mar
12
2010

Fotografía publicitaria: maquilladores de alimentos

por

Fotografía publicitaria - Alimentos

Hace un par de semanas, hablábamos de algunas de las técnicas publicitarias empleadas en los supermercados para inducirnos a la compra. Un tema que al parecer despertó el interés de muchos de vosotros. Pues bien, hoy hablaremos de un campo directamente relacionado con la alimentación: la fotografía publicitaria de productos alimentarios.

Cuando hablamos de algunas curiosidades sobre la publicidad, mencionamos alguno de estos trucos, como los helados hechos a base de puré de patata para que resistieran el calor de los focos. Sin embargo, los ejemplos de hoy van un paso más allá.

La historia es de sobra conocida. Acudimos a un establecimiento de comida rápida (o incluso al supermercado) y compramos un producto atraídos por la fotografía del mismo. Una fotografía que, desgraciadamente, poco tiene que ver con la realidad.

Y es que la fotografía de alimentos no es ni mucho menos un trabajo fácil. En muchas ocasiones, por sabroso que sea un producto, directamente no es fotogénico. Y si no es fotogénico… no “vende”.

Fruto de esta necesidad de presentarnos los alimentos con un aspecto tan apetitoso como irreal, han surgido profesiones especializadas dentro del mercado publicitario. Hoy veremos uno de los ejemplos más curiosos: el trabajo de los maquilladores de comida.

Y es que como en casi todo en la publicidad, detrás de estas fotos de productos apetecibles siempre hay truco. La mayoría de las veces, si dieramos un mordisco a uno de dichos productos una vez hecha la foto, nos daríamos cuenta de que es de todo… excepto comestible. Y es que la mayoría de las veces se utilizan alimentos prácticamente crudos (el aspecto cocinado se les da con barnices) para que se degraden más lentamente bajo la potente luz de los focos y, por tanto, puedan ser sometidos a sesiones fotográficas más largas.

El siguiente vídeo es muy ilustrativo a este respecto. En él, podemos ver un ejemplo concreto de como se “maquillan” las hamburguesas que vemos en la fotografía de los establecimientos de comida rápida:

Más ilustrativo aún es el siguiente vídeo, perteneciente al portfolio de Wilson López, un fotógrafo especialista en fotografía de productos alimentarios. En él se aplican las técnicas que ya hemos visto en el vídeo anterior, como el uso de barnices sobre carne prácticamente cruda para darle un aspecto “cocinado”, o técnicas más artesanales como usar una percha de metal calentada al fuego para lograr en un bistec el aspecto final que tendría si hubiera sido hecho a la parrilla. Pero ante todo, es la clave es una buena iluminación y un meticulosa colocación de todos los elementos que componen el plato:

Curioso, ¿verdad? Estamos tan sugestionados por la publicidad que, a no ser que nos paremos a pensarlo, este engaño ni siquiera es percibido conscientemente. Pocas personas se paran a comparar el producto que tienen en sus manos con el de la fotografía. Y es que una vez que está hecha la venta y el consumidor ya ha desembolsado el importe, el resto no importa. Por cierto… ¿no tenéis hambre?

Fuentes:

“¿De verdad quieres una hamburguesa como la de la foto?” en No puedo creer que lo hayan inventado

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

14 comentarios

  1. Cada vez que leo cosas sobre esto (o cuando veo “Un día de furia” (http://www.youtube.com/watch?v=4yRVxnleW9I)) siempre me acabo acordando de técnicas tales como:
    1- Los cereales para desayuno: No se usa leche sino cola de carpintero.
    2- Los pollos que humean recién hechos o usan un efecto por ordenador o, usando una técnica algo más clásica, se mete un tampón en un ataza de agua, se mete dentro del microondas y, ale, vapor durante horas.
    3- ¿Alguien se acuerda del pavo de George Bush XD?

    Responder
  2. Y las tazas humeantes -y de aspecto delicioso- se graban con un cigarrillo escondido detrás. La espuma de los cafés y cervezas… con Fairy.

    ¿Hambre? ¡Me voy a por un Big Mac ahora mismo!

    Responder
  3. Jeje, no creo que seamos pocos los que nos fijamos en la foto despues de abrir el envoltorio (tal vez acompañado de algún improperio xD) pero como dices, poco arreglo tiene ya… o sí: no volver a comprarlo.

    En cuanto al artículo, creo que tiene una errata:

    “Una fotografía que, desgraciadamente, poco tiene que ver con la publicidad”

    Supongo que donde dice “publicidad” querías decir “realidad”.

    Un saludo!

    Responder
  4. Ataparu

    Y por supuesto George Bush con su pavo falso visitando las tropas en Irak.

    Responder
  5. yeyo

    Yo había escuchado hace años que cuando quieren hacer un filete o un pollo humeando le echan un poco de ácido por encima… aunque nunca supe si se trataba de una leyenda urbana…

    Responder
  6. Es cierto McQueen, quería decir “realidad”. Ahora lo corrijo. ¡Muchas gracias! :D

    Responder
  7. Truch

    SI

    HAMBRE; MUCHA HAMBRE y cuando me coma una Big Mac como poco me acordaré, compararé y me diré….

    Qué demonios! jajajaja

    :P muy apetitoso tu articulo!

    Responder
  8. sephil

    Si, nada como una Hamburguesa monstruo… ¿Qué? Sí, se llama Hamburguesa monstruo porque comparada con una ciudad de microbios, ÉSTA HAMBURGUESA es un Monstruo…

    Responder
  9. navarro

    ummmmm, hamburguesa barnizada, que rica, la proxima vez que vaya al mcdonals la voy a pedir, aunque posiblemente, no sepan lo que les pido, o si?

    Responder
  10. Anonimatus

    Cuando iba al colegio nos pusieron un documental en el que se nos explicaba estas técnicas y algunos trucos publicitarios que actuaban a nivel subconsciente.

    Una cosa que me llamó especialmente la atención fue que en la escena final de Psicosis, cuando Norman Bates mira a la cámara con una sonrisa maléfica, superponieron su imagen con la de una calavera para que diera más miedo.

    Responder
  11. gmassa

    Siempre he sentido curiosidad por los anuncios donde se untan rebanadas con algun tipo de crema (queso, mantequilla, nocilla…), todo un profesional el que unta el pan!

    Responder
  12. Anonimo

    Y no les saldria mas rentable cocinar uno de verdad? Es decir, por ejemplo para el chuleton, que se vayan de parrillada y despues de las fotografias se comen los veneficios…

    Responder
  13. rapaza

    Hay un proyecto alemán que sí que se dedica a comparar el producto con su fotografía. http://pundo3000.com/htms/1.htm
    Algunos como los pistachos o así aun se salvan, pero hay otross… madre míaaa jajaja

    Responder
  14. Ruben

    Por suerte, la tendencia en los últimos años es fotografiar comida que Se Pueda Comer: muchos clientes (chefs) se niegan a maquillar la comida, para no engañar a nadie. Y a mi, me parece genial!

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.