abr
18
2006

Opá, con YouTube te via promocioná

por

Muchos de vosotros, sobre todo si sois visitantes habituales de weblogs, ya conoceréis el famoso vídeo de “Opá, yo Viazé un Corrá”, un fenómeno que ha corrido como la pólvora de blog en blog y de email en email.

Jesús Rodríguez, alias El Koala, escribió la canción hace dos años y practicamente había desistido tras pasearla de discográfica en discográfica con escaso éxito. Hace dos meses, por fin, consiguió que la pequeña casa de discos Fonográfica del Sur se la editara. La canción apenas sonó en algunas radios y el vídeo solo se vio en el Canal 2 Andalucía… Pero fué bastante como para llamar la atención de un chaval cordobés al que le gustó este rock rural y decidió compartir el vídeo subiéndolo a YouTube. Y como Internet es imprevisible, el vídeo se puso de moda. En apenas tres semanas lo han visto ya un millón y medio de personas.

El Koala, que hasta hace dos meses no tenía vídeo, se sentía “algo abandonado”. Sin embargo, a las pocas semanas de colocar el vídeo en Internet ya hay gente que lo vislumbra como la canción del verano. Su representante, Eloy Pérez, ya tiene cerrados todos los conciertos, Universal quiere impulsar el disco y se preparan tonos y politonos para los móviles.

Todo ello viene a reafirmar el éxito de YouTube, que en apenas cuatro meses se ha convertido en la web de referencia cuando se trata de compartir vídeos a través de la red. Mientras sus detractores se quejan de que fomentará la piratería (adivinen quien) otros, como El Koala, estarán dando gracias al cielo de que a este fan se le ocurriera colgar su vídeo en la red.

Supongo que aquí en España no tardaremos en oir voces de la SGAE lanzando sus garras sobre YouTube, desmintiendo que Internet, ese medio diabólico que sólo sirve para piratear discos, pueda ayudar a impulsar la carrera de un pequeño cantautor como El Koala, precisamente de esos pequeños cantautores a los que dicen que perjudica la piratería, porque por culpa de la misma no hay dinero para arriesgar en invertir en promocionar sus discos… ni falta que les hace, oigan.

Editado: Parece que el disco de El Koala tiene protección DRM (Gestión de Derechos Digitales). Vaya por Dios Koala, ahora que habías empezado a caerme bien… ¡ahora vas y lo “cajcas”! Supongo que es una decisión que no ha tomado él, pero es una lástima porque acaba de mandar a la mierda toda su imagen rural chupiguay…

Fuentes

“El Koala – Yo Via Jase Un Corra” vídeo en YouTube
“El Koala – Opa Yo Viaze Un Corra” vídeo en Google Video
“Youtube, la videoteca más grande del mundo” en elmundo.es

El videojuego de Hugo

: 18/04/2006
El videojuego de Hugo

¿Qué os evoca el nombre de Hugo? A alguno no os dirá nada más allá que cualquier otro nombre masculino, pero los más avezados ya se habrán dado cuenta de que no van por ahí los tiros. Me estoy refiriendo al troll Hugo, protagonista de un videojuego cuyas “partidas”, por así decirlo, se retransmitían por […]

Las Torres Petronas

: 17/04/2006
Las Torres Petronas

Con una altura total de 452 metros, esta pareja de rascacielos fueron los edificios más altos del mundo entre 1998 y 2004, momento en que fueron superadas por el Taipei 101. Las torres, diseñadas por el arquitecto argentino César Pelli, se encuentran situadas en Kuala Lumpur, capital de Malasia. Las torres albergan en su interior […]

Elektronik Supersonik

: 15/04/2006
Elektronik Supersonik

Esta es la canción que Molvania (es normal que no lo conozcais, es un país ficticio) iba a presentar a Eurovisión en 2004. Una “fusión melodica que combina ritmos de discoteca con retórica de la guerra fría”, compuesta por el cantante molvano Zladko Vladcik (que es en realidad un personaje ficticio bajo el que se […]

Mejoras en las fotos de ion litio

: 14/04/2006
Mejoras en las fotos de ion litio

Si habéis estado navegando por la web ayer por la tarde o si usais un lector de feeds, habréis notado que pasaban “cosas raras”. La más notable es que muchos pingbacks se han actualizado, porque he estado retocando casi todos los posts del blog. El motivo es que ayer me di cuenta de que había […]