May
22
2013

Ghoulies II

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Ghoulies II - PortadaHoy os voy a hablar de una de las pelis de mi infancia y de paso demostraros que eso que dicen de “segundas partes nunca fueron buenas” no es una regla universal. De hecho, ya he mandado los papeles para que lo retiren del refranero popular.

La primera parte de “Ghoulies” tenía unas lagunas en el guión espectaculares (parecían más océanos que lagunas), unos sinsentidos increíbles y bolas de dragón, porque al final todos los que habían muerto a lo largo de la peli resucitaban como si nada. Aún así se les podía perdonar porque era evidente que el presupuesto era escaso o inexistente.

La segunda parte, “Ghoulies II” es del 87. Lo sé porque debo ser de los pocos que consultan los créditos para estas cosas y lo pone bien clarito: MCMLXXXVII. Luego se queja la gente de que aprender números romanos es una tontería porque no tiene aplicaciones en la vida real. El caso es que no es la continuación de la anterior sino que es otra historia que lo único en lo coincide es en las simpáticas y horrendas criaturillas que nos deleitarán con sus inocentes y mortales travesuras.

Todo comienza en el interior de un camión. Un joven conduce y un viejo borrachuzo no para de divagar sobre la magia y lo mucho que brilla la luna esa noche cuando un fallo en el vehículo les obliga a buscar un taller. Paralelamente, un hombre corre entre la niebla cargando lo que parece ser un saco de patatas y vemos como tres individuos que llevan palos y van vestidos con batamantas le persiguen en la oscuridad.

Ghoulies II - Persecución

Las apariencias engañan porque el que parece ser un gitano robando en un huerto por la noche se supone que es un sacerdote. Y digo que se supone porque no lleva alzacuellos y para mi si no lleva alzacuellos no puede ser un cura. ¿Qué será lo siguiente? ¿Un cura llevando vaqueros en vez de sotana? ¡Ay, señor, señor! Al final encuentra refugio en un taller que tenía oportunamente la puerta abierta y, más oportunamente aún, un bidón humeante lleno de ácido corrosivo. Los perseguidores sospechan que se ha metido en el taller pero como la puerta la cerró el cura al entrar se marchan a buscarlo a otra parte. En este punto es importante saber que el saco no contiene patatas sino algo que se mueve y susurra de una forma que da muy mal rollito.

Acto seguido el cura enciende la luz (si alguna vez huís de alguien por la noche en la vida real procurad no hacer ruido ni encender luces porque os pillarán enseguida) y arroja el saco al bidón de ácido mientras recita unas palabras. De lo poco que dice podemos deducir que los que lo perseguían eran de una secta satánica y lo que lleva en el saco son criaturas infernales. De pronto, hace acto de presencia un diablillo volador muy muy feo.

Como si la escena estuviese ensayada, el bicho se le echa encima y “accidentalmente” el pobre hombre cae justamente en el bidón y muere en el acto. ¿Os acordáis del camión de antes? ¿El que necesitaba encontrar un taller? ¿A que no sabéis en qué taller para? Exacto. No os lo dije antes pero tenéis que saber que no es un camión cualquiera; es un camión de la feria. Más concretamente el que contiene la atracción de la típica casa del terror que aquí se llama “La guarida de Satán”. Omitiendo el allanamiento de morada y el robo que cometen los feriantes lo único digno de mención es que los adorables diablillos han sobrevivido al ácido y los dibujos de demonios que adornan el camión les llaman tanto la atención que deciden esconderse ahí dentro.

Ghoulies II - Los Trotademonios

Os los presento de abajo a arriba: Sapito, Ratita, Gatito y Calvito. Hay que sumarles a Mantita, el que podía volar. Ya os podéis olvidar de la secta satánica y del cura porque no van ni a nombrarse en lo que queda de película. El camión se marcha y en la siguiente escena ya no es sólo de día sino que ya están terminando de montar la feria. Conocemos a dos personajes más: un enano que trabaja en La guarida de Satán y el hijo del dueño de la feria, que es el típico personaje rico y tocapelotas que estás deseando todo el rato que muera de una vez.

¿Habéis visto alguna vez a un enano haciendo un corte de mangas? Yo sí.

Ghoulies II - Corte de mangas

Después de una tronchante escena en la que vemos a los diablillos jugando con una guillotina y un péndulo de torturas (que en vez de ser de atrezo son de verdad), todos los feriantes se reúnen para escuchar lo que tiene que decir el ricachón. Los protas de la peli son el joven alias Tirillas y su borracho tío alias Borrachuzo (los del principio), el enano (Gorgorito), el rico (Gilito) y una rubia (Barbie) que le hace tilín al joven y añadirá a la trama la parte amorosa. Las tonterías amorosas las voy a omitir, que lo sepáis. Tirillas intenta invitar a Barbie a tomar algo pero la chica lo manda a tomar por… digamos que no le hace mucho caso.

En la reunión, Gilito les dice que la feria es un negocio y que prescindirán de cualquier atracción que no haya conseguido beneficios cuando se vayan del pueblo. Esto va dirigido a La guarida de Satán que no tiene ganancias. Aunque todo lo que dice Gilito tiene sentido y es lógico, el espectador no puede evitar querer partirle la cara. Lo mejor de todo es que tiene pensado sustituir la casa del terror por un número de lucha femenina en el barro y que Gorgorito sea el árbitro. Ahora me cae un poco mejor.

Aunque se supone que Borrachuzo está menos ebrio de lo normal, se defiende diciendo que lo verdaderamente importante no es el ganar dinero sino la magia de la feria. Dejemos a este hombre que siga viviendo en su mundo de fantasía porque, total, no le queda mucho tiempo de vida (esto es literal).

Ha pasado mucho tiempo sin que muera alguien pero pronto se va a solucionar. Una chica con un gato entra en escena. La chica conversa con su jefe y de pronto tira el gato al suelo (es demasiado forzado como para decir que se le cae). Obviamente, la chica va a buscarlo. Después de una recreación del chiste del perro Mistetas le dicen a la chica que han visto al gato rondando La guarida de Satán. Como os podéis imaginar, se masca la tragedia.

Gatito atrae a la chica con sus maullidos y no me preguntéis de dónde pero consigue una navaja de barbero muy bien afilada.

Ghoulies II - Gatito barbero

Más tarde aparece Borrachuzo más borracho que nunca. Se supone que muchos años antes él actuaba como mago y en sus manos lleva el típico libro de magia donde explican, por ejemplo, cómo invocar demonios… Un momento, tengo que consultar mi caja de Magia Borrás: un trozo de cuerda, conejos de gomaespuma, una varita, una guillotina falsa… No, el libro de conjuros del averno no es algo muy típico que digamos.

Pronuncia un conjuro de invocación demoníaca y acto seguido coge una chistera para hacer el truco del conejo. Y hay que reconocer que es bueno porque la chistera está realmente vacía cuando incluso se la pone en la cabeza, pero cuando mete la mano saca a Calvito. Más sorprendente es ver que el hombre no recibe ningún daño cuando aparecen el resto de demonios. El hombre está convencido de que ha sido él el que los ha invocado y se marcha a contarle a Gorgorito su gran hazaña. Pero nadie toma en serio a un alcohólico que afirma haber invocado demonios del inframundo.

Por otro lado, Gilito mueve ficha para verse a solas con Barbie (que participa en el número de la danza del vientre) y lo consigue. No os esperéis eróticos resultados porque una cama tamaño mini lo impedirá. Será después de la actuación de esa noche. Mientras tanto, en La guarida los únicos que visitan la atracción son dos niños (uno de ellos es el típico niño odioso) y un grupo de adolescentes malotes de esos que no respetan las normas porque se creen los reyes del mambo.

Los dos niños están decepcionados por lo cutre del lugar hasta que se encuentran con Ratita, que les vomita un líquido verde y se come una estrella ninja que le lanzan. ¿Os acordáis cuando de pequeños íbamos por ahí lanzando las estrellas ninja que nos salían en los Cheetos? Yo no.

Ghoulies II - Estrella ninja

Este encuentro sobreexcita de forma alarmante a los niños que piensan que es la cosa más divertida del mundo y deciden ir a avisar a todo el mundo para que no se lo pierdan. En cambio los adolescentes no tienen tanta suerte y el balance acaba con un herido, dos vomitados, un desaparecido y una navaja en manos de los demonios.

Los niños cuentan ante una multitud entusiasmada el episodio de la rata vomitona y los comentarios que se escuchan son inquietantes: “¿Ratas? ¡A mi me encantan! Fantaaaástico”. Van en manada a comprar sus entradas y cuando el adolescente herido sale gritando que les va a denunciar la multitud entra en éxtasis. Los demonios encuentran al adolescente desaparecido y le “enseñan” la navaja recién adquirida. Luego lo tumban en el potro de torturas. Por si esto no fuera poco deciden jugar al péndulo.

Una vez muerto, lo vendan y mientras esconden el cadáver en un sarcófago aparece la multitud que se queda encantada al ver a las criaturillas. Incluso llega un momento en que empiezan a jalearlas y éstas hasta hacen una reverencia al público porque lo están petando.

Ghoulies 2 - Chocando

Borrachuzo se despierta y decide no volver a beber para que lo tomen en serio con lo de los demonios. Así de fácil, en un momento. ¡Aprende de él Tony Stark! Viejales (como ya no es un borracho le cambio el nombre) descubre sangre en el péndulo y llega a la conclusión de que invocar demonios igual no es tan divertido como le parecía cuando estaba tajado. Después de un pequeño enfrentamiento, sigue las instrucciones del libro para realizar una “desconvocación demoníaca”.

Todo sucede muy rápido. Pinta un pentagrama con su propia sangre y, en un sinsentido del guión, el libro de magia del que en ningún momento se ha explicado su origen parece ser auténtico porque cuando comienza el conjuro los demonios tratan de quitarle el libro. Gracias a una baraja de cartas sobrevive a un apuñalamiento con navaja en el corazón y, cuando grita de forma eufórica que no se puede matar a un mago porque es invencible, Ratita lo electrocuta con un cable pelado.

Ghoulies II - Pentagrama

Fuera, llega un coche patrulla con el adolescente herido de antes. Cuando registran la atracción se encuentran el cádaver de Viejales. Deducen que el pobre hombre iba muy borracho y se electrocutó accidentalmente con el cable. Un pentagrama dibujado en el suelo con sangre, una navaja, signos evidentes de lucha, una mordedura en el cuello… No, seguro que fue como dicen. Total, si hasta podemos ver como respira el supuesto fiambre.

Después de una secuencia que nos muestra cuánto está sufriendo Tirillas por la muerte de su tío y lo obsesionado que está Gorgorito con el café, nuestro pequeño amigo se encuentra cara a cara con la pandilla infernal y se marcha asustado. Llamadme cruel si queréis pero siempre que veo un enano subiendo unas escaleras no puedo evitar sonreír.

En un giro de los acontecimientos, Barbie se ve atraída por el aura de desgracia de Tirillas y después de contar al chico una lacrimógena historia de por qué tiene vértigo le consuela intercambiando fluidos bucales. Ya de noche, Tirillas se dirige a abrir La guarida pero, según una orden judicial, ahora Gilito es el dueño. Llama la atención la escopeta “reglamentaria” del guardia de seguridad que han contratado.

Cuando Tirillas está recogiendo sus cosas se encuentra a Gorgorito metido en un baúl y éste lo pone al corriente de la situación. Los demonios hacen acto de presencia y hay otro enfrentamiento. Después de varias heridas y una pequeña electrocución, Tirillas sale a pedir ayuda a los demás feriantes. Además, descubrimos lo observadora que es Barbie ya que pasa por alto la herida sangrante del pecho de Tirillas y se fija en la quemadura, apenas visible, de su mano.

Ghoulies II - Feriantes

Los feriantes se encuentran con una situación dantesca. Mientras los demonios torturan e intentan matar a un par de chicos, la multitud de antes (la que adoraba las ratas) se lo está pasando pipa. Hacen que se marche la plebe y liberan a los torturados pero no consiguen ni hacerles costillas a los monstruitos. Ni el forzudo a garrotazos ni el escupefuego. Ni siquiera a tiros. Nada les hace daño y aprovechan la confusión para salir al exterior de La guarida.

Tirillas le pide a Gilito que cierre la feria antes de que se líe parda y a éste no se le ocurre otra cosa que ofrecer una recompensa a quien le traiga viva una de las criaturas. Ante esta proposición le parten la cara. En la feria ya comienza el caos. Un payaso que sufre una amputación, atropellos en los coches de choque y una pareja que sale despedida del “Canguro Loco” con explosivos resultados.

Por algún extraño motivo que se me escapa, mientras que algunos corren directamente hacia la salida otros lo hacen en dirección contraria. Entre los gritos y la confusión, Gilito se esconde en los servicios y hace uso del WC. Es curioso pero al subir la tapa no ha visto a nuestro amigo Calvito. Por la cara y por como grita Gilito la cosa no acaba muy bien.

Ghoulies II - Trono

Cuando los protas deciden realizar el conjuro de desinvocación, Mantita les roba el libro y lo deja en lo alto de la noria, que está parada. Como Tirillas no puede subir porque tiene la mano quemada, Gorgorito se ofrece. La idea de ver a un enano escalando una noria es algo que me entusiasma pero Barbie nos corta el rollo y es ella quien sube a la noria. Es increíble como hay gente que vence en cuestión de segundos traumas que arrastraban durante años.

La chica recupera el libro y realizan el conjuro. Estaba convencido de que no iba a funcionar pero mira tú, funciona. Aparece un demonio del tamaño de una persona pero que es enorme si lo comparamos con el resto (lo llamaré Papá Demonio) y comienza a comerse a los diablillos. Todo parece ir bien salvo un pequeño detalle sin importancia: ¿cómo van a deshacerse de Papá Demonio?

Cuando lleva cuatro demonios ingeridos, este insaciable engendro piensa que Gorgorito también está en el menú y va a por él. No hay nada como una situación límite en la que puedes morir en cualquier momento para idear un plan perfecto y Tirillas llega a la conclusión de que a lo mejor es indestructible por fuera pero no por dentro. Hacen un cóctel molotov con un disfraz de mono y se lo dan de comer a Papá Demonio.

Ghoulies II - Mono molotov

Como esto es una película americana, el monstruo explota y todo parece haber acabado. Por la mañana, mientras la policía interroga a los feriantes, Tirillas y Barbie se largan rumbo a lo desconocido en un escarabajo descapotable. Conforme se alejan, la cámara se centra en los servicios y podemos escuchar como Calvito tira de la cisterna mientras ríe de forma maléfica.

Conclusión

Si eres aficionado a las películas ochenteras de serie B donde unas marionetas cutres y repulsivas se dedican a matar al personal o, simplemente, te apetece ver algo en lo que puedes desconectar perfectamente tus neuronas durante todo el metraje, ésta es tu película.

Pero si lo que queréis es traumatizar a un niño pequeño (cuanto menor sea, mayor será el trauma) también os valdrá porque lo de que siempre miro cuando subo la tapa es completamente cierto.

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Cine-TV

5 comentarios

  • Anonimatus
    22/05/2013 | 14:07

    Una de las mejores pelis de las que surgieron tras el éxito de Gremlins.

    Responder a Anonimatus
  • Requerido
    22/05/2013 | 18:28

    Yo vi una de las dos. No se si la primera o la segunda. Creo que son patéticas. Los personajes parecen abortos. Si los Gremlins era regular, sus secuelas son malísimas. De todos modos te felicito por el artículo. Todo lo de los 80 me parece entrañable a pesar de todo. Por cierto, esta era la típica película éxito de videoclub de la que después todo el mundo hablaba en el cole. Aunque en realidad no fuera para tanto.

    Responder a Requerido
  • DGrumpy
    24/05/2013 | 19:37

    Me encantaría que hicieran una peli en la que salieran los Critters, los Gremlins y los Ghoulies. Sería algo parecido a los Mercenarios, pero en vez de ser de acción sería de terror cutre de serie B de los 80. Fijo que petaba la taquilla

    Responder a DGrumpy
  • El Chachi
    26/05/2013 | 11:03

    Joer, que exitazo.

    Anonimatus: tendrías que definir el concepto que entiendes de “mejor”.

    Requerido: el tema es que no hay dos pelis de los Ghoulies ¡sino cuatro! Y con todo son productos superiores a las pelis que ponen por las tardes los fines de semana.

    DGrumpy: capaces son los de Hollywood. Si ya nos cruzaron Alien con Predator y se está hablando del remake de los Gremlins no lo descartes.

    Responder a El Chachi
    • Requerido
      1/06/2013 | 14:24

      ¡¡¡ ¿Cuatro? !!! Mare mía !!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.