Mar
24
2016

Los Kaos de Bollycao

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

kaos-portada

Hubo una época feliz en que los niños y niñas no teníamos móvil, ni whatsapp (lógico: si no teníamos móvil…), y nuestro modo de relacionarnos pasaba por bajar a la calle y vernos las caras unos a otros. Para vencer al tedio teníamos que jugar, y algunos directivos de poderosas empresas vieron ahí una posibilidad de negocio: “¿qué tal si ofrecemos algún juguete con nuestro producto para que éste se venda más?”.

Ese tipo de ardid, que solemos llamar “valor añadido”, era absolutamente innecesario en el caso que vamos a analizar hoy: los Bollycaos estaban tan buenos que no necesitaban esta clase de argucias para venderse. Pero oye, si encima regalaban cosas, tampoco nos íbamos a quejar.

Aunque del regalo más conocido de los Bollycaos ya se ha hablado dos veces en este blog (me refiero a los famosas y divertidísimas pegatinas Toi, ya sean las originales o su versión 2.0), hoy me voy a referir a una moda que, aunque pasajera, supuso un auténtico furor en mi colegio: los Kaos, oficialmente llamados Bolly Kaos (que, por cierto, tienen página de Facebook que podéis consultar aquí).

Qué son los Kaos

Como quizá recordéis, los Kaos son una serie de tarjetas coleccionables que representaban a una serie de personajes (hasta un total de cincuenta) de aspecto diverso –desde los más “humanos” hasta seres robotizados o bien quimeras que mezclaban a hombres y mujeres con animales reales o ficticios, si no directamente bichos de aspecto extraterrestre.

Adonis, uno de los Kaos

Adonis, uno de los Kaos

Sea como fuere, cada personaje contaba con cuatro habilidades: Ataque, Inteligencia, Defensa y Velocidad. A cada una de estas cualidades correspondía un valor, variable según el personaje y, en cierto modo, equilibrado: si un personaje tenía gran Ataque y Velocidad, su Inteligencia y su Defensa estaban bajo mínimos, y viceversa.

Llegados a este punto, debo decir que una cosa siempre me llamó la atención: mientras que en Velocidad el valor máximo que podía tener un personaje era de 100.000, en Ataque era de 50.000, en Defensa 50.000 y en Inteligencia… 25. Los que no somos ni fuertes, ni rápidos, ni nos defendemos bien en el mundo real siempre vimos cierta crueldad en esta valoración que se daba a la inteligencia.

Pero dejemos los dramas personales para seguir hablando de los Kaos. Cada uno de los 50 personajes estaba en uno de los dos bandos: el rojo (llamados “Monsters”) o el azul (“Defenders”). Así, a cada carta le correspondía un número: el 1 de los azules, el 14 de los rojos… Esta numeración servía, además de para saber cuántos nos faltaban para acabar la colección, para hacerse rápidamente una idea de las habilidades de cada personaje: el número 1 de cada bando era invencible en Ataque y Velocidad, pero tenía los valores mínimos en Inteligencia y Defensa; el número 25, todo lo contrario, y los personajes intermedios iban escalonadamente ordenados según sus habilidades.

Un momento… ¿he dicho invencibles?

La pirámide de poder

La pirámide de poder

Efectivamente, el principal atractivo de los Kaos estaba en que, para coleccionarlos, no sólo estaba la opción de comer muchos Bollycaos, con el consiguiente deleite gustativo y posibles padecimientos coronarios. También podías ganarlos en combate contra tus amigos (advertencia: podías ganarlos, pero también perderlos. El mundo es un lugar así de cruel).

¿Cuál era la mecánica de los combates? En realidad, la idea no es muy original, pero los genios del Departamento de Inteligencia de Bollycao supieron darle un enfoque suficientemente dinámico como para generar adicción. Cada uno de los jugadores elegía un personaje de entre los que hubiera coleccionado.

Hecho esto, se lanzaba el “dado”, que no era sino una pirámide (llamada “Pirámide del poder”, nada menos) con una habilidad marcada en cada vértice: Ataque, Velocidad, Inteligencia o Defensa. El resto lo podéis imaginar: el vértice que quedaba hacia arriba señalaba qué habilidad era la que contaba para el combate, y el personaje con mayor valoración en ese campo era el que ganaba la partida, llevándose su propietario todas las cartas en juego.

El reverso de las tarjetas

El reverso de las tarjetas

De ahí que tuvieras que pensarte muy mucho qué carta jugar: si apostabas a un personaje muy especializado en uno de los ámbitos, era probable que cualquier medianía te ganase la partida; de ahí que fuese especialmente difícil ganar en una partida según qué cartas (dificultándose con ello, naturalmente, terminar la colección).

Aunque las normas eran sencillas, cada tarjeta las llevaba escritas en su reverso, para evitar dudas. Curiosamente, la última de las reglas dice que el ganador de la partida debía gritar “Kao!” para llevarse su merecido premio. Debo decir que jamás en mi vida escuché a nadie gritar tal cosa con este motivo (ni con ningún otro).

He de señalar también que, en mi colegio, en caso de empate no repetíamos el lanzamiento, sino que incorporábamos una segunda carta al combate, de modo que el ganador de la segunda pelea se llevaba las cartas tanto de ésta como de la primera (lo que en el mundillo del juego viene siendo similar a “doblar la apuesta”).

Breve conclusión

Aunque no fueron una fiebre demasiado duradera, lo cierto es que durante unos meses estas cartas circularon sin parar por los colegios, siendo un objeto fetiche para los niños y uno de los principales elementos confiscados por los profesores (siempre pensé que se los quedaban para jugar entre ellos, aunque este extremo nunca pudo ser confirmado). La verdad es que en la actualidad no guardo ninguna de estas cartas, lo que me ha impedido realizarles una foto; sin embargo, si buscáis por Internet, veréis que la gente que sí hizo la colección está dispuesta a venderla… aunque a precios quizá abusivos.

Igualmente, debo añadir que salió una segunda versión de los Kaos, llamada “Kaos: The Legend”. Sin embargo, eso es materia para otro artículo.

Fuentes:

“Bolly Kaos The Game” en Facebook
Herejeskill.zom
Todocolección.net

Etiquetas: , , ,

Categorías: Juguetes-juegos, Marketing-Publicidad

20 comentarios

  • Pges
    24/03/2016 | 20:50

    Qué tiempos los de los kaos. Yo debía ser muy buena jugadora o, seguramente, tenía mucha suerte, porque era raro que me comprasen un bollycao (ni siquiera me han entusiasmado nunca) y tenía un taco enorme…

    Responder a Pges
    • mastercaba
      25/03/2016 | 15:56

      Pues qué suerte, a mí me duraban un suspiro, y si encima comía pocos bollycaos… Supongo que para que alguien gane, otro tiene que perder. ¡Gracias por comentar!

  • BammBamm
    24/03/2016 | 20:57

    Jajaja que buenos recuerdos me a traido este articulo, soy una persona rara a la que no le gusta el chocolate y odiaba los bollycaos pero todabia conservo toda mi coleccion de kaos y kaos legend.

    Responder a BammBamm
    • mastercaba
      25/03/2016 | 15:57

      Vaya, parece que hemos agrupado aquí a varios usuarios que conseguían ganar sí o sí. ¡Qué envidia!

  • Litzer
    24/03/2016 | 21:23

    A más de uno le dará un golpe de nostalgia de 1999 al leer esto.

    En forocoches.com alguien subió la colección completa escaneada en alta calidad.

    Responder a Litzer
    • mastercaba
      25/03/2016 | 15:59

      1999 suena tan lejano… Con decir que la portada del Fifa 99 la ocupaba Morientes…

  • MaruChic
    24/03/2016 | 21:25

    Siempre me han encantado los bollycaos y, sinceramente, tiraba los kaos, nunca me han gustado ni interesado. Pero, ¡ojo! muy buen artículo, Mastercaba. Sigue así 😉

    Responder a MaruChic
    • mastercaba
      25/03/2016 | 16:00

      ¡Gracias, me alegro de que te haya gustado!

  • Wintan Zhang
    24/03/2016 | 21:48

    Aunque no se ha extendido hasta mi país, pero que interesante suena!!

    Responder a Wintan Zhang
    • mastercaba
      25/03/2016 | 16:01

      Pero… ¡has olvidado decirnos cuál es tu país! Quizá fuese un fenómeno local. Saludos.

  • Vladek
    25/03/2016 | 1:29

    Yo conseguí bastantes me gustaban los dibujos, lo que no se es como llegaron a mis manos teniendo en cuenta que no comía bollycaos.

    Los que tenían un octaedro y eran de caballeros eran los de Leyendas??

    Responder a Vladek
    • mastercaba
      25/03/2016 | 16:05

      Que yo recuerde, funcionaban con una pirámide y no con un octaedro. Sólo cambiaban las habilidades, que pasaban a ser Fuerza, Magia, Armas y Furia. Ya me diréis cómo lo hacíais para juntar tantos Kaos sin acudir a la tienda a por Bollycaos… ¡Gracias por comentar!

  • Dark Knight
    25/03/2016 | 12:45

    Uff que recuerdos. Luego sacaron otra versión mas en plan “magia”. Lo mejor de todo eran los nombres de algunas cartas, que no eran mas que palabras normales y corrientes puestas del revés, por ejemplo tenemos a

    Xavier: http://cloud2.todocoleccion.net/cromos-antiguos/tc/2014/08/01/10/44624311.jpg

    Belen: http://cloud2.todocoleccion.net/cromos-antiguos/tc/2015/04/01/10/48640316.jpg

    Alien: http://cloud2.todocoleccion.net/cromos-antiguos/tc/2015/04/01/10/48640320.jpg

    Responder a Dark Knight
    • mastercaba
      28/03/2016 | 12:38

      A veces las cosas más simples son las más efectivas. Yo, de los Kaos de la primera generación, recuerdo a un personaje al que le tenía una manía increíble por culpa de su nombre: Micro Murphy. Siempre pensaba que la ley homónima se cumplía cuando lo sacaba… ¡y así era!

    • Quark
      26/04/2016 | 11:21

      Yo tengo la teoría de que eran guiños a los involucrados en la creación de los Kaos o algo así. Aún recuerdo el momento exacto en el que me di cuenta de ello, en una clase de Educación Física por la tarde mientras miraba el “Olbap el Bueno” que alguien había tirado en el patio.
      Recuerdo que hubo varias fases: la de Kaos de ciencia ficción, la de espada y brujería, la de animales mutantes y otra de fantasía de tamaño pequeño.

  • DoZ
    29/03/2016 | 19:35

    No los recordaba, pero al leer el artículo y ver las fotos me han venido a la memoria. La verdad es que en mi zona/instituto no pegaron demasiado. Personalmente me parecía una copia barata del Magic. Y seguro que te seguía saliendo más barato hacer un mazo a base de comprar bollycaos que comprando sobres de Magic…

    Responder a DoZ
  • mastercaba
    30/03/2016 | 14:32

    Desde luego, es posible que los publicistas de Bollycao se inspirasen en las Magic, aunque me temo que no puedo confirmar ese dato (obviamente). En cualquier caso, celebro que tu memoria haya recibido un empujoncito con este artículo. De eso trata este blog, ¿no? ¡Saludos!

    Responder a mastercaba
  • Alejandro
    1/04/2016 | 13:29

    Claramente cualquier cosa confiscada por los maestros era para que jueguen entre ellos (tienen una especie de logia que se junta al final de las clases para armar torneos de lo que fuera).

    Saludos dese Argentina (donde nunca existieron los Bollycaos, asi que no sé de me pierdo, para bien o para mal)

    Responder a Alejandro
    • mastercaba
      1/04/2016 | 15:03

      ¡Así he imaginado siempre a los profesores! Respecto al Bollycao, es un bollo industrial delicioso que ha estado entre los niños españoles desde hace mucho tiempo. En esta misma web puedes leer sobre una de sus variantes: el Bollycao Mix. Te dejo el enlace: http://www.ionlitio.com/el-bollycao-mix/

      ¡Saludos!

  • asffas
    11/05/2016 | 23:00

    ¡Dios que nostalgia!

    Guardo un montón de esas cartas y no me acordaba como eran los diseños.

    Responder a asffas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.