ago
25
2006

El espía del Mossad (II)

por

Este artículo es una continuación de: El espía del Mossad

Maxwell y su mujer, BettyEn el artículo anterior, hemos repasado como Maxwell pasó de ser un pobre campesino checo a un rico magnate de las comunicaciones que controlaba, entre otros medios, el Daily Mirror, un tabloide británico que dirigía con mano de hierro. Hoy descubriremos cómo llegó este hombre a entrar en contacto con uno de los servicios de inteligencia más letales del mundo: el Mossad.

El contacto

Todo comenzó a mediados de la década de los 80. El contacto se realizó a través de Rafi Eitan, uno de los altos mandos de la Defensa israelí. Una compañía americana, Inslaw, había desarrollado un software llamado Promis, un potente software de bases de daots para manejar ingentes cantidades de información. El Mossad se hizo con una copia de dicho software en la que implementaron una puerta trasera, un chip por el que habían pagado a un programador anónimo 5.000 dólares en efectivo y que permitía a los servicios secretos israelíes tener acceso a cualquier información manejada por el programa.

Los dirigentes del Mossad eligieron a Maxwell para comercializar el programa, a través de una de sus empresas de software. No necesitaron mucho para convencer a Maxwell, cuyas raíces judías ya se habían encargado de revitalizar. De este modo, Maxwell se convirtió en el mejor vendedor que podía desear. Su meteórica trayectoria y su posición como magnate de las comunicaciones le habían proveído a lo largo de los años de una agenda privilegiada.

Mijaíl Gorbachov charla animadamente con Robert MaxwellMaxwell demostró ser un instrumento de comunicación enormemente eficaz, ya que mantenía relaciones fluídas con líderes políticos de la talla de Mijaíl Gorbachov o Vladimir Kriuchkov, jefe del KGB, así como con otros líderes políticos de europà del éste como el presidente de Bulgaria. Maxwell informaba puntualmente al Mossad de estos encuentros, lo que a su vez repercutía en importantes beneficios para sus empresas. Gracias a la información y los contactos privilegiados que manejaba Maxwell pudo, por ejemplo, anticiparse a la caída del comunismo.

Promis proporcionó al servicio de inteligencia israelí un caudal infinito de información. Y en el mundo de la inteligencia, la información es poder. Así pudieron descubrir, por ejemplo, los números de cuenta empleados en las transacciones de fondos de la CIA o de la Mafia italiana. Dichas transacciones se efectuaban en el banco suizo Credit Suisse que empleaba, para su desgracia, una versión del software con la famosa puerta trasera instalada.

Maxwell, el héroe de Israel

Maxwell era un magnate de las comunicaciones y un hábil empresario, pero sobre todo, un sionista convencido. Un hombre que era recibido allá donde iba con honores de jefe de estado, a quien le gustaba ser tratado con la mayor deferencia, dormir en las mejores suites y tener a sus prostitutas favoritas disponibles allá donde iba. Quizá no siguiera al pie de la letra los preceptos de la Torá, pero sabía servir a la que consideraba su patria, Israel, con todos los medios a su alcance.

Ariel Sharon estrecha la mano de Robert MaxwellMuchas veces con promesas propagandistas totalmente insustanciales, como la de poner todos sus aviones (dos en total) al servicio de Israel si estallara una guerra. La utilidad de un Gulfstream preparado para ofrecer todas las comodidades posibles al magnate en sus viajes salta a la vista que es bastante limitada en caso de guerra, pero la promesa funcionaba y calaba en la opinión pública, a pesar de las críticas de sus detractores.

Israel nunca estaba lejos de los pensamientos de Maxwell. Su estrecha vinculación emocional era reforzada, de modo que el país no olvidaba quien era. El tabloide israelí Ma’ariv publicaba su fotografía y todos los detalles de las charlas que daba en algunas asociaciones judías, con un servilismo comparable al que obtenía, por ejemplo, Saddam Hussein en los medios irakies. Claro que Saddam controlaba a la prensa por la fuerza, el cual no era el caso de Robert Maxwell, que, aunque ejercía un gran poder sobre los mismos no tenía, como hemos dicho antes, las armas de un sistema totalitario para el control de la información.

Maxwell junto a Margaret TatcherY, por supuesto, Maxwell empleaba todo el poder de sus medios de comunicación para atacar a los enemigos de Israel. Sus diarios eran la mayor ventaja disponible para la opinión sobre la comunidad judía y sobre Israel en la sociedad inglesa. Por ejemplo, cuando un anciano judío fue asesinado por los terroristas que irrumpieron a bordo del crucero Achille Lauro, el Daily Mirror encabezó un prolongado ataque contra la OLP. Sin embargo Maxwell no intervenía en la política interior del país, manteniéndose lejos de las tensiones entre sus líderes que, por otro lado, eran bastante frecuentes.

Maxwell comprendió la necesidad de internacionalizar todos sus actos, de convertirse en una figura pública admirada y respetada y conseguía un mayor control a medida que se hacía con más medios de comunicación, como el Daily News estadounidense. Esta campaña global, reforzada con su continua presencia en los medios israelíes, garantizaba su estilo de vida, su imagen como magnate que ostentaba más poder que un jefe de estado.

Tráfico de influencias

En el mundo en que se movía Maxwell, ser honrado no era siempre la opción que más compensaba. Maxwell pronto se convirtió en un experto en blanquear dinero proviniente de las bandas de crimen organizado de Bulgaria. A lo largo de los años, había construido una red financiera enormemente intrincada, digna del propio Mossad.

Maxwell obtenía importantes beneficios económicos a través del blanqueo de dinero de las organizaciones mafiosas búlgaras. Además, el tráfico de armas en Europa del este suponía otra importante fuente de ingresos para mantener su elevado tren de vida que incluía raciones pantagruélicas de caviar y vinos de a 300 libras la botella.

La cada vez mayor implicación de Maxwell con el crimen organizado no sólo le ponía en epligro a él, sino también a la misión que desempeñaba como agente de Israel, algo que el Mossad no estaba dispuesto a permitir.

Caída en desgracia

Maxwell fue un actor como ningún otro. Utilizó el comercio mundial, tenía contactos del más alto rango entre los políticos del Bloque del Este y llegó a incorporar a sus propios delincuentes en estos círculos. Pero, sobre todo, contaba con un amplio elenco de medios de comunicación que secundaban y aplaudían todos sus actos, creando una imagen de mito ante la opinión pública. Sin embargo su extrema ambición le llevaron a contraer deudas que no pudo asumir y a convertirse en alguien inestable y peligroso.

Rupert MurdochComo comentamos en el artículo anterior, el desmesurado endeudamiento de Maxwell le llevó a recurrir, en última instancia, a expoliar los fondos de pensiones de sus empleados. A finales de 1990, un grupo de periodistas de investigación comandado por el principal rival de Maxwell, el magnate de las comunicaciones Rupert Murdoch, descubrió la manipulación realizada por Maxwell en los fondos de pensiones. Maxwell no podía tolerar que se hicieran públicas sus deudas, ya que eso desencadenaría una avalancha de acreedores dispuestos a cobrar haciendo leña del árbol caído.

Acuciado por las deudas, Maxwell acudió a su último recurso: se dirigió a las oficinas del Mossad y les instó a pagar sus deudas a cambio de su silencio sobre las actividades que había llevado a cabo para ellos.

Asesinato en alta mar

Pero el Mossad no es una organización a la que se pueda intimidar facilmente. Las amenazas de Maxwell a altos cargos del Mossad para que pagaran sus deudas a cambio de su silencio desencadenaron uno de los asesinatos selectivos con más repercusión del siglo XX.

Maxwell a bordo del Lady GhislaineEl Mossad fingió en un principio aceptar la propuesta de Maxwell, y se citó con él en la isla de Tenerife, perteneciente al archipiélago de las Islas Canarias. Maxwell usó su yate privado, el Lady Ghislaine, para cudir al lugar del encuentro.

Las circunstancias se precipitaron en apenas 24 horas. La noche del 4 de noviembre, Maxwell estaba cenando en Santa Cruz de Tenerife, en el Hotel Mencey, cuando recibió una nota indicándole que debía estar a la mañana siguiente en Los Cristianos, un pequeño pueblo costero situado al otro lado de la isla. Dada la celeridad del plazo, Maxwell decidió rodear la isla en su yate.

Poco después fue informado de que el “paquete” que esperaba le sería entregado entre las 4 y las 5 de la mañana. Esa es la razón por la que algunos miembros de su tripulación lo vieran de pie en la cubierta de estribor poco antes de las 5 de la mañana.

Ruta tomada por Robert Maxwell para encontrarse con el MossadPero su interlocutor no era quien Maxwell esperaba: se trataba de una pareja de kidon, los llamados “asesinos silenciosos” del servicio de inteligencia israelí. Los asesinos se aproximaron por babor en una lancha motora, cuyo ruido era ahogado por los motores del yate funcionando a toda máquina. Los dos kidon, vestidos con trajes de neopreno, subieron a cubierta y alcanzaron a Maxwell en cuatro zancadas antes de que pudiera siquiera oirles. Uno de ellos clavó una jeringuilla ya preparada en el cuello de Maxwell. La jeringuilla contenía un agente nervioso letal desarrollado en el Instituto de Investigación Biológica de Tel-Aviv. En apenas un par de minutos, los kidon arrojaron el cuerpo de Maxwell, ya cadáver, por la borda; y regresaron a su lancha motora para desaparecer de allí como si nada hubiera pasado. Ningún integrante de la tripulación se percató de lo ocurrido.

Oficialmente, esa noche, 5 de noviembre de 1991, Maxwell se cayó de la cubierta de su yate, el Lady Ghislaine, mientras navegaba rodeando la isla de Tenerife. Su cadáver no fue encontrado hasta la mañana siguiente. La autopsia del cadáver, lejos de contestar a las preguntas planteadas, sólo planteaba nuevas incógnitas. Finalmente se atribuyó la causa de su muerte al ahogamiento debido a una caída fortuita. La magia de los kidon había servido una vez más para deshacerse de un enemigo de Israel.

Fuentes

Robert Maxwell (Wikipedia en inglés)

Fuentes Bibliográficas:

El Espia del Mossad: La Apasionante Historia del Magnate Robert Maxwell

También en ion litio…

El espía del Mossad
Skulls & Bones
La película Zapruder

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

20 comentarios

  1. Muy bueno el articulo pero tiene un error? :

    “Quizá no siguiera al pie de la letra los preceptos del Islam, pero sabía servir a la que consideraba su patria, Israel, con todos los medios a su alcance.”

    Los judios no son musulmanes. Seran los preceptos del judaismo (es decir, de la Tora) o Maxwell era musulman?

    Responder
  2. El final de Maxwell es digno de una vida como la suya. Por interesante, más que nada.

    Responder
  3. Tienes toda la razón, Yen_lo, de hecho el Islam es todo lo contrario. Un error debido a escribir deprisa y de memoria que ya he corregido. Gracias por el aviso :)

    Responder
  4. Wii

    De nada raf, para eso estamos. :P

    Responder
  5. Increíble, estoy a punto de comenzar 5º de Periodismo y nadie nunca nos había explicado la historia tan apasionante de este hombre. Tan sólo las de Hearst, Murdoch, y algunos más, pero de Maxwell y su conexión con el Mossad nada de nada.

    Gracias por enseñarme de nuevo que mi Facultad es una mierda con artículos tan instructivos como éste.

    Responder
  6. Wii

    jeje, javato, no es tu facultad, es el sistema educativo español, que au asi es bueno respecto a otros… somos muchos los licenciados salimos pensando lo inutiles academicamente hablando que han sido los 5 años de carrera

    Responder
  7. Andrés

    Conspiranoia pura. Normal que no lo enseñen en la Facultad.

    Responder
  8. increíble.. y se puede hablar de este hombre en estos términos pq ya ha muerto, q si no no lo creería nadie. Dentro de poco habrá algo parecido en versión Jesús Gil xD

    Responder
  9. es muy interesante este reportaje y sobre todo el personaje, pero sean preguntado por que Israel(MOSSAD) siendo un pais con tanta riqueza espiritual(moral) sean tan crueles y despiadados en sus objetivos. Sera que ya se olvidaron de Dios(La Tora)…

    Responder
  10. ari-ben

    No,no nos olvidamos de dios , solo hacemos lo estrictamente necesario para subsistir,recuerden que somos un pais muy pequeño con muy poca poblacion , rodeado por enemigos muy poderosos.

    Responder
  11. Y por eso os dedicais a exterminarlos… muy civico, se ve que todo se pega y tras años de soportar eso mismo, y dado los buenos maestros que el pueblo judio disfrutó, decidiis llevarlo a la practica :) que bonito

    Responder
  12. ari-ben

    No malinterpretes lo que escribo, solo te digo que nos defendemos como lo harias tu con tu patria o familia si la vieses amenazada, (dime si conoces un pueblo mas sufrido desde los tiempos biblicos)nosotros no planeamos el holocausto, no planeamos la guerra de los 6 dias , no planeamos el Y. kimpur,no planeamos la masacre de Alemania, etc etc.

    Responder
  13. [...] Zeppelin El espía del Mossad (II) La película [...]

    Responder
  14. Me gustò mucho el artìculo, yendo al grano y sin polaridades, se aclararon muchas dudas que tenìa al respecto. La gran capacidad del pueblo judìo y su eficiencia en el manejo de los negocios de la naciòn y el Estado son admirables. No soy judìo pero se admirar la valentìa, asì como la gran capacidad de crònica que reveln tus frases y cada una de tus palabras

    Responder
  15. jasant

    Me parece muy interesante el articulo, asi como el personaje al cual se refiere.
    Creo muy importante señalar que Israel es un pais que se encuentra rodeado por vecinos muy hostiles, y es de admirar como a pesar de ser un estado tan pequeño pueda pueda mantenerse a pesar de tanta adversidad. Si bien es cierto que su servicio de inteligencia (MOSSAd) es conocido como uno de los mas crueles, no podemos negar que es de los mas eficaces (en lo personal el mas eficaz), este es un ejemplo de que el buen entrenamiento de un katsa siempre aportara informacion vital a su pais que 10 satelites de la CIA.
    Nunca justificare la violencia pero en cuestiones de subsistencia Israel ha salido avante tomando en cuenta su situacion politica.

    Responder
  16. Dumitru

    Muy muy interesantes ambos artículos.
    Para Andrés: la conspiranoia tiene fundamento real. Normal que no lo enseñen oficialmente en ninguna parte (puesto que alguno puede que sea parte de los conspiradores).
    Para ari-ben: yo tampoco soy partidario de poner la otra mejilla.
    Para kill: los obispos, cardenales, el Papa… ¿crees que ellos siguen a Dios y a Cristo, o solo los usan para el Negocio (la Iglesia)?
    Pregunto a todos: ¿Polanco, Pedro J. y otros, son Maxwells de medio pelo?

    Responder
  17. ari-ben

    Dimitru.Hola.
    La otra mejilla es solo biblico, si la pones es señal que ya te golpearon en la anterior, quien seria capaz de poner mas de dos si solo tenemos ese numero, se que la violencia solo enjendra mas de lo mismo, pero hay momentos en que no nos queda otro camino, se trata de una ley natural de supervivencia, hay hombres que no duermen para que el resto de la humanidad pueda hacerlo tranquilo, hay hombres que lo dejan todo , en aras de su pais o una idea para que la mayoria pueda conservar sus familias , su libertad sus ideas y sus fronteras.

    Responder
  18. David Adael

    Por los ataques de ciertos comentaristas está claro que los judíos no podemos defendernos, ni atacar, ni hacer nada. Solo dejarnos matar. Pues NO. Eso terminó. Ahora tenemos un país que nos defiende de los ataques recibidos durante 2.000 años. Ahora somos un pueblo fuerte y si, gracias a D”s.

    Responder
  19. Maverick1203

    Me parece uno de los sucesos más resaltantes del mundo del espionaje en el mundo. El Mossad se anota un punto.

    Responder
  20. Grace

    Hola, yo no soy judia, pero tengo años leyendo e investigando lo que encuentro sobre el holocausto, el mossad y demás. Es cierto, la violencia engendra violencia. Pero el pueblo judio no hizo nada para ser tratado de la forma violenta en que se exterminó a muchisimas personas. Y creo haber entendido que lo que el Sr. Maxwell le planteó al mossad era un chantaje. Y creo que es válido defenderse, y hasta cierto punto, hacer justicia donde nadie la hace. Las técnicas es lo de menos, “el fin justifica los medios”. Lo que no es válido es lo que Maxwell quería hacer para salir del hoy donde él mismo se metió. En todos los países hay servicios secretos y no tan secretos dedicados a proteger y aniquilar aquello que resulte una amenaza para el país. Lo sucedido en Munich fue horrible, y estoy a favor de las medidas tomadas por el mossad. Otro punto para ellos.

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.