-->
jun
28
2010

Los Rappers

por

Rappers - JugandoYa hemos hablado anteriormente de los Tazos, producto más o menos recordado por todos, pero… ¿cuántos de vosotros recuerdan también a los Rappers? Por si las fotos que acompañan a esta entrada no refrescan vuestra memoria, os diré que se trataba de un producto que nada tenía que ver con la música. Más bien se trataba de algo similar a los ya mencionados tazos en cuanto a su concepción aunque, eso sí, mucho más caros.

Y es que al contrario que los tazos, los Rappers (una especie de chapas o tazos de metal) no venían de regalo en las bolsas “Precio Joven” de Matutano, sino que había que comprarlos en el quiosco. Si a esto sumamos mi habilidad con este tipo de juegos y el hecho de que había que “apostar” algunas unidades cada vez que jugabas, entenderéis por qué a día de hoy no conservo ni uno. No obstante, uno de los editores de esta web si que tenía unos cuantos y me los ha prestado para ilustrar este artículo.

La mecánica de juego de los Rappers era simple: se colocaban las chapas de todos los participantes en una torre y se golpeaba dicha torre con un Power Rapper, que venía a ser un accesorio de plástico con forma de pie o mano con aspecto malhumorada (los diseños variaban, pero estos eran los más comunes).

El golpe provocaba que gran parte de las chapas saltaran por lo aires, siempre dependiendo de la técnica y la habilidad del que lo ejecutara. Los que caían boca abajo se consideraban capturados y pasaban a pertenecer al que había golpeado la torre. El resto, volvían a colocarse y se le pasaba el turno a otro jugador.

Rappers - TorrePor tanto, el objetivo del juego era muy simple: capturar todos los Rappers de nuestros adversario y obligarles a que tuviera que volver al quiosco a comprar más, con la consiguiente ganancia para la empresa fabricante.

Para realzar el afán de poseerlos, los Rappers no eran iguales entre sí, sino que contaban también con un factor coleccionable, existiendo varias series con diferentes temáticas: deportes, monstruos de terror, etc. Además, como estaban numerados por la parte trasera, esto permitía saber rápidamente cuantos elementos faltaban en nuestra colección.

Aunque su moda fue efímera, lo cierto es que durante los meses que duró en el patio del colegio podía verse a gente de todas las edades agachados en corrillo y reunidos alrededor de una torre de Rappers. Y sí, coleccionarlos tenía su gracia, aunque a mi lo que más me gustaban eran los Power Rappers, el objeto que se usaba para golpear la torre de chapas. Aunque quizá esto se deba a que era lo único que no podía perder durante la partida ya que los Rappers, como ya he dicho, me duraban más bien poco…

Rappers - Colecciones

Aunando estas dos características, y en resumen de lo expuesto, digamos que los Rappers eran una mezcla entre las colecciones de cromos y el juego de las canicas, ya que teníamos que apostar parte de nuestra colección para tener la posibilidad de participar en la partida y ganar más “chapas”.

Aunque yo apenas conservo alguno, mi hermano, por el contrario, era especialmente bueno en el juego y atesora varias colecciones completas, parte de las cuales están compuestas con Rappers que me había ganado en diversas ocasiones. Para que luego hablen del amor fraternal…

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

7 comentarios

  1. Ariel

    No sé si será lo mismo, pero sé que mi hijo aún conserva algunos “Tazos metálicos” de Pokemon de hace 3 o 4 años. Pero creo que el sistema de juego no es el mismo, ya que nunca vi una pata de plástico ;)

    Responder
  2. Yo creo que a estos jugo mas mi hermano que yo, pero aun asi me suena que nos quedan algunos.

    En concreto ademas me suena el del dragón clavándose la espada que sale en la cima de la torre de la primera foto.

    Responder
  3. Evanor

    Pues si, yo jugaba a los rappers también.
    Pero en mi pueblo se jugaba exactamente igual que con los tazos, pero lo bueno de éstos es que hacían mucho ruido y, que cuando tirabas no te dejabas la mano en el suelo ;)
    El pie de plástico lo usábamos para pegar a nuestro/nuestros contrincantes.

    Responder
  4. DGC

    Yo también los recuerdo. Salieron a la estela de los tazos, en el patio del colegio muchos niños jugaban, pero a mi no me convencia eso de que tuvieras que comprarlos en el kiosco, con ese dinero preferia comprar una bolsa de precio joven, “alimentarme” y tener tazos originales. Eso de que fueran de metal y que hubiera que golpearlos con un falo de plástico no me gustaba mucho, pensarlo bien, es un poco sado no??????????

    Responder
  5. Anonimatus

    Conozco a uno en cuyo colegio los prohibieron porque temían que fuese una iniciación a la ludopatía.

    Cuando menos lo esperemos los Rappers volveran. Puede que con otro nombre pero lo haran. Los colegios están llenos de nuevas generaciones de chavales y los fabricantes de productos como este lo saben.

    Responder
  6. Max

    Creo que he tirado todos mis/tus rappers

    Responder
  7. Yo los empezé a comprar por capricho. Un día fuí al campo, y jugué con mi hermano a enterrarlos y a buscarlos. Se me olvidó donde los enterré, y los perdí definitivamente.

    Me ilusiona pensar que en alguna parte de esta piel de toro a la que llamamos España están enterrados mis rappers :D

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.