Responder a Alphos2000
  • Nayland Smith
    1/05/2010 | 16:35

    Os habeis fijado que en la intro de la serie de televisión, cuando pasa la G por encima de la chica del cartel, ésta se va transformando poco a poco en Michael Jackson???

    Responder a Nayland Smith
  • Wiz!
    1/05/2010 | 23:20

    Dios! Cuando me hiciste acordar de esta serie me vino a la mente el mismo episodio de la planta, fue uno de los mejores!
    Aunque igual habían unos que daban pena como un chico que se convierte en una especie de superhéroe-goma.
    ¡Que bueno es ver tu blog después de tanto tiempo! Sigue siendo uno de los mejores ^^

    Responder a Wiz!
    • Carlos Minguez de Diego
      4/11/2016 | 16:53

      Hola, el que dices del chico que se convierte en súperhéroe goma se llamaba ‘El ataque del mutante’, y sí, era bastante lamentable aquel episodio, pero te aseguro que el original del libro (el episodio de la serie se basa a su vez en el del libro) era muuuuy bueno, eh.

      Pero claro, en la serie tuvieron el problema de que era muy difícil plasmar la novela en un capítulo de tv y quedó un poquito cutre xD

      Saludos!

  • mikibastar
    2/05/2010 | 6:40

    Tengo al rededor de 12 títulos de «escalofrios», me gustaba mucho leerlos cuando era chaval… que buenos recuerdos me trae ionlitio.

    Responder a mikibastar
  • Mr. Selfdestruction
    3/05/2010 | 15:44

    Waaaaaaa!! Que miedo que me daba el perro cuando se le ponian los «ojos triposos» en el opening!!! hasta me tapaba los ojos para no verlo!!

    Responder a Mr. Selfdestruction
  • Truch
    3/05/2010 | 21:05

    Yo recuerdo los libros, pero apenas podia permitirme uno….

    Recuerdo la serie, me recordaba a otra que daban en canal+, cuentos de medianoche…o algo así…

    Yo soy más de los libros de «elige tu propia aventura»

    Responder a Truch
  • Anonimatus
    4/05/2010 | 11:07

    Yo prefería «El Club de la Medianoche», no se si por el hecho de que se emitió antes en España o porque daba más miedo que «Pesadillas».

    Mi episodio favorito era aquel en el que unos niños sospechaban que sus nuevos vecinos (un matrimonio con un niño pequeño) eran vampiros, al final se convncen de que están equivocados cuando los padres demuestran que son humanos y deciden invitar al niño pequeño a su casa solo para descubrirse en el giro final que el niño es realmente un vampiro y que sus supuestos padres son sus sirvientes humanos.

    Responder a Anonimatus
  • DGC
    4/05/2010 | 15:31

    Joder que buenos recuerdos me trae esta pagina. Llevo leyéndola alrededor de un año y nunca había escrito, pero ya me habéis tocado demasiado la fibra sensible. Recuero a un antiguo colega hablarne de los libros cuando aun no eran demasiado conocidos, me decía que acojonaban mazo, claro éramos unos niños… Tambien recuerdo uno de ellos, yo creo que el más famoso, sangre de mostruo. Este colega jamas llegó a dejarme ningún libro (ni yo a comprarlos) pero si que vi la serie de una calidad algo justa y es que claro, no podían hacer capítulos que jiñaran a los niños de manera traúmatica y encima ponerlos en horario infantil… Yo creo que estos libros/capítulos son los que dieron origen a mi humilda afición por el genero de terror (por cierto un artículo sobre la saga Saw no estaría mal). En fin que debería haber escrito antes y compartir mis recuerdos. Espero tener más líenas en el futuro. Otro gran artículo

    Responder a DGC
  • UnTipoBipolar
    5/05/2010 | 23:32

    No bajes al sotano es sin duda uno de los mejores!!!!
    Pedazo de artículo,si señor! También habría que hablar de los Animorfs, que tenian el mismo formato de libro de bolsillo y que tuvieron un tiron increible durante unos años….y luego desaparecieron sin dejar rastro.

    Responder a UnTipoBipolar
  • Ark
    12/05/2010 | 3:28

    Yo de pesadillas me mude rapido al «rey» a King. Recuerdo que me gustaban.

    A tenor de lo leido me ha venido a la memoria el final de un capitulo cuyo nombre no recuerdo; En un campamento los chicos protagonistas se enfrentaban a un hombre lobo (creo), y todo resultaba ser una rebuscada prueba de supervivencia. Justo al final los padres felicitaban al crio por superar la prueba y le decían que ya estaba preparado para viajar al planeta tierra (((ostia))) primerisimo plano de la nuca del chaval donde aparece un tercer ojo, fundido en negro, fin de capitulo.

    Responder a Ark
  • Coffe
    22/06/2010 | 5:17

    Oh «Escalofrios»…ese libro de «No bajes al sotano» tambien me traumo un poco, recuerdo que iba cada una o dos semanas a la biblioteca de mi colegio para alquilar un libro de esos…hast que mi madre me los prohibio porque no podia dormir bien haha soy demasiado miedosa.

    Responder a Coffe
  • Jordi
    13/12/2010 | 13:34

    Osti que recuerdos!!
    Tenía casi todos! Me deben faltar los 10 últimos.
    También me compré los de la colección ‘La calle del terror’ y ‘Thrillers’, del mismo autor. Tenía tropecientos mil.
    Y los sigo teniendo en casa de mi madre jeje
    Cuando me independicé no me los pude llevar por falta de espacio pero le dije que no los tirara y ahí siguen llenando estanterías en la que era mi habitación.

    Responder a Jordi
  • Rociiio
    14/03/2011 | 23:33

    Aixx..!!! Pesadillas…!! yo me enganché muchísimo a éstos libros. Disfrutaba leyéndolos y me identificaba mucho con los personajes, ya que todos o casi todos eran niños de mi misma edad (once o doce años).
    Me compré la colección entera, y aún los guardo con mucho cariño. Me dio tan fuerte con ellos que algunos me los leí más de una vez. Y és en el dia de hoy y aún me acuerdo de cada título con su correspondiente historia!! jeje

    Lo de la serie de TV ya és otro cantar… ya que cuando la emitieron yo ya me había leído muchos de los libros, y en comparación no había color…
    Pero bueno, aunque és verdad que era mala malísima y bastante cutre depende de cual, al fin y al cabo hay que tener en cuenta que iba dirigida a los niños.

    En fin, que por mi parte todo són elogios!! :)) para éstos libros y otros similares de esa época: escalofrios, fantasmas de fear street, animorhps, fantasville… (aunque bueno, éstos últimos en menor medida)

    Ah!! y poco después me enganché a la colección «la calle del terror», que también era de RL Stine, pero ésta iba dirigida a lectores un poco mayores (aunque no mucho más…)

    Responder a Rociiio
  • Dimitri
    27/05/2011 | 5:31

    cuando era niño lei unos cuentos de ellos asi como vi la serie de tv pero no llegaron a cautivarme de todo dechos los que lei de la serie

    Escalofrios no los compre era de mi amiga Angela sinembargo si compre otros libros del autor R.L Stien como

    la hora de las pesadillas(cuentos breves pero interesantes)

    la final de la noche (cuentos breves y poemas)

    peligro la historias favoritas de R.L Stien (cuentos poemas y un comic) mi favorito de los tres

    libros de sagas similares como Bone chillers Betsy Haynes.

    Fantasmas de Fear Street «de R.L Stien (compre como tres o cuatro)

    castillo del terro de varios autores mexicanos

    Y mi sagas favorita de este genero Fantasville(Spooksville)

    las portadas era un tanto curs pero considero que esta saga

    tiene mas calidad literaria que el sobre valorado pesadillas para ustedes los españoles o escalofrios para los latinos

    tengo los 21 libros tradusidos lastima que son en realidad 24 quedando ineditos los tres ulltimos en nuestro idioma

    bueno cundo menos ya los lei en ingles pero no ese lo mismo que tenrlos en fisico y en nuestro idioma

    tengo la esperansa de si ay una reimpersion traducasn los tres ultimos de esta hermosa saga

    Responder a Dimitri
    • Darío
      9/01/2015 | 12:15

      He leido que tienes la saga de libros Fantasville y estoy interesado en la noche del vampiro, que no he podido leer. Estarías dispuesto a vendermelo? Si es asi por favor contacta conmigo dario.rsj@gmail.com Gracias y un saludo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.