May
26
2009

He-Man: Figuras de acción (II)

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Este artículo es una continuación de: He-Man: Figuras de acción

He-Man - Figuras de acción II - Portada

Me ha llevado mucho tiempo, pero por fin he reunido las fuerzas necesarias para desenterrar los viejos muñecos de He-Man de su caja y escribir la segunda parte del artículo que veis enlazado más arriba.

No es que no disfrute hablando sobre uno de los juguetes que más horas de diversión me proporcionaron durante mi infancia, es sencillamente que cada vez encuentro más temas sobre los que escribir y este solo es uno más, por el que quizá, eso sí, siento un especial cariño.

Para no andar pensando en qué muñecos comentar esta vez (soy así de vago; demandadme), de todas las figuras que mencionasteis en los comentarios del artículo anterior he escogido cinco. Curiosamente, cuatro de ellas pertenecen a la Horda de Hordak. Bienvenidos, pues, una vez más, a la Cueva del Terror.

Leech

MOTU - Leech (muñeco)Según la caja del juguete, este hombre-dragón era el Maestro de la Succión de la Horda del Terror. Desconozco si en la serie de televisión de “She-Ra” esto se traducía en una habilidad sexual innata y espectacular, pero la capacidad succionadora del muñeco se evidenciaba en la presencia de ventosas en boca, manos y pies. De ahí que algunos también conocieran a Leech como el Maestro de ir Cogiendo Porquería por Ahí.

Aunque de niño uno agradecía cualquier esfuerzo de Mattel por innovar y alejarse de los moldes de las primeras figuras de la colección, Leech fue uno de los muñecos más decepcionantes de mi infancia, ya que, después de haber jugado un solo día con él, ya no volví a conseguir que se pegara a nada en absoluto, ni siquiera a mi póster de Phoebe Cates.

Tan mala impresión me causó esta figura que acabé mordisqueando todas sus ventosas. No obstante, y mirándolo por el lado bueno, mi venganza me transportó a un maravilloso mundo de fantasía donde conocí a unos duendes la mar de simpáticos. Mi teoría es que si huele bien y sabe bien, no puede ser tóxico.

Grizzlor

MOTU - Grizzlor (muñeco)Grizzlor era el sicario estúpido de la Horda del Terror. El más estúpido de ellos, quiero decir; un imbécil redomado que resolvía todo por medio de la fuerza bruta y al que Hordak solo acudía cuando hacía falta subir las maletas al trastero o abrir un bote de pepinillos.

A diferencia de Beast Man, la peluda mano derecha de Skeletor, el muñeco de Grizzlor tenía pelo de verdad. Y esta cualidad, pese a su cara de simio salvaje con conjuntivitis, lo convertía en una criaturita adorable. Cuando pienso en la vida cotidiana de Grizzlor, limpiando el cubil del dragón o echando pan a los cuervos del árbol encantado, me lo imagino cruzándose con alguno de sus compañeros y recibiendo, sin venir a cuento, un fuerte abrazo o una caricia detrás de las orejas. Aunque, por supuesto, nadie en la Horda se atrevía a entrar en el baño detrás de Grizzlor.

Uno de los mayores problemas de este muñeco era tener también el Slime Pit, más conocido en España como la Masa Siniestra. Cada día que pasaba, uno deseaba más y más meter a Grizzlor bajo aquel cráneo de dinosaurio y someterlo al poder del todopoderoso moco verde. En el fondo, cualquier niño sabía que el blandiblub estropearía el muñeco, pero el deseo era casi irrefrenable. ¡Éramos críos, desencadenadores de caos!

Por suerte para Grizzlor, supe contenerme y mantener a salvo su lustrosa mata de pelo, aunque siempre he sentido curiosidad por saber cómo sería sin ella.

Mantenna

MOTU - Mantenna (muñeco)No sé qué clase de convocatoria realizaría Hordak para reclutar a sus esbirros, pero desde luego la leyenda “Aberraciones de la naturaleza abstenerse” no debía de figurar en ningún sitio. Como veis en la imagen, Mantenna parece el fruto de haber metido en una coctelera cósmica un montón de bichos, cada uno de su padre y de su madre, solo por la curiosidad de ver qué salía luego. Ojos como pelotas de tenis, cabeza con forma de pajarita, boca de insecto, piel azulgrana, cuatro piernas siamesas… Qué cruel puedes ser a veces, Madre Naturaleza.

El poder de Mantenna tampoco era nada del otro mundo: tenía ojos “eyectables”, como los cuernos de los caracoles. Esto sin duda le ayudó a conseguir el puesto de espía en la Horda, así como el de mayordomo, ya que era el único que no tenía que ponerse de puntillas para ver si había polvo en las baldas más altas de la Cueva del Terror.

Si no recuerdo mal, en los cómics (y creo que también en la serie de dibujos) Mantenna podía lanzar rayos por los ojos. Por eso, siempre los tenía inyectados en sangre y no ganaba para colirios. Pobre, pobre Mantenna…

Extendar

MOTU - Extendar (muñeco)Extendar era un tipo del montón y, por lo tanto, no cumplía uno de los dos requisitos indispensables para incorporarse a cualquiera de los bandos de los Masters, esto es, ser un monstruo de feria o poseer habilidades extraordinarias exteriorizadas en alguna clase de deformidad. (El otro requisito, como todo el mundo sabe, era tener un cociente intelectual inferior a 80 o, en el caso de las fuerzas del mal, a 60; pero esto era pan comido para los habitantes de Eternia.)

Así pues, Extendar tuvo una charla con Hordak y decidió someterse a uno de sus experimentos, convirtiéndose así en un androide capaz de extender cuello, abdomen y extremidades. Oh, lo siento, Mekaneck, pero ya no te necesitamos; tú solo puedes estirar el cuello. Vuelve cuando te crezcan cuernos o te salga cola.

Yo siempre consideré a Extendar el Master más impresionante de mi colección, aquel al que debía recurrir de inmediato si alguna batalla imaginaria se torcía. La razón era muy sencilla: una vez habías extendido todas las partes de su cuerpo, Extendar sacaba más de tres cabezas a cualquier otro muñeco. Incluso el omnipotente He-Man quedaba ridículo a su lado. Esto, por otro lado, convertía a Extendar en un blanco fácil para sus enemigos. ¿O no? Pues no, porque también su escudo era desplegable. Además, si fracasaba como guerrero del bien, siempre podría dedicarse a jugar al baloncesto o a enviar spam con el nombre de asunto enlarge your penis.

Mosquitor

MOTU - Mosquitor (muñeco)Junto a Modulok, Mosquitor era uno de mis Masters favoritos. También fue uno de los últimos que salieron a la venta de la llamada línea clásica; razón por la que no se parecía en nada a ningún otro muñeco de la colección. Mosquitor era sólido y pesado, tenía una cabeza muy vistosa y si pulsabas el botón que tenía a la espalda, un líquido rojo y viscoso (la sangre de sus víctimas, se supone; aunque seguramente se tratase de un mero tóxico mortal para los niños) fluía detrás de la placa de plástico transparente de su pecho. Y es que eso es lo que hacen los mosquitos: chupar sangre. Y si añadís una “r” al final de la palabra mosquito, ya tenéis el nombre de otro miembro de la Horda del Terror. Originalidad al poder.

Mirándolo bien, ahora me doy cuenta de que el menor de los problemas de He-Man y sus aliados en caso de toparse con Mosquitor sería la pérdida de sangre y una ligera picazón a la mañana siguiente. ¿Os imagináis cómo sería que os clavasen esa enorme probóscide metálica? ¿Soy al único que la “expresión probóscide” metálica le suena fatal? Suerte que en Eternia también vendían Kill-Paff.

Como era medio insecto, medio hombre, medio robot (150% Master del Universo), Mosquitor no sabía pronunciar la letra “s”, utilizando en su lugar una plétora de zetas. Conclusión: Mosquitor era gaditano o malagueño y un poco tartaja.

Y hasta aquí, todo por ahora. ¿Tenéis alguna petición para artículos futuros?

También en ion litio…

He-Man y She-Ra: Especial de Navidad
La Cueva del Terror de He-Man
He-Man y los Amos del Universo

Etiquetas: ,

Categorías: Juguetes-juegos

17 comentarios

  • Calintz
    26/05/2009 | 8:13

    Hostias, yo tuve todos los de este artículo… xD

    – Leech era particularmente odiable, porque el botón-palanca de la espalda para accionar la ventosa de la boca te pillaba el dedo en el 90% de las veces que lo utilizabas, con lo que el bicho quedaba siempre relegado a las filas más traseras de la estantería de cualquiera que se preocupara por la integridad de sus falanges.

    – Grizzlor molaba, lástima que no se por qué me diera el flus de pegarle fuego… Años más tarde, encontré a otro enfermazo que también lo tenía y que le arrancó el pelaje para ver que, bajo el mismo, solo era un rectángulo de plástico color marrón, es que ni se habían molestado en hacerle alguna veta, o algún dibujo, tal cual.

    – Mantenna era tan absurdo que era de mis favoritos, nada más que añadir.

    – Extendar me duró dos telediarios, luego se le partió una de las piernas y el pobre se quedó cogiendo polvo para los restos.

    – Mosquitor era cojonudo, aunque su utilidad como muñeco era bastante más dudosa que su utilidad como arma arrojadiza, porque cómo pesaba el cabrón…

    Responder a Calintz
  • Álvarez del Vayo
    26/05/2009 | 8:32

    Me ha encantado el artículo.

    Aunque recuerdo a Leech con cariño. Eso sí, como ha dicho Calintz, me pillaba los dedos de vez en cuando.

    Sobre lo de las ideas, pues cada vez que te apetezca puedes ir haciendo esto con 4 ó 5 nuevas figuras de las que tengas.

    La mar de entretenido que es leerlo 😀

    Responder a Álvarez del Vayo
  • Vladek
    26/05/2009 | 9:18

    Los tengo todos de esta articulo, yo pense que extendar era bueno.

    Interesantes de la horda del terror que quedaban son el stromtrooper soldado de Hordak(muñeco que cayo en combate en manos de mi hermano) , las versiones de Hordak (mi favorita huracán hordak). Modulok y multibot (que podías montar en bizarras versiones y mezclando piezas).

    Pero sin embargo mi favorito de todos esos era Mosquitor era muy original. Me encantaba.

    Los siguientes articulos de Masters podrían o ser los castillos, o vehículos o los hombres serpiente.

    Responder a Vladek
  • Jeshua_Morbus
    26/05/2009 | 10:25

    Yo, de He-Man sólo llegué a tener un objeto, más concretamente “la mosca” de Skeletor (ni idea de cómo se llamaba en realidad tan estrafalario (y horripilante según mi madre) vehículo). Lo que sé es que tal monstruosidad fue el regalo por el que más insistí en toda mi vida y del que más disfruté también (mi madre dixit again, que yo ya no me acuerdo : P).

    En fin, que sugiero que hables de “la mosca” XD

    Responder a Jeshua_Morbus
  • Allbert
    26/05/2009 | 13:59

    Joder! Yo de esos tenía el Leech, el Extendar y el Moskito xDD Ya ni me acordaba :O

    Responder a Allbert
  • El niño de la Grua
    26/05/2009 | 14:16

    … hay que ver que feos me parecen ahora y lo que me molaban antes de pequeñajo… en fin, la edad… que lo estropea todo.

    Responder a El niño de la Grua
  • Juan Diez
    26/05/2009 | 16:17

    No veas lo que me he podido reir con este post.

    Yo tenia pocos Masters, porque era mas de otros juguetes, como los clic. De los que mencionas tenia al peludo y al mosquito. Tambien me compraron uno que venia con muchas piezas y lo podias montar de distintas maneras, pero perdi casi todas. Que recuerdos!

    Responder a Juan Diez
  • ToOL
    26/05/2009 | 19:25

    Tremendo el artículo. No tengo palabras. Me he partido la caja de lo lindo.

    Responder a ToOL
  • gmassa
    26/05/2009 | 22:35

    Fuaa! que recuerdos!! madre mía

    yo además también tuve el He-Man y Skeletor de las Nuevas Aventuras de He-Man, nada que ver con la variedad, musculosidad y imaginación de las primeras figuras:
    http://www.he-man.org/primary_sects/toys/html/collector_guides/he-man/cg_hm_i.shtml

    Muy buenos todos los artículos, me encanta esta pagina!

    Responder a gmassa
  • morri
    27/05/2009 | 9:39

    ¡Ostras! Yo tenía el Mantenna ese, ni me acordaba ya XDDD Qué grande. Creo que tenía otro que era de color verde y tenía la piel como si fuese pelo corto, pero no recuerdo ni como se llamaba ni nada. Si te suena te puede servir para el próximo post XD

    Responder a morri
  • cody
    27/05/2009 | 14:56

    Grandes esos Masters. Podrías dedicarle un post a los gijoes, por favor?

    Responder a cody
  • Crowler
    27/05/2009 | 17:42

    Yo tuve a He-Man (regalo de un vecino) cuando solo tenia 8 años, pero se me ocurrió dejarlo encima de una silla mientras me iba a merendar, nada mas sacarlo de su caja…. y sucedió lo inevitable… mi perro se le comió las dos piernas. Ver a un He-Man (“machote” en el diccionario de inglés que tuve de pequeño. La de risas que me pude echar) sin piernas, y solo con dos muñones mordidos, sin poder sostenerse, hizo que mi concepto de “machote” quedara por los suelos. Acabó en un cajón olvidadoy luego, supongo… en la basura. Que triste final para tan magno heroe. xDD

    Responder a Crowler
  • Azrael
    27/05/2009 | 19:44

    yo tenia al mejor personaje de la serie sin duda alguna….. SKELETOR… ademas tuve el baston de skeletor xD weno cuando digo “tuve” es “tengo en el trastero” xD

    Responder a Azrael
  • hahajejeje
    27/05/2009 | 23:04

    ajajaj Leech..ese si era un personaje!
    al igual que tu,yo tambien le mordisquie las pattitas…mmm…ese sabor a plastico esta volviendo a mi boca 😀

    Responder a hahajejeje
  • Ervin
    27/05/2009 | 23:45

    Yo tenía a Matenna, Grizzlor y Extendar, pero, como a Calintz, el larguirucho tardó poco en rompérseme : – (

    Este blog mola. Seguid así.

    Responder a Ervin
  • El Tipo de la Brocha
    31/05/2009 | 21:52

    Muy bien. Me apunto un Hurricane Hordak, un Horde Trooper, un Fright Fighter (“la mosca”), un Moss Man y un Skeletor (sin dragón a la chepa).

    A Modulok creo que le dedicaré un artículo aparte.

    Responder a El Tipo de la Brocha
  • El Crazy Xabi
    19/07/2009 | 0:19

    que risas de post!! y que recuerdos!! alguno más cree que las extensiones de Extendar daban pena?

    Responder a El Crazy Xabi

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.