Oct
15
2010

Mofli, el último koala

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Mofli y CorinaSi, con calma y una libreta por delante, me dedicara a recopilar todas las series de dibujos animados que recuerdo haber visto en mi infancia, probablemente obtendría una buena lista. Si a esto sumamos las que no se recuerdan en una primera pasada, la lista probablemente parecería interminable.

Y es que, reconozcámoslo, a pesar de presumir de ser una de las últimas generaciones que ha jugado a las chapas, lo cierto es que los niños de la generación Nintendo también pasábamos muchas horas delante de la tele, y no sólo jugando a videojuegos.

Hoy en concreto quiero hablar de otra de esas series ñoñas de dibujos animados que amenizaban la programación infantil. Esta, en concreto, trataba de un koala llamado Mofli y recuerdo que la veía justo antes de salir al colegio, a eso de las 8 de la mañana.

Mofli y el movimiento ecologista

“Mofli, el último koala”, es una serie de producción española, al igual que otras joyas de la animación patria como “Los Fruittis” o “Los Aurones”.

El argumento, básicamente, se define en el propio título. Estrenada por primera vez en 1986, la serie situaba la acción en el por aquel entonces lejano siglo XXI (en el que ya llevamos viviendo 10 años, ni más ni menos). Resulta que en esa época todos los koalas se han extinguido. ¿Todos? ¡No! Un pequeño koala llamado Mofli resiste ahora y siempre al invasor en Rivermint, Australia, gracias a su habilidad para… dormir. Y mantenerse escondido.

Mofli - Iván el cazadorSe trata de una serie más de las que se subieron al boom ecologista, tan en auge por aquel entonces. Y para concienciar a los niños de la importancia de cuidar el planeta y todas las especies que habitan en él, nada mejor que personificar la causa en la figura de un koala, un animal de aspecto adorable, muy parecido a un oso de peluche.

Así, Corina, una adolescente oriunda del mencionado pueblecito australiano de Rivermint, será la que descubra la existencia del koala y decida esconderlo en su casa, a salvo de amenazas externas que, por otra parte y por aquello de dar variedad a la trama, serán de lo más diversas. Desde la caprichosa nieta de un millonario excéntrico (cuyo abuelo contrata a un cazador para hacerse con el koala de forma expeditiva) hasta el Sr. Trombonetti, propietario de un circo, o el Doctor Fool, un explorador y científico ansioso de estudiar al animal. Todos quieren hacerse con Mofli sea como sea.

Y entonces la serie… ¿estaba bien?, os preguntaréis. Pues la verdad es que apenas la recuerdo. La veía por hacer tiempo y porque era lo que ponían en la tele a esa hora, pero a día de hoy debo reconocer que he tenido que tirar de internet (y concretamente de YouTube) para recordarla con claridad.

Es cierto que es una serie demasiado sensiblera, tanto para aquel entonces como, por supuesto, para los cánones actuales. Pero a pesar de todo tenía cierta frescura que la hacía especial. Y al menos, la animación era de más calidad que la de “Los Fruittis”.

Opening de la serie en español

Lo más gracioso de “Mofli, el último koala” es que la serie solo tenía 13 episodios, pero la recuerdo como si hubiera estado meses en antena. Es curioso cómo funciona a veces la mente humana. Así pues, siguiendo la tradición, aquí os dejo la canción que abría cada uno de los mencionados 13 capítulos:

Para la historia quedarán también las cuatro estrofas que todos los que la veíamos recordábamos de la canción y que dan fe del tono infantil y sensiblero a más no poder de toda la producción:

Mofli tiene sueño, Mofli se ha dormido, Mofli tiene miedo, Mofli se ha escondido…

En fin, una de esas series que se recuerdan con cierto cariño, pero eclipsadas por otras tantas. Eso sí, hay que reconocer el valor de los creadores de la serie a la hora de transmitir su mensaje, y es que en el último episodio (SPOILER ALERT) todos sus perseguidores acorralan a Mofli y comienzan a disparar, hasta que el koala termina cayendo al cauce de un río lleno de cocodrilos. Por suerte, cuando todos sus perseguidores abandonan el país, se descubre que se trataba de un engaño y que Mofli estaba perfectamente, aunque sé de alguno que apagó la tele y no llegó a ver este final.

De todas formas, Mofli estaba condenado de un modo u otro, ya que, al ser el último koala y no tener posibilidad de reproducirse, no es que su especie tuviera mucho futuro…

Fuentes:

Mofli, el último koala (Wikipedia en español)
“Mofli: tributo a una serie de culto” en Diario de un codeópodo

Etiquetas:

Categorías: Cine-TV

21 comentarios

  • Akiles
    15/10/2010 | 6:38

    Pense que era el unico que se acordaba de esa serie, ahora veo que no^^

    Responder a Akiles
  • MrsKnook
    15/10/2010 | 7:22

    Me encantaba Mofli!!!!!! Tambien me gustaba Seaver, los gnomos, los fruitis, la corona mágica, los trotamusicos, los guerreros del zodiaco, los ninhos de las estrellas…Dios mio cuanta tele jajaja

    Responder a MrsKnook
  • kikito
    15/10/2010 | 8:49

    ¿Cómo se puede hablar de esta serie sin hablar de la pipa del papá de la prota?

    ¡Que echaba pompas de colores, pardiez!

    Responder a kikito
  • Manu Rincon
    15/10/2010 | 9:28

    Anda que no, y los calcetines tan “fashion” de Corina…

    Responder a Manu Rincon
  • Manu Rincon
    15/10/2010 | 9:33

    Ostras, si ahora que me fijo no lleva calcetines… :)) Lo que hace el guiarse sólo por el recuerdo infantil… 😛

    Responder a Manu Rincon
  • eduideas
    15/10/2010 | 10:47

    Yo quería un koala como Mofli

    Responder a eduideas
  • Mr Picotter
    15/10/2010 | 10:56

    demasiado ñoña, me ponía los pelos de punta… fush fush

    Responder a Mr Picotter
  • Demon
    15/10/2010 | 10:59

    Manu, confundes a Corina con la jodida Pipi Calzaslargas xDD

    Responder a Demon
  • gmassa
    15/10/2010 | 12:07

    Ven, ven, ven, ven a Rivermint, ven a divertirte!

    Es curioso como a veces una serie de tan poca durada se queda grabada en la mente de un niño.

    Para mí, la canción de la intro de esta serie es una de las que más nostalgia me provoca.

    Responder a gmassa
  • Cloro
    15/10/2010 | 12:46

    Me ha impresionado el dato de los 13 episodios, yo también tenía la impresión de que era infinitamente más larga.

    Tengo un par de flashes que recuerdo con cierto cariño. Uno, el secuaz de Trombonetti, un tal Paolo al que cada dos por tres Trombonetti soltaba la frase: “aplaude Paolo” (en el colegio estábamos todo el día con ella).

    ¡Y el otro Bob Detroit! Era una especie de presentador televisión con un estilo muy “cool” (al menos en mi mente infantil, vete a saber si lo veo hoy….)

    Responder a Cloro
  • dacorchile
    15/10/2010 | 14:18

    La verdad es que aca nunca se transmitio.. 🙁 . no han pensado en subir algo de los visionarios???
    saludos

    Responder a dacorchile
  • Juzam
    15/10/2010 | 15:02

    oh, cuanto odiaba esta serie de niño.

    Responder a Juzam
  • UnTipoBipolar
    15/10/2010 | 15:52

    “De todas formas, Mofli estaba condenado de un modo u otro, ya que, al ser el último koala y no tener posibilidad de reproducirse, no es que su especie tuviera mucho futuro…”

    JAJAJAJAJ que frase más dura para una serie tan ñoñas!
    Y es la cruda realidad, pobre bicho, su destino era la extincion.

    Responder a UnTipoBipolar
  • key
    15/10/2010 | 15:52

    ¡¡¡ Aplaude Paolo !!!

    Había un contraste entre el padre, un tipo calmado, y Corina, el otro crío y Bailosolo, bastante hiperactivos.

    El koala vivía en una cueva debajo de una cascada ¿no?

    Responder a key
  • Anonimatus
    15/10/2010 | 21:54

    Por fin me entero de como acaba realmente la serie… Con la de veces que fué repuesta y nunca ví el último episodio.

    Yo me imaginaba que al final Mofli se encontraba a un koala hembra y así había una esperanza para su especie pero luego me dí cuenta de que ese era el final de ‘Harry y los Henderson’

    Responder a Anonimatus
  • DGC
    15/10/2010 | 22:38

    Bueno, bueno, que recuerdos!!! la verdad que desconocía que fuera española y de 1986!!!! nos hacemos viejos amigos… 13 capitulos???????? yo tambien la recordaba eterna y por cierto nunca supe (hasta hoy) en que terminaba. Q triste no????? yo imaginaba que al final se descubria que habia mas koalas o algo asi… por que al fin y al cabo, aunque se se salva, si no hay mas kolas no hay nada q hacer… En fin, gran serie y gratos recuerdos

    Responder a DGC
  • Helmantic
    16/10/2010 | 2:26

    Creo recordar que esta serie se emitía por las tardes. Recuerdo un día lluvioso que hubo en La Coruña, cuando no se pudo ver alguno de los últimos episodios por cortes de luz, a finales de los 80.

    No me gustaba mucho esta serie, pere recuerdo un poco la canción de la sintonía y aquellos pastelitos que compraba para la hora del bocadillo en el colegio…XD

    Responder a Helmantic
  • sucotronic
    16/10/2010 | 17:10

    Buf, yo no ví ni un solo capítulo de la serie al completo, eso sí, tenía en el coche una cinta de gasolinera con la banda sonora de la serie y no se ni cuantas vueltas le debimos de dar, porque ha sido escuchar el opening y acordarme instantáneamente 😛

    Responder a sucotronic
  • Agua
    17/10/2010 | 11:20

    Ohhhhhh, gracias por este gran recuerdo!!!!!.

    A mis años mozos aún canto ese estribillo tan pegadizo, pero como no me acordaba del final siempre terminaba como “…ese es el Mofli”.

    Ya podré cantarla bien, gracias!!!!! 😉

    Responder a Agua
  • jmgcat
    18/10/2010 | 0:48

    Madre mía Mofli!! Algunas veces he recordado la serie con amigos. A sabiendas de que era ñoña, pero cariñosamente. Y aún así nos tenía delante del televisor. Otras series se han llevado recuerdos más nefastos.

    También tengo ese recuerdo de que duró más que 13 capítulos. Me ha dejado boquiabierto el dato…

    Responder a jmgcat
  • Retroyonki
    18/10/2010 | 15:06

    ¿Sólo tenía 13 capítulos? Es increíble cómo la mente humana deforma los recuerdos…

    Responder a Retroyonki

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.