Feb
24
2006

Hackers – Capítulo II

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

CAPÍTULO II – El chico que se construyó un ordenador

Jobs y Wozniak probando el Apple I en 1975El hombre de quien vamos a hablar hoy, aunque no es estrictamente considerado un “hacker”, es una de las figuras más importantes dentro de la historia de la informática y no debe ser pasada por alto. Estamos hablando de un chaval que se construyó su propio ordenador personal cuando el término de “ordenador personal” ni siquiera existía. De un genio de la electrónica que fundó una empresa con 26 años y se retiró a los 35, millonario. Efectivamente, hoy vamos a hablar de Steve Wozniak.

Como hemos comentado en el capitulo anterior, Wozniak era un auténtico genio en electrónica que se sacaba unos dólares extra en la Universidad construyendo cajas azules. Pero el idilio de Woz con la electrónica viene de años atrás. A los 11 años, construyó su propia estación de radio. A los 13, fue elegido presidente del club de electrónica de su escuela y ganó el primer premio de la feria de ciencias con una calculadora basada en transistores. También a los 13 comenzó a diseñar sus propios ordenadores. Pero, como los componentes eran muy caros, se contentaban con hacer los diseños en papel. En 1976, Woz dejó la Universidad de Berkeley y volvió a South Bay, donde encontró trabajo diseñando chips para calculadoras Hewlett-Packard.

En su tiempo libre, Wozniak se dejaba caer por el “Homebrew Computer Club” donde conocería a John Draper. Básicamente intercambiaban trucos para el primer kit de ordenador personal existente, el Altair 8800. Woz y su amigo Steve Jobs no se podían permitir un Altair, así que decidieron construir su propio ordenador.

Fabricando la historia

Mientras asistía a una exposición de ordenadores en San Francisco, Wozniak descubrió una pequeña firma fabricante de semiconductores que estaba vendiendo microprocesadores a 20 $. Aunque no era comparable a los chips de Intel, el chip MOS 6205 de MOS Technology era más que suficiente para su proyecto. Curiosamente, este mismo chip sería utilizado posteriormente como CPU de la NES, pero eso ya es otra historia…

Cuando Woz reunió el dinero suficiente para comprar los componentes, se puso manos a la obra. El resultado de su trabajo fue el Apple I. Creado en principio sólo para uso personal, Woz sólo aspiraba a impresionar a sus amigos del Homebrew Computer Club. Pero su amigo Steve tenía otros planes…

Del mismo modo que Woz tenía el ingenio para construirlo, su amigo Steve Jobs tenía la visión comercial para vender el aparato. A un precio de 666.66 dólares, se produjeron unas 200 unidades. El Apple I fue el primer ordenador “completo”, esto es, que no se vendía como un kit para montar sino que venía ya montado en una rudimentaria caja de madera. Y fué un éxito, a pesar de las pocas unidades que se produjeron. Un éxito que llevo a estos dos amigos de la Universidad a fundar la empresa que tiene el honor de ser la primera en vender “ordenadores pensados para la gente”: Apple Computers.

Características técnicas del Apple I

  • Procesador MOS 6502 @ 1 MHz
  • 4 Kb de memoria RAM ampliables hasta 48 Kb usando tarjetas de expansión.
  • Gráficos de hasta 40×24 caracteres de texto en pantalla, con scroll implementado por hardware.

Ordenador Apple I - caja y placa base

Izquierda, modelo original del Apple I expuesto en la “Smithsonian Institution”. Derecha, placa base del Apple I.

Ya a finales 1976 Wozniak trabajaba sobre una nueva propuesta, el Apple II. En sólo 5,5 Kg de peso, la máquina incluía teclado, fuente de alimentación y disco flexible para el almacenamiento de datos. Siguiendo la tradición, se vendía ya ensamblada, aunque esta vez en una caja mucho más elegante que la de su antecesor.

Pero en 1981 ocurrió algo que cambió la vida de Steve Wozniak: tuvo un accidente mientras pilotaba su avioneta. Después de aquello, Woz necesitó cinco semanas para recuperarse de las lesiones y la amnesia post-traumática. A partir de entonces comenzó a ver las cosas de forma distinta y se dió cuenta de que había vida después de Apple.

La partida del genio

Woz dejó Apple el 9 de febrero de 1985. Regresó a Berkeley, para obtener finalmente su diploma por mera cuestión de orgullo. Nunca más formó parte de algún equipo de ingeniería de Apple, aunque todavía conserva su placa de empleado n°1 de la compañía.

Jobs y Wozniak durante una keynote de Apple en 2005Desde entonces, vive retirado enseñando nuevas tecnologías a sus hijos, a los amigos de sus hijos y a los profesores. Su única preocupación es invertir bien su dinero que, aunque comparado con algunas de las grandes fortunas actuales forjadas en Silicon Valley puede parecer ridiculo, es más que suficiente para una vida tranquila y desahogada. Es difícil creer que el hombre que inventó el ordenador para la gente, retirado desde los 30 años, se dedique exclusivamente a la enseñanza altruista, pero así es. El inventor del primer Macintosh es ahora un maestro de escuela que ha encontrado en la enseñanza su verdadera vocación.

Fuentes

La historia de Apple
Página web de Steve Wozniak
Steve Wozniak (Wikipedia en inglés)
“The Wizard Who’s Woz” – Entrevista con Steve Wozniak

Etiquetas: , ,

Categorías: Apple, Historia, Informática

12 comentarios

  • telemarkado
    24/02/2006 | 12:20

    Como siempre, interesantísimo. Espero ansionso la próxima entrega.

    Responder a telemarkado
  • Güíiiiiiiiiiiiii
    24/02/2006 | 13:06

    Es curioso ver como los verdaderos genios son en ocasiones los olvidados de la historia, los que se apartan del mundanal camino de ruido, cohetes y panderetas alq eu se lucha por llegar por los oscuros caminos de la vida.

    Responder a Güíiiiiiiiiiiiii
  • q256
    24/02/2006 | 13:26

    Güíiiiiiii, tu comentario me ha hecho reflexionar, en serio. No lo había visto así, pero desde luego tienes toda la razón. Una gran aportación, ¡sigue así!

    Responder a q256
  • Rodrigo J
    6/07/2006 | 18:43

    Interesante estos artículos sobre las cajas azules y sobre informatica histórica.
    Sobre el año 82, estando en Mallorca-España de vacaciones, un compañero mío llamaba todos los días por poquísimo dinero a Granada, y nos dijo-hizo la demostración allí mismo, lo que hacía (que a su vez se lo habían soplado). Con un mechero de esos que hacían clic pues lograba seguir hablando todo el tiempo que quisiera, y por lo visto el engaño consistía en en tono que hacía el clik aplicado al teléfono de la cabina, y seguía hablando hasta que la policía lo descubría, pues telefónica ya estaba alerta de este fraude-invento. Yo me quedé alelado con eos misterios herzianos, pero lo visto no tenía engaño.Parece que era un uso muy común entre estudiantes universitarios españoles.

    Responder a Rodrigo J

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.