jun
4
2010

‘Kung-Fu Master’, adicción atemporal

por

Kung-Fu Master - PortadaHay muchos videojuegos de nuestra infancia de los que guardamos un magnífico recuerdo, pues tienen el honor de habernos hecho disfrutar durante horas y horas de vehemente diversión. Sin embargo, todos somos conscientes de que muchas de esas sensaciones están magnificadas por efecto de la nostalgia y la impresionable visión que teníamos de pequeños. De hecho, si hoy día nos pusieran delante esos juegos, a la inmensa mayoría no dedicaríamos más de un minuto. En cambio, habría otros, muy pocos, a los que… ¡no podríamos parar de jugar! Es el caso del título que hoy vamos a recordar.

“Kung-Fu Master” nació como máquina recreativa en Japón en 1984, basada en una película protagonizada por Jackie Chan y que, como dato anecdótico, fue rodada en Barcelona: “Wheels on Meals”. El éxito del videojuego le hizo dar pronto el salto a EEUU en primer término, para posteriormente extenderse por el mundo entero merced a las múltiples conversiones que se programaron para los sistemas de ocio electrónico domésticos.

La historia, bastante sencilla, contaba cómo dos enamorados, Thomas y Silvia, iban dando un alegre paseo cuando, de repente, eran atacados por un grupo de desconocidos. Thomas, experto en Kung-Fu, lograba dejar K.O. a varios de los atacantes, pero no podía evitar que, con la confusión de la pelea, el resto lograse secuestrar a su amada. Más tarde, una misteriosa carta firmada por un tal “X”, nos retaría a acudir al Templo del Diablo si queríamos volver a verla.

Kung-Fu Master - Carta

Nada más echar cinco duros a la máquina, la pantalla se oscurecía y se oía la voz de Thomas lanzar su peculiar grito de guerra, que venía a sonar algo así como “guatá”, pero que en cada barrio tenía su propia vocalización. En cualquier caso, dijera lo que dijera, el berrido nos ponía las pilas de inmediato, hasta el punto de que incluso llegábamos a leer la carta del tal “X”, que aparecía a continuación, pese a estar completamente en inglés.

Tras esto llegábamos a la primera de las 5 plantas del Templo del Diablo, que habíamos de recorrer horizontalmente, eliminando a cuantos enemigos salieran a nuestro paso a base de patadas, puñetazos y patadas voladoras. Con excepción de los jefes de fase, todos los rivales de las distintas plantas resultaban bastante sencillos de liquidar, siendo el principal peligro tener que hacer frente a un elevado número de ellos al mismo tiempo.

Kung-Fu Master - Cuchillos

El enemigo más común, la típica carne de cañón, nos atacaba sin más armas que sus puños, que levantaba amenazadoramente al aproximarse. Aunque era bastante asequible, no convenía relajarse en exceso, pues si nos agarraba hacía bajar nuestra vida a toda velocidad. Una variante de estos eran los enanos, a los que sólo podíamos derrotar con golpes bajos, con el peligro añadido de que en ocasiones saltaban, obligándonos a despacharlos con una patada voladora.

Los cuchilleros eran más peligrosos, y un impacto nos hacía perder más de un tercio de la vida. También había momentos en los que caían jarrones del techo, de los que emergían dragones que escupían fuego, o crías que reptaban hacia nosotros, quitándonos en ambos casos la mitad de la barra de vida. Existían igualmente una especie de esferas que permanecían unos segundos estáticas para, a continuación, explosionar arrojando tres proyectiles. Finalmente, una especie de insectos voladores completaban el plantel de antagonistas comunes a abatir.

Kung-Fu Master - Intro

En cuanto a los jefes de fase, también cada uno con su propio nombre por barriada, en primer lugar teníamos al “tío del palo”, un maromo con una estaca tan amenazadora como poco útil en tan inexpertas manos. En segunda posición llegaba “el de los bumeranes”, algo más complejillo pero igualmente asequible estando mínimamente atento al ir y venir de los proyectiles.

En la tercera planta hacía acto de presencia “el gigante”, un impresionante mastodonte que soltaba unas patadas que dolían fuera de la pantalla. Afortunadamente, daba más miedo que galletas. En cuarto lugar aparecía “el mago”, que no sólo conjuraba criaturas (una especie de búho), dobles de sí mismo y bolas de fuego, sino que además podía esfumarse ante nuestras narices. Este boss suponía un verdadero reto.

Para terminar, en el quinto piso nos enfrentábamos al enemigo final, “el karateka”, un tío de complexión similar a la de Thomas que era capaz de cubrirse de los golpes que le lanzábamos. Este hijo… de una señora estupenda seguro, me amargó la infancia.

Kung-Fu Master - Bumerán

Cuenta la leyenda que, una vez completado el juego, volvíamos a la primera planta, pero con la dificultad aumentada, y se nos concedía un pequeño galardón en forma de dragón. Debo reconocer que nunca logré tal gesta, así que agradeceré cualquier consejo de jugadores más experimentados que me sitúen en el buen camino (¿¡cómo me cargo al karateka!?).

Para terminar, me gustaría hacer una mención especial a la música de fondo que sonaba continuamente a lo largo de nuestro periplo por el Templo del Diablo. Se trataba de una sintonía monótona y repetitiva, pero… ¡era genial! Aumentaba las pulsaciones del jugador con poco más de tres acordes. No se puede lograr más con menos.

“Kung-Fu Master” era un juego tremendamente adictivo. No soy capaz de analizar racionalmente por qué, pero de pequeño me tenía bastante enganchado, y recientemente he tenido ocasión de volver a disfrutarlo, experimentando unas sensaciones muy similares. Creo que pocos títulos pueden presumir de haber envejecido mejor.

Fuentes

Kung-Fu Master (Wikipedia en español)

Sobre Cloro:

Tengo 3 años, soy de color blanco, y aunque me cuesta trabajo expresarme, entiendo un montón de palabras. Además me bañan con mucha regularidad y soy muy suave. Me gusta roer huesos, jugar a la pelota, dar la patita, que me rasquen detrás de las orejas, perseguir a los coches ladrando, robar comida del plato de mis amos... Y sí, aunque parezco un perro en realidad estoy como una cabra.

Ver más artículos de Cloro

16 comentarios

  1. dmalow

    Juas, recuerdo este juego. Su versión de NES fue el primer cartucho que pude comprarme tras ahorrar chopocientos días la escasa paga que me daban. Y tienes razón, la música era cansina, pero tremendamente pegadiza. Creo recordar que llegue a pasármelo, y es cierto, el juego empezaba de nuevo con más dificultad, los tíos que lanzaban cuchillos no paraban de salir y…Creo que voy a poner la NES de nuevo al lado de la tele

    Responder
  2. Anonimatus

    Aquí hay un link de un remake del juego para Windows:

    http://www.classic-retro-games.com/Kung-Fu-Master_155.html

    Responder
  3. EDO

    El juego no esta basado en una pelicula de Jackie chan, esta basado en una de Bruce Lee, “Game of death” http://www.imdb.com/title/tt0077594/

    Pelicula que se termino despues de la muerte de Bruce Lee y que trata de un heroe que entra en un templo de varios pisos donde en cada uno hay un experto en diferentes artes marciales que hay que derrotar.

    saludos.

    Responder
  4. Cloro

    Hola EDO, gracias por la puntualización, aunque según la fuente que consulté (Wikipedia) sí que se basaba en la de Jackie Chan.

    Además, le veo bastante lógica, pues “Wheels on meals” y “Kung-Fu Master” son coetáneas (la película se estrenó meses antes de la aparición de la recreativa), los nombres de los protagonistas coinciden (Thomas y Silvia) y el argumento también (secuestro de Silvia y el consiguiente rescate en el castillo de los maleantes).

    Responder
  5. EDO

    Hola Cloro, tienes razon en que la pelicula de jackie es coetanea con el videojuego y en la coincidencia de los nombres de los protagonistas, pero creo que el guion de Juego con la muerte coincide mas con Kung fu master,

    http://emisucio.wordpress.com/2009/12/23/la-pelicula-reina-de-la-bruceiplotation-juego-con-la-muerte-1978/

    Quiza tambien el final de “Wheels on meals” esta basado en la pelicula de Bruce Lee.

    Me ha gustado mucho tu articulo, Kung fu Master siempre siempre fue un juego que me encanto, es muy adictivo hay un juego que se parece que se llama Kuri Kinton de taito

    http://www.youtube.com/watch?v=BeJVcpUOnVk&feature=related

    saludos.

    Responder
  6. Cloro

    gracias por tus aportaciones EDO, no conocía el Kuri Kinton, tiene buena pinta ;)

    Responder
  7. DGC

    La de dinero que nos habremos dejado en recreativas y los buenos momentos que hemo vivido en ellas… Aun recuerdo unos recreativos que estaban al lado de mi casa y a su vez cercano a mi colegio, fueron de los últimos que yo conocí. Que lástima que no existan ya estos locales, en mi barrio cerraron el último yo creo que hará 10 años. En fin una pena…

    Responder
  8. Pues al wey del palo con un par de voladoras, al de los bumerans con patadas a la cara, al negrote con puñetazos al estomago, al brujo con golpes bajos, evitando a toda costavtirarle la mema…al ultimo es tecnica libre porque hubo veces que me desesperaba y se comenzaba a revuperar de energia.
    De chaval corria el mito de que si lo acababas 7 veces seguidas sin que te dieran un solo golpe , salia Sylvia desnuda….ya mayorcito pude verla en diferentes webs y hasta con una version emulada del nes.

    Responder
  9. Lord-J

    Buen artículo. Su conversión a la NES lo hizo un clásico de esta consola. Quizás unos de los primeros arcades del género Beat em´up, antes incluso que el no menos mítico double dragon? Saludos

    Responder
  10. señores: aqui tenneis a uno que consiguio 2 dragones o sea que me pase el juego 2 veces seguidas.la primera recreativa que me engancho cuando ni sikiera kcasi llegaba alos mandos hahaha

    Responder
  11. En el restaurante de mi familia tuvimos esa recreativa, así que jugabamos sin parar, entre mi hermano y yo creo que el record fue de darle 4 o 5 vueltas a la máquina, ¡que tiempos!.

    Responder
  12. Black

    Mira, aquí tienes un vídeo de la última fase, la verdad es que la estrategia que usa el autor es muy sencilla y efectiva
    http://www.youtube.com/watch?v=6xp8ogwKBT8
    Además me gusta como deja que le persigan los del cuchillo para evitar que aparezcan enemigos por detrás ya que siempre es más fácil esquivar cuchillos que matar enemigos

    Responder
  13. Cloro

    Gracias Black, ciertamente la estrategia contra el karateka, vista en el vídeo al menos, parece fácil (ya veremos qué tal se me da en la práctica)

    Responder
  14. […] Cloro en Kung Fu Master, Adicción atemporal Leroy Stick, ese último gran héroe, anónimo como Superman o Batman se mantiene firme, escribe, […]

    Responder
  15. Rubén

    Este juego junto con Shinobi ha sido mi favorito.. Comentar que ya había algunos “semi-trucos” que no funcionaban en el 100% de las ocasiones, pero era muy válido:
    – “El negro” consiste en ir directamente hacia él, hacerle un “guara” en carrera (jeje que palabrejas), en inmediatamente puñetazos bajos a toa mecha.
    – “El mago”, cuando te lo encuentras, tienes q ir hacia atrás, sin perderlo de vista, hasta que veas que se para. En ese momento, te quedas a esa altura (creo que coincide con una columna) y esperas al segundo 999. Cuando avanzas, invocará a su doble y esperas agachado pq te van a lanzar la de dios. Cuando paren, te levantas y vas hacia el mago original, que reculará hasta llegar a la escalera. Una vez allí no pares de dar puñetazos bajos.
    – “El karateka” no lo veo excesivamente difícil, pero la táctica (más que truco) es golpearle justo cuando el lo va a hacer.. Hay q estar bien de reflejos, pero weno jeje.

    Por último decir que, una vez conseguidos 3 dragones, vuelve otra vez a lo mismo, con los 3 dragones parpadeando, y una vez pasada esa pantalla, vuelven a salir los 3 dragones parpadeando, con lo cual no he llegado a comprobar si el juego tiene final o no.

    Saludos!!

    Responder
  16. César

    Yo he llegado a hacer 6 dragones o 7, mi primer truco era dar puñetazos ya que daba más puntaje, al dar esos puñetazos me agachaba de forma muy rapida, eso daba rapidez al juego(al caminar de Thomas),,, con el enemigo de 3rd floor era, como dijeron una patada boladora y golpes bajos(finalmente era el más fácil de vencer). El gran reto para mí era el Mago, yo lo enfrentaba a la distancia hasta que retrocediera. Al karateka del 5rd floor, no le daba respiro, le daba golpes bajos, me iba hacia atrás y volvía a darle golpes bajos rapidamente, repitiendo ésto una y otra vez, aunque a veces lo enfrentaba de otro modo.

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.