jun
30
2011

Lock-On, las pistolas cibernéticas

por

Lock-On - Caja del juego

Corría el año 1996, y en el siempre saturado panorama de los juguetes para niños y preadolescentes, SEGA, conocida sobre todo por sus consolas de videojuegos, acababa de lanzar al mercado un producto que se salía de la norma de la casa: unas pistolas cibernéticas que nos permitían recrear juegos como “Virtua Cop” en la vida real.

¿Qué es exactamente Lock-On, os preguntaréis? Pues bien, este producto, surgido de la colaboración entre SEGA y Bandai (¡que guay!), es ni más ni menos que un juego de disparo virtual con sistema de localización del objetivo (Lock-On). O al menos, eso dice la caja.

En esencia, lo que hizo SEGA fue trasladar el concepto de Laser Tag a un “juguete” y venderlo a los chavales de la época una forma de “combate virtual”, algo por entonces absolutamente novedoso. Bueno, por entonces y ahora mismo, la verdad. Este “juguete” (y lo entrecomillo porque está inspirado en el sistema MILES, un equipamiento de entrenamiento militar basado en láseres) consistía en una pistola de rayos infrarrojos con un receptor asociado para “contar” los disparos que recibíamos. Es, en resumen, una forma tecnológicamente avanzada de trasladar los combates con armas virtuales a la vida real.

¿Quién no recuerda esos tiroteos con hermanos, primos y amigos varios en los que el proceso de “apuntado y disparo” se llevaba a cabo simplemente con el dedo índice y diciendo “pum pum”? Tiroteos siempre seguidos, evidentemente, de la posterior discusión: “Te he dado, te tienes que morir”, “No, que lo he esquivado”, “No lo puedes esquivar, es una bala”, “Bueno, es que llevaba chaleco”, etcétera, etcétera…

El sistema de Lock-On pretendía solventar este problema con un marcador de “impactos” al más puro estilo de un videojuego. Una pena que dicho marcador no fuera inmune a trampas, siendo la más típica de ellas el tapar el receptor situado en nuestra cabeza con la mano para que la señal de infrarrojos de la pistola no detectara el impacto. O, en su versión secundario, el disparar asomando el brazo desde esquina para no exponer nuestra cabeza (y por tanto nuestro receptor).

Pero lo mejor del sistema en sí no era la pistola, sino el conjunto del “visor” en sí, que situábamos sobre uno de nuestros ojos y nos permitía tener a la vista en todo momento los impactos recibidos. No sé si su semejanza con los scouter que usaban los saiyajin en “Dragon Ball” es una casualidad, aunque muy probablemente no lo sea. Y eso nos permitía lucir un aspecto de lo más molón emulando al mismísimo Vegeta, aunque con una pistola en las manos. En cualquier caso, ya sabéis… It’s over nine thousand!

Comparativa entre el visor de SEGA Lock-On y el scouter de Dragon Ball

De todas formas, si los contricantes eran más o menos honrados, el juego era bastante divertido, aunque no es que importara demasiado la puntería. Pensad en la precisión que tiene el mando a distancia de una tele… pues bien, esto era bastante parecido. Bastaba prácticamente con estar a la vista para recibir el impacto, así que la mayor parte de la estrategia del juego consistía en estar a cubierto todo lo posible. Vamos, como una partida a cualquier videojuego moderno clónico de “Gears of War”.

Me pregunto por qué, a día de hoy, no existe en el mercado un heredero tecnológicamente superior de este juguete. O quizá sí existe y no lo conozco. En cualquier caso, está claro que con las pistolas Lock-On la humanidad tocó techo en cuanto a tecnología aplicada a los juegos de la infancia. Después solo se inventó el Monopoly en el que se paga con tarjeta de crédito en lugar de con billetes de papel (que maldita la gracia que tiene) y poco más.

Fuentes:

“Lock-On” en Gizmos.es
Sega Lock-On (Wikipedia en inglés)

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

12 comentarios

  1. Pri-me-ro… Haha. Mariconas!!!

    Responder
  2. Este juego lo tenía yo, el problema es que solo incluía un visor y una pistola y bueno, al final resultaba un poco triste jugar si no tenías a un amigo con otro, como era mi caso, así que todo se resumía en que uno escapaba y el otro lo perseguía con la pistola.

    Responder
  3. Sí!!!! Otro de los legendarios artículos de Rafa sobre juguetes.

    La verdad es que, el juguete estaba bien pensado, (desde
    mi visión) pero no tenían esa tecnología de hoy día.

    Responder
  4. Anonimatus

    Creo que habría tenido más éxito si los hubieran vendido en packs de dos pistolas y dos visores en lugar de uno de cada.

    Responder
  5. Un juguete por desgracia demasiado caro para la época como para pretender que todos los padres compraran uno a sus retoños.

    Como dice Anonimatus, si al menos hubieran tenido la decencia de venderlo en pack doble para que dos personas pudieran enzarzarse en un tiroteo virtual quizá hubiera levantado las ventas del producto.

    Responder
  6. No era tan caro, yo tuve uno. Una tarde fuimos al Pryca (ahora Carrefour) con un amigo y nos compramos 2 cajitas. No recuerdo muy bien, pero para la época costaba cerca de 3.000 pesetas cada una. Tal vez ya eran las últimas unidades y por eso estaban “bien” de precio, si tenemos en cuenta que hace unos años 3.000 pelas eran 3.000 pelas…

    Y sobre la precisión, doy fe, era de lo peor, pero no veas si te sentías molón con el visor de los superguerreros del espacio jajaja Al final lo divertido era ir corriendo y dando volteretas flipándolo en colores con los sonidos todo cutres que emitían las pistolas y el “pip-pip-pip-pip” que te permitía escuchar por dónde andaba tu rival.

    Gran artículo como siempre q256, ni me acordaba de ellas.

    Responder
  7. gmassa

    Menudos juegazos se inventaban!!!

    Con lo que avanza la tecnologia y todavía no ha habido mejoras importantes en el mundo de las pistolas láser!

    Responder
  8. Feno

    pues la perfeción de ese juguete fue alcanzada con las pistolas de agua

    Responder
  9. Gabriel

    pues mira que si existe una nueva version de eso, solo que lo venden por DLC’s :P xD lo siento no pude evitar decirlo cuando lei la comparacion con el gears

    Responder
  10. jaume

    Yo sigo teniendo el mio, pero la pieza del scouter con una pinza no se donde para :-( Yo se lo ponia al perro de collar y lo perseguia con la pistola….

    Responder
  11. Segfault

    Acà en Argentina habìa salido un juguete parecido, rondando el año 2000 creo.

    Era una pistola laser, y un “cinturon doble” que se ponia a la altura del pecho, el cual tenia no recuerdo si uno o dos sensores (uno adelante, otro atras)

    Tambien se vendia por separado un robotito que se movia aleatoriamente de un lado a otro.

    Nunca lo pude tener (me imagino que era caro, estaba fuera del alcance de Santa Claus :P).

    Apenas recuerde el nombre, volverè :P jeje.

    Responder
  12. […] respecto a gadgets, porque respecto a juguetes, tener pistolas Lock On, simple y llanamente, fue el sumum de mi infancia friki. Me juego el cuello a que nadie ha oído […]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.